Anuncios

“Los datos dicen que el diaconado es una vocación emergente”. Juan Carlos Mateos, pbto.

En nuestro país había, en 2017, 447 diáconos permanentes. Una realidad vocacional sobre la que se ha reflexionado ampliamente en el I Encuentro de delegados de diáconos celebrado ayer, 14 de noviembre, en Madrid. En la reunión se intercambiaron experiencias acerca de la admisión y formación de los candidatos y, según explica a Vida Nueva Juan Carlos Mateos, secretario del Comité Nacional para el Diaconado Permanente, ha señalado “qué es un diácono permanente hoy, cuáles son sus señas de identidad, cómo quiere la Iglesia formar y acompañar esta vocación y cómo se está haciendo esta tarea  en varias diócesis españolas, donde algunas ya llevan un recorrido de muchos años, como Barcelona o Madrid, mientras que otras están empezando este camino, como Orense y Toledo”.
Juan-Carlos-Mateos-850x310
PREGUNTA.- Teniendo en cuenta la situación de las vocaciones ahora mismo, ¿cuál es el papel del diaconado? ¿Está afectando también a este tipo de consagración?

RESPUESTA.- El diaconado es una vocación de servicio, como la de todos, pero ellos -por vocación- ponen más de manifiesto esta dimensión de Jesucristo, Siervo y Servidor de los hombres. Los datos dicen que es una “vocación emergente”. Cada vez son más los diáconos permanentes en nuestras diócesis, y eso siempre es señal de cómo Dios sigue llamando -por diferentes caminos y vocaciones- a su seguimiento. De todas maneras, nunca las cifras son el único criterio a la hora de medir “la vocación”, que siempre será misterio de Dios que llama y elige.

P.- Habitualmente se dice que los diáconos son un “parche” ante la falta de sacerdotes, ¿se puede desmentir esta afirmación?

R.- Para nada. Ese viene a ser como un ‘slogan’ que a fuerza de repetir se quiere hacer pasar por verdad. Ellos no son ‘los suplentes’ entre los clérigos ordenados. El diaconado es una vocación que tiene sentido por sí mismo, forma parte de la estructura jerárquica de la Iglesia (LG 29) y ha sido una vocación que ha coexistido -si bien es verdad que en los primeros siglos de la Iglesia- con obispos y presbíteros en comunión afectiva y efectiva. Actualmente, en la Iglesia local donde hay muchas vocaciones al presbiterado, Dios suele bendecir con muchas vocaciones al diaconado, aunque siempre puede haber alguna excepción. No son dos vocaciones excluyentes, sino complementarias. En la Iglesia no suplen, suman.d

P.- Con el pontificado de Francisco se ha abierto nuevamente el debate sobre el diaconado femenino, ¿qué opinión tiene al respecto?

R.- El papa ha creado una comisión de estudio, donde historiadores y teólogos (hombres y mujeres) tratarán de señalar qué papel ocuparon las diaconisas en la Iglesia antigua. Sobre ese tema tenemos bastante conocimiento a día de hoy. Cuando el bautismo se solía recibir en una edad adulta (cosa habitual en el catecumenado primitivo) y era por inmersión, el obispo elegía a una mujer y, mediante bendición -nunca ordenación, ni siquiera consagración- la instituía diaconisa para la ‘unción corporal del bautismo’ y para ‘la inmersión en el agua bautismal’. Además tenían otras misiones eclesiales encomendadas: enseñar a las neófitas, visitar a las enfermas, ayudar a las viudas… Cuando se generalizó el bautismo de los niños en edad muy temprana y se extendió el monacato femenino como forma de vida consagrada dejaron de existir. Y esas tareas ‘diaconales’ las asumieron pronto las diferentes órdenes femeninas que servían con la caridad de Cristo a los enfermos, a los pobres, a los niños… y así hasta el día de hoy. La historia de la Iglesia lo que subraya es lo ‘diaconal’ como estilo de vida, propio de hombres y mujeres.

por Elena Magariños en Vida Nueva

Anuncios

El cardenal de Bombay elogia el papel del diaconado en la Nueva Evangelización

Los diáconos permanentes tienen un papel único en la promoción de la Nueva Evangelización, según un asesor principal de Papa Francisco.

El cardenal Oswald Gracias de Bombay, miembro del Consejo de Cardenales Consejeros del Papa C9, dijo que debería ser “el símbolo” por excelencia “del siervo-Cristo”.news30e3b1a311cf47272bd501622339334b

Gracias, fue el orador principal en las celebraciones de las bodas de oro del Centro Internacional de Diaconado Permanente en Stuttgart, Alemania, el 1 de noviembre.

La restauración del diaconado como un ministerio permanente en la Iglesia fue solicitada por el Concilio Vaticano II y fue autorizada por el Papa Pablo VI en 1967.

Gracias dijo que el regreso del diaconado permanente “representa tanto una recuperación de la tradición como una apertura de la Iglesia al mundo”.

“De hecho, las implicaciones de la restauración del diaconado como un orden completo e igualitario contribuirían en gran medida a la recuperación de una concepción verdaderamente orgánica de la Iglesia y su ministerio. “En este redescubrimiento del diaconado permanente reconocemos con una nueva claridad que la unidad esencial de la creación, simbolizada por la encarnación de Jesús, como ‘sagrado’ y ‘secular’ están unidas en el diácono de hoy”, dijo.

En 2015, había más de 46,000 diáconos permanentes en el mundo, en comparación con más de 412,000 sacerdotes.

El país con más diáconos es Estados Unidos, con más de 13,000; Italia y Alemania son las siguientes más altas, con alrededor de 2.500 cada una.

Sin embargo, el número de diáconos ha aumentado en Asia y América del Sur, y la propia arquidiócesis de Gracias comenzó a ordenar diáconos en 2006. En la actualidad, hay 16 diáconos permanentes y 8 candidatos para el diaconado.

“¡Con la introducción del diaconado permanente en la Arquidiócesis, la estructura jerárquica de la Iglesia en Bombay está completa!”, Dijo el cardenal.

Gracias dijo que dado que él está “configurado para Cristo de una manera particular a través de la ordenación al servicio”, el diácono da el ejemplo, “mostrando cómo el servicio es parte integral de la vocación bautismal de cada cristiano”.

“De hecho, el diaconado permanente no puede tener sentido en la Iglesia hasta que toda la Iglesia sea diaconal en su vida. La tarea de los diáconos es llevar a cabo esta transformación, porque estamos ordenados no solo a poner nuestros propios dones al servicio de la Iglesia y al mundo, sino también a fomentar los muchos dones del Espíritu derramados sobre el pueblo de Dios “. El cardenal continuó.39258-Archbishop-Cardinal-Oswald-Gracias-Archdiocese-of-Bombay-Facebook-final

Gracias propuso varias formas en que los diáconos permanentes podrían ayudar a dirigir a la Iglesia en su Nueva Evangelización: Testificar una auténtica vida cristiana; revitalizar la parroquia local, especialmente liderando pequeñas comunidades cristianas; usar el culto de la Iglesia para animar a los laicos; ya que los diáconos pueden casarse, tienen un “papel clave” en la promoción de la vida familiar; y a través de su participación en el funcionamiento de las instituciones católicas, como escuelas, hospitales e instalaciones de servicios sociales.

El cardenal también mencionó el papel de la predicación en la vida del diácono, así como la manera en que los diáconos pueden usar las comunicaciones modernas para difundir el Evangelio.

El diácono puede enfatizar no solo que estas instituciones son administradas profesionalmente, sino que promueve los valores del Evangelio; Trabajando en las comunicaciones modernas.20180516T1155-17270-CNS-CHICAGO-ORDINATION_800-690x450

“Quizás, el mayor desafío para la Iglesia hoy en día es la necesidad de moverse a los márgenes de la sociedad y dar esperanza a los grupos marginados”, agregó Gracias.

“Existe la necesidad de coordinar los esfuerzos de los individuos, las comunidades y los grupos activistas que trabajan para la educación, el empoderamiento y la participación de los marginados en la sociedad. Es necesario organizar y promover refugios para huérfanos, mujeres maltratadas, programas ecológicos, lucha por los derechos humanos, protección legal para los discriminados, etc. El diácono puede coordinar este ministerio de participación social y empoderamiento ”, dijo.

El cardenal notó que el antiguo papel del diácono en el cuidado de los pobres, y dijo, “muy especialmente por su llamamiento, [él] encarna la responsabilidad de la Iglesia por los pobres”.

“Por lo tanto, es imperativo que él y su equipo motiven a las personas de buena voluntad a levantar una voz profética y comprometerse en la promoción para crear un nuevo orden social”.

por Nirmala Carvalho en CRUX

“Papa Francisco: Los diáconos con suegra son una riqueza en la Iglesia” por Guillermo Cedeira, diácono

Papa Francisco bromea: Los diáconos con suegra son una riqueza en la Iglesia

El Pontífice en el Duomo de Milán encuentra al clero y advierte del peligro de percibir a los diáconos “como medio sacerdotes o medio laicos”
Los diáconos “que viven en la vida familiar” son un valor para la Iglesia y el discernimiento. “¡Ustedes tienen una suegra, eh!”, dijo el papa Francisco arrancando las risas de los presentes en su encuentro con el clero de Milán que tuvo lugar en el imponente templo, el Duomo, este sábado 25 de marzo de 2017.cadeira2
“Ustedes diáconos tienen mucho por dar”, aseguró el Obispo de Roma , quien respondió a una pregunta de un diácono, Roberto Crespi, sobre esta especial misión en la Iglesia que inició en esa diócesis en 1990 y que actualmente cuenta con 143 diáconos permanentes (casados o célibes) al activo.
“Pensemos al valor del discernimiento al interno del presbiterio” como voz autorizada para “mostrar las tensiones que hay entre el deber y querer”.
“Debemos tener cuidado de no ver a los diáconos como medio sacerdotes o medio laicos. ¡Esto es un peligro! Al final no están ni allá, ni acá. No se debe hacer, es un peligro, hace daño a nosotros y a ellos”, afirmó.
En esta línea, el Papa ha pedido de no quitar fuerza al “carisma del diaconado”. “Tampoco está bien pensar al diácono como un intermediario entre los fieles y los pastores, ni a mitad de camino entre sacerdotes y laicos, ni a mitad de camino entre pastores y fieles”.cedeira3
El peligro del clericalismo. El diácono demasiado clerical. “¡Esto no! Parecería en algunas liturgias que casi parecería tomar el lugar del sacerdote. Cuídense del clericalismo”.
El funcionalismo. “Es otro pecado en el que puede caer el diácono, como uno que es funcional al sacerdote: un joven para hacer mandados y no para esta cosa”.
El Papa dijo a los diáconos que ellos tienen un carisma específico en la Iglesia y “deben custodiarlo”. Se trata de una misión-vocación familiar que “llama al servicio”.
“Me gusta tanto cuando los primeros cristianos helénicos fueron ante los apóstoles a lamentarse porque sus viudas y sus huérfanos no recibían buena asistencia…ellos hicieron esta reunión, este sínodo entre los apóstoles y discípulos, y han inventado los diáconos para servir”.
Así, Francisco rememoró que los apóstoles como obispos decidieron el servicio de los diáconos. En este caso, ellos “servían a las viudas, a los huérfanos”. Y nosotros “obispos a la oración y el anuncio de la palabra”.
Así, “el carisma más grande de un obispo es rezar”. El segundo – prosiguió – es el de “anunciar la palabra”. Se ve bien la diferencia y, a veces el servicio, esta palabra es clave, para entender el servicio como don característico”.
“El diácono es el custodio del servicio de la Iglesia, pero cada palabra debe ser bien pesada; el servicio a la palabra, el servicio en el altar, el servicio a los pobres”, sostuvo.
“Servicio que consiste en recordar a todos nosotros que la fe en su diversas expresiones -en la liturgia comunitaria, la oración personal, las diversas formas de caridad- en sus varios estados de la vida – laical, la vida clerical y la vida familiar-, poseen una esencial dimensión de servicio”.
“El servicio a Dios y a los hermanos…y cuánto camino hay que hacer en este sentido”, expresó Francisco. Una “ayuda para no perder la prospectiva y la riqueza de la acción de Dios”.cedeira
“Ustedes no son medios sacerdotes o medios laicos”, dijo el papa Francisco a los diáconos. “esto sería funcionalizar el diaconado, ustedes son sacramento del servicio de Dios a los hermanos”.
“Una vocación, que como todas, no es solamente individual, vivida al interno de la familia y con la familia, al interno del pueblo de Dios y con el pueblo de Dios”.
En suma, “no hay servicio al altar, no hay liturgia que no se abra el servicio de los pobres y no hay servicio de los pobres que no lleve a la liturgia. No hay vocación eclesial que no sea familiar, esto nos ayuda a revaluar el diaconado como vocación eclesial”.
Ponerse al servicio, no servirse de…
En fin, “cada cosa hoy parecería debería servirnos. ‘La oración me sirve, la comunidad me sirve, la caridad me sirve’, esto es un hecho de nuestra cultura. Ustedes son un dono que el Espíritu Santo nos hace para indicar que el camino correcto va al contrario; ‘en la oración sirvo, en la comunidad sirvo, con la solidad sirvo a Dios y al prójimo”, respondió en el Duomo de Milán a un diácono.

Con cariño te envió este artículo que es un aire fresco que sale del corazón del Papa

Guillermo Cedeira Cedeira
Diácono-Permanente

Página Web: guillermocedeira.es

Adiós al diácono hawaiano Kin Borja: “Amó y vivió su diaconado, y fue un firme defensor de la vida”

El diácono Kin Borja se sentía tan feliz que quería que todos en el auto cantaran. El 25 de octubre conducía con familiares y amigos desde Sacramento, California, hasta el lago Tahoe, para unas vacaciones muy esperadas. Eligió “Amazing Grace”, una canción que aún retumbaba en su cabeza por los funerales que había presidido la semana anterior en la iglesia St. Elizabeth en Aiea.kin2

Poco sabía que estaba cantando para sí mismo, más tarde su esposa Alicia le contó al Hawaii Catholic Herald. El diácono Joaquín Muna Borja se derrumbó en el baño del hotel poco después de registrarse y murió poco después.

Una bendición involuntaria de la muerte de su esposo donde se encontraba, a 2.500 millas de su hogar, dijo Alicia, fue que estaba más cerca de muchos de sus 14 hermanos, los que viven en el continente. “Toda la familia vino al hotel” para apoyarla, dijo. Ella dijo que estaba agradecida de tener “familia cerca” en su “último viaje” con Kin, orando por él.

Borja tenía 69 años y era diácono durante 11 años. Sirvió en St. Elizabeth, trabajando en numerosos ministerios, pasando largas horas cada semana en la iglesia. Como director del Rito de Iniciación Cristiana de Adultos, preparaba grandes grupos de catecúmenos cada año para el bautismo.10461384_1514124778847820_6205791653623484252_n

Estaba muy agradecido por el privilegio de ser diácono, dijo Alicia. “Amaba el diaconado”.

“Creía que había venido al mundo para servir, no para ser servido”, dijo. “Nunca rechazó una petición”.

Alicia dijo que le gustaría que la gente lo recordara “tal como era, un siervo de Dios”.

“Amaba a Dios, amaba a su iglesia y amaba a su familia”, dijo.

El funeral del diácono Borja fue el 10 de noviembre en la parroquia de St. Elizabeth.

Joaquin “Kin” Muna Borja nació el 2 de febrero de 1949 en Chalan Kanoa, Saipan, en la Comunidad de las Islas Marianas del Norte. Asistió a la Universidad Estatal de California, Long Beach.

Alicia y Kin Borja se casaron hace 46 años. Tienen tres hijos, Mei, Kathy y Rosalia, siete nietos y dos bisnietos.

Fue ordenado por el obispo Larry Silva para la Diócesis de Honolulu en 2007.kin4

El diácono Borja se retiró hace cinco años como asesor de recursos humanos en el Departamento de Defensa, Agencia de la Comisaría de Defensa, trabajando en la Base de la Fuerza Aérea de Hickam.

Un ferviente simpatizante de las causas del prolife, el diácono fue presidente de Aloha Life Advocates, anteriormente Hawaii Right to Life, la organización que durante muchos años ha organizado la Marcha por la Vida anual cada mes de enero en el Capitolio del Estado.

El diácono Walter Yoshimitsu, director de la Oficina diocesana Resect Life, dijo que el diácono Borja era una “gran voz para toda la vida en Hawai”.

El diácono también fue miembro de los Caballeros de Colón durante 33 años y miembro distinguido del Consejo de Estado de Hawai, según Robert Camilleri, tesorero estatal de los Caballeros. Se desempeñó como gran caballero del Consejo Padre Damien De Veuster 6906 en Aiea y como Diputado de Estado de la Jurisdicción de Hawaii de 2004 a 2006.

De 2009 a 2013, Deacon Borja fue maestro de distrito del Cuarto Grado de Hawai de los Caballeros de Colón. También se desempeñó durante muchos años como director de vida del Consejo de Estado de Hawái, liderando las actividades de prolife de la organización.

El pastor de la parroquia St. Elizabeth, el padre Arnold Ortiz, en la homilía que preparó para el funeral del diácono, enumeró a “todos los que se beneficiaron del ministerio de Deacon Kin”: aquellos a quienes bautizó, aquellos cuyas bodas y funerales ofició, aquellos a quienes preparó Recepción en la iglesia, aquellos a quienes aconsejó y aquellos con los que caminó en apoyo de la vida.kin7

También reconoció a aquellos “cuyo espíritu fortaleció con su proclamación del Evangelio” y sus homilías, que oraron con él en la adoración eucarística, a cuyos hogares o automóviles bendijo y a quienes apoyó en los retiros juveniles – “en otras palabras,” Padre Ortiz dijo, a todos los que trajo “más cerca del corazón de Jesús”.

El padre Ortiz dijo que se refería cariñosamente a Deacon Kin como “mi diácono”.

Tenía un “corazón enorme y generoso … el corazón de un sirviente”, dijo el sacerdote, “siempre tan listo para servir a los demás a través de su ministerio diaconado”.

“A veces tuve que regañarlo cuando creía que estaba haciendo demasiado, yendo más allá de lo que creía que su salud podía manejar”, dijo.

Dijo que el diácono Borja solo se reiría “mientras seguía moviéndose y sirviendo”.

El padre Ortiz notó la apasionada oposición de su diácono al aborto, que dijo, “lo que más le dolió fue lo que pensó que era lo más cruel, lo que le hizo llorar”.

“Esos bebés bebés pesaban tanto en su corazón”, dijo.

“Puedo verlo ahora”, dijo el padre Ortiz, y el diácono fue recibido en el cielo por “multitudes de bebés angelitos que apreciaron sus esfuerzos en su nombre”.

Por Patrick Downes en Hawaii Herald católico

1511087_1514124915514473_5279059167187120076_n10933843_1531326400460991_5728638271042585284_nkin3kin5kin6

Dos diáconos canadienses en las ondas

Dos diáconos católicos del centro de Alberta salen a las ondas cada semana, compartiendo su fe, fortaleza y esperanza en un programa de radio que se transmite desde una pequeña estación en Maskwacis, una comunidad de las Primeras Naciones al sur de Edmonton.

“Nadie habla de las partes buenas de nuestra fe”, dijo el diácono Leo Farley, que es el anfitrión de Deacon’s Corner junto con el diácono Rollie Comeau. “Creo que es hora de que la gente sepa quiénes son realmente los católicos. Vivimos nuestra fe y hay muchos católicos que son fieles “.c9c99e4d0b87fc2f6830ba44e7bacdea_XL

Deacon’s Corner comenzó hace unos seis meses. Farley, diácono en  la parroquia del Sagrado Corazón  en Wetaskiwin, Alta., Y Comeau, un maestro retirado y diácono en  la parroquia de San Agustín  en Ponoka.

El programa se puede escuchar en 89.1 Hawk Radio FM dentro de un radio de 80 kilómetros de Maskwacis, hasta las comunidades circundantes de Leduc, Red Deer, Camrose y Alder Flats. Se transmite todos los miércoles a las 3:30 pm (MT) y también está en línea a través del sitio web de la estación,  hawkradio891.com .

Su alcance es pequeño, pero en un panorama mediático dominado por voces anticatólicas, es un comienzo, dijo Farley.

Los diáconos dicen que la falta de fe y sentido de propósito está contribuyendo a la depresión generalizada, la ansiedad, la adicción e incluso el suicidio en la comunidad. El año pasado, Farley dijo que se estima que hubo 15 suicidios en Maskwacis justo dentro de la temporada navideña.

“Es por eso que queremos traer la verdad, porque la gente necesita escuchar que hay alguien a quien le importa, que a Dios le importa”, dijo Farley. “Él no es un Dios impersonal y eso es lo que estamos tratando de hacer, es traer a la gente de vuelta”. Nuestra esperanza es que la gente redescubra a Dios en sus vidas “.

El programa es un foro para hablar sobre temas difíciles, como la adicción al alcohol. Farley ha tenido adictos en recuperación en el estudio para hablar sobre el programa Alcohólicos Anónimos de 12 pasos. El propio Farley lleva 25 años sobrio.

A pesar de que solo han estado en el aire por un corto tiempo, Farley dijo que ha escuchado a los residentes de Maskwacis y a  los feligreses de Nuestra Señora de los Siete Dolores que han recibido ayuda de Deacon’s Corner.

Fue en abril pasado cuando Farley sintió en su corazón que Dios lo estaba llamando para comenzar un programa de radio. Pidió una señal y llegó a Nuestra Señora de los Siete Dolores, donde los líderes del consejo parroquial estaban discutiendo cómo podrían darse a conocer un evento.

“Necesitas entrar en la radio”, le dijo un anciano a Farley.

Cuando Farley se acercó a Hawk Radio con la idea de Deacon’s Corner, el gerente de la estación Robert Ward le dio un espacio de tiempo de inmediato.

“Es muy informativo y las personas que han escuchado, probablemente los ayudó”, dijo Ward.

Los diáconos no tienen miedo de abordar temas difíciles. Pero solo cuando Dios los guíe, dijo Farley.

Si bien no es un ministerio oficial, la Arquidiócesis de Edmonton apoya una mayor presencia católica en los medios de comunicación, dijo la diácona Lynn Pion, directora de la Oficina del Diaconado Permanente.

Un fan de la serie, el padre. Paul Kavanagh, el director de la Oficina de Adoración Divina, agregó: “Creo que para la evangelización y la proclamación del Evangelio tenemos que utilizar tantos medios como podamos”.

En el futuro, los diáconos esperan expandir su ministerio a través de columnas en los periódicos locales.

“Vamos a seguir haciéndolo mientras Dios nos lo permita”, dijo Farley. “Estamos allí para el largo plazo”.

POR THANDIWE KONGUAVI, CANADIAN CATHOLIC NEWS The Catholic Register

Artículo partidario de que solo distribuyan la comunión los obispos, presbíteros y diáconos

¿Por qué el uso ordinario de ‘ministros extraordinarios’ tiene que desaparecer?

En la gran tradición de la Iglesia Católica, en sus ritos latino y griego, occidental y oriental por igual, solo los clérigos o ministros ordenados pueden distribuir el precioso Cuerpo y Sangre de Nuestro Señor. Esta tradición permaneció ininterrumpida hasta que la erupción de la experimentación litúrgica en la década de 1960 allanó el camino para una multiplicación casi indiscriminada de “ministerios” laicos sin precedentes.

La razón de la restricción tradicional es que, como explica el mayor teólogo de la Iglesia, Santo Tomás de Aquino, corresponde al mismo producir cierto efecto y luego ver que el efecto se otorga a aquellos para quienes está destinado. Más aún, esto es cierto con efectos sobrenaturales que pueden producirse solo por agentes supernaturalmente facultados; simplemente no sería apropiado confiar tales efectos a cualquiera que no esté apartado para ese ministerio. Eso explica por qué, incluso bajo la ley actual de la Iglesia, el único ministro ordinario de comunión, el únicoministro ordinario, es el obispo, sacerdote o diácono, en virtud de su ordenación, que lo consagra al servicio de Dios.

¿Por qué es tan importante la ordenación? Porque la Sagrada Eucaristía es el Cuerpo y la Sangre de Dios Encarnado. Es dios Cuando tienes al anfitrión, estás en contacto con el Autor de toda la vida, de toda la realidad. Esto no es algo para tratar a la ligera, o para delegar a los empleados como un trabajo de oficina. Nuestro Señor Jesucristo instituyó un sacerdocio con sus responsabilidades específicas, que el diácono comparte y el obispo ejemplifica.BRQ7QIAJORBXVEQ2XNBTYBD3EE

Nunca en la historia registrada de la Iglesia se había permitido a los laicos (por no decir nada de las laicas) distribuir los preciosos regalos, hasta hace unas pocas décadas. Este paso fue parte de una empresa más grande de crear una liturgia “nueva” para el hombre moderno, donde las antiguas reglas y costumbres ya no tenían que ser respetadas, y donde se prefería un enfoque informal y informal a uno solemne y formal. (Esta es la razón por la que los católicos bizantinos, que no han abandonado sus propias costumbres y son muy conscientes de la reverencia debida a los asombrosos misterios de Cristo, se sienten perturbados por lo que ven en tantas iglesias de rito latino.) Desafortunadamente, cuando eran viejos. Las reglas y las costumbres desaparecen, la fe misma y la vida que le corresponde desaparecen también, como han visto nuestros propios ojos, y como confirman todas las estadísticas.

Así como el Concilio Vaticano II no dijo nada sobre la abolición del latín, el sacerdote frente a la gente, o recibir la Comunión en la mano, tampoco dijo nada acerca de los laicos que distribuyen el Cuerpo y la Sangre de Cristo. Sin embargo, incluso cuando esta práctica comenzó a permitirse, se limitó expresamente a casos raros: llevar la comunión a los enfermos cuando no había disponible un ministro ordenado, o ayudar a distribuir el anfitrión cuando el celebrante era demasiado viejo o demasiado débil para hacerlo él mismo, o asistir cuando un gran número de personas lo hicieran necesario. Esto se puede probar fácilmente observando todas las normas disciplinarias universales relevantes ( reunidas aquí ).

Por esta razón, ya en 1997, el Vaticano hizo una aclaración, y con cierta insistencia, que “el uso habitual de los ministros extraordinarios de la Santa Comunión en la misa, extendiendo así arbitrariamente el concepto de ‘un gran número de fieles'” es una de las prácticas “que deben evitarse y eliminarse cuando tales han surgido en iglesias particulares” ( sobre ciertas cuestiones relacionadas con la colaboración de los fieles no ordenados ).

Tenga en cuenta: No hay un solo documento del Vaticano, o cualquier otro documento con fuerza legal, que requiera la distribución de la Santa Comunión bajo ambas especies a pesar de la ausencia de ministros ordinarios. En otras palabras, si no son ministros ordinarios, comunión puede darse bajo las dos especies; pero si no es así, no hay una razón imperiosa o imperiosa para hacerlo. La comunión solo en forma de pan es, y se considera que es, plenamente adecuada para el propósito por el cual Nuestro Señor instituyó la Eucaristía: une a los fieles plenamente a Él mismo, a Aquel que está realmente, verdaderamente, sustancialmente presente bajo cualquiera de las especies.

La mayor parte del mundo occidental ha hecho oídos sordos a la repetida solicitud del Vaticano de que los ministros extraordinarios se limiten a su propósito previsto. Según el punto de vista modernista, esto significaría que la solicitud del Vaticano se confunde porque el Pueblo de Dios (o quizás algún gigante burocrático llamado conferencia episcopal) ha decidido lo contrario. 

Pero el punto de vista modernista, que es intrínsecamente antiautoritario, fue condenado por el Papa San Pío X. El hecho de que la Iglesia en el mundo occidental exista en statu abusus, en un estado de abuso (casi perpetuo), de ninguna manera socava la ley de La Iglesia, o, sobre todo, su sabia tradición de dos milenios. Ni la tradición ni la disciplina se evaporan solo porque todos la ignoran y el Vaticano elige tolerar este estado de cosas, o más bien, no toma medidas punitivas. 

Lamentablemente, hemos visto que en estos días no podemos esperar mucha ayuda del Vaticano en ningún asunto de fondo. Por lo tanto, si el cambio no tiene lugar a nivel parroquial, puede que nunca suceda. Bendito sea el pastor que tiene la convicción, el coraje y el tacto que se necesita para eliminar los abusos, de acuerdo con Redemptionis Sacramentum 183:

De una manera muy particular, que todos hagan todo lo que esté a su alcance para garantizar que el Santísimo Sacramento de la Eucaristía esté protegido de toda irreverencia o distorsión y que todos los abusos sean corregidos a fondo Este es un deber muy serio que incumbe a todos , y todos están obligados a cumplirlo sin ningún favoritismo.

Tal vez más que en cualquier otra nación, los estadounidenses simplemente han elegido ser desobedientes con respecto a los ministros extraordinarios, creando sus propias reglas a medida que avanzan. Yo pregunto: ¿Es esta una actitud verdaderamente católica ? ¿O es solo un ejemplo más de cuán lejos ha ido la Iglesia en América a crear su propia religión con sus propias reglas de cosecha propia? La tierra de 30,000 denominaciones tiene una forma de desromanizar y descatizar a la Iglesia, a menos que se realicen esfuerzos conscientes y decididos en la dirección opuesta.

Life Site News

Por Peter KwasniewskiPeter_Kwasniewski_headshot_300_300_300_300_75gray_s_c1

Tiene una licenciatura en Artes Liberales del Thomas Aquinas College en California y un MA y Ph.D. en Filosofía de la Universidad Católica de América en Washington, DC Después de enseñar en el Instituto Teológico Internacional de Austria y del Programa Austriaco de la Universidad Franciscana de Steubenville, se unió al equipo fundador del Colegio Católico de Wyoming en Lander, Wyoming, donde enseñó teología. Filosofía, música e historia del arte, y dirigió el Coro y la Schola. Ahora trabaja como autor independiente, orador público, editor, editor y compositor.

El Dr. Kwasniewski ha publicado cinco libros:  Wisdom’s Apprentice  (CUA Press, 2007) Sobre el amor y la caridad  (CUA Press, 2008) Obras corales sagradas  (cuenca del Corpus Christi, 2014); Resurgir en medio de la crisis: la sagrada liturgia, la misa tradicional en latín y la renovación en la iglesia (Angelico Press, 2014); y más recientemente,  Noble Beauty, Santidad trascendente: por qué la Edad Moderna necesita la misa de las edades  (Angelico Press, 2017) Resurgente en medio de la crisis también se ha publicado en checo, polaco, alemán y portugués, y pronto aparecerá en español y bielorruso.

Kwasniewski es miembro de la junta y académico del Instituto Aquinas para el Estudio de la Doctrina Sagrada, que publica la  Ópera Omnia  del Doctor Angélico, miembro del Centro Albertus Magnus para Estudios Escolásticos y miembro principal del Centro St. Paul. . Ha publicado más de 750 artículos sobre el pensamiento tomista, la teología sacramental y litúrgica, la historia y la estética de la música y la doctrina social de la Iglesia. 

Ocho nuevos diáconos en Milán. Ya son 154 los diáconos ambrosianos

El arzobispo ordenó 8 nuevos diáconos permanentes en la catedral. «Los necesito, los sacerdotes y todos los bautizados para formar una comunidad que es un solo corazón y una sola alma»

image2-1

El malhechor que cuelga en la cruz, junto al Señor Jesús, quien saca toda su ira y el otro crucificado que, también, tiene una palabra que decir: que la historia es injusta, el inocente es condenado como el malhechor, el Así como muere el injusto, pero la muerte de Jesús es una puerta que se abre en el paraíso. Es de él que debemos aprender. Decirlo, repetirlo, porque nadie lo olvida, es el Arzobispo, que preside la Catedral en la celebración de la Solemnidad de Cristo Rey del Universo, con el Rito de Ordenación de los nuevos Diáconos permanentes. 8 hombres de entre 43 y 57 años, 7 de los cuales se casaron con hijos, quienes luego de seis años de preparación, se suman a los 144 que ya participan en la realidad de la Iglesia Ambrosiana.

“Aquí, con estos 8 hermanos que se presentan para la ordenación diaconal, podemos declararnos como los que hemos aprendido del otro crucifijo”, dice Monseñor Delpini en la misa concelebrada por los obispos auxiliares Agnesi, Mascheroni y Stucchi, por los vicarios episcopales de Área y Sector (específicamente, Monseñor Ivano Valagussa), desde el rector para la Formación hasta el diaconado permanente, don Giuseppe Como, desde los sacerdotes de las comunidades de origen y destino de los candidatos.

“Los que aprenden del otro crucifijo no son los ingenuos que creen en los cuentos de hadas, los engañados que persiguen fantasías. Quienes saben que la vida es demasiado dura, la historia es demasiado errónea, el sufrimiento es excesivo e injustamente distribuido. Frente al sombrío espectáculo de la historia, es obvio que hay quienes se distraen, los que aturden, los que cierran los ojos y los oídos, pero para el otro crucifijo ya no es el momento de avanzar en esta ilusión, en esta obtusa inercia. , en una indiferencia opaca ». Tal vez, con la historia hermosa o trágica de aquellos que se rebelan a través del insulto ciego y descargan su ira con la necesidad de sacarla con alguien. El crucifijo desesperado es la voz de muchas personas desesperadas en la tierra que no pueden aceptar morir y no quieren creer que la esperanza es posible “.

Por el contrario, hay quienes esperan y que así “tienen algo que decir a todos, a los cielos, a la tierra ya las mazmorras de la historia”. De hecho, incluso en los abismos más impenetrables del mal viene el anuncio de la esperanza, porque nuestra esperanza no son algunas damas abstractas que moran en las nubes, es Jesús »

Por eso los Diáconos han elegido convertirse en servidores de la esperanza. “Si preguntas qué hacen los Diáconos, cuál es su función específica, qué poderes reciben con la gracia de esta Ordenación, solo te quedas en la superficie. No es la atribución de un poder, la toma de un rol “, subraya el obispo Mario.

«Los diáconos son aquellos que han aprendido del otro crucifijo y, por lo tanto, llevan al altar sus vidas, la vida de sus familias, las confidencias, los dolores, tal vez incluso la burla de los compañeros de trabajo, los miedos y las esperanzas. De los habitantes del mismo edificio. Entonces caminan por la tierra, suben las escaleras del condominio, van a trabajar, visitan a los enfermos y comparten su esperanza con todos los que se encuentran en cada situación “.

Gente, en definitiva, eso se necesita. “El Obispo necesita estos colaboradores, incluso si, a veces, la Iglesia no parece haberlo notado todavía, ya que los sacerdotes necesitan formar un cuerpo de ministros ordenados con los cuales puedan contar; porque el juicio sobre la vida y la muerte llega a todos los tiempos y lugares y porque el testimonio de Jesús ofrece esperanza a todos. Necesito sacerdotes, diáconos, todos los bautizados para formar una comunidad que sea un solo corazón y una sola alma “.

Un llamado de obediencia al Señor que no asusta incluso si tiene responsabilidades laborales, esposa e hijos. Y así, el momento en que, en la casa del arzobispo, los destinos de la parroquia de la que se hacen públicos los neodiaconi lugar, durante los próximos cinco años, su servicio pastoral y litúrgico, más como una fiesta familiar que Una comunicación oficial. Por ejemplo, hay Daniele Pace, nacido en 1971, tres hijos de los cuales es pequeña, nacidos durante el proceso de preparación para la ordenación al diaconado, y que, para celebrar, arrastrándose alegremente delante del altar mayor de la catedral.

“Mi historia no tiene nada de excepcional, solo que, en cierto momento, escuchas una llamada. No es algo “lo que viene a la mente”, incluso si las personas a menudo dejan esta pregunta para entender por qué decidieron de esta manera. En cambio, es una voz que surge de las profundidades y que es imposible no escuchar “.

por Annamaria BRACCINI

  • image4

anterior

  • image4
  • diáconos permanentes 2018 B
  • diáconos permanentes 2018 D

siguienteReproducir / Pausa el control deslizante

imagen1 (1)

 

por Annamaria BRACCINI en Chiesa di Milano

 

William Pivarnik, diácono: servicio en tierra y mar

Nació el 4 de enero de 1936 de William and Catherine, en Portchester, Nueva York. Obtuvo su licenciatura en ciencias en la Academia Naval de EE. UU. En 1958.

Continuó con una carrera de 27 años en la Marina de los Estados Unidos, se casó con su esposa, Barbara, hace 60 años y tuvo siete hijos. Su hijo, William, murió de cáncer en 2001.

En el mar, el diácono Pivarnik sirvió como líder laico católico en cada barco al que fue asignado. Fue su esposa quien dijo que debería ser diácono. La idea se le ocurrió. “Nunca me detuve a considerarlo”, dijo.

El obispo de Richmond, Walter F. Sullivan, no permitía a los diáconos en ese momento, pero el diácono Pivarnik se mudó a la Diócesis de Arlington poco después de ser reasignado al Pentágono. Se postuló al diaconado y fue ordenado el 24 de mayo de 1986 por el obispo John R. Keating en la catedral de St. Thomas More en Arlington.

El retiro del diácono Pivarnik de la Marina le permitió trabajar a tiempo completo para la iglesia. Él y Barbara coadministraron Bethany Retreat House en Huntly, antes de que Deacon Pivarnik fuera ordenado. Querían mudarse a la propiedad para ayudar a su compañero de la Academia Naval, el diácono Jim Bayne y su esposa, quienes lo dirigían en ese momento.aaaaaaa

El diácono Pivarnik recibió el permiso del diácono Daniel F. Resendes, quien estaba ejecutando el programa de formación de diaconado en ese momento. Deacon Resendes les dijo que estaría bien, pero hubo una complicación. Los Baynes se estaban yendo, así que a Deacon Pivarnik y su esposa les correspondía dirigir el centro de retiros.

Se retiró de la Armada el 1 de enero de 1985 y al día siguiente comenzó a trabajar en el centro de retiros en medio de una tormenta de nieve. Dirigió y asistió en retiros; Monitoreo de liturgias cuando los sacerdotes dieron retiros; y ayudó con el mantenimiento.

Su primer trabajo en la parroquia después de su trabajo de tiempo completo en Bethany House fue en la iglesia St. John the Evangelist en Warrenton (1988-92). Se desempeñó como asistente de dirección de la Oficina de Vida Familiar diocesana (1988-92). En 1992, fue asignado a la iglesia de San León el Grande en Fairfax.

El diácono Pivarnik se mudó a Hendersonville, NC, donde fue asignado a la Iglesia de la Inmaculada Concepción (1996-99). Cuando regresó a la Diócesis de Arlington, el Diácono Pivarnik fue asignado a la Iglesia de Santa María en Alejandría (1999-2002). Después de servir en la Iglesia de San Patricio en Fredericksburg (2002-2011), se retiró del ministerio activo el 30 de junio de 2011.

Todavía ayuda en St. Patrick y enseña religión a los alumnos de primero y quinto grado de la escuela.

Ser diácono le permitió participar en eventos familiares de una manera diferente. Él bautizó a tres de sus cuatro nietos y ofició en la boda de su sobrina. Las vocaciones religiosas no cayeron lejos del árbol. Fue diácono en la primera misa de su hijo, el padre dominicano R. Gabriel Pivarnik, en la Iglesia del Santísimo Sacramento en Alejandría.

El diácono Pivarnik alienta a los que consideran al diaconado a “orar y luego orar un poco más”. Habla con tu familia, tu pastor y un diácono permanente, dijo. “Si todavía se siente llamado por Dios, llame al padre Paul D. Scalia, vicario episcopal del clero”.

por Elizabeth A. Elliott en Catholic Herald

Un diácono doctor asiste gratuitamente en una clínica de Manassas, Virginia, E.E.U.U. (vídeo)

Cuando Scott Ross crecía en Dunbar, Pensilvania, estaba ansioso por servir en el altar. Las restricciones de edad no le impidieron preguntar al sacerdote. “Tienes que esperar”, le decía el sacerdote, una y otra vez. “Necesitas esperar.”

Una vez que tuvo la edad suficiente, Ross se convirtió en un servidor del altar, y lo mantuvo durante todo el camino hasta la escuela secundaria. Las cosas buenas vinieron con paciencia, trabajo duro y en el tiempo de Dios, un tema que lo seguiría a lo largo de la vida, como médico y diácono. 

Ross se graduó de la Universidad de Georgetown con un título en biología y una filosofía menor, y obtuvo su título de médico allí en 1994. Conoció a su esposa, Kellie, una graduada en enfermería, cuando trabajaban en la misma unidad en el hospital. 

Ross “se alejó” de la iglesia durante sus años universitarios, asistiendo a misa con poca frecuencia, pero el matrimonio lo trajo de vuelta “a todo gas”. 

“Cuando mi esposa y yo decidimos que nos casaríamos y ojalá algún día tendremos una familia, entonces es cuando realmente dijimos: ‘Sabes, necesitamos algo más grande que nosotros para ayudarnos'”, dijo. 

Los Ross tuvieron dos hijos, Jake y Sam, y comenzaron a “echar raíces” en la Iglesia de Todos los Santos en Manassas. Habían sido feligreses durante tres años cuando, en 2001, comenzó la planificación de una nueva parroquia, la Iglesia de la Santísima Trinidad en Gainesville. Formaron parte del proyecto desde el primer día. 

“Dimos un salto de fe y seguimos profundizando nuestra fe en nuestro deseo de servir”, dijo Ross. ccc

El obispo Paul S. Loverde reabrió el programa de diaconado permanente en la Diócesis de Arlington en 2005, después de una suspensión de 20 años. Ross pasó mucho tiempo pensando en el diaconado en oración, a menudo durante la adoración eucarística. Habló con Kellie, quien estaba encontrando su propia forma de ser cofundadora de la organización sin fines de lucro House of Mercy en Manassas. Ella fue de apoyo, por lo que se aplicó al programa.

El no fue aceptado “Fue una experiencia dolorosa”, dijo Ross. “Fue una experiencia estimulante”.

Aún así, siguió recibiendo “codazos” hacia el diaconado, dijo. Una de las principales fuentes de inspiración fue el diácono Jake Henry, un diácono permanente en la Santísima Trinidad, quien lo alentó a volver a aplicar. Con algo de aprensión, en 2009, Ross decidió dar el salto. 

“Creo que crecí en la madurez de la fe en ese momento”, recordó. “(Yo) dije, ‘si estaba destinado a ser, sucederá’. Estaba más abierto a aceptar los resultados de una manera u otra “.

El tiempo era el correcto. En 2014, Ross fue ordenado diácono permanente y asignado a su parroquia, Holy Trinity.

En 2015, Art Bennett, CEO de Catholic Charities y un parroquiano compañero. Se acercó a Ross con una gran noticia: un grupo de católicos locales estaba comprando una antigua clínica de abortos en Manassas . Además, el grupo, la Fundación BVM, quería transformar el espacio en una clínica médica gratuita para los pobres. Bennett quería saber si Ross consideraría servir como director médico voluntario. 

“Le dije que me diera la noche a la mañana para pensarlo y orar”, dijo Ross, “pero supe cuál era la respuesta al instante”.

Durante los siguientes dos años, los voluntarios trabajaron para establecer la clínica. En diciembre pasado, la Clínica Médica Gratuita Madre de la Misericordia abrió sus puertas, bajo el paraguas de las Caridades Diocesanas Católicas. Ross a veces piensa en la primera vez que entró por las puertas.ccccccenlarged

“Todavía había equipo de la clínica de abortos y era extraño. Aunque sabía que había sido bendecido, era muy extraño “, dijo. “No tengo ese sentido ahora. “

“Hemos establecido que es un lugar para el bien, un lugar para el amor y no un lugar para la muerte, el dolor y el sufrimiento. Sí, hay dolor y sufrimiento en la medicina, la gente está enferma, pero saben que ahora es un lugar para la vida y un lugar para el amor. Es hermoso saber que con la ayuda de Dios hemos hecho todas las cosas nuevas “, dijo Ross. “Ha habido una transformación aquí”.

Él siente que su ministerio como diácono y como médico van “de la mano” a la clínica. “El diaconado me permite ayudar a las personas con problemas espirituales”, dijo. “Mi profesión médica me ayuda a ayudar a las personas con sus necesidades y problemas físicos. Creo que aquí en la Clínica Médica Gratuita de la Madre de la Misericordia, realmente están reunidos en servicio “

por Mary stachyra lopez en Catholic Herald

Seis nuevos diáconos, tres iberoamericanos, todos español parlantes ordenados diáconos en la catedral de Phoenix, E.E.U.U.

Seis hombres de la diócesis están viviendo sus últimos días como laicos. Comenzando con su ordenación del 3 de noviembre en la Catedral SS. Simón y Judas, se les conocerá para siempre como “diácono”.fenix2

Antonio Álvarez, Martín Gallo, Jim Myers, Catarino Portillo, Steve Schmidt y Jeff Strom, junto con sus esposas, celebrarán las vísperas solemnes con la comunidad el 2 de noviembre en la Parroquia San Tomás el Apóstol. El Obispo Auxiliar Eduardo A. Nevares conducirá ese servicio.

El Diácono Doug Bogart, director asociado de educación y formación para la Oficina del Diaconado, dijo que para convertirse en un diácono permanente en la Diócesis de Phoenix requiere cinco años de estudio, además de un pre requisito de dos años del programa del Instituto Catequético Kino. Este es el quinto grupo que el Diácono Bogart ha preparado para el diaconado desde 2010.

“El programa de formación es muy completo”, dijo el Diácono Bogart. “Los hombres están bien entrenados en formación humana, formación espiritual, formación pastoral y formación intelectual”.

Cada candidato completa una rotación a través de un hospital. Ellos también completan varias horas de formación litúrgica con instructores que tienen títulos de maestría o superiores.

“Es un programa de formación sólida — nos enfocamos en la espiritualidad y el llamado a la santidad”, dijo. “Un hombre realmente tenía que estar dispuesto a elegir la santidad en su deseo de orar, acercarse a Jesús y ser transformado por él. Si no, caerán — se irán.

Los candidatos hablan español y todos tienen “buenos y fuertes matrimonios”, dijo el Diácono Bogart.

“Sus esposas han entrado en la formación con ellos, apoyándolos, alentándolos y asistiendo a clase con ellos”, añadió.

El Diácono Bogart indicó que cuando un hombre es ordenado diácono, afecta su matrimonio.

“El hombre que es ordenado al diaconado está aceptando el llamado para que toda su familia se transforme de una manera especial”, dijo. “Es importante que la esposa diga ‘sí’ al Señor y a su ordenación”.Los hombres solteros también pueden discernir el diaconado, pero deben estar dispuestos a comprometerse con el celibato en la ordenación. Sin embargo, en la clase de este año sucede que todos son casados.fenix

Steve Schmidt nació en Sioux City, Iowa. Creció en la fe Bautista y se convirtió al Catolicismo en 2007 en la Parroquia San Timoteo en Mesa. Cuando tomó clases del RICA, su esposa Donna, su hija Anna y otros lo alentaron a que entrara al diaconado.

“En solo 11 años, Dios transformó mi corazón de ser anticatólico a ser Católico y Diácono permanente en la Diócesis de Phoenix”, dijo Schmidt en su autobiografía que escribió para la diócesis antes de su ordenación. “Solo Dios podría lograr tal escenario; por eso estoy muy honrado, humilde y agradecido por la oportunidad de servir a nuestro Señor, a la Iglesia y a la comunidad”.

Martín Gallo, quien será asignado en la Parroquia Nuestra Señora de Perpetuo Socorro en Glendale, nació en Jalisco, México. Él y su esposa, Angélica, tienen cuatro niños: Jesús, María, Martin Jr., y Lazmhy.

“Mi vida espiritual cambió muchísimo gracias a estos años de formación, oración y entrega a Cristo”, escribió Gallo en su autobiografía; “he descubierto que Jesús es mi único amigo y nunca me ha dejado solo, Dios tarda, pero nunca olvida y los tiempos de Dios son perfectos”.

Jim Myers, quien será asignado a la Parroquia San Francisco de Asís en Flagstaff, creció en una familia con ocho hermanos y hermanas, y se casó con su esposa Therese hace 10 años.

“Una de las bendiciones, y hay muchas, del proceso de formación, es que me inculcó un deseo de profundizar mi relación con la Santísima Trinidad y saber más acerca de Su Iglesia aquí”, escribió Myers.

Jeff Strom, original de Ohio, y su esposa Laurie, tienen dos niños: Erika y Tom.

“Trabajando como capellán y en el ministerio parroquial, estoy sorprendido de cómo Dios ha usado todo esto para su bien, como las experiencias pasadas y la educación”, escribió Strom, quien será asignado a la Parroquia Santísimo Sacramento, en Scottsdale. “Estamos verdaderamente bendecidos, y espero servir al pueblo de Dios en nuestra parroquia y a la Diócesis de Phoenix como diácono permanente. Aquí estoy, Señor”, exclamó.

Antonio Álvarez nació y creció en Durango, México. Álvarez está casado con Guadalupe, tienen dos niños y será asignado a la Parroquia Santa María, en Chandler.

“Si por gracia de Dios lo logro, estoy listo para servirle a Dios y a mi comunidad, después de todo Él ha sido quien me ha llamado”, escribió Álvarez. “Yo me mantendré orando al Espíritu Santo para que me de la sabiduría para llevar a cabo la misión, y que me de mucha humildad para servir a Dios, mi parroquia y sobre todo a mi comunidad”.

por Lisa Dahm en Catholic Sun

 

Candidatos-Diáconos-2018-ES-696x464 (1)