Anuncios

“El hecho religioso en España hoy. Del nacionalcatolicismo al pluralismo religioso”, por el diácono Jose Ignacio Urquijo

El diácono Jose Ignacio Urquijo Valdivielso acaba de publicar como coeditor y coautor: El hecho religioso en España hoy. Del nacionalcatolicismo al pluralismo religioso.urquijo

En este libro realizan un análisis de los últimos 40 años, desde 1978 hasta este año 2018. Con la aprobación de la Constitución española de 1978,  se puede hablar de un antes y un después del hecho religioso en España, con una evolución continuada hasta el día de hoy. En la etapa analizada en este libro, España, ha tenido numerosos e importantes cambios, como se refleja en el actual pluralismo religioso que se vive en nuestros días.

 

El objetivo de este libro es mostrar, con mirada multidisciplinar, la realidad religiosa en España, así como su relevante proceso de secularización.

Son nueve autores de probada experiencia en este campo socio – religioso. El libro está prologado por el sacerdote y profesor Juan María Laboa.

José Ignacio Urquijo Valdivielso (Llodio, Álava 1960), es diácono de la diócesis de Coria-Cáceres y lleva unos años trabajando en Madrid como profesor  de la Universidad San Pablo – CEU. Ver entrevista Urquijo1

 

EDICIONES EUNATE Cien Puertas, Cien Caminos

Pintor Crispín 10, entreplanta B, 31008 Pamplona (Navarra), Tfno: 948-272352 E-mail: eunate@eunateediciones.com http://www.eunateediciones.com

¡Novedad editorial

El hecho religioso en España hoy.

Del nacionalcatolicismo al pluralismo religioso

José Ignacio Urquijo Valdivielso y Tomás Calvo Buezas (eds.)

318 páginas,

José Ignacio Urquijo Valdivielso y Tomás Calvo Buezas, pretenden mostrar cómo es el hecho religioso en la España actual, y también su evolución en la sociedad española en los últimos 40 años (1978-2018). Con la aprobación de la Constitución española de 1978, podemos hablar de un antes y un después del hecho religioso en España, con una evolución continuada hasta el día de hoy. En la etapa analizada en este libro, España, ha tenido numerosos e importantes cambios, como se refleja en el actual pluralismo religioso que se vive en nuestros días.

El objetivo de este libro es mostrar, con mirada multidisciplinar, la realidad religiosa en España, así como su relevante proceso de secularización.

La obra está prologada por el historiador Juan María Laboa Gallego, especialista en Historia de la Iglesia, que ha sido profesor de la Universidad Complutense y de la Universidad de Comillas.

José Ignacio Urquijo Valdivielso, sociólogo y profesor de la Universidad San Pablo – CEU: El cambio socio-religioso en España desde 1978 hasta la actualidad. Tomás Calvo Buezas, catedrático emérito de Antropología de la Universidad Complutense: Cristianos, musulmanes, otras religiones y agnósticos, ¿conviviendo democráticamente en España? Y Odios religiosos en las cloacas de internet. Cristianofobia e Islamofobia, los más repugnantes. José Francisco Serrano Oceja, periodista y profesor de la Universidad San Pablo – CEU: La Iglesia en España desde la transición. Procesos de resignificación de la palabra pública de los obispos. Juan María González–Anleo Sánchez, sociólogo y profesor de ESIC: Jóvenes y religión: ¿Se está agotando la fuerza de la tercera ola de secularización en España? Antonio Piñas Mesa, filósofo y profesor de la Universidad San Pablo – CEU: La función social de la Teología en España. Rafael Briones Gómez, antropólogo y profesor de Antropología Social de la Universidad de Granada: Persistencia del Catolicismo Popular en la España secularizada: el caso de Andalucía y de sus Semanas Santas. Manuel Mandianes Castro, antropólogo del Consejo Superior de Investigaciones Científicas: Religión popular gallega. José Luis Calvo Buezas, filósofo y catedrático de Filosofía de Enseñanzas Medias: Islam y Cristianismo: ¿es más lo que nos une que lo que nos separa? José Gómez Galán, director del CICIDE. Universidad Metropolitana (SUAGM, Puerto Rico, Estados Unidos) y Universidad Católica de Ávila: ¿Creacionismo en España? Dimensión educativa de la problemática.

Puede adquirir su ejemplar en su librería habitual, PVP: 20€

En nuestra web: http://eunateediciones.com/?p=1504

A través del correo: eunate@eunateediciones.com Adjuntamos índice de contenidos.

 

ÍNDICE

Prólogo. (Juan María Laboa Gallego) ……………………………………………

Presentación. (José Ignacio Urquijo Valdivielso y Tomás Calvo

11
Buezas) …………………………………………………………………………….

Capítulo 1: El cambio socio-religioso en España desde 1978 hasta la

15
actualidad. (José Ignacio Urquijo Valdivielso) ………………………

Capítulo 2: Cristianos, musulmanes, otras religiones y agnósticos,

¿conviviendo democráticamente en España? (Tomás Calvo

25
Buezas) …………………………………………………………………………….

Capítulo 3: Odios religiosos en las cloacas de internet. Cristianofobia

67
e Islamofobia, los más repugnantes. (Tomás Calvo Buezas) ……

Capítulo 4: La Iglesia en España desde la Transición. Procesos de resignificación de la palabra pública de los obispos. (José

101

Francisco Serrano Oceja) ……………………………………………………

Capítulo 5: Jóvenes y religión: ¿Se está agotando la fuerza de la tercera

141

ola de secularización en España? (Juan Mª González-Anleo) ….

Capítulo 6: La función social de la Teología en España. (Antonio

163

Piñas Mesa) ………………………………………………………………………

Capítulo 7I: Persistencia del Catolicismo Popular en la España secula- rizada: el caso de Andalucía y de sus Semanas Santas (Rafael

187

Briones Gómez) ………………………………………………………………..

209

 

Capítulo 8: Religión popular gallega. (Manuel Mandianes Castro) ……

Capítulo 9: Islam y Cristianismo: ¿es más lo que nos une que lo que

237

nos separa? (José Luis Calvo Buezas) ………………………………….

Capítulo 10: ¿Creacionismo en España? Dimensión educativa de la

249

problemática. (José Gómez Galán) ………………………………………

279

Nota biográfica sobre los autores ………………………………………………….

309

 

 

Anuncios

Nueve diáconos para Monterrey, Méjico

Con alegría hemos vivido una solemne eucaristía en la que nueve hermanos, alumnos del Instituto han recibido del sacramento del Orden, en el grado de los diáconos -permanentes-, para sumarse al número de servidores que ya participan en le arquidiócesis.
Acompañamos con la oración a estos nuevos diáconos para que desempeñen fielmente el ministerio al que han sido llamados.
Presidió la Misa Mons. Rogelio Cabrera López, Arzobispo de Monterrey, concelebrando el Obispo auxiliar Mons. Heriberto Cavazos y más de una veintena de sacerdotes.

Loss nuevos diáconos:

Diác. Alberto Tirado Nájera
Diác. Fidencio Martín de la Garza González
Diác. Jorge Ploneda González 
Diác. José Benjamín García González
Diác. José Juan Moreno Ramírez
Diác. Luis Pablo Gaytán García
Diác. Martín Puente Vélez
Diác. Rogelio García Rodríguez
Diác. Ruben Bustamante Martínez

42296309_2621831844500486_2362090180094984192_n42330771_2621808151169522_6433740054539010048_n42330786_2621807794502891_7867764480019529728_n42347356_2621811344502536_6510988773684150272_n42356080_2621807297836274_68741157730910208_n42378226_2621806777836326_3949153348418011136_n42381485_2621808941169443_1110573745543577600_n42422393_2621809437836060_3108882304496304128_n

42298949_2621809234502747_6852634781922885632_n

42296967_2621810621169275_6061883718786613248_n

Diáconos: servidores, no funcionarios eclesiales (Archidiócesis de Sevilla)

Al igual que sucediera en el tramo final del pasado curso pastoral, la actividad diocesana está marcada por la agenda vocacional. Si despedíamos el curso el pasado 23 de junio con la ordenación de nuevos sacerdotes, el próximo 22 de septiembre asistiremos a la ordenación de ocho nuevos diáconos, futuros presbíteros.

A pesar de tener en el horizonte la ordenación presbiteral, el diaconado no es simplemente un paso intermedio ante el futuro sacerdocio. Como se recoge en el Catecismo de la Iglesia Católica, “corresponde a los diáconos, entre otras cosas, asistir al obispo y a los presbíteros en la celebración de los divinos misterios, sobre todo de la Eucaristía y en la distribución de la misma, asistir a la celebración del matrimonio y bendecirlo, proclamar el Evangelio y predicar, presidir las exequias y entregarse a los diversos servicios de la caridad”.

Este es el grado de servicio –diaconía viene del griego servidor, llamados a servir- que se espera de los ocho seminaristas que encaran una de las jornadas más esperadas de su etapa formativa en el Seminario Metropolitano.Ordenaciones_diaconos_generica-2-796x448

Diáconos permanentes

A simple vista, los reconoceremos en el atar por la estola cruzada, pero conviene señalar que hay dos clases de diáconos: los que serán ordenados sacerdotes en el plazo aproximado de un año y los permanentes.

Respecto a estos últimos, la Archidiócesis de Sevilla cuenta con una de las comunidades de diáconos permanentes más numerosa de España. Pueden estar casados y reciben una completa formación para el servicio al que serán destinados. Al igual que los diáconos ‘transitorios’, no son simples ayudantes del sacerdote ni ejercen una especie de ‘funcionariado eclesial’. Están al servicio del pueblo de Dios en todo cuanto el obispo precise para atender a las necesidades de una Iglesia activa, y su ministerio se centra en la liturgia, la Palabra y la caridad.

Archisevilla.org

El obispo de Getafe preside en la Catedral el rito de admisión a órdenes de dos nuevos candidatos al diaconado permanente

El obispo diocesano D. Ginés García Beltrán presidió el pasado 16 de septiembre en la Catedral de Getafe el rito de admisión al orden sagrado de David Corregidor Sanz y de Daniel Jiménez González, candidatos al diaconado permanente que provienen de la Parroquia Santa Teresa del Niño Jesús (Leganés) y Santo Domingo de Guzmán (Humanes).Ginés-García-Beltrán-obispo-de-la-Diocesis-de-Getafe
En su homilía, el prelado invitó a los futuros diáconos a “asumir el estilo de siervo que entrega la vida por amor, como nos ha mostrado Jesucristo, concretándolo en una fe viva que se manifiesta en las obras y en la caridad cotidiana”.
El obispo recibió de los candidatos su compromiso público de prepararse convenientemente para el diaconado, oró con toda la Iglesia por ellos y les bendijo, para que recibiesen la gracia necesaria para ello.

diaconadopermanenteweb
Los dos futuros diáconos permanentes estuvieron acompañados de sus esposas, de sus familiares y de sus amigos, así como de los sacerdotes de sus parroquias y de otros diáconos permanentes.
La Diócesis de Getafe cuenta ya con diez diáconos ordenados, dos candidatos en etapa pastoral, dos en fase de formación y otros dos en la propedéutica.

Diocesisgetafe.es

¿Por qué los diáconos se casan?

Los diáconos son el rango más bajo del clero en la Iglesia Católica, y en la Iglesia Católica Romana, son los únicos que pueden casarse. ¿Por qué esto es tal? ¿Cuál es la diferencia entre un diácono, un sacerdote o un monje o monja?

 

youtube.

Diecisiete nuevos diáconos para Des Moines

4 de agosto de  2018 fue un día excepcional para la Diócesis de Des Moines. Diecisiete hombres fueron ordenados para el diaconado permanente.

La nuestra fue una de las primeras diócesis en restaurar el diaconado reiniciado hace casi cinco décadas. Como resultado, el cuerpo de diáconos ha crecido a 90, 59 de los cuales están activos. El resto se ha retirado.41570873_1858498347531722_3936366865705598976_n

Similar a muchas actividades en la vida, los diáconos primero reciben una idea de tal vocación por atracción a la actividad de los diáconos que observan. El diácono asiste al altar. Él predica y preside bautizos, bodas y funerales. Los posibles candidatos también perciben en estos tiempos, cuando los sacerdotes se estiran en tantas direcciones, que podrían ser de gran ayuda para los sacerdotes.

A medida que los candidatos diaconales crecen en su formación, se desarrolla un sentido más profundo de propósito. Ellos son bendecidos con la visión de verse a sí mismos transformándose en la persona misma de Jesús. Asumen su ser, se identifican con el Cristo, el ícono del servicio. Diaconate fue instituido en la iglesia primitiva cuando los apóstoles identificaron la necesidad entre sus miembros de ayudantes que servirían en la mesa. Eventualmente, los apóstoles rezaron y pusieron las manos sobre siete hombres de buen carácter y reputación. Por lo tanto, comenzó la Orden de Diáconos. 

Los diáconos no son “pequeños” sacerdotes. Son un orden en sí mismos y comprenden una identidad que proporciona significado y participación en la misión de la Iglesia. Su ministerio se centra en tres anclas.

La Palabra : El diácono está inmerso en el Evangelio, en la Palabra de Dios que da voz a su carácter profético. Durante el rito de ordenación, el obispo le entrega el Libro de los Evangelios al obispo con la siguiente guía: “Recibe el Evangelio de Cristo, en cuyo heraldo te has convertido. Cree lo que lees, enseña lo que crees y practica lo que enseñas “.

Las Escrituras comunican la mente y el corazón de Dios. El ministerio del diácono busca plantar esta Palabra en los corazones de los fieles.

La Liturgia : El diácono es llamado para servir en el altar. En este papel, él es testigo de la realidad de que Jesús es el pan de vida. Es él quien proporciona el sustento para el viaje en curso. Este Jesús Eucarístico señala el camino hacia una vida que nunca terminará y a la que todos deberíamos dirigirnos. Son diáconos como los diáconos que levantan nuestros ojos y señalan el camino.

“No trabajes por la comida que perece, sino por la comida que dura para la vida eterna, que el Hijo del Hombre te dará”. Porque en él, el Padre, Dios ha puesto su sello. “(Juan 6, 27)

Caridad . El diácono debe guiarnos en los caminos del amor en las tareas prácticas y prácticas que componen su rutina. Dirigiendo a otros, encuentra el camino a las cárceles y prisiones, a la habitación de los desamparados, a las rutas traicioneras de refugiados e inmigrantes, a los solitarios, enfermos, abandonados, a los desesperadamente pobres, ávidos de atención, a una palabra tranquilizadora, incluso un abrazo. Él cumple el mandato de amor propugnado por Jesús: “Nadie tiene mayor amor que este, para dar la vida por los amigos”.

Acompañando a los diáconos en el curso de cuatro años de preparación están sus esposas. Ellos, a una persona, reconocen el beneficio que han experimentado como socios en la formación. Hasta cierto punto, también compartirán el ministerio del diácono. De lo contrario, ejercen sus talentos significativos en diferente alcance y servicio. Son un regalo invaluable para la vida de la Iglesia.

Las felicitaciones más cordiales se extienden a nuestros 17 nuevos diáconos y sus esposas. En The New Moment traen un nuevo estallido del Espíritu que anima a nuestra familia diocesana.

Dmdiocese

El diácono que una vez huyó de la guerra civil ahora difunde la paz de Cristo en Reston, USA

Atanacio Sandoval nunca se encontró con un diácono permanente. Creció en El Salvador, donde los únicos diáconos eran seminaristas en el camino hacia el sacerdocio. Como padre de dos hijos, nunca imaginó que sería ordenado, bautizaría niños, oficiaría matrimonios, predicaría el Evangelio en la misa y asesoraría a los feligreses de la Iglesia St. John Neumann en Reston.  

Fue una simple invitación del pastor de Sandoval, el padre oblato Thomas E. Murphy, que cambió todo. 

“¿Por qué no te conviertes en diácono?”. El padre Murphy le preguntó a Sandoval una noche durante una cena en el salón parroquial. Sabía que Sandoval y su esposa, Celia, eran devotos católicos.

“No sabía en ese momento cuánto podía hacer como diácono”, dijo Sandoval. Pero estaba intrigado por la oportunidad de “ayudar a la comunidad”. descarga (2)

El salto de fe cambiaría su vida, y la vida de muchos otros. El Diácono Sandoval fue ordenado en enero de 2015 y ahora es el único miembro hispanohablante del clero en una parroquia con una gran población hispana. Y mientras el diácono de 48 años insiste en que él ministra a todos los feligreses, no solo a los hispanohablantes, la necesidad de su servicio se extiende mucho más allá de los límites de su parroquia de Reston. En una diócesis que es aproximadamente un 45 por ciento hispana, solo 11 de cada 93 diáconos permanentes son hispanos. Las llamadas llegan desde lugares tan lejanos como Manassas. 

Para cumplir con esta necesidad, el Diácono Sandoval normalmente se levanta a las 4 a. M. Todos los días de la semana y va a su trabajo trabajando en renovaciones de oficinas y construcción. A las 2:30 pm, se va a casa. Luego, de 4 a 7 p. M., Pasa el tiempo en citas, a menudo con adolescentes cuyas familias se han acercado debido a la depresión, las drogas o los amigos que son malas influencias. 

Como coordinadora hispana de la parroquia, Celia se ha convertido en una parte clave de su ministerio. Una vez, ella recibió una llamada de un hombre que estaba en el hospital. Necesitaba un hispanohablante, entonces Celia llamó a su esposo, que estaba haciendo la cena en casa. “Está bien, puedo hacerlo mañana”, le dijo el Diácono Sandoval. “No, irás hoy”, dijo Celia con firmeza. Resultó que el hombre murió al día siguiente con el consuelo espiritual que había buscado. 

“Me da tanto trabajo”, dijo el Diácono Sandoval con una sonrisa. “O más bien, el Señor me da tanto trabajo a través de ella”.  

El diácono Sandoval ve su largo viaje desde un joven que sirve en la misa en El Salvador a un hombre casado, ordenado como diácono, como parte de algo mucho más grande. 

“Dios tiene sus planes para nosotros. Sus planes no son nuestros planes “, dijo el Diácono Sandoval. “Me llamó de vuelta a la carretera por la que quería caminar”.

A lo largo de la carretera

En 1989, en medio de una guerra civil, Atanacio, de 19 años, se vio obligado a unirse al ejército salvadoreño. 

“En El Salvador reclutaron en las calles. Te sacarían de los autobuses y si tuvieras 18 años, eras elegible para prestar tu servicio “, dijo.

Más de 75,000 civiles murieron entre 1980 y 1992, durante un conflicto entre el grupo revolucionario de izquierda, el Frente Farabundo Martí de Liberación Nacional y el gobierno salvadoreño respaldado por Estados Unidos. Más tarde, una comisión de las Naciones Unidas descubrió que las fuerzas gubernamentales eran responsables de más del 85 por ciento de los asesinatos, torturas y secuestros.

Sandoval aprovechó una oportunidad para desertar del ejército durante el entrenamiento, no mucho después de que fue reclutado. Se uniría a decenas de miles de salvadoreños que huyeron a los EE. UU. En busca de seguridad. Le tomó dos meses y medio llegar a Texas, con gran parte del viaje a pie. 

“El coyote, o traficante, que pagamos, me llevó a Guatemala”, dijo Sandoval. “Esa fue la primera dificultad que enfrentamos: desapareció”. 

El traficante verificó a Sandoval y otros inmigrantes en un hotel, pagando la cuenta por una estadía de dos semanas. El día en que el hotel estaba a punto de echarlos, el traficante apareció de repente. Sandoval continuó el camino a México por la noche. Durmió de día en el bosque y en plantaciones de plátanos. Entonces, de repente, el desastre golpeó. La policía mexicana lo había encontrado a él y a los otros inmigrantes con los que viajaba.  

“Estaban despertando a todos, y yo solo me estaba volviendo mudo”, pretendiendo dormir, dijo Sandoval. “Me estaban preguntando, ‘¡Tú!’ Me llamaban mal nombre y malas palabras. ‘¡Despierta! ¡Sabemos que estás escuchando! ” 

Ahora puede reírse de su desesperado intento por evadir el aviso, pero su descubrimiento tuvo consecuencias reales. 

“Se llevaron todo el dinero que todos tenían”, dijo. Pero se les permitió continuar en su camino. 

Una semana después, llegaron al Río Grande. Los contrabandistas dijeron que necesitarían $ 250 de cada persona para cruzar en un dispositivo de flotación improvisado. El dinero se recaudaría de las familias de inmigrantes más tarde. Un contrabandista se acostó en un tubo, tirando de los otros al otro lado del río. De repente, un hombre cayó al río, pero el agua solo le llegó a las rodillas. 

Los contrabandistas estaban “tratando de obtener dinero fácil”, dijo Sandoval. “Entonces todos salieron corriendo al otro lado del río. No hicieron ningún dinero “. 

Una vez que Sandoval llegó a Houston, llamó a su primo que le había otorgado un préstamo para que viniera a los Estados Unidos. Había esperado reunirse con ella en Miami. 

“Cuando la llamé desde Houston, ella me dijo: ‘Acabo de tener una nueva relación. Mi novio está muy celoso; él no quiere que vengas a mi casa ‘”, recordó Sandoval. “Dije, ‘OK, ¿qué hago ahora?’ “

El primo llamó al tío de Sandoval en Washington. Resultó ser un giro afortunado del destino. “Así es como llegué a DC y conocí a esta hermosa novia mía”, dijo Sandoval, que ahora es ciudadano estadounidense. Un compañero de habitación lo presentó a Celia un año después de su llegada. Salieron tres meses; entonces él propuso. Han estado casados ​​26 años. 

Devolviendo

Las hijas de Sandoval estaban en la escuela secundaria cuando Atanacio comenzó el proceso de formación para el diaconado. Para Celia, fue una decisión fácil apoyar su inesperada vocación. 

“Desde que era pequeño, estuve involucrado en la iglesia”, dijo. “Me encantaba la iglesia todo el tiempo. Entonces para mí … Es bueno si él quiere hacerlo. Estoy muy feliz de apoyarlo “. 

Trabajar juntos es “un arreglo inusual, pero una bendición”, dijo el Diácono Sandoval. “Estoy haciendo mi parte como diácono y ella está haciendo su parte como la esposa de un diácono”. 

“Nuestra cultura es diferente”, dijo Celia. “Tenemos muchas cosas en las que creemos o formas de practicar nuestra fe un poco diferentes. Tal vez una secretaria que habla inglés no puede (no) entender, pero en mi caso, porque es algo cultural, lo entiendo “. 

Hoy, el Diácono Sandoval a menudo alienta a otros hombres a pensar sobre el diaconado permanente y les pide a las familias que oren por las vocaciones. 

“Especialmente para mi comunidad hispana, invito a los muchachos que veo que tienen el potencial o la llamada”, dijo. “Yo digo, ‘No te intimides’. Explico, ‘¿De dónde vengo?’ Si hablan algo de inglés, les irá bien, siempre y cuando estén respondiendo al llamado de Dios para ser lo que él les ha invitado a ser “.

por Mary Stachyra Lopez en Catholic Herald

Jubileo de Oro de Ordenación del diácono Alexandre Gruzynski

En solemne celebración eucarística presidida por el Arzobispo Metropolitano de Porto Alegre, Mons. Jaime Spengler, OFM, se conmemoró el Jubileo de Oro de Ordenación del diácono Alexandre Henrique Gruzynski, de Porto Alegre. La celebración ocurrió este domingo, 26 de agosto, a las 18h30, en la Catedral Metropolitana de Porto Alegre. Al final de la celebración, el diácono Antonio Héliton Alves, representando a la Comisión Nacional de los Diáconos (CND), entregó al homenajeado una placa alusiva a ese momento.

Jubileu_de_Ouro_-_Porto_Alegre

Diácono Alexandre es el Diácono desde hace más tiempo en ejercicio en el ministerio. Fue protagonista del inicio de la restauración del Diaconado en territorio brasileño y tuvo participación decisiva en la implantación de las primeras escuelas diaconales, entre ellas la Escuela Diaconal Santo Estêvão, aún en funcionamiento en la diócesis de Novo Hamburgo (RS).

Fue ordenado por el Papa Pablo VI en Bogotá (Colombia) el 22 de agosto de 1968, en la ocasión del Congreso Eucarístico Internacional, celebrado en esa ciudad. Con él fueron ordenados otros tres brasileños (ya fallecidos).

Colaboración: Diácono Antonio Héliton Alves, presidente de la CRD Sur III y secretario de la CND

Comisión Nacional de los Diáconos de Brasil

Diaconado y Matrimonio: En la confluencia entre el conyugal, el eclesial y … el eclesiástico

En mayo pasado, los delegados del diaconado en Namur, Bélgica, invitaron a los diáconos y sus esposas a reflexionar sobre la mejor manera de articular matrimonio y orden, dos sacramentos que, tras la decisión del Vaticano II para restaurar el diaconado permanente en la Iglesia Católica, están conectados de nuevo. Ciertamente, esta decisión hizo reaparecer la figura de la esposa del clérigo, una figura que desapareció gradualmente tras la reforma gregoriana con la imposición del celibato para los sacerdotes de la Iglesia Latina. Así, la Iglesia abrió un nuevo capítulo, pero los obispos y todos los católicos y los propios diáconos han percibido que el lugar de las esposas de los diáconos está marcado por muy pocos marcos y puntos de referencia anteriores.

Del matrimonio y la orden

Junto con Marie Maincent, delegada del CID, que había sido invitado a conducir este día de formación, 18 parejas de la diócesis de Namur y Luxemburgo reflexionaron primero sobre cada uno de estos dos sacramentos, comenzando con el matrimonio porque, cronológicamente es el primero en ser celebrado .

Antes de la ordenación diaconal, el matrimonio comienza con dos historias distintas, de dos personas que deciden escribir juntos una historia nueva y común, con simetría absoluta en el Sacramento del Matrimonio, fundada en el Bautismo. En el Sacramento del Matrimonio, ambos cónyuges están directamente involucrados, de la misma forma, por el mismo acto. A este respecto, es necesario insistir en que el Sí expresado en el matrimonio no se renueve en el momento de la ordenación. La Orden no resulta del Matrimonio, lo que haría la respuesta positiva de la esposa en el diálogo con el Obispo una especie de segundo sí. La naturaleza del sacramento de la Orden es diferente. Él corresponde al servicio (diakonia) de toda la Iglesia, pero a causa de este servicio específico relaciona y se refiere a Cristo ya la misión particular que Él confió a sus Apóstoles.

Al Matrimonio con Orden

En una segunda fase, el tema evolucionó: del Matrimonio y de la Orden al Matrimonio con la Orden. El objetivo era entender correctamente cada sacramento por separado para que las parejas lo experimentar en su correcta y armoniosa integración en la vida cotidiana. El diaconado debe ser vivido en su totalidad por cada uno de los cónyuges e incluso por todo el círculo familiar, ya que el Matrimonio y la Orden no son, en todo caso, realidades abstractas que deben ser comparadas teóricamente. Siempre se trata de personas reales que viven realidades concretas. Lo que de hecho existe no es el matrimonio en sí o la propia Orden, sino hombres y mujeres casados. Hay hombres encargados de un ministerio diaconal y mujeres casadas con diáconos.descarga (1)

El enfoque al tema fue pragmático: apoyado por numerosos comentarios de los protagonistas, diáconos y sus esposas que oyeron y escucharon durante muchas visitas en varias diócesis, puesto que Marie Maincent antiguamente fue representante de las esposas de los diáconos en el Comité Nacional Francés del diaconado. Como tal, ella tuvo muchas oportunidades de encontrarse, intercambiar opiniones y discutir con candidatos y también con diáconos y sus esposas.

Juego de papel invertido

Dado que hombres y mujeres no tienen la misma percepción de las situaciones e intentado abrir un espacio común para que los participantes se unan a sus cónyuges en sus respectivos cuestionamientos y progreso, hubo discusiones separadas por grupos de hombres y mujeres que posteriormente hicieron posible el cruce de líneas.

Al mediodía, las discusiones entre las parejas revelaron un aspecto esencial de la cuestión: sobre el matrimonio hay una simetría total entre los cónyuges, ya que ambos están experimentando una simetría bautismal y también una simetría conyugal. En esta configuración, el diaconado introduce una asimetría que puede ser o convertirse en una ocasión o una causa de desequilibrios y, por lo tanto, de ajustes. Dado que sólo el marido es ordenado, tiene un compromiso personal que su esposa no tiene. Sin embargo, este compromiso es extremadamente importante. Por lo tanto, es esencial que la pareja se dedique a él de forma clara y libre.

Las esposas … fuera y dentro del diaconado

Es evidente que la necesidad de que las esposas tengan la oportunidad de compartir sus cuestionamientos y vivencias debe ser tenida en cuenta para evitar que, por un lado, el marido renuncie y, por otro lado, que abandone su responsabilidad; ella puede sentirse tentada a dejar que la institución discirna, lo que le llevaría a vivir una aventura no escogida. Parece ser de extrema trascendencia ayudar a investigar los diversos posibles significados de la respuesta positiva dada por la esposa. ¿Está sobre aceptación? ¿De permiso? ¿De resignación? Tal vez un elemento de concesión? ¿De promoción? ¿De apoyo? De cualquier forma, una respuesta negativa también puede ser una opción espiritual muy fuerte. Puede ser fruto de una reflexión espiritual, fruto del Espíritu que permite abandonar maravillosas imágenes de dedicación y servicio que no habrían sido realistas o soportadas para la persona y su círculo familiar. La paradoja del diaconado, que implica al mismo tiempo un llamado al servicio y un verdadero altruismo en el servicio que debe ofrecerse con humildad y autenticidad.

 

Entre el altar y el mundo

En la tercera fase, las numerosas cuestiones relacionadas con esta confluencia muy especial entre conyugal, eclesial y eclesiástico llevaron a descubrir y desarrollar los muchos frutos del diaconado. Entre ellos, el diaconado visto como una apertura para el don y la confianza, una apertura para el diálogo entre la pareja, ya que el tiempo dedicado al diaconado no debe aparecer como tiempo robado de los demás, sea mujer, familia o amigos.descarga

En lo que respecta a la sociedad, a través de la experiencia del diácono y su esposa-estando situado entre el altar y el mundo, el diaconado lleva a la Iglesia al corazón de las alegrías y dificultades de las familias, acercando así a la Iglesia del mundo.

Por Marie Maicent en la Comisión Nacional de los Diáconos de Brasil 

Los diáconos permanentes constituyen el grupo de clérigos que crece con notable vivacida: Anuario Pontificio 2018 y “Annuarium Statisticum Ecclesiae” 2016

Anuario Pontificio 2018 y del “Annuarium Statisticum
Ecclesiae” 2016: Los diáconos permanentes constituyen el
grupo de clérigos que crece con notable vivacidad.

El pasado día 13 de junio fueron presentados en el Vaticano (Oficina
Central de Estadísticas de la Iglesia) el Anuario Pontificio del año
2018, y el “Annuarium Statisticum Ecclesiae” del año 2016.
Recogemos a continuación los párrafos de la presentación referidos al
ministerio diaconal, al resto de ministerios ordenados, y a la situación
general de la Iglesia en el mundo:

35992073_1469101483194133_4041587474193973248_n
Diaconado permanente:
“Los diáconos permanentes constituyen el grupo de clérigos que crece con notable
vivacidad. El incremento medio anual durante el período 2010-2015 fue igual a 2.88%,
globalmente, y continuó en 2016, aunque a un ritmo más lento (2.34%); en ese año
Informativo Servir en la Periferia N 042 de 1 de septiembre de 2018 Año III Pág.- 31
ascienden a 46.312 en comparación con los 39.564 registrados en 2010. Las divergencias
territoriales siguen siendo muy marcadas: en los años 2010-2015 las tasas de
crecimiento más importantes se observan en Asia y en América Meridional y Centro
Continental, mientras los de menor entidad se registran en América del Norte, Europa y
África. En el período 2015-2016, se han mantenido los ritmos de aumento de la presencia
de diáconos en las diversas áreas territoriales, con una fuerte aceleración en África, en
América Central y del Sur, y una desaceleración significativa en América del Norte,
Europa y Asia en la que hay un estancamiento. No hubo cambios significativos en la
distribución global de diáconos entre los dos años 2015 y 2016: solo hubo una ligera
disminución en el peso del número relativo de diáconos en Europa y un aumento
igualmente leve en el de América. La posibilidad efectiva de que los diáconos
permanentes cooperen con los sacerdotes en la provisión de servicios pastorales en el
territorio sigue siendo, sin embargo, limitada. En el mundo, la distribución de diáconos
por cada cien sacerdotes presentes, de hecho, es solo de 11.2 en 2016 y va de un mínimo
de 0.48 en Asia a un máximo de 24.8 en América. El cociente en Europa es de alrededor
del 8%, mientras que en África es igual a 1 diácono por cada 100 sacerdotes presentes.
Las dimensiones del fenómeno, por lo tanto, resultan todavía inadecuadas porque el
trabajo de esta categoría de agentes de pastoral puede afectar significativamente el
equilibrio entre la demanda y la oferta de servicios a los fieles católicos presentes en el
territorio. En términos evolutivos, sin embargo, se observa que tienden a manifestar una
mayor frecuencia precisamente en el territorio donde la relación entre bautizados
católicos por sacerdote es más deficiente”.

36491677_2094713950812269_1906624476200566784_nVatican.va