Anuncios

Vídeo: ¿Qué es el diaconado?

Anuncios

El Sínodo, la crisis y una pregunta: ¿Qué pasa con los diáconos?

Durante el verano, cuando se conocieron las noticias sobre el informe del Gran Jurado de Pensilvania y la profunda crisis que rodeaba al entonces cardenal McCarrick,comencé a escuchar a los diáconos de todo el país y pregunté: ¿qué hay de nosotros?

A medida que pasaron las semanas, más se han preguntado por qué no ha habido discusión acerca de cómo involucrar al diaconado para ayudar a reformar, a sanar, a acompañar a la Iglesia y a sus miembros más estrechamente durante estos tiempos difíciles.29571321_634660253532655_5395579391606932594_n

Los diáconos, después de todo, tienen un rol único: vivimos y trabajamos estrechamente con los laicos, pero también servimos junto a los sacerdotes y obispos en la liturgia y en el ministerio. Estamos a horcajadas en dos mundos.

El Directorio Nacional señala:

Por ordenación, los diáconos son miembros del clero. La gran mayoría de los diáconos en los Estados Unidos, casados ​​o célibes, tienen un empleo secular y no participan exclusivamente en ministerios específicos relacionados con la iglesia. Esta combinación de un ministro ordenado con una ocupación secular y obligaciones personales y familiares puede ser una gran fortaleza, oportunidad y testimonio para los laicos sobre cómo ellos también podrían integrar su llamado bautismal y su estado en la vida al vivir su fe cristiana en la sociedad.

… En colaboración con su obispo y los sacerdotes de su diócesis, el diácono tiene un papel especial para promover la comunión y contrarrestar el fuerte énfasis en el individualismo que prevalece en los Estados Unidos. Apartado para servir, el diácono une a los segmentos individuales y diversos de la comunidad de creyentes. En sus obras de caridad, el diácono guía y da testimonio de la Iglesia “el amor de Cristo por todos los hombres en lugar de los intereses e ideologías personales que son perjudiciales para la universalidad de la salvación. . . “La diaconía de la caridad conduce necesariamente a un crecimiento de la comunión dentro de las Iglesias particulares ya que la caridad es el alma misma de la comunión eclesial”.

Continúa:

La mayoría de los diáconos en los Estados Unidos están casados. Estos hombres traen al Sacramento de las Órdenes Sagradas los regalos que ya se recibieron y que aún se nutren a través de su participación en el Sacramento del Matrimonio. Este sacramento santifica el amor de los esposos y esposas, haciendo de ese amor un signo eficaz del amor de Cristo por su Iglesia. El matrimonio requiere una “entrega interpersonal de sí mismo, una fidelidad mutua, una fuente de [y apertura a] nueva vida, [y] un apoyo en momentos de alegría y tristeza”. Vivido en fe, este ministerio dentro de la Iglesia doméstica es una señal A toda la Iglesia del amor de Cristo. Forma la base del don único del diácono casado dentro de la Iglesia.

… Un diácono y su esposa, como hombre y mujer espirituales y como pareja, tienen mucho que compartir con el obispo y sus sacerdotes sobre el Sacramento del matrimonio. Una familia diaconal también trae una presencia y comprensión únicas de la familia doméstica. “Al enfrentar con espíritu de fe los desafíos de la vida matrimonial y las exigencias de la vida diaria, [el diácono casado y su familia] fortalecen la vida familiar no solo de la comunidad de la Iglesia sino de toda la sociedad”.

Entonces tenemos que preguntar: ¿qué pasa con los diáconos?

Como esposos, padres, abuelos y trabajadores de la viña secular, los diáconos tienen mucho que ofrecer y mucho que aportar durante este momento urgente en la historia de la Iglesia. Sin embargo, hasta el momento ha habido poco esfuerzo por incluir a los diáconos o sus familias en las discusiones en curso sobre cómo abordar la crisis de abuso sexual que ahora agita a los fieles. Quizás aún más sorprendente: no se ha mencionado a ningún diácono involucrado en el Sínodo que tenga lugar actualmente en Roma. Algunos de mis lectores se han preguntado: ¿hay diáconos incluso allí?28280145_1730344370363860_2865256313969410510_n

Recientemente, tuve una discusión con mi pastor sobre este tema. “La gente me dirá cosas que no te dirán”, le dije. “Déjame decirte lo que estoy escuchando”. Compartí con él las ansiedades y la ira de algunas de las personas en los bancos, y el deseo expresado de tantos que me han dicho que quieren que la Iglesia escuche, que responda, para ser responsable Ellos quieren que sus voces sean escuchadas. Estoy seguro de que hay más diáconos por ahí que podrían ofrecer un testimonio similar, e incluso, quizás, ayudarnos a encontrar el camino a seguir.

Y luego está la relación especial del diácono con el sacerdocio. Los diáconos trabajan en estrecha colaboración con sus pastores y sacerdotes, unidos por la unidad de las órdenes sagradas. Ahora, más que nunca, nuestros sacerdotes nos necesitan. Muchos sacerdotes están en crisis en este momento. Necesitan nuestro apoyo, nuestras oraciones, nuestra comunión, nuestra fraternidad; necesitan recordarse, la mayoría de las veces, de la alegría intrínseca del espíritu diaconal, ¡el gran privilegio de servir al pueblo de Dios! En la convocatoria de diáconos en mi diócesis, Brooklyn, hace unos meses, el obispo Frank Caggiano habló de sus años como director de formación de diaconados en la diócesis y describió, con entusiasmo, cómo este ministerio lo había ayudado a redescubrir la alegría de su sacerdocio. Es una alegría que todos compartimos y queremos transmitir.

Entonces, la pregunta sigue siendo para todos los que dirigen la Iglesia en este momento: ¿qué pasa con los diáconos?

Estamos aquí para ayudar. Estamos aquí para escuchar. Estaban aquí. 

¿Qué podemos hacer?

por el diácono Greg Kandra

El diaconado, una llamada de Dios para toda la familia

Mi padre Jorge Coronado Herrera es al día de hoy diácono permanente de la iglesia católica desde hace poco más de tres años, tuvo que estudiar alrededor de cinco años o más y estuvo un año de vida pastoral asignado a una parroquia, al principio de este llamado nos explicó como familia cuál era su meta y con humildad solicitó nuestra colaboración y apoyo, ya que sin la aprobación familiar, el camino se torna complicado, la realidad es que es más una aprobación de pareja ya que en su caso es casado y laico comprometido y antes  de su vocación (llamado) al diaconado permanente tiene esposa e hijos. En casa entendimos y aceptamos, que si como parte de su necesidad para su lograr su meta era apoyarle, lo haríamos sin problema, pero la verdad es que no teníamos ni idea de las bendiciones que conlleva tener un diácono en casa, los hijos no dejamos de ser personas con intereses y necesidades particulares y a veces cada quien girando en su mundo, pero mi padre nos hablaba de la responsabilidad, respeto y cuidado de las horas de estudio, celebraciones y prácticas naturales de la formación diaconal. En esos años mis hermanos y yo crecíamos a nuestro entender e intereses naturales y personales, intentando causar la menor incomodidad posible para la vida de mis padres, como lo intentan todos, supongo. Mi padre de por si para mí, es un hombre sobrio, sensato, amoroso, comprensivo y firme de carácter y espíritu, la travesía transcurría y las situaciones familiares por sencillas que fueran, a través de él las canalizábamos a la fe y al amor de Dios, ignoro si usted que me lee, ha hecho esta prueba de canalizar sus situaciones del día a día a su fe, si no, usted sabrá la mejor forma que le funcione y es de mucho respeto, pero desde mi experiencia como familia nos ha funcionado a nosotros.1102143acaf8094

A mis padres al principio del 2017 les viene un problema de salud realmente grave de mí parte, yo su hijo Fernando de 32 años en ese momento y ya a punto de llegar a los 33 el día de hoy. Se me presentó una mañana de lunes del mes de enero un derrame cerebral causado por una crisis hipertensiva, no es como un catarro que te despiertas y sigues tu vida, fue un tema, con secuelas, que cambió mi vida, mi padre ya estando ordenado diácono, me da un acompañamiento espiritual, no solo necesario, sino sanador, no solo físico, sino de espíritu, de alma, de lesiones acumuladas por de vida, y hoy con claridad puedo decir que mi recuperación ha sido más satisfactoria de espíritu que de cuerpo, tal vez los  científicos me tilden de idiota o irreverente, pero la sanidad y recuperación que tengo hoy, tiene mucho que ver con la orientación de mi padre, porque si bien me urgía sanar lo físico y era fundamental, el espíritu me dio fuerza y voluntad para avanzar, en general toda mi familia ha sido fundamental, pero resalto la cercanía espiritual de mi padre con  Dios para mi recuperación del alma pues la visión y el concepto desde donde te hacen ver las situaciones por las que atravesamos de momento en nuestra vida. Un ser humano ordinario puede hacer mucho en tu vida, pero creo que no tiene la profundidad con la que te habla alguien que busca a Dios a todas horas. No dudo que usted querido lector tenga experiencias de vida más contundentes que las mías sin necesidad de Dios y las respeto, pero con humildad y afecto le agradezco su tiempo para leer esta columna que no pretende cambiar su visión de las cosas, es algo muy personal que yo viví y sigo viviendo, no es fácil salir adelante después de un derrame cerebral. Hoy camino con bastón, me traslado en taxi a mi trabajo, que por la gracia de Dios y buen corazón de muchas personas aun conservo, sigo con terapias diarias para mi recuperación y continúo agradeciendo a Dios por tantas personas que estuvieron a mi lado en esos momentos tan difíciles pero que me han dejado tanto aprendizaje en mí ser. De no ser por la cercanía de mis amigos y familiares, personal médico, etc. no estaría escribiendo esto. Hay tanto que agradecer a Dios en la presencia de tanta gente que se involucró y comprometió conmigo hasta verme recuperado y que aun al día de hoy siguen haciéndolo. Quiero agradecer de manera especial a mis tíos y familia, al colegio diaconal de la Arquidiócesis de Yucatán que siempre estuvieron y siguen estando pendientes de mi recuperación, de manera especial a los hermanos en Cristo de mi padre.fernandoxcoronado_png_1897867670.png_793492074

Por Fernando Coronado en La Verdad

El arzobispo de Zaragoza ordenará a tres diáconos en la catedral de El Pilar el 28 de octubre de 2018

tarjeta (3)

zar2zaragoza-590x392

I Encuentro de Delegados de Diáconos Permanentes y aspirantes de España en Madrid el 14 de noviembre de 2018

El Comité Nacional para el Diaconado Permanente, dentro de la Comisión Episcopal del Clero, convoca por primera vez a los delegados de diáconos permanentes en las diócesis. El encuentro, que tendrá lugar el aulario Papa Francisco (c/ Aleixandre, 5) el 14 de noviembre, profundizará en la identidad, comunión y misión del diaconado permanente.

Este encuentro se organiza con un doble objetivo, teológico y pastoral. Desde la dimensión teológica se pretende crear vínculos entre los delegados; conocer la vocación específica del diácono; unificar criterios formativos según las Normas básicas aprobadas por la CEE; y presentar el plan de estudios trianual básico. Desde una dimensión pastoral, permitirá conocer el trabajo de las diócesis que tienen mayor experiencia y conocer, para discernir mejor, los criterios para la admisión de los candidatos, su formación y el acompañamiento.

Mas información en este enlace. En este link se puede hacer la inscripción.

encuentro2

Programa
miércoles, 14 de noviembre
DESTINATARIOS
Delegados diocesanos de los diáconos permanentes
y aspirantes de España.
OBJETIVOS
Dimensión teológica
— Crear vínculos de comunión y de unidad entre
todos los delegados de los diáconos permanentes
— Conocer desde la teología la vocación y la identidad
del Diaconado permanente como una vocación
específica, distinta de la del sacerdocio y
de cualquier otro ministerio laical.
— Ahondar y unificar los criterios formativos de
los Diáconos según las ‘Normas básicas para la
formación de los diáconos permanentes en las
diócesis españolas’, aprobadas en noviembre
de 2013 por la CII Asamblea Plenaria de la CEE
— Presentación del plan de estudios trianual básico
Dimensión pastoral
— Conocer de primera mano las experiencias de
algunas diócesis que tienen mayor recorrido en
el discernimiento vocacional, en el acompañamiento
de aspirantes y diáconos ordenados, y
en su permanente vocación integral
— Conocer, para mejor discernir, los criterios para
la admisión de los candidatos, en la formación
de los aspirantes y en el acompañamiento de
los diáconos

HORARIO
10:30 h Acogida
10:45 h Hora intermedia
11:00 h Presentación del Encuentro
Mons. D. Francisco Cerro Chaves • Obispo
de Coria-Cáceres. Presidente del Comité
Nacional para el Diaconado Permanente
11:30 h I Ponencia: El diaconado permanente. Sus
claves teológicas y su dimensión pastoral
D. Juan Carlos Mateos González
Secretario del Comité Nacional para el
Diaconado Permanente
12:30 h Descanso
12:45 h II Ponencia: Normas básicas para la
formación de los diáconos permanentes
en España
Mons. D. Francisco Cerro Chaves • Obispo
de Coria-Cáceres. Presidente del Comité
Nacional para el Diaconado Permanente
14:00 h Comida en las Operarias Parroquiales
16:00 h Experiencias de discernimiento,
acompañamiento y formación de los
Diáconos Permanentes en las Diócesis
18:00 h Eucaristía concelebrada, presidida por
Mons. D. Francisco Cerro Chaves

encuentro
[…] Otro aspecto importante es el de la oración por
las vocaciones. Todos los fieles deben asumir sus
responsabilidades relativas al cuidado y al discernimiento
de las vocaciones, incluso en lo que se
refiere al ministerio diaconal. Cuando los apóstoles
buscaban a uno que asumiese el lugar de Judas
Iscariote, Pedro congregó a ciento veinte hermanos
(cf. Hch 1, 15); y para la vocación de los siete
diáconos se convocó al grupo de los discípulos (cf.
Hch 6, 2). Hoy también, la comunidad cristiana está
siempre presente en el brote de las vocaciones, en
su formación y en su perseverancia (cf. EG, n. 107).
Durante las diversas etapas del camino diaconal
en estos años, el Magisterio Pontificio ha dejado
una huella a la vez aclaratoria y estimuladora con
respecto a la fiel obediencia y a la alegría que deben
acompañar la misión del diácono en la Iglesia
y en el mundo de hoy, ampliando las directrices
indicadas por el Concilio, su alcance y sus horizontes
de acción.
El ministerio diaconal, por tanto, ha de ser visto,
como parte integrante del trabajo realizado por
el Concilio con el fin de preparar a la Iglesia, en
su integralidad, para un renovado apostolado en
el mundo de hoy. Los diáconos pueden ser definidos
-y con razón- como pioneros de la nueva
civilización del amor como le gustaba decir a
Juan Pablo II.

Francisco, prólogo a Enzo Petrolino,
El Diaconado en el pensamiento del papa Francisco.
Una Iglesia pobre para los pobres
(Ciudad del Vaticano, el 31 de julio 2017)

Monseñor Jesús Vidal a los diáconos: “Como colaboradores de los obispos que sois, vuestra misión es la santidad”

Homilía de monseñor D. Jesús Vidal Chamorro, obispo auxiliar de Madrid en la Misa celebrada el 6 de octubre de 2018 en el Seminario Conciliar de Madrid por la apertura del curso de la fraternidad diaconal. En la misma tuvo lugar el rito litúrgico de admisión a órdenes de los candidatos que han finalizado los estudios. También se realizó la acogida de los aspirantes que acabado el curso propedéutico se incorporan a la formación.

“La primera misión es la santidad. Como colaboradores de los obispos que sois, esta es también vuestra misión. Cuando anunciáis la palabra a través de la predicación o de catequesis, cuando servís al altar, cuando servís al Pueblo de Dios en la administración del bautismo o como testigos privilegiados del matrimonio, cuando atendéis al pueblo de Dios que sufre, servís a la santidad del pueblo de Dios. Y esto solo se puede hacer convincentemente a través de vuestra propia santidad”.a

 

Nos reunimos para comenzar un curso más la preparación para el diaconado permanente-y con este motivo celebramos la admisión a las órdenes sagradas de dos de vosotros..

El significado de este acto, como bien sabéis, es que, tras un primer discernimiento, expresáis públicamente vuestra firme disposición de responder a la llamada del Señor que habéis escuchado. La Iglesia, por su parte, acoge esta disposición y se compromete a daros la formación necesaria y a discernir, a su vez, sobre vuestra idoneidad para la recepción del ministerio del diaconado.
Me parecen significativas las palabras con las que, siguiendo el ritual, acogeré vuestro propósito: “La Iglesia acepta con alegría vuestro propósito. Dios lleve a buen fin lo que él mismo ha comenzado en vosotros.”
Esta alegría que llena hoy la vida de la Iglesia es iluminada por el evangelio que hemos escuchado. La alegría es el hilo que lo recorre de principio a fin.

Comienza con la alegría de los setenta y dos discípulos que vuelven de la misión, provocada por la victoria sobre el mal, tiene su momento central en la alegría de Cristo, que exulta lleno del Espíritu Santo y concluye en la invitación a la alegría en la que el Señor, dirigiéndose a los discípulos parece dirigirse directamente a nosotros: ¡Bienaventurados los ojos que ven lo que veis! La alegría, por tanto, es el hilo que une a la Iglesia con el Señor. Pero ¿qué alegría? Hoy podéis estar alegres porque alcanzáis una meta esperada o porque veis más cerca la participación en el orden sagrado. Las palabras del Señor son una clara advertencia también a nosotros: no estéis alegres por se os someten los espíritus. No estéis alegres por el poder divino que un día, Dios mediante, recibiréis. Estad alegres porque vuestros nombres están inscritos en el cielo.

El orden sagrado no es un fin en sí mismo, sino que está ordenado a la santidad del pueblo de Dios. Y esa santidad tiene una conexión esencial en nuestra propia santidad. Dicho de otro modo, el mayor tesoro de vuestra vida, el que ha de ser siempre para vosotros motivo de alegría, ya lo tenéis: es el bautismo, por el cual fuisteis sumergidos en Cristo y vuestros nombres están ya inscritos en el libro de la Vida.

En el encuentro que tuvimos a mediados de septiembre los nuevos obispos con el Papa Francisco, nos decía que nuestra primera misión es la santidad. Como colaboradores de los obispos que sois, esta es también vuestra misión. Cuando anunciáis la palabra a través de la predicación o de catequesis, cuando servís al altar, cuando servís al Pueblo de Dios en la administración del bautismo o como testigos privilegiados del matrimonio, cuando atendéis al pueblo de Dios que sufre, servís a la santidad del pueblo de Dios. Y esto solo se puede hacer convincentemente a través de vuestra propia santidad. Y nos recordaba el Papa Francisco en este encuentro, que esta santidad no es un recuento de virtudes o un programa ascético; no es fruto de nuestro esfuerzo; “La fuente de la santidad es la gracia de contagiarse de la alegría del Evangelio y II dejarla invadir toda nuestra vida.”

Estad también vosotros atentos, ya desde ahora, al riesgo del clericalismo del que tanto nos advierte el Papa Francisco y que amenaza nuestra vida con la amargura y la tristeza. Surge de una visión elitista y excluyente de la vocación, que interpreta el ministerio recibido como un poder que hay que ejercer más que como un servicio gratuito y generoso que ofrecer. (Discurso Sínodo Jóvenes) Es esto lo que parece advertir Jesús en los discípulos. Les dice que no pierdan el contacto con la alegría verdadera, que no está en el poder que han recibido, sino en ser hijos en el Hijo.

Sólo los que se hacen pequeños, niños, pueden comprender esto. Es la posición que vemos en Job (primera lectura), que al final de su vida puede decir: “Te conocía sólo de oídas, pero ahora te han visto mis ojos”.

La respuesta al Salmo nos puede servir de petición final: “Haz brillar, Señor, tu rostro sobre tu siervo” Que en vuestra vida y en la de vuestras familias brille el rostro de Dios, se llene de la alegría del Evangelio, que no es la alegría bulliciosa de un día, sino la serena certeza de haber encontrado el Amor más grande.

Que la Virgen Inmaculada que preside esta capilla nos enseñe a todos el camino del humilde servicio.

 

43308174_10218192662074467_8302536988532146176_nb

 

c

de

“Una mirada a los diáconos permanentes de América Latina y de Santiago de Chile” por Miguel A. Herrera, diac.

“Una mirada a los diáconos permanentes de América Latina y de Santiago de Chile”

Resumen:  Este artículo aborda la realidad de los diáconos permanentes, en dos partes, la primera se refiere a un diagnóstico social y pastoral de los diáconos en América Latina  entre los años 2007 y 2015, y la segunda se refiere a los resultados de la encuesta sobre necesidades de formación continua de los diáconos permanentes de Santiago y de sus esposas, efectuada en el año 2016.

Abstract: This article addresses the reality of permanent deacons, in two parts, the first one refers to a social and pastoral diagnosis of deacons in Latin America between 2007 and 2015, and the second refers to the results of the survey on the need for ongoing formation of the permanent deacons of Santiago and their wives, held in 2016.

Palabras claves:  diáconos permanentes,  realidad social y pastoral, necesidades de formación de los diáconos

Keywords: permanent deacons, social and pastoral reality, deacons formation needs

gale57d444be51078_10092016_237pm

Primera parte: “Diagnóstico social y pastoral de los diáconos de América Latina, entre los años 2007 y 2015”

La población de los diáconos permanentes muestra una dinámica evolutiva significativa: aumentan en 2015 del 14,4% en comparación con hace cinco años, pasando de 39.564 a 45.255 unidades. El número de diáconos mejora en todos los continentes a ritmo notable. En Oceanía, donde todavía no alcanzan el 1% del total, aumentan en un 13,8%,  igual a 395 unidades. El dato también mejora en áreas donde su presencia es cuantitativamente significativa. En Estados Unidos y Europa, donde reside aproximadamente el 98% de la población total, los diáconos han aumentado, en el intervalo de tiempo considerado, respectivamente, del 16,2 y  del 10,5 por ciento. (Anuario de la Iglesia, Vaticano,  2017)

En la actualidad, hay aproximadamente 7.000 diáconos permanentes en los países de América Latina y el Caribe.  ¿Cómo es su realidad familiar, social  y eclesial?.                                                   Con el apoyo del Centro Internacional del Diaconado de América Latina, CIDAL, se inició la aplicación de encuestas a los diáconos permanentes de los países latinoamericanos, en el año 2007, con el objetivo general de conocer su realidad social y pastoral y, de esa manera, poder contribuir a fortalecer nuestra identidad y nuestro ministerio de servicio, en los ámbitos de la Liturgia, de la Palabra y de la Caridad, en nuestras respectivas diócesis, parroquias y unidades pastorales. Este diagnóstico es de tipo exploratorio, ya que no se ha tenido un universo de diáconos por cada país, y por lo tanto, no se ha contado con una “muestra representativa” de ellos. Solamente hemos contado con la respuesta libre, voluntaria y anónima de diáconos de distintos países. En el año 2007 se recibió un total de 240 encuestas respondidas y así -cada año- se aplicó nuevamente este instrumento.

En el año 2015 se recibió un total de  339 encuestas respondidas por los diáconos latinoamericanos.

1.- Principales resultados de la encuesta:

El promedio de edad de los diáconos en el año 2007 era de 62 años y en el año 2015 dicho promedio descendió a 59 años.  En relación al estado civil de los diáconos, en el año 2007 el 91,7% estaba casado, lo que tuvo un leve descenso al 90,5% en el año 2015.  Por el contrario, los diáconos viudos aumentaron del 7,5% en 2007, al 9,3% en el año 2015.  En el año 2007 el promedio de años de matrimonio de los diáconos era de 31,8 años, lo que subió a 34,0 años, en el año 2015. El promedio de hijos de los diáconos subió de 2,98 hijos en 2007, a 3,75 hijos en el 2015.

La proporción de diáconos encuestados que cuentan con educación universitaria completa descendió del 31,2% en el año 2007, al 26,0% en el año 2015.  En el año 2007 el 72,1% de los diáconos se encontraba trabajando, lo que aumentó al 78,0% en el año 2015.  Los diáconos desempleados (cesantes o parados) aumentaron del 5,4% en 2007 al 9,0% en el año 2015. En el año 2007 el 50,% de los diáconos tenía un ingreso mensual del grupo familiar de hasta 1.200 dólares (su equivalente), lo que aumentó al 54,0% en el año 2015.miguel-ang

El 65,8% de los diáconos que respondieron la encuesta en 2007 fueron ordenados desde el año 2.000 en  adelante, lo que aumentó al 76,0% en  2015.  En el año 2007 el 64,6% de los diáconos participaba junto a su esposa, en una pequeña comunidad de diáconos, lo que descendió rotundamente al 43,0% en 2015. En  2007 el 11,7% de los diáconos no asistía nunca a las reuniones diocesanas de diáconos, lo que aumentó considerablemente al 25,0% en 2015.

En relación a los servicios que realizan los diáconos, el que efectúan con mayor frecuencia es el ministerio de Santificar -LITURGIA- (7,8 en el año 2007 y 8,7 en el año 2015), luego el ministerio de Enseñar -PALABRA- (6,96 en 2007 y 7,8 en el año 2015) y finalmente (el que menos realizan) el ministerio de Conducir -CARIDAD- (5,24 en 2007 y 5,6 en al año 2015).

En el año 2007 el 77,9% de los diáconos señaló que su formación inicial la recibió en una Escuela del Diaconado Permanente del Obispado, lo que aumentó fuertemente al 97,0% en el año 2015. En el año 2007 los diáconos señalaron que su formación inicial sistemática duró un total de 4,7 años, lo que aumentó a 5,9 años en el año 2015.

En el año 2007 el 85,0% de los diáconos indicaron que desde el primer llamado personal que sintieron hacia el diaconado hasta su ordenación diaconal transcurrió entre 0 y 10 años, lo que disminuyó al 65,0% en el año 2015.

En el año 2007 el 45,4% de los diáconos señalaron que sus esposas participaron entre el 76,0% y el 100% de su proceso de formación inicial como diáconos permanentes, lo que disminuyó al 25,0% en el año 2015. En el año 2007 el 75,0% de los diáconos señalaron que participan en cursos de formación al menos una vez al año, lo que disminuyó al 50,0% de los diáconos en el año 2015. En el 2007 el 8,7% de los diáconos indicó que no asiste a cursos de formación, lo que aumentó al 15,0% en el año 2015.  En 2007 los diáconos califican la formación inicial que recibieron con un 5,7 (podían poner notas de 1 a 7), lo que aumentó a 6,1 en el año 2015. En el año 2007 los diáconos evalúan su propia labor pastoral con nota 5,7 (de 1 a 7), lo que aumentó a 6,3 en el año 2015.

En relación  a su formación, el 90,4% de los diáconos (en 2007) están de acuerdo  que “en la formación inicial de los diáconos se debe realizar un período de práctica pastoral dirigida que debe ser evaluada continuamente”, lo que aumentó al 95,0% (en el año 2015). El 87,1% de los diáconos (en 2007) están de acuerdo que “se debe favorecer la asociación de los diáconos mismos, instando a que se fortalezca el orden diaconal diocesano, mediante reuniones frecuentes, a las que podría asistir acompañados de sus esposas”, lo que aumentó al 94,5% (en el año 2015) El 21,7% de los diáconos (en 2007) están de acuerdo que “las reuniones zonales de diáconos permanentes que se realizan son muy aburridas y poco útiles”, lo que aumenta al 34,5% (en el año 2015).

En relación a la participación diaconal, en el año 2007, el 25,4% de los diáconos opinaba que “los diáconos que no asisten a las reuniones zonales o diocesanas es porque tienen problemas económicos, familiares o de salud”, opinión que aumentó al 35,0% en el año 2015

.gale57d444bb5c925_10092016_236pm

En 2007 los diáconos evaluaban la relación con su párroco con nota 6,06 (de 1 a 7), lo que disminuyó a 5,21 en el año 2015. También disminuyó su evaluación de la relación que tenían con otros diáconos, de 6,01 en 2007 a 5,83 en el año 2015. Sin embargo, evaluaron mejor su relación con su Obispo, con nota 5,88 en 2007, y de 5,92 en el año 2015. Además, mejoró la evaluación de la relación de los diáconos con su propia comunidad eclesial de base, con nota 6,28 en 2007 y de 6,36 en el año 2015.

Para mejorar y fortalecer el orden diaconal en su zona o diócesis, el 30,8% de los diáconos sugirió que “haya un buen equipo de acompañamiento diocesano” (en 2007), sugerencia que aumentó al 34,5% de los diáconos (en el año 2015).

Lo mejor de ser diácono permanente es “poder servir a los hermanos necesitados”, respuesta que la dio el 35,0% de los diáconos en 2007 y que aumentó considerablemente al 62,0% en el año 2015.

El principal desafío que hoy enfrentamos los diáconos permanentes es “que se valore nuestra identidad como diáconos”, respuesta que dieron el 26,7% de los diáconos en 2007 y el 51,1% en el año 2015.  El principal sueño que tienen los diáconos es ”poder servir mejor en mi comunidad o parroquia”, respuesta que indicaron el 29,6% de los diáconos en el año 2007 y el 49,3% en 2015.

El 88,5% de los diáconos en 2008 y el 95,6% de los diáconos en el año 2015, señalaron que  su vocación diaconal se forjó principalmente en “su familia”.  El 84,7% de los diáconos en 2008 y el 83,7% de los diáconos en el año 2015, señalaron que  su vocación diaconal se forjó principalmente en “su parroquia”.

La primera acción pastoral que realizarán los diáconos será la de “Evangelización en mi sector habitacional”, respuesta que dieron el 13,9% de los diáconos en 2008 y el 28,2% en el año 2015.  La segunda acción pastoral que realizarán los diáconos será la de “preparar una catequesis permanente para los laicos”, respuesta que dieron el 9,8% de los diáconos en 2008 y el 28,9% en el año 2015. La tercera acción pastoral que realizarán los diáconos será la de “animar la pastoral social, a la luz de la Doctrina Social de la Iglesia”, respuesta que dieron el 8,7% de los diáconos en 2008 y el 24,6% en el año 2015.

 42422393_2621809437836060_3108882304496304128_n

 

2.- Conclusiones:

En el lapso de estos últimos nueve años, desde 2007 a 2015, en que se ha realizado este diagnóstico, se aprecia un “rejuvenecimiento” de los diáconos latinoamericanos encuestados (de 62 a 59 años de promedio).  Las tres cuartas partes de los diáconos que han respondido la encuesta fueron ordenados después del año 2.000, por lo tanto son más jóvenes. Nueve de cada diez diáconos encuestados está casado, y tienen un promedio de 34 años de matrimonio, con un promedio de 3,75 hijos cada uno.  Se ha presentado un descenso en la proporción de diáconos que cuentan con educación universitaria completa, lo que implica que otros sectores -con menor nivel educacional- también están accediendo al diaconado en América Latina. Casi ocho de cada diez diáconos se encuentra trabajando en la actualidad y los diáconos desempleados representan al 9,0% del total. Más de la mitad de los diáconos tiene un ingreso mensual familiar inferior a los 1.200 dólares, cifra que ha ido aumentando en los últimos años, debido  a la crisis económica que han enfrentado los países de la región.

Entre los años 2007 y 2015, ha disminuido la proporción de diáconos que participan junto a sus esposas en pequeñas comunidades de diáconos y , al mismo tiempo, ha aumentado la proporción de los diáconos que no asisten nunca a reuniones zonales o diocesanas de diáconos.

 

 

 

El ministerio que más realizan los diáconos es el de la Liturgia, luego el ministerio de la Palabra y finalmente el ministerio de la Caridad, que aunque haya ido aumentando en los últimos años, todavía es el que está menos desarrollado entre los diáconos, debido a las continuas solicitudes que reciben en sus comunidades y parroquias, en los ámbitos de la Liturgia y de la Palabra.

Casi la totalidad de los diáconos señalaron que su formación inicial la recibieron en una Escuela del Diaconado Permanente del Obispado, lo que es un signo de desarrollo y de crecimiento muy importante en la región.  Además, los años de formación diaconal han ido aumentando en años de duración y en la calidad de sus procesos formativos. La gran mayoría de los diáconos indicaron que entre el primer llamado personal que sintieron hacia el diaconado , hasta su ordenación diaconal había transcurrido un tiempo de hasta diez años.  Por lo tanto, eso implica que han podido desarrollar un adecuado proceso de discernimiento personal y familiar.  Se aprecia -con preocupación- una disminución de la participación de las esposas de los diáconos en los cursos de formación inicial al diaconado. También ha disminuido la participación en cursos de formación de los diáconos, al menos una vez al año. Ha aumentado la calificación que los diáconos ponen a la formación inicial recibida para el diaconado y la mayoría  de los diáconos considera que esa formación debe contar con un período de práctica dirigida, la que debe ser evaluada.

También ha ido  mejorando la evaluación que los diáconos hacen de su propia labor diaconal, y la mayoría está de acuerdo en que se debe favorecer la asociación de los mismo diáconos y a que se fortalezca el orden diaconal diocesano, en el que participen junto a sus esposas.

Una tercera parte de los diáconos opina que los diáconos que no participan en las reuniones zonales o diocesanas es porque tienen problemas económicos, familiares o de salud.

Ha disminuido la evaluación de su relación con sus párrocos  y de su relación con otros diáconos.  Sin embargo, ha mejorado su evaluación de la relación con sus Obispos y con su comunidad eclesial de base.

Los diáconos sugieren que haya un buen equipo de acompañamiento diocesano para los diáconos, y el desafío que plantean es que se valore nuestra identidad como diáconos en la Iglesia y así puedan lograr el sueño de servir mejor a sus comunidades o parroquias.

Los diáconos consideran que su vocación diaconal se forjó en sus familias y en sus parroquias.

Las principales acciones pastorales que los diáconos encuestados quieren desarrollar,  a la luz de las Conclusiones de la V Conferencia de Aparecida, que invita a los diáconos a  “un testimonio evangélico y un impulso misionero para que sean apóstoles en sus familias, en sus trabajos, en sus comunidades y en las nuevas fronteras de la misión” (208), son las de “evangelización en  mi sector habitacional”, “preparar una catequesis permanente para los laicos”  y “animar una pastoral social, a la luz de la Doctrina Social de la Iglesia”.

El compromiso del diacono permanente es de testimonio evangélico. El diácono, dentro de su doble sacramentalidad junto a su familia, debe convertirse en un verdadero apóstol dentro del ámbito en el que está inmerso, su trabajo, su hogar, su barrio. Un diácono permanente debe ser un misionero permanente, debe ser un impulsor misionero de todos aquellos que le rodean.

Segunda parte:   Síntesis de los resultados de la Encuesta sobre necesidades de formación de los diáconos permanentes de Santiago y de sus esposas.

En la arquidiócesis de Santiago hay 393 diáconos permanentes (en el año 2017), de los cuales se ha formado una pequeña comisión para evaluar y diseñar una propuesta para la formación continua de ellos y de sus esposas, que les permita mejorar su ministerio diaconal. A continuación, se comparten los resultados de una encuesta aplicada a los diáconos y a sus esposas, entre los meses de junio y agosto de 2016.

1.- Pastoral zonal o ambiental:

Zona o pastoral: Diáconos: Esposas de diáconos: Total:
Norte     4     2     6
Sur   20   14   34
Oriente     7     7   14
Oeste     6     6   12
Cordillera   12     6   18
Centro     4     2     6
Maipo     3     2     5
Educación     2     2     4
Social     1     1     2
Familia     2     1     3
Otra     3     2     5
Total   64   45 109

La mayor parte de los encuestados son de la zona Sur (34), de la zona Cordillera (18), de la zona Oriente (14) y de la zona Oeste (12).

2.- Ámbito donde desempeñan su servicio:

Ámbito: Diáconos: Esposas de diáconos: Total:
Urbano, medio y alto 23 11   34
Urbano popular 37 30   67
Rural   2   2     4
Urbano y rural   2   2     4
Total 64 45 109

Los respondentes de la encuesta desempeñan su servicio principalmente en el ámbito urbano popular (67) y urbano, medio y alto (34)

3.- Ocupación o empleo en la actualidad:

Ocupación o empleo: Diáconos: Esposas de diáconos: Total:
Trabaja dependiente   31    6   37
Trabaja independiente   15    4   19
Cesante     6    3     9
Pensionado, jubilado   12    7   19
Dueña de casa     –  25   25
Total   64  45 109

 

La mayor parte de los encuestados trabaja en forma dependiente (37)  y en forma independiente (19). El 8,3% de los encuestados se encuentra cesante y el 55.6% de las esposas de los diáconos son dueñas de casa (25).

4.-  Cantidad de servicios específicos que desarrollan:

Cantidad de servicios: Diáconos: Esposas de diáconos: Total:
1-2   33   25    58
3-4   19   14   33
5-6     5      3     8
7-8     7     3   10
Promedio: 3,06 3,88 3,40

 

Los encuestados desarrollan un promedio global de 3,40 servicios específicos, los diáconos desarrollan un promedio de 3,06 servicios y las esposas de los diáconos desarrollan un promedio de 3,88 servicios.

 

 

 

 

 

 

5.- Servicios específicos que desarrollan (respuestas múltiples):

Servicios específicos: Diáconos: Esposas de diáconos: Total:
Liturgia  24 14 38
Pastoral matrimonial  12   7 19
Comunidades cristianas de base  10   8 18
Catequesis sacramental    8   7 15
Parroquia, C. Eclesial de base  16   3 19
Pastoral bautismal  12   4 16
Pastoral familiar    7   7 14
Formación de laicos    7   4 11
Misiones, pastoral misionera    7   3 10
Pastoral social    6   4 10
Bautismos  10  — 10
Matrimonios    9  —   9
Pastoral educación, colegios    2   6   8
Pastoral de la salud, del dolor    4   3   7
Apoyar a estudiantes diaconado    5   5 10
Responsos y bendiciones    8  —   8
Pastoral de alcohol y drogas    4   1   5
Otros, varios  35 26 61

 

Los servicios específicos que más desarrollan los encuestados son: Liturgia (38), Pastoral matrimonial (19), Parroquia, Comunidad eclesial de base (19), Comunidades cristianas de base (18) y Pastoral bautismal (16).

 

En la página siguiente se especifican los demás servicios que desarrollan los encuestados.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Otros servicios específicos que desarrollan (respuestas múltiples):

Servicios específicos: Diáconos: Esposas de diáconos: Total:
Ayuda Fraterna 2 2 4
Ofrendas 2 2
Grupo Madrugadores 1 1
Servicios diaconales en el trabajo 2 2
Grupo de María 2 1 3
Coro 2 2
Retiros 1 1 2
Catecumenado 1 1 2
Bailes religiosos 1 1
Pastoral de la diversidad sexual 1 1
Consejo de Asesores 2 2
Pastoral del adulto mayor 2 3 5
Entrevista de novios 4 4
Comité económico 3 2 5
Pastoral rural 1 1 2
Comunidad de diáconos 2 2 4
Pastoral de la calle 2 1 3
Asesor de Pastoral juvenil 3 1 4
Pastoral penitenciaria 2 1 3
Lectio divina 2 1 3
Grupos de vecinos 2 2
Partido político 1 1
Centro de desarrollo social 1 1
Ecumenismo 1 1
Pastoral del trabajo 1 1
Suma de otros servicios varios: 35 26 61

 

6.- Modalidad de formación que prefiere:

Modalidad de formación preferida: Diáconos: Esposas de diáconos: Total:
Presencial   35   20   55
Por internet   12     8   20
Mixto   13   11   24
Me da igual     4       6   10
Total   64   45 109

Las modalidades de formación que más prefieren los encuestados son: presencial (55), por internet (20) y mixto (24)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

7.- Materias o temas de formación que le hacen falta o le parecen importantes para su servicio (respuestas múltiples):

Materias o temas de formación: Diáconos: Esposas de diáconos: Total:
Doctrina social de la Iglesia  17   6 23
Misiones, pastoral misionera  13   6 19
Comunidades cristianas de base  11   5 16
Pastoral familiar  10   6  16
Liturgia    7   8 15
Biblia  13   8 21
Acompañamiento espiritual  10   9 19
Acompañamiento matrimonial    6 10 16
Cristología    7   3 10 
Espiritualidad    8   4 12 
Ecumenismo y diálogo religioso    6   2   8 
Formación de laicos    6    2   8 
Pastoral social    5     2   7 
Salud mental    5     2   7 
Magisterio de la Iglesia    7   3 10
Diáconos y periferias    6    —   6 
Religiosidad popular   5   1   6
Pastoral del dolor   4   3   7
Alcoholismo y drogadicción   5   1   6
Matrimonio diaconal   4   2   6
Pastoral de educación   4   1   5
Homilética   7   —   7
Exhortación Amoris Laetitia   4   3   7
Otros , varios 71 35 106

 

Las materias o temas de formación que más les hacen falta o le parecen importantes a los encuestados son los siguientes:

Doctrina social de la Iglesia (23), Misiones, pastoral misionera (19), Comunidades cristianas de base (16), Pastoral familiar (16), Liturgia            (15), Biblia (21) y Acompañamiento espiritual (19)

A continuación se especifican los otros temas de formación señalados por los encuestados.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Otras materias o temas de formación que le hacen falta o le parecen importantes para su servicio (respuestas múltiples):

Materias o temas de formación: Diáconos: Esposas de diáconos: Total:  
Teología moral 2 1 3  
Psicología 1 1  
Eclesiología 3 1 4  
Signos de los tiempos 2 2  
Concilio Vaticano II 3 1 4  
El diácono y su esposa 3 2 5  
Pedagogía pastoral 3 1 4  
Pastoral urbana 3 1 4  
Pastoral rural 2 1 3  
Oración 3 2 5  
Alejados de la Iglesia 3 1 4  
Antiguo Testamento 3 1 4  
Teoría de género 3 2 5  
Pastoral de la salud 3 1 4  
Educación popular 3 3  
Administración parroquial 3 2 5  
Pastoral de divorciados y separados 3 1 4  
Fe y cultura 2 2  
Misiones familiares 2 1 3  
Pastoral penitenciaria 2 2  
Fe y política 3 1 4  
Sindicalismo 2 2  
Sacramentos de iniciación a la vida cristiana 2 2 4  
Pastoral de la diversidad sexual 2 1 3  
Reconciliación, confesión 1 1 2
Aborto 2 1 3
Derecho canónico 1 1 2
Actualidad de la Iglesia 2 1 3
Psicología relaciones matrimoniales y familiares 2 2
Dinámicas de grupos 2 1 3
Temas claves para el trabajo pastoral 1 1
Acompañamiento en el duelo 2 2
Como defender nuestra Iglesia 1 1
Saber compartir entre diáconos 1 1
Consejería 1 1
Como dar retiros espirituales 1 1
Suma de otros temas de formación: 71 35 106

 

8.- Número de horas a la semana que los encuestados podrían dedicar a un programa de formación para diáconos y esposas:

N° de horas semanales para la formación: Diáconos: Esposas: Total:
01 hora     6   12   18
02 horas   30   15   45
03 horas   18   10   28
04 horas y más   10     8   18
Total   64   45 109

 

En total, el 41,3% de los encuestados pueden dedicar 2 horas semanales para la formación (45) y el 25,7% pueden dedicar  3 horas semanales a la formación (28).

 

 

9.- Ideas y sugerencias para el éxito de un Programa de formación permanente para los diáconos y sus esposas (respuestas múltiples):

Ideas y sugerencias: Diáconos: Esposas de diáconos: Total:
Cursos concretos y aterrizados   16   6 22
Con metodología participativa   10   9  19
Que sirvan a los diáconos    11   6  17
Que tengan flexibilidad     8   4   12
Que entreguen documentos y materiales     8   3  11
Cursos que sean replicables     7   4 11
Que se intercambien experiencias     6    2   8
Que se hagan los Sábado     5     3    8
Cursos de buen nivel académico     5     2    7 
Que preparen para la misión     4      2   6  
Que tengan continuidad     4   1   5   
Que sean talleres o blogs     3    3   6  
Cursos que sean evaluables     4     1   5 
Que aborden temas contingentes     5    —   5  
Jornadas zonales de formación diaconal     8   1   9
Como el Diplomado que realiza la PUC     4  —   4  
Cursos para los párrocos sobre el rol de los diáconos permanentes en la Iglesia    2    1   3
Encuentros con esposas de diáconos     4   3   7
Otras sugerencias   14   9  23

 

Las principales ideas y sugerencias de los encuestados para el éxito de un programa de formación para los diáconos y sus esposas, son las siguientes: Cursos concretos y aterrizados (22), con metodología participativa (19), que sirvan a los diáconos (17), que tengan flexibilidad (12), que entreguen documentos y materiales (11) y cursos que sean replicables (11)

10.- Principales resultados de la encuesta:

  • Se aplicó la encuesta a un total de 109 personas, de las cuales 64 son diáconos permanentes y 45 son esposas de diáconos.
  • El 55,5% de los encuestados se desempeña en el ámbito urbano popular y el 31,2% se desempeña en el sector urbano, medio y alto.
  • El 33,9% de los encuestados trabaja en forma dependiente y el 17,4% lo hace en forma independiente.
  • Los encuestados realizan un promedio global de 3,40 servicios específicos, los diáconos desarrollan un promedio de 3,06 servicios específicos y las esposas de los diáconos efectúan un promedio de 3,88 servicios específicos.
  • Los servicios específicos que más desarrollan los encuestados son: Liturgia (38), Pastoral matrimonial (19), Parroquia, comunidad eclesial de base (19), Comunidades cristianas de base (18) y Pastoral bautismal (16),
  • Las modalidades de formación que más prefieren los encuestados son: presencial (55), por internet (20) y mixto (24)

 

 

  • Las materias o temas de formación que más le hacen falta o le parecen importantes a los encuestados son los siguientes: Doctrina social de la Iglesia (23), Misiones, pastoral misionera (19), Comunidades cristianas de base (16), Pastoral familiar (16), Liturgia (15), Biblia (21) y Acompañamiento espiritual (19)

En total, el 41,3% de los encuestados pueden dedicar 2 horas semanales para la formación (45) y el 25,7% pueden dedicar  3 horas semanales a la formación (28).

  • Las principales ideas y sugerencias de los encuestados para el éxito de un programa de formación para los diáconos y sus esposas, son las siguientes: Cursos concretos y aterrizados (22), con metodología participativa (19), que sirvan a los diáconos (17), que tengan flexibilidad (12), que entreguen documentos y materiales (11) y cursos que sean replicables (11)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

11.- Clasificación de los servicios que desarrollan los diáconos actualmente:

LITURGIA: 55 PALABRA: 85 CARIDAD: 46
Servicio de Santificar: es decir, mediante la oración, en la administración solemne del bautismo, en la conservación y distribución de la Eucaristía, en la asistencia y bendición del matrimonio, en presidir el rito de los funerales y de la sepultura y en la administración de los sacramentales. Servicio de Enseñar: lo que implica proclamar la Sagrada Escritura e instruir y exhortar al pueblo. Servicio de Conducir: en la dedicación a las obras de caridad y de asistencia y en la animación de comunidades o sectores de la vida eclesial, especialmente en lo que concierne a la caridad.

El documento de Aparecida invita a los diáconos a ser apóstoles en las nuevas fronteras del mundo.

Liturgia 24

Bautismos 10

Matrimonios 9

Responsos y bendiciones 8

Entrevista de novios 4

 

 

 

 

Comunidades cristianas 10

Parroquia, CEB 16

Catequesis sacramental 8

Pastoral bautismal 12

Pastoral matrimonial 12

Formación de laicos 7

Pastoral familiar 7

Apoyar a aspirantes al diaconado 5

Grupo de María 2

Retiros 1

Catecumenado 1

Comunidad de diáconos 2

Lectio divina 2

 

Misiones 7

Pastoral social 6

Pastoral educación 2

Pastoral de la salud 4

Pastoral alcohol y drogas 4

Ayuda fraterna 2

Diáconos  en el trabajo 3

P. diversidad sexual 1

Consejo de Asesores 2

P. del adulto mayor 2

Comité económico 3

Pastoral rural 1

Pastoral de la calle 2

Asesor de P. Juvenil 3

P. penitenciaria 2

Ecumenismo 1

Conclusión:  Los servicios que menos desarrollan los diáconos son los relacionados con la Caridad y al mismo tiempo, los temas de formación relacionados con la Caridad, son los que más solicitan. Aquí se aprecia una necesidad urgente de formación específica para los diáconos en la actualidad. Por el contrario, los servicios que más realizan los diáconos, tienen que ver con la Palabra y son los temas de formación que ellos menos solicitan hoy.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

12.-   Propuesta de formación:

Se plantea una propuesta general de los elementos formativos  del diácono y de su esposa, que debería apoyar la Vicaría del Clero del Arzobispado de Santiago, para que los diáconos desempeñen los servicios de Santificar, de Enseñar y de Conducir:

LITURGIA :  41 PALABRA : 37 CARIDAD : 162
Servicio de Santificar: es decir, mediante la oración, en la administración solemne del bautismo, en la conservación y distribución de la Eucaristía, en la asistencia y bendición del matrimonio, en presidir el rito de los funerales y de la sepultura y en la administración de los sacramentales. Servicio de Enseñar: lo que implica proclamar la Sagrada Escritura e instruir y exhortar al pueblo. Servicio de Conducir: en la dedicación a las obras de caridad y de asistencia y en la animación de comunidades o sectores de la vida eclesial, especialmente en lo que concierne a la caridad.

El documento de Aparecida invita a los diáconos a ser apóstoles en las nuevas fronteras del mundo.

Liturgia 7

Eclesiología 3

Homilética 7

Ecumenismo 6

Magisterio  de la Iglesia 7

Exort. Amoris Laetitia 4

Concilio Vaticano II 3

Derecho canónico 1

Actualidad de la Iglesia 2

Cómo defender nuestra Iglesia 1

 

 

 

 

 

Biblia 13

Teología moral 2

Cristología 7

Signos de los tiempos 2

Pedagogía pastoral 3

Oración 3

Antiguo Testamento 3

Sacramento de iniciación a la vida cristiana 2

Reconciliación confesión 1

Saber compartir entre diáconos 1

 

 

 

 

 

 

Doctrina Social  Iglesia 17

Espiritualidad diaconal 8

Pastoral del dolor 4 Misiones 13

Pastoral social 5 Acompañamiento   espiritual 10

Acompañamiento matrimonial 6

Com. cristianas de base 11

Pastoral familiar 10

Formación de laicos 6

Salud mental 5

Religiosidad popular 5

Alcoholismo drogadicción 5

Pastoral de educación 4

Diáconos y periferias 6

Matrimonio diaconal 4

El diácono y su esposa 3

Pastoral urbana 3

Pastoral rural 2

Alejados de la Iglesia 3

Teoría de género 3

Pastoral de la salud 3

Educación popular 3

Administración parroquial 3

P. separados y divorciados 3

Misiones familiares 2

P. penitenciaria 2 

Fe y política 3

Sindicalismo 2       

Fe y cultura 2

P. diversidad sexual 2

Aborto 2     

Dinámicas de grupos 2

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

13.- Una propuesta curricular -en módulos- para la formación continua de los diáconos permanentes de Santiago y de sus esposas, a partir del año 2017:

LITURGIA :  PALABRA : CARIDAD :
Servicio de Santificar:  mediante la oración, en la administración solemne del bautismo, en la conservación y distribución de la Eucaristía, en la asistencia y bendición del matrimonio, y en la administración de los sacramentales. Servicio de Enseñar: lo que implica proclamar la Sagrada Escritura e instruir y exhortar al pueblo. Servicio de Conducir: en la dedicación a las obras de caridad y de asistencia y en la animación de comunidades o sectores de la vida eclesial, especialmente en lo que concierne a la caridad. El documento de Aparecida invita a los diáconos a ser apóstoles en las nuevas fronteras del mundo.
Primer Módulo: “Los diáconos somos hijos del Concilio Vaticano II”:

 

 

Contenidos a desarrollar:

Concilio Vaticano II

Magisterio de la Iglesia

Liturgia

Eclesiología

Ecumenismo

Homilética

Exort. Amoris Laetitia

Derecho canónico

Actualidad de la Iglesia

 

 

 

 

 

Segundo módulo: “Los diáconos ayudamos a conocer y a profundizar la Sagrada Escritura”:

 

Contenidos a desarrollar:

Biblia

Antiguo Testamento

Cristología

Teología moral

Signos de los tiempos

Pedagogía pastoral

Oración

 

 

 

 

 

 

Tercer módulo: “Los diáconos somos apóstoles en las nuevas fronteras”:

Contenidos a desarrollar:

El diácono y las periferias

Los alejados de la Iglesia

Pastoral del dolor

Acompañamiento espiritual

Salud mental

Religiosidad popular

Pastoral de educación

Pastoral urbana y p. rural

Fe y política  Sindicalismo

Pastoral penitenciaria

Educación popular

Cuarto módulo : “Los diáconos somos cristianos sociales”

Contenidos a desarrollar:

Doctrina Social  Iglesia

Pastoral social

Alcoholismo y drogadicción

Formación de laicos

Pastoral de la salud

 

Quinto módulo: “La doble sacramentalidad de los diáconos”:

Contenidos a desarrollar:

Espiritualidad diaconal

Pastoral familiar

Matrimonio diaconal

P. separados y divorciados

Misiones familiares

Teoría de género     

Aborto

 

 

 

 

 

14.-  Conclusión: 

Los resultados de la encuesta realizada a los diáconos y a sus esposas, permitieron (desde la Vicaría para el Clero del Arzobispado de Santiago) elaborar y comenzar a ejecutar –a partir del año 2017- un Plan de Formación  continua para los diáconos y para sus esposas, con un Curso sobre el Evangelio según San Marcos que lo dictó un profesor de la Facultad de Teología de la Pontificia Universidad Católica de Chile (Padre Eduardo Pérez-Cotapos sscc) y que tuvo una excelente participación (100 personas certificadas) y con un Curso sobre Desafíos a la luz de la Doctrina Social de la Iglesia, y otro Curso sobre Homilética,  que se efectúan durante el año 2018.mige

Autor diácono Miguel Ángel Herrera Parra

Austraia: Nuevo coordinador nacional del diaconado permanente.

Los obispos australianos han nombrado un nuevo coordinador nacional para la vocación de más rápido crecimiento en la Iglesia en Australia.

El diácono de Adelaide, Tim Grauel, fue recientemente nombrado coordinador nacional del diaconado permanente para la Oficina de Obispos para la Vida y el Ministerio del Clero.

El nombramiento fue ratificado en agosto por el presidente de la Conferencia de Obispos Católicos de Australia, el arzobispo Mark Coleridge y el obispo Greg O’Kelly, el administrador apostólico de la Arquidiócesis de Adelaide. 

41156919242_13c375ef1f_k-933x445

El diácono Wilfred Limjap de la diócesis de Parramatta. 

El padre Greg Bourke, secretario ejecutivo de la Comisión de Obispos para el Ministerio de la Iglesia y director de su Oficina para la Vida y el Ministerio del Clero, dijo que Australia había experimentado un aumento significativo en el número de diáconos.

“Los diáconos estuvieron en gran número hasta alrededor del año 1000 y después de eso disminuyeron gradualmente. Hay diferencias de opiniones sobre las razones de esto; sin embargo, desde el Concilio Vaticano II, el diaconado ha sido revivido y ha visto un aumento significativo en las vocaciones “, dijo.

San Stephen, el primer mártir de la Iglesia, y San Francisco de Asís, que vivió hace 800 años, son dos diáconos muy conocidos en la rica historia del diaconado, dijo el padre Bourke.

“El diaconado está en su mejor momento cuando el ministerio se encuentra en la interfaz de la Iglesia y el mundo, por ejemplo, capellanía en la cárcel, capellanes de emergencia, capellanes de la policía y proclamando y predicando el Evangelio”, dijo.

“Una cita que a menudo se atribuye a San Francisco de Asís que dijo a sus frailes: ‘Predicar bien y predicar con eficacia, y si tiene que usar palabras, sigue siendo relevante hoy y apoya la visión y el propósito del diaconado moderno”.

El diácono Grauel, ex gerente senior de una importante organización de cuidado de personas mayores en Adelaide, dijo que estaba entusiasmado con el nuevo rol y que esperaba con ilusión el desafío de promover el diaconado permanente y fomentar la formación de sonido y la formación permanente.

“Soy un diácono relativamente nuevo y fui ordenado hace poco menos de tres años, pero tengo antecedentes como ministro de la Iglesia Unida”, dijo.

MBTimGrauel

Diácono Tim Grauel.

“He aceptado el desafío de ser diácono y lo veo como un puente, tanto entre el clero y los laicos, como entre la Iglesia y el mundo.

“Hay un movimiento para que los diáconos sean casi emprendedores en la Iglesia al alentar al Evangelio a llegar a diferentes lugares y ser creativos al hacerlo”.

El diácono Grauel dijo que el papa Francisco apoyaba mucho el papel del diaconado.

“Creo que no es sólo en el nombre (Francis). El Papa a menudo enfatiza que debemos estar cerca de la vida de la gente, no escondidos en una oficina. Él está apoyando la misión de llegar y para eso están los diáconos, para dar testimonio de una misión de caridad “, dijo.

El diaconado permanente se restauró siguiendo la “Constitución dogmática sobre la iglesia” de 1964,  Lumen Gentium , y fue promulgado en 1967 por el Beato Papa Pablo VI en su motu proprio sobre la “Orden sagrada del diaconado”  Sacrum Diaconatus Ordinem .

Los obispos australianos lanzaron oficialmente nuevas normas y pautas para el diaconado permanente durante su reunión plenaria en Sydney en mayo del año pasado.

Catholic Outlook

Las pautas se pueden descargar del sitio web de Clergy Life and Ministry en  http://www.clergy.org.au/images/pdf/Norms_&_Guidelines.pdf .

Querido diácono Joaquín, sólo se me ocurre esta despedida: ¡Te nos has ido demasiado pronto! 

El pasado 22 de junio falleció el diácono permanente D. Joaquín López Maíz, a la edad de 57 años. Esposo, padre y abuelo, ejerció su ministerio diaconal durante 18 años con total entrega en la diócesis de Valladolid.
Definir la personalidad de este abulense de pro, tanto desde la amistad que nos unía, como desde el ministerio del diaconado que compartimos sin caer en el elogio emocional no resulta sencillo. Joaquín era como lo definió el profesor D. Javier Burrieza: “una de esas grandes personas que pasan por la vida de uno, que al mismo tiempo son grandes y sencillas, que no hacen ruido, con grandes gestos de amistad y entrega a los demás. Personas que cuando faltan en tu vida te das cuenta que has conocido a un santo“.
Joaquín como el resto de los diáconos permanentes, coordinaba su vocación diaconal, con la entrega a su familia y su trabajo profesional. Una triada que a veces es difícil de compaginar sin menoscabar a ninguna de ellas. Ejercía su ministerio en una triple acción pastoral poniendo en práctica las funciones u oficios propios del diácono: el munus docenti, (diaconía de la Palabra) proclamando el Evangelio a los fieles y exhortando al pueblo con sus homilías y catequesis. El munus sanctificandi, (diaconía de la liturgia) por el que administró solemnemente el sacramento del Bautismo y los sacramentales, distribuyó la Eucaristía, bendijo el sacramento del Matrimonio en nombre de la Iglesia, presidió el rito del entierro y de los funerales y consoló a los enfermos administrándoles el viatico. Y por último el munus regendi, (diaconía de la caridad). Para esta función de la caridad Joaquín tuvo siempre presente las palabras de San Policarpo dirigidas a los diáconos en su entrega a quién lo necesitaba: “Sed compasivos y diligentes, actuándo según la verdad del Señor, que se hizo el servidor de todos”. Sin título
Durante su labor en las parroquias donde desarrolló su ministerio, con su visita consoladora a los enfermos se hizo servidor de todos, pues la verdadera vocación del diácono por la que fue ordenado, es ser servidor de todos, es configurarse con Cristo Siervo. Con su ejemplo y su palabra se puso al servicio de los hermanos. Con su dedicación sirvió al pueblo de Dios en nombre de Cristo, con humilde caridad y misericordia.
Como diácono casado, Joaquín se sintió particularmente responsabilizado por ofrecer un claro testimonio de la doble santidad del matrimonio y de la familia. Bendecido por el Señor, con una esposa que en todo momento apoyó su vocación diaconal, tuvo la suerte de ver incrementado el amor matrimonial con dos hijas y un nieto, donando su amor hacia ellas sin ningún tipo de límite. Compaginar lo entrega diaconal y de esposo a veces llevo consigo el robar algo de tiempo a quien más quieres. pero su esposo y sus hijas nunca tuvieron la menor duda de que la entrega de Joaquín por aquellos que lo necesitaban, no sólo no significaba un pequeño abandono temporal, sino que con su generosidad mostraron que el matrimonio es un sacramento de comunión, no solo entre los esposos, sino con la Iglesia y la comunidad. Joaquín y su esposa sabían que toda familia cristiana está llamada a asumir de formo viva y responsable la misión de la Iglesia, en el mundo actual, pero en el caso de los diáconos casados, estamos llamados de uno forma especial a ser un ejemplo vivo de fidelidad y de servicio a la misión de lo Iglesia. Por ello el papel de la esposa es de vital importancia en esto entrego familiar, porque son ellas quienes con su apoyo y testimonio hacen posible responder al servicio de la Iglesia o través de la conexión entre el sacramento del matrimonio y el diaconado. Un verdadero ejemplo de este testimonio han sido Joaquín y su esposa. quienes con su entrega total al servicio de los demás han contribuido a hacer presente lo Iglesia en el mundo actual. images
Pero si hay un rasgo característico a destacar de Joaquín fue su relación con los jóvenes. Él ero consciente que los jóvenes constituyen una fuerza excepcional el Iglesia, que son el presente y sobre lo el futuro de lo Iglesia. Su cercanía y conexión con ellos a través de encuentros la catequesis de preparación para el sacramento de la Confirmación, dio como resultado que muchos de esos jóvenes sigan hoy colaborando en los parroquias donde Joaquin ejerció su ministerio. Como padre de familia, sabía lo que es experimentar el amor hacia y de los hijos, practicó el dialogo y la comprensión, actitudes que le ayudaron a entender, ayudar y conectar mejor a los jóvenes y sobre todo a colaborar con ellos en sus problemas, dudas e inquietudes. No puedo terminar este merecido homenaje a mi amigo Joaquín sin hacer de nuevo alusión a su origen abulense. Cualquiera que lo haya conocido, no sólo ejerciendo su ministerio, sino en la vida cotidiana, sabe que siempre que tenía ocasión presumía y llevaba muy a gala a su Ávila natal y por supuesto su devoción a la Virgen de las Vacas. Pido a Dios que la Virgen que te arropó con su manto, te acoja con sus brazos misericordiosos en la casa del Padre.
Querido Joaquín, sólo se me ocurre esta despedida:
¡Te nos has ido demasiado pronto!

Por Francisco Castro, diácono en “Agua Viva

Vídeo de Joaquin en este blog

Diácono Robert A. DeLuca, MA, Premio de Liderazgo Católico ’74

 

Diácono Robert A. DeLuca, MA,
Premio de Liderazgo Católico ’74

Catecismo es una palabra que rara vez inspira emoción. Pero si usted es Robert DeLuca, sabe que la catequesis se deriva de una palabra griega que significa eco, y que la vocación del maestro católico es hacer eco de las palabras y la vida de Cristo. Como maestro, diácono ordenado, escritor, administrador y presencia pastoral, el Diácono Bob se ha pasado la vida haciendo eso. Al dejar San Anselmo con una Licenciatura en Teología en 1974, Bob comenzó a trabajar en el ministerio catequético y nunca ha parado, sirviendo en escuelas secundarias, parroquias y universidades en New Hampshire, Nueva York y Florida durante más de cuatro décadas. En 1986, Bob obtuvo una Maestría en Artes en Ministerio Pastoral del Instituto Jesuita de Ministerio Pastoral y Educación Religiosa en el Boston College y ha realizado trabajos adicionales de posgrado en el Providence College y la Universidad de Notre Dame. descarga (3)

En 2006 fue ordenado a la Orden Sagrada de los Diáconos por el Reverendísimo Victor Galeone, y en una época en que muchas personas disfrutan de la jubilación, Bob continúa viviendo activamente su vocación guiando a los jóvenes en su fe como Director del Ministerio de la Escuela y Educación Religiosa en Bishop Kenny High School en St. Augustine, Florida. También sirve como miembro del personal pastoral de la Iglesia Católica St. Luke, como Presidente de la Educación Continua del Clero, como miembro de la facultad de la Formación del Ministerio diocesano, y como Instructor adjunto de Teología en la Universidad de Saint Leo’s. Como miembro y líder de la Conferencia Nacional de Líderes Catequéticos, Bob continúa aplicando su experiencia en consultoría para editores católicos. En su determinación de hacerse eco de las palabras y la vida de Cristo, Bob ha cultivado un interés particular en la intersección de los campos de la psicología y la teología. Él es celoso en su deseo de dar la bienvenida a católicos alienados a su hogar y promover el crecimiento profesional y el desarrollo de mujeres y hombres laicos en el ministerio de la Iglesia. La Asociación de Antiguos Alumnos de Saint Anselm tiene el honor de unirse a otros en el reconocimiento de esta notable vida de ministerio a la Iglesia y su pueblo al otorgarle el Diálogo de Liderazgo 2018 al Diácono Robert DeLuca. Bob continúa aplicando su experiencia en consultoría para editores católicos. En su determinación de hacerse eco de las palabras y la vida de Cristo, Bob ha cultivado un interés particular en la intersección de los campos de la psicología y la teología. Él es celoso en su deseo de dar la bienvenida a católicos alienados a su hogar y promover el crecimiento profesional y el desarrollo de mujeres y hombres laicos en el ministerio de la Iglesia. La Asociación de Antiguos Alumnos de Saint Anselm tiene el honor de unirse a otros en el reconocimiento de esta notable vida de ministerio a la Iglesia y su pueblo al otorgarle el Diálogo de Liderazgo 2018 al Diácono Robert DeLuca. Bob continúa aplicando su experiencia en consultoría para editores católicos. En su determinación de hacerse eco de las palabras y la vida de Cristo, Bob ha cultivado un interés particular en la intersección de los campos de la psicología y la teología. Él es celoso en su deseo de dar la bienvenida a católicos alienados a su hogar y promover el crecimiento profesional y el desarrollo de mujeres y hombres laicos en el ministerio de la Iglesia. La Asociación de Antiguos Alumnos de Saint Anselm tiene el honor de unirse a otros en el reconocimiento de esta notable vida de ministerio a la Iglesia y su pueblo al otorgarle el Diálogo de Liderazgo 2018 al Diácono Robert DeLuca. Él es celoso en su deseo de dar la bienvenida a católicos alienados a su hogar y promover el crecimiento profesional y el desarrollo de mujeres y hombres laicos en el ministerio de la Iglesia. GsyGZ2tA

La Asociación de Antiguos Alumnos de Saint Anselm tiene el honor de unirse a otros en el reconocimiento de esta notable vida de ministerio a la Iglesia y su pueblo al otorgarle el Diálogo de Liderazgo 2018 al Diácono Robert DeLuca. Él es celoso en su deseo de dar la bienvenida a católicos alienados a su hogar y promover el crecimiento profesional y el desarrollo de mujeres y hombres laicos en el ministerio de la Iglesia. La Asociación de Antiguos Alumnos de Saint Anselm tiene el honor de unirse a otros en el reconocimiento de esta notable vida de ministerio a la Iglesia y su pueblo al otorgarle el Diálogo de Liderazgo 2018 al Diácono Robert DeLuca.

Saint Anselm College