Anuncios

El diácono Francisco Salvador Pontes pide en el Sínodo de la Amazonia estudiar la posibilidad de que los diáconos sean ministros ordinarios del sacramento de la Unción de los Enfermos

El diácono Francisco Salvador Pontes Filho (Chiquinho) participa en el Sínodo del Vaticano para la Amazonía, que comenzó el 6 de octubre y finalizará el 27 del mismo mes. El diácono fue convocado a través del apoyo del arzobispo de Manaus (AM), el arzobispo Sérgio Eduardo Castriani y representa a la Comisión Nacional de Diáconos.

6

En contacto con el Diácono Chiquinho podemos destacar cuatro momentos e intervenciones. En la ceremonia de apertura, en la presentación de los participantes, hubo un lapso del Secretario General del Sínodo, el Cardenal Lorenzo Baldisseri, quien no anunció la presencia del Diaconado. Respetuosamente, el Diácono Chiquinho se dirigió al cardenal, identificándose como presidente del Diablo Nacional de Brasil y un profundo conocedor de la Amazonía brasileña. Luego se solucionó el lapso.

1

El sábado por la mañana (12), tuvo la oportunidad de hacer una declaración, que fue escuchada cuidadosamente por la asamblea (fotos 1 y 2). El domingo (13), envió la siguiente nota a ENAC – Equipo Asesor de Comunicación Nacional: “Queridos hermanos diáconos, ¡buenas noches! Como contribución a nuestro círculo de estudio aquí en el Sínodo para el Amazonas, solicité estudiar la posibilidad de proporcionar al ministerio diaconal el Sacramento de la Unción de los Enfermos. Esto no es un reclamo, porque si lo fuera, no tendría sentido. Sin embargo, esta es una gran necesidad que encontramos diariamente cuando ejercemos nuestro ministerio. ¿Cuántos hermanos enfermos mueren cada día sin recibir este importante sacramento? Oremos para que este Sínodo también señale en esta dirección “.

Finalmente (foto 3), participó en la Solemne Celebración de la Canonización de Santa Dulce de los Pobres, entre miles de brasileños presentes en la Santa Sede este domingo 13 de octubre.

SDN Brasil

245

Anuncios

Participantes en el Sínodo llaman a potenciar el diaconado permanente

“Siempre para nosotros en la Iglesia la referencia es la cultura… Hasta ahora tenemos a un solo sacerdote que proviene de los pueblos originarios del Amazonas”, explica el Vicario Apostólico de Puerto Ayacucho, en Venezuela

“Ha habido muchos intentos [de evangelizar], pero muchos se han quedado por el camino”

“Hemos hablado de las exigencias que pueden tener [los indígenas] para acceder al ministerio”

Mons. Jorge Herbas Balderrama, de la Prelatura de Aiquile en Bolivia: “La respuesta es la ministerialidad, partiendo del diaconado permanente, dándoles mayor protagonismo en la acción pastoral donde no hay sacerdotes”

(Vatican News).- Segundo día de trabajos de los círculos menores, donde los padres sinodales están analizando las diferentes problemáticas y desafíos, para buscar soluciones. Es urgente hacer pasos concretos en defensa de la ecología integral. Es importante, como se ha dicho hoy en el breifing, que exista una acogida a los pueblos indígenas. No podemos abusar ni de la tierra ni de las personas. Si maltratamos la tierra, nos maltratamos a nosotros mismos. Urge un equilibrio ecológico. El arzobispo de Boston, EEUU, Cardenal Sean O’Malley dio sus impresiones sobre los trabajos de los círculos menores.

Cardenal Sean O’Malley, arzobispo de Boston, EEUU

Uno de los desafíos que se ha hablado en estos días, sobre la necesidad de formación. A la pregunta si ¿hay vocación en los indígenas para formarse como sacerdotes o ser diáconos casados? Mons. Jonny Eduardo Reyes Vicario Apostólico de Puerto Ayacucho en Venezuela, explica que en su región donde hay unas 23 etnias, es importante como Iglesia tener como referencia la cultura. En la región hay hasta ahora, sólo un sacerdote indígena.

Mons. Jonny Eduardo Reyes Vicario Apostólico de Puerto Ayacucho en Venezuela

Por su parte, Mons. Jorge Herbas Balderrama de la Prelatura de Aiquile en Bolivia dijo que la respuesta es la ministerialidad. Un diaconado permanente donde reciben una asistencia de parte de los sacerdotes.

Mons. Jorge Herbas Balderrama de la Prelatura de Aiquile en Bolivia

¿La Iglesia necesita diáconos? El p. Zuhlsdorf, San Ignacio y la Constitución de la Iglesia.

 

Rev. Sr. Matthew Newsome

ESCRITO POR

Rev. Sr. Matthew Newsome

Marido de uno. Padre de seis. Diácono Católico Romano. Ministro del campus. Kilt maker. Pastor. Bebedero de buen café.

Palabras de Merche a su marido, el diácono José Luis Gómez, en su funeral

Palabras pronunciadas por Mercedes Olivas en el funeral de su marido el diácono José Luis Gómez Toledo el 7 de octubre de 2019 en la parroquia de Santa Catalina de Alejandría.

Doy gracias a Dios Padre todopoderoso que con gran amor a cuidado a José Luis en estos 68 años de vida, durante estos años, su vida ha sido un camino de búsqueda, servicio, generosidad y lucha.joselui

Os voy a leer unas palabras de José Luis, que creo que definen su vida:

Mi corazón y mi alma se estremecen cuando desde mi pequeñez, desde mi grisura, desde mi mediocridad, me paro a meditar, casi siempre en la oración, a quién represento, en nombre de quien actúo. Me consuela la confianza y la certeza de que, Él es fiel y grande, y qué Él suple lo mucho, que falta en mí”.

De esos años, 50 hemos estado juntos, y os digo que tengo el alma partida y una parte de mi vida se ha ido con él, pero solo puedo seguir dando gracias a Dios, porque nos llamó para un proyecto de vida y no nos dejó nunca de su mano, nuestra vida ha sido muy intensa, rica, generosa, otras veces un poco loca, con dudas, pero gracias a Dios, ha sido una vida llena de dificultades, y plena porque Dios estaba en medio de nosotros.

José Luis ha vivido con gran intensidad, generosidad, servicio como Marido. Padre y

Abuelo, ha tenido una vida fructífera, 3 hijos, que eran sus niños del alma, amándolos locamente y estando pendiente de ellos, 6 nietos que los quería muchísimo y eran su alegría.

Su diaconía la vivió en todas las facetas de su vida, con una alegría inmensa, estado siempre al servicio de quien le necesitará y comunicándolo a toda persona que conocía.

Gracias a mis hijos que han sido nuestro apoyo en estos 4 meses, han sido nuestra fuerza para seguir adelante, gracias por ser como sois.

Gracias a mi familia por haber estado ahí

Gracias a todos los que habéis estado rezando por osé Luis, gracias a todos l

os que estáis aquí y a los que no han podido venir.

Gracias al Sr. Obispo D. Juan Antonio Martínez Camino por estar aquí. Gracias al Sr. Vicario D. Juan Carlos.

Gracias al resto de los sacerdotes por estar aquí.

José Luis estarás muy contento porque hoy es Nuestra Señora del Rosario, tú como niño mimado de la Virgen lo estarás disfrutando, gracias María,  Madre nuestra, por todo el amor que has dado a José Luis y anuestra familia.

Mi gracia te basta, que mi fuerza se muestra perfecta en la flaqueza. Por tanto, con sumo gusto seguiré gloriándome de mis flaquezas, para que habite en mi la fuerza de Cristo.

 

Primer encuentro de diáconos de Mallorca

En torno a la fiesta de nuestro patrón de la gran familia diaconal de Mallorca, san Francisco de Asís -diacono, nos hemos reunido por primera vez para celebrarlo, con nuestro Pastor Mons. Sebastia Taltavull Anglada y nuestro Vicario General Ilmo. Sr. D. Toni Vera, los diáconos de Mallorca, candidatos, esposas e hijos, en el Convento de nuestras hermanas Franciscanas Hijas de la Misericordia en Pina para vivir, celebrar y compartir nuestra fe.71497087_2452521451496097_6460760539906703360_nMallorca 2

D. Sebastia Taltavull ha empezado con una oración y.luego nos ha enriquecido adelantando lo que será su próxima Carta Pastoral: Bautizados, Confirmados y enviados.

Después hemos concelebrado todos los diáconos presentes en la Eucaristía para terminar compartiendo mesa todos juntos en un ambiente de auténtica comunión y fraternidad.

Mallorca 4

No podemos dejar de pensar en el.primer diácono permanente que ordeno D. Teodoro Úbeda en Mallorca, Mn. Miquel Capó, ambos E. P. D.

Pedimos la intercesión de nuestra Santisima Madre y de nuestro Patrón san Francisco de Asís para que la familia diaconal estemos unidos en comunión con nuestro Pastor, hermanos presbíteros y todo el Pueblo Santo de Dios y para que siga dandonos vocaciones al presbiterado, vida religiosa, diaconado y matrimonio.

San Francisco de Asís
Ruega por nosotros

Miguel Angel Carbonell Vidal, diácono

mallorca 1

Mallorca 3

Mensaje del diácono Chiquiho camino del Sínodo de la Amazonia

Diácono Francisco Salvador Pontes Filho (Chiquinho)

Presidente de la Comisión Nacional de Diáconos de Brasil

Manaus/AM.

 

Buenos días hermanos diáconos y esposas!
Paz y bien!
En este instante, en el aeropuerto de Manaus, esperando con tranquilidad, el inicio de un viaje relevante, histórico y único, que la gracia de Dios me concede y, que estoy inmensamente agradecido y espero corresponder dentro de mis posibilidades y gratuidad.
Inicio está viaje, en este día, en el que celebramos la memoria de Francisco, el santo de Asís y del mundo, diácono apasionado y modelo a ser seguido con entusiasmo y coraje.
Deseo saludar a todos los franciscos, de modo especial nuestro papa Francisco, que dedicó su pontificado de servicio, al santo de los más necesitados. Que Él nos siga inspirando por su ejemplo y determinación en la búsqueda de un diaconato raíz, identificado con los más pobres, a partir de los valores del evangelio y no de ideas meramente humana. Jesús es todo y nos basta!
Llevo en el equipaje las expectativas, las voces contenidas y olvidadas de hombres y mujeres de esta región continental que tiene mucho que ofrecer al mundo en varios aspectos.
Llevo ustedes mis hermanos diáconos y esposas de esa inmensa amazonia, que se dedican a ella como hijos cuidadosos. El servicio diaconal en la amazonía se hace con mucha valentía, valentía, dedicación y resiliencia. Verdaderos Héroes, guardianes incansables y impávidos de atención digna.
Pido a todos los hermanos de este inmenso país, que recen por el sínodo y, sobre todo por nuestra unidad en Cristo.
Gracias a todos los que me dieron esta oportunidad Eso es mérito de ustedes, mis hermanos.
Agradezco la confianza y el apoyo de d. Sergio Eduardo Castriani, mi arzobispo es padre, por la confianza. Le dije que lo estoy llevando en mi corazón.
Agradecido a mi familia, la guerrera Cecilia, y a mis hijos Alex, JUNIOR, karimy y la nieta sâmia, que me acompañan en esta misión.
Por fin, la bendición de María, la gran madre de la Amazonía.
Laudato Sí!
Diácono Chiquinho
Presidente de cnd
Manaos / am
71484351_265196604439910_1726472300603113472_n.jpg

Diácono Scott Maentz, caballero de Colón, alimenta a las personas sin hogar debajo del puente

Los Caballeros sirven cientos de comidas a personas sin hogar todos los meses desde Navidad de 2015

Antes de servir comidas a cientos de personas necesitadas, el Diácono Scott Maentz, Caballero de Colón del Consejo 3832 de Alcoa, reúne a los voluntarios del Ministerio del Puente Knoxville para una oración matutina fuera del Ministerio de Rescate del Área de Knox ( KARM ). El puesto de comida del ministerio enfrenta el paso elevado de la Interestatal 40, que se ha convertido en un hogar improvisado para las personas sin hogar de la ciudad.

Maentz les dice a los voluntarios que la cara de cada persona sin hogar a la que atenderán es la cara de Jesús.

“Estas son personas que son amadas por nuestro Señor y merecen tanto respeto como cualquier otra persona”, dijo Maentz. “Así que solo estamos allí para darles ese respeto”.

La vida es frágil debajo del paso elevado. Las agujas yacen esparcidas por las áreas para dormir. Se pueden escuchar ecos de disparos sobre el ruido de los trenes que pasan cerca. Las cercas de alambre de púas muestran que incluso debajo del paso elevado las personas sin hogar de la ciudad no son bienvenidas.

Los caballeros alimentan a las personas sin hogar debajo del puente

Para participar en su comunidad,haga clic aquí.El Ministerio del Puente de Knoxville se alinea con la iniciativa ” Helping Hands ” de Caballeros de Colón, que forma parte de la iniciativa Fe en Acción de Caballeros de Colón para ayudar a los consejos locales a servir a su comunidad de la manera que más necesario. Maentz cree que se vincula con la misión general de la Orden de aplicar la fe católica en nuestras vidas.

El ministerio ha estado sirviendo comidas todos los meses desde el día de Navidad de 2015. Comenzó con sándwiches de mantequilla de maní y mermelada, y desde entonces, su menú se ha expandido a chile, perritos calientes, frutas, productos horneados, café e incluso jambalaya a veces.

Maentz inicialmente dudaba en comenzar el Ministerio del Puente. Le tomó algo de motivación a su esposa, Christine. En 2015, por primera vez en años, los Maentzes no viajaban por Navidad, por lo que Christine insistió en que hicieran algo por la comunidad, especialmente las personas sin hogar. Entonces, en la víspera de Navidad, los Maentzes hicieron más de 100 sándwiches de mantequilla de maní y mermelada y compraron frutas, donas y café.

En la mañana de Navidad, los Maentzes habían planeado preparar decoraciones y música navideñas mientras servían las comidas, pero debido al aguacero esa mañana, se escondieron debajo del paso elevado de la I-40. De repente, casi 100 personas sin hogar aparecieron y formaron una fila. Nuevos en este tipo de servicio, le preguntaron a las personas sin hogar cómo repartir los sándwiches. Desde el final de la fila, alguien dijo: “Solo pídanos que hagamos cola y esperaremos nuestro turno”.

Después de repartir los emparedados, los Maentzes querían hacer más. Scott recurrió a su consejo en su próxima reunión en busca de ayuda. Le ofrecieron un lugar para hacer los sándwiches y correr la voz.

“No estaba buscando dinero ni nada”, dijo Maentz. “Estaba buscando gente para donar un poco de mantequilla de maní, algo de pan”.

Más de 30 personas, incluidos los Caballeros y sus familias, vinieron a ayudar a preparar y servir comidas. La participación de los Caballeros en el ministerio ha sido constante desde entonces. Un caballero, Tom Quiñones, donó su carrito de comida para cocinar perritos calientes.

Hoy, muchas de las caras que hacen cola para comer han cambiado desde esa primera comida el día de Navidad de 2015. Maentz solo ha reconocido quizás a una docena de personas a las que ha servido antes: la comunidad puente es transitoria. Refuerza el hecho de que cualquiera puede quedarse sin hogar.

“Muchas personas están a solo un par de cheques de pago de estar en la calle”, dijo Maentz.

“Los Caballeros están allí para servir”, dijo Maentz. “Esta es la razón por la que pensé en los Caballeros de inmediato cuando buscábamos a alguien que nos ayudara con esto, porque conozco a mis hermanos Caballeros y sé que tienen un corazón para el servicio”.

Por Andrew Fowler en KOFC

Pregunta al padre John Zuhlsdorf: ¿Son necesarios los diáconos permanentes?

De un diácono permanente …

QUAERITUR :

¿Cuál es su opinión sobre el estado del diaconado permanente? Los diáconos permanentes no parecen tener un “hogar” en la Iglesia. Muchos en la comunidad tradicional lamentan los diáconos permanentes como una rareza del Vaticano II, mientras que muchos en la comunidad liberal rechazan el diaconado permanente como una forma innecesaria de clericalismo. En mi propia diócesis, los diáconos permanentes parecen ser solo tolerados y no utilizados ni apreciados. Escribo esto como un diácono permanente recién ordenado. ¿Necesitamos diáconos permanentes? ¿Son necesarios? ¿Cuál es su opinión sobre el estado del diaconado permanente hoy?

Un par de cosas como introducción.

Un diácono es un diácono es un diácono. Si la intención es que el diaconado sea un paso hacia la ordenación sacerdotal o no, el diaconado es el diaconado. Un hombre no es más un diácono porque es un diácono de transición.

Además, tenga en cuenta que, en la esfera tradicional, los sacerdotes funcionan como diáconos todo el tiempo. Todos los diáconos son diáconos permanentes, incluso si luego son ordenados al sacerdocio. Los obispos usan muy bien la dalmática debajo de sus casullas. No dejaron de ser diáconos con el sacerdocio.

Mi entrada a la Iglesia Católica fue facilitada en parte por un excelente diácono permanente, un inglés que había inmigrado y tenía una carrera profesional distinguida y, como ejecutivo, es una compañía mundialmente famosa con sede en Minnesota. Estaba en la escuela de Westminster, en Londres, y formó a todos los monaguillos del gran St. Agnes en St. Paul, en el día de Mons. Schuler, según el estilo litúrgico de la catedral de Westminster de los años treinta. Sabía todo acerca de la liturgia, brindó una gran ayuda al pastor a través de llamadas enfermas y catequesis, y fue un hombre de partes. El es extrañado.

Por lo tanto, mi posición predeterminada es ser favorable a los diáconos permanentes.

Dicho esto, a lo largo de los años me he encontrado con diáconos permanentes súper competentes, edificantes y dignos de elogio, y también incompetentes dignos de miedo. Más de lo posterior, por desgracia, que lo primero. No es que muchos sacerdotes sean grandes batidos.

El problema es la formación terriblemente desigual. No cuestiono en lo más mínimo los buenos motivos o la piedad de los hombres involucrados. Solo espero que los programas puedan detectar a los tipos que solo quieren estar “allá arriba” el domingo.

¿Necesitamos un diaconado permanente? ¿Son necesarios? Esto se siente como el tercer riel.

No los tuvimos durante mucho tiempo y nos llevamos muy bien. Sin embargo, eso también ocurrió en el día en que los conventos estaban atascados y había varios sacerdotes en cada rectoría. El trabajo se hizo.

Dejaré de lado el tema de los países de misión como demasiado complicado.

Con la escasez de sacerdotes en estos Estados Unidos al menos, uno puede ver cómo tener diáconos que puedan ayudar con los llamados de comunión y demás, preparación sacramental, servicio en el altar para la adoración solemne. Francamente, desearía tener un par de diáconos permanentes alrededor de los cuales pudiera entrenar para misas solemnes. Eso haría mi vida mucho más fácil.

Me parece que, si bien los sacerdotes son existencialmente necesarios para la vida de la Iglesia (por ejemplo, misa, confesiones, unción) y los diáconos permanentes no son de la misma manera necesaria (por ejemplo, no hacen nada de eso), tenerlos en servicio depende mucho sobre la urgencia de la necesidad y la calidad de la formación. Eso no es muy definido, lo sé. Primero, cada clérigo debe estar bien formado.

No podemos prescindir de los sacerdotes, por lo que podemos seguir adelante con sacerdotes que no son tan agudos. Pero podemos llevarnos muy bien sin diáconos que no sean tan agudos.

¿Son necesarios? Bueno, eso depende. Depende de si quieres trabajar con sacerdotes en sus primeras tumbas y depende del nivel de formación.

Por último, la recepción de las órdenes sagradas significa que había una vocación de Dios para ser ordenado. Nosotros, los humanos, podemos y lo hacemos en medio de eso a través de programas de formación, etc. Sin embargo, la participación de Dios significa que si los diáconos permanentes son necesarios, de alguna manera se ordenarán, justo cuando una flor encuentra la compra y se las arregla para brotar. arriba en la grieta de una acera. No puedo emitir ningún tipo de juicio sobre el papel de Dios en este asunto del diaconado permanente.

Una de las primeras cosas que hicieron los apóstoles fue elegir hombres para el diaconado. Eso nos dice algo.

Si las mismas condiciones se aplican en nuestros días, los diáconos serán necesarios para nosotros al igual que para los Apóstoles. Las circunstancias juegan un papel, y podemos discernir algo de la voluntad de Dios en las circunstancias, como lo hicieron los apóstoles.

Lo que leemos después de la elección de los siete diáconos es:

Y la palabra de Dios aumentó; y el número de discípulos se multiplicó enormemente en Jerusalén, y muchos de los sacerdotes fueron obedientes a la fe.

Bastante bueno.

En la Iglesia antigua había diáconos con roles entendidos. Entonces ese orden se desvaneció (más o menos). También había razones para eso. Entonces, los frutos de la misión de la Iglesia y la práctica previa nos dicen algo.

El diaconado es una vocación. Deberíamos tratar el diaconado con la seriedad que merece y darles a los hombres una excelente formación si vamos a seguir ese camino. De lo contrario, dejemos de fingir. Si no estamos dispuestos a hacerlos geniales, apague los programas.john_zuhlsdorf_photo

 

 

 

 

 

 

 

 

COMENTARIOS DE LECTORES

John William McMullen Recuerdo a un feligrés que trajo una gran cantidad de galletas y golosinas y generosos regalos de Navidad “para los sacerdotes” a la sacristía mientras estaba investiendo. La persona declaró en voz alta que “¡estas galletas, golosinas y regalos son SOLO para los sacerdotes!” Lo repitió cuando se fue asegurándose de que lo oyera la primera vez. “Asegúrate de que los sacerdotes reciban sus regalos”. Le aseguré que transmitiría el mensaje. Sonreí para mí mismo, sabiendo que morir a mí mismo es clave para la santidad, el servicio y la caridad.
Después de la misa, volvió a entrar en la sacristía y les mostró a los sacerdotes sus dones mientras nosotros tres nos deshacíamos. Me miró, luego miró a los sacerdotes y dijo: “Solo quería asegurarme de que ustedes dos recibieran sus regalos, el Padre X y el Padre Y”. 🎄🎁 🎅 ❤
1
Ocultar o informar
Me gusta
· Contestador · 11 h · Editado
Diácono Francis Head
El diácono Francis Head John, tuvo algo así una vez. Resultó que el tipo no fue aceptado para la formación de diaconado. Estaba amargado.
Ocultar o informar
Me gusta
· Contestador · 9 h
David Oatney
David Oatney John Conozco a una señora que se queja constantemente de que la Iglesia ordena demasiados diáconos y nunca suficientes sacerdotes. Al llevarla a la tarea con hechos, se reveló que se le pidió a su esposo que abandonara un programa de formación …
Mi sacerdote a menudo comparte tales golosinas con los diáconos de todos modos.
Ocultar o informar
Me gusta
· Contestador · 7 h
John William McMullen
John William McMullen David Oatney también es mío.
1
Ocultar o informar
Me gusta
· Contestador · 7 h
Francisco José García-Roca López
Escribe una respuesta …

Dcn Harbey Santiago
Dcn Harbey Santiago El buen padre se equivoca con todo el diácono. Toda su reseña aparece como: ¿Son necesarios los diáconos para que los sacerdotes hagan “lo suyo”? Esa es una respuesta fácil, no. Sin embargo, los diáconos NO son para el sacerdote. Los diáconos son para el obispo. Haga la misma pregunta a cualquier persona común y ellos responderán con un enfático “sí”. Los diáconos están allí para que el obispo llegue a aquellos lugares donde les es físicamente imposible llegar. Ayudamos a los sacerdotes cuando están ocupados, pero no trabajamos para ellos, trabajamos para el obispo. El problema es que durante siglos los sacerdotes asumieron roles que estaban intrínsecamente en el ámbito de los diáconos, por lo que ahora que hemos regresado, algunos sacerdotes no pueden entender qué se supone que deben hacer con nosotros. Observe cómo dijo su padre que desearía tener un par de diáconos para poder “entrenarlos” para ayudar en las masas solemnes. Si yo fuera uno de esos diáconos, respondería amablemente “lo siento, padre, pero tengo todo el entrenamiento que mi obispo considera necesario para que yo haga las tareas que EL quiere que yo haga”.
8
Ocultar o informar
Me gusta
· Contestador · 10 h · Editado
Diácono Mark Arbeen
Diácono Mark Arbeen Dcn Harbey Santiago Estaba pensando exactamente lo mismo cuando leí el artículo. Mi pastor había dicho lo mismo: “oh bien, tenemos un diácono, podemos tener misa solemne todos los domingos ahora”.
Sin embargo, mi obispo tenía otras ideas y quería que sirviera a la comunidad de las fuerzas del orden a tiempo completo.
Mi pastor no estaba muy contento y declaró, en voz muy alta, que ahora me habían retirado de todos los consejos y que no iba a hacer que la parroquia pagara ningún viaje para ir a conferencias del clero y otras funciones diocesanas, a pesar de que le pagaban. por la parroquia.
Supongo que no soy el tipo de diácono que él quiere. Soy del tipo que mi obispo quiere y eso es lo suficientemente bueno para mí.
2
Ocultar o informar
Me gusta
· Contestador · 9 h
David Oatney
David Oatney Diácono Mark Arbeen, aunque creo que el comportamiento de su pastor es ridículo, diré que la parroquia no paga la mayor parte de mis gastos (sí paga algunos de ellos, incluido mi retiro anual, aunque parte de la razón de eso es porque la diócesis lo requiere).
Servimos al obispo. Como sucede en mi caso, el obispo quería que yo sirviera a mi pastor, él me asignó dónde estoy. Disfruto haciendo misa solemne y otras cosas litúrgicas, pero esas cosas son una gran parte de mi ministerio en este momento, sé que más adelante en mi vida eso puede (y probablemente cambiará).
Le hice una promesa de obediencia al obispo. Hago lo que me pide, incluso si no siempre es conveniente para mi pastor (y a veces no lo es).
Oh bien…
Ocultar o informar
Me gusta
· Contestador · 7 h
Diácono Mark Arbeen
El diácono Mark Arbeen David Oatney no es el hecho de que ya no paguen (puedo pagarlo fácilmente), es la forma en que lo hizo.
En lugar de hablar conmigo en privado, lo hizo como una declaración pública y declaró específicamente que era porque el obispo no entiende las necesidades de la parroquia o lo que los diáconos deben hacer (misa solemne, sin bautismos, sin bodas, sin funerales, etc.)
Eso es todo lo que digo.
Ocultar o informar
Me gusta
· Contestador · 6 h
David Oatney
El diácono David Oatney Mark Arbeen está mal. Ese tipo de actitud está mal. ¿Tiene una relación con el obispo o un vicario con quien hablar?
Creo que en mi diócesis si tuviéramos un pastor que tratara a un diácono de esa manera de manera pública, rápidamente perderían a su diácono.
Ocultar o informar
Me gusta
· Responder
Enviar comentarios
Historial
Guardadas
Comunidad

 

 

 

 

 

  1. Los diáconos son clérigos. ¿Tiene la Iglesia la obligación de apoyar financieramente / otros diáconos? Pregunto como creo que tiene que ser para los sacerdotes, ¿verdad? Pero la mayoría de los diáconos permanentes parecen tener que mantenerse.

  2. CasaSanBruno dice:

    Recientemente, tuve que dar algunas charlas en Manila y me interesó saber que la Conferencia de los Obispos filipinos optó por salir del nuevo programa permanente de diáconos desde el principio, diciendo que necesitamos hombres capaces de catequizar y hacer proselitismo y no más personas en el santuario. .

  3. Sue dice:

    ¿Qué hay de los acólitos, padre? Tenemos una pequeña parroquia, tal vez 100 familias. Dos misas disponibles, solo Novus Ordo, el sábado por la noche y el domingo por la mañana. Me gusta ver a los hombres que ayudan a servir en el altar, pero también se paran al lado del sacerdote y dan la Sagrada Comunión. Veo fotos de la misa tradicional con muchos hombres en el santuario pero solo el sacerdote dando la Sagrada Comunión, así que me pregunto por qué son estos acólitos.

  4. Eric dice:

    Nuestra diócesis les permite usar vestimenta clerical. Desafortunadamente en mi experiencia, he encontrado “clericalismo” en el diaconado permanente desenfrenado. La liturgia del NO cuando están presentes parece, en la mayoría de los casos, un intento de encontrar “espacio” para ellos, no una verdadera parte integral como se ve en el TLM o los Ritos Orientales, y a menudo encuentro que enfatizan demasiado su papel que rompe todo lo natural. fluir.

  5. Geoffrey dice:

    ¿Y los acólitos, padre?

    ¿Son acólitos instituidos o servidores de altar para adultos? Se supone que los ministros instituidos (acólitos y lectores) son la norma, en lugar de la excepción, aunque esto realmente nunca se ha “entendido” como lo ha hecho el diaconado “permanente”. Los acólitos instituidos también son ministros extraordinarios de la Sagrada Comunión por derecho de su institución.

  6. APX dice:

    Amerikaner

    Según la ley canónica, sí. La realidad es que esto no sucede.

  7. maternalView dice:

    Hay una parroquia cerca de mí que incluye “parejas de diáconos” en su boletín. No creo que sea la única parroquia que hace eso. Un hombre me dijo que no podía convertirse en diácono porque su esposa no estaba interesada en pasar el programa con él. Aparentemente en Chicago la esposa también tiene que participar. No estoy seguro de cuándo fue instituido.

  8. Red_Shirt_Hero dice:

    Eric, ¿podría preguntarte cómo, según tu experiencia, el NO intenta hacer espacio para los diáconos? [revelación completa: soy un diácono, de la variedad permanente] Las rúbricas son claras en cuanto al papel del diácono, que no difiere mucho de eso en un TLM solemne, aparte de hacer oraciones, aunque sea en voz baja ‘NO Misa. Cualquier intento de darle a un diácono un papel diferente al permitido por la ley litúrgica sería un abuso.

  9. jlduskey dice:

    El obispo Alfred Méndez, CSC, obispo retirado de Arecebo, Puerto Rico, y un tradicionalista, fue uno de los obispos que propuso el diacoanato permanente durante el Concilio Vaticano II. Tuve la oportunidad de hablar con él en julio de 1988. Indicó que el propósito era cuidar el Santísimo Sacramento reservado en capillas e iglesias ubicadas en pueblos donde el sacerdote solo puede visitar una o dos veces al mes. (Aparentemente, había partes del mundo que sufrían una escasez de sacerdotes incluso en aquel entonces.) El diácono local era responsable de la seguridad del Santísimo Sacramento, pero también podía distribuir la Comunión y llevar a cabo la Bendición del Santísimo Sacramento y otras devociones. fuera de la misa, en ausencia (prolongada) de un sacerdote. Los diáconos, en general, no confían en la Iglesia para su apoyo financiero. Si hay suficientes sacerdotes en una diócesis, los diáconos podrían no ser necesarios. Pero si son necesarios, deben estar muy bien entrenados, educados y ser capaces de servir a la Iglesia en una serie de roles.
    No estaba en su visión original aumentar el número de personas en el santuario durante la misa. Sin embargo, durante la misa, el lugar apropiado del diácono puede estar en el santuario. Si parece que hay demasiadas personas en el santuario, deberían reducir el número de no ordenados (lectores, acólitos y otros laicos). El diácono es capaz de servir en estos otros ministerios.

  10. TonyO dice:

    Padre Z, ¿puede comentar la teoría de que la enseñanza universal de la Iglesia y la dirección legislativa es que los diáconos (todos ellos, incluida la variedad permanente) están obligados a la práctica constante de continencia? (Es decir, no tener relaciones conyugales con sus esposas, en absoluto). Si recuerdo correctamente, creo que el Dr. Ed Peters afirma que esta ha sido siempre la posición de la Iglesia, y que nada después del Vaticano II la cambió. Por otro lado, hasta donde yo sé, no hay diócesis en los Estados Unidos que enseñe a sus diáconos permanentes que esto es enseñanza y gobierno legislativo de la Iglesia. Sé de diáconos permanentes que han tenido hijos después de ser ordenados, sin ninguna preocupación aparente o duda de que esto presentara un problema.

    Los acólitos instituidos también son ministros extraordinarios de la Sagrada Comunión por derecho de su institución.

    Geoffrey, creo que “por derecho de su institución” significa que son ministros ordinarios de la Sagrada Comunión, no extraordinarios. Pensé que el nivel requerido era más alto que el del acólito instituido (es decir, la ordenación requerida para el diaconado), pero podría estar equivocado. Sería genial si pudieras señalarme una fuente, gracias.

    [Me inclino a estar de acuerdo con el Dr. Peters. Y la Iglesia siempre puede cambiar la redacción para aclarar la situación.]

  11. APX dice:

    Hay una parroquia cerca de mí que incluye “parejas de diáconos” en su boletín. No creo que sea la única parroquia que hace eso. Un hombre me dijo que no podía convertirse en diácono porque su esposa no estaba interesada en pasar el programa con él. Aparentemente en Chicago la esposa también tiene que participar. No estoy seguro de cuándo fue instituido.

    Los hombres casados ​​que buscan la ordenación (ya sea el diácono o el sacerdocio) deben tener el permiso de su esposa. También tiene sentido que las esposas pasen por el programa para que entiendan en qué se está metiendo su esposo. Esto no me sorprende. Lo que me sorprendería es que a alguien no se le permitiera convertirse en diácono permanente porque no estaba casado, lo que en tal caso estaría vinculado a una vida de celibato como un diácono de transición.

  12. JabbaPapa dice:

    San Francisco de Asís fue un diácono.

    [Tal vez. No creo que eso haya sido confirmado.]

  13. Un diácono de transición dice:

    TonyO

    El Canon 910 establece que los acólitos son ministros extraordinarios de la sagrada comunión. Esto también se afirma en GIRM 98 . GIRM 100 deja en claro, sin embargo, que los acólitos instituidos son preferibles a otros ministros laicos extraordinarios.

  14. JabbaPapa dice:

    maternalView:

    Hay una parroquia cerca de mí que incluye “parejas de diáconos” en su boletín. No creo que sea la única parroquia que hace eso. Un hombre me dijo que no podía convertirse en diácono porque su esposa no estaba interesada en pasar el programa con él. Aparentemente en Chicago la esposa también tiene que participar. No estoy seguro de cuándo fue instituido.

    Bueno, esto de las “parejas de diáconos” es obviamente dudoso, pero en cuanto a su otro punto, sin no solo el consentimiento de su cónyuge sino también alguna participación activa real, ningún hombre casado puede recibir la ordenación.

    Ser la esposa de un diácono o sacerdote es una vocación en sí misma (complementaria a la vocación del matrimonio) que debe ser católica, honesta y libre.

  15. “Si parece que hay demasiadas personas en el santuario, deberían reducir el número de no ordenados (lectores, acólitos y otros laicos). El diácono es capaz de servir en estos otros ministerios”.

    Depende de la ocasión. Y aparte de los servidores del altar (¿dos, tal vez?) Y un lector laico, ¿cuándo hay “demasiada gente en el santuario” en la misa, además del uso de ministros extraordinarios, que probablemente no necesitamos de todos modos?

  16. Mike Cliffson dice:

    Paso como un viejo ignorante, FWIW: un experto laico español que conozco, de mediana edad, casado y con hijos algunos años en los Estados Unidos, me dijo que en los Estados Unidos de América, el diaconado permanente * es un verdadero desastre en general y que la intención original de los padres del concilio en el segundo Concilio Vaticano no era que los diáconos estuvieran en las parroquias, sino que fueran los compinches del obispo … no una curia tal como lo entendí.
    Por cierto, llama al “espíritu del Vaticano II” lo que los padres del concilio no pretendían, como el origen apostólico, como lo que generalmente se entiende en inglés por el espíritu del Vaticano II.
    * Todavía pocos diáconos permanentes en España, solo conozco a uno, excelente formación larga, esposa en él, y está directamente bajo la autoridad de su Obispo en cuanto a dónde va y cuándo hacer qué … mi intuición es que es extremadamente deferente externamente y interiormente a los sacerdotes.

  17. tzabiega dice:

    Estoy de acuerdo en que el principal problema con los diáconos permanentes es su formación incompetente. Trabajando en un hospital, estoy agradecido por la maravillosa asistencia pastoral que los diáconos brindan cuando un sacerdote no siempre está disponible (especialmente cuando no se trata de administrar la Unción de los enfermos, sino la guía espiritual). Pero, aunque he visto muchos sacerdotes tontos, la formación intelectual de los muchos sacerdotes que he conocido está en un nivel mucho más alto que el de incluso los diáconos permanentes más maravillosos que he conocido (y eso incluye algunos que también eran médicos). Con la capacidad en estos días de proporcionar una buena capacitación en filosofía y teología a través de programas basados ​​en Internet, los que desean convertirse en diáconos permanentes deben obtener el equivalente de una maestría en teología a través de un programa riguroso y competente. Esto es especialmente importante ya que a menudo son los que ofrecen preparación pre-bautismal y pre-matrimonial en una parroquia. Por lo tanto, necesitan saber y comprender lo que están enseñando, equivalente a la de los sacerdotes, porque después de todo, es a los diáconos a quienes se les da la responsabilidad de transmitir la enseñanza del Evangelio en su ordenación. Ese es otro problema al permitir que los diáconos permanentes se conviertan en sacerdotes en lugares como el Amazonas: la calidad intelectual de los sacerdotes disminuirá aún más.

  18. Dcn PB dice:

    El término “pareja de diáconos” tiene que irse ya que no existe tal cosa. No nos referimos a los sacerdotes casados ​​y sus esposas como “parejas de sacerdotes”. Esto es terriblemente inexacto desde el punto de vista teológico.

    Con respecto a que la esposa no esté interesada, para que un hombre reciba el Sacramento del Orden Sagrado, su esposa debe hacer un claro asentimiento al obispo y ella necesita saber a qué está consintiendo. Si ella no quiere que su esposo sea diácono, el obispo no lo ordenará.

  19. El diácono Pat O dice:

    La pregunta sobre continencia fue formulada a las autoridades competentes en Roma y respondió:

    “Las observaciones del Pontificio Consejo al respecto (Prot. N. 13095/2011). Las observaciones, formuladas en consulta con la Congregación para la Doctrina de la Fe, aclaran que los diáconos permanentes casados ​​no están obligados a observar continencia perfecta y perpetua, mientras dure su matrimonio “.

    http://wdtprs.com/blog/author/fatherz/

Relación de los diaconos administradores de paises en el chat de Iberoamericano de Diáconos y I Coloquio Iberoamericano de Diaconos

Con el fin de poder contactar cualquier diácono iberoamericano que quiera ser incluido al chat de Diaconos Iberoamericanos se presenta el listado de los diaconos administradores de paises:
1. Diácono Desiderio Brnández Valerias (España)
2. Diácono Manuel Rodríguez (Republica Dominicana) Secretario General del Chat de Diaconos Iberoamericanos
3. Diácono Alberto Magno Carvalho (Brasil)
4. Diacono Camilo Rojas (Colombia)
5. Diácono Enoy Juarez (Panamá)
6. Diácono Esterto Balbuena (Puerto Rico)
7. Diacono Juan Gonzalez (Republica Dominicana)
8. Diacono Juan Quintero Canal (Colombia)
9. Diacono Martin Castro (Costa Rica)
10. Diacono Martín Saenz (Costa Rica) Asesor General del Chat de Diaconos Iberoamericanos
11. Diácono Omar Armengol (Costa Rica) Administrador General del Chat de Diaconos Iberoamercianos
WhatsApp Image 2019-10-01 at 05.38.48
PRIMER COLOQUIO IBEROAMERICANO DE DIÁCONOS
Se está preparando para el mes de marzo 2020 la realización del I Coloquio Iberoamericano de Diaconos Permanentes (Coloquio signfica conversatorio – compartir – convivio). Se realizará en la Ciudad de Panamá.

Resumen de las ideas clave del libro: GEKOMMEN UM ZU DIENEN

Desde una “ecesiología teológico-fundamental” Wessely va explicando el lugar del diácono en la Iglesia y sus funciones. El autor parte, de una jerarquía triangular obispo, presbítero-diácono desde la cual explica que la Iglesia está incompleta sin el diaconado y que el diácono jerárquicamente está por debajo del obispo igual que el presbítero y que estos dos, diáconos y presbíteros colaboran en igualdad de condiciones en la tarea eclesial como ayudantes/colaboradores del obispo, cada uno en sus funciones propias.

La Iglesia se construye sobre tres pilares: diaconía, testimonio (palabra) y liturgia. Según Wessely los tres grados del sacramento del orden se fundamentan sobre estos tres pilares pero cada uno los hace visible de una manera distinta. Así el obispo tiene como principales tareas la liturgia y el testimonio (predicación) hacia su pueblo y a su vez la diaconía de la Iglesia es influenciada por el obrar litúrgico y testimonial del obispo. El diácono practica en sus funciones principalmente la diaconía y el testimonio y lleva a la liturgia los problemas del pueblo que le ha sido en comendado. El presbítero practica la liturgia y la diaconía y esta labor se convierte en su testimonio.10307

Desde esta visión triangular Wessely nos muestra una Iglesia en la que cada ministro ordenado actúa en sus funciones propias construyendo sobre los tres pilares, testimonio, diaconía y liturgia.

En cuanto a las tareas específicas del diácono el autor nos dice que estas son tan cambiantes como las obligaciones y retos que tiene la Iglesia en el mundo cambiante y en el lugar concreto en el que se integra. Por tanto no recomienda buscar en los documentos de la Iglesia primitiva la solución para el lugar del diácono del siglo XXI. Más en concreto nos dice a lo largo de todo el libro que la diaconía es una de las labores fundamentales de la Iglesia ya que la Iglesia es diaconal y por eso presenta una opción preferencial por los pobres y que esta es visibilizada sacramentalmente por el diácono. De ahí explica que el lugar del diácono no puede ser un lugar de ayudante del cura sino que debe estar representado en toda la jerarquía eclesial, desde los cargos directivos hasta el lugar más recóndito donde se halla un pobre para ejercer la caridad, proclamar la palabra e iluminar el mundo desde Cristo.

En cuanto a la caridad Wessely nos explica el amplio espectro que esta tiene. Según él, de alguna manera “todo es diaconía” por lo cual todo lo que es tarea de servicio es diaconal y a su vez no solo lugar para que un diácono actúe sino que toda tarea de servicio será iluminada mejor si la realiza o dirige un diácono ya que este está configurado con Cristo Siervo desde el sacramento del orden y desde ahí representa a Cristo actuando con los pobres y necesitados. ¿Pero quién es el pobre y necesitado? Wessely como tantos otros diáconos abre un campo de actuación muy grande. En el mundo industrializado del siglo XXI, además de las necesidades materiales, nos encontramos con todo tipo de necesidades espirituales. Dicho con otras palabras, el diácono es el ministro que debe trabajar com las personas con problemas de cualquier tipo, escuchar, atender, rezar por ellas, etc.

En este contexto es importante entender la complementariedad del presbítero y del diácono. El presbítero representa a Cristo desde la Eucaristía y desde ahí se convierte en el centro de la comunidad. En cambio el diácono es quien que debe preocuparse por el bienestar de su comunidad, por los cercanos y los alejados de la Iglesia, rezar por ellos (liturgia), atender sus necesidades (diaconía) e instruirlos (palabra).

En la liturgia es el diácono quien representa y ora de manera especial por todos los pobres y todos los problemas de la comunidad y es también la luz de la Palabra en la celebración eucarística. Su cercanía con el obispo y su integración en el mundo lo convierten en una persona capacitada de ayudar tanto al obispo como al clero a reflexionar críticamente sobre las actuaciones y los errores que puede haber en la Iglesia y su integración en el mundo le ayuda a ser “profeta”, a interpretar los signos de los tiempos.

En su actuación como signo sacramental de Cristo en la tierra actúa con la misma autoridad que un presbítero aunque el hecho de que el diácono no pueda administrar la mayoría de los sacramentos ha oscurecido su ser a lo largo de la historia y como consecuencia se le ha visto como alguien inferior al presbítero. Esto a su vez ha degradado su testimonio y como consecuencia la luz que el diácono está llamado a ser ha quedado oscurecida. Por el mismo motivo se ha oscurecido el liderazgo que tiene el diácono por el hecho de ser pastor (desde su presencia sacramental). El hecho de que existan dos formas de diaconado, el permanente y el transitorio (que es vivido como un paso sacramentalmente incompleto por el futuro presbítero) tampoco es precisamente una ayuda para paliar esta situación.
Eduardo Ludwig