Anuncios

“Le digo si a Jesús en forma incondicional y trato de hacerlo sacramento”, expresó emocionado el diácono permanente Alberto Roselli

El diácono permanente y periodista Alberto Roselli participó del espacio del “Salmo actualizado del siglo 21” y nos dejó su testimonio: “Yo soy de Alcira Gigena, en el sur de la provincia de Córdoba. Y de chico hice una vida de pueblo, que es vida de hermanos, porque me crié con amigos tanto en la primaria como en la secundaria. Tengo que decir que mi mamá Irma fue y es una enorme madre. Si bien viví una infancia muy pobre, fue muy linda, no le cambiaría nada. Y mi primer encuentro con Dios que recuerde fue a través de mi abuelo materno Lorenzo y mi párroco, el padre Ramón Staffolani. Y para mi Dios es alguien cercano, de decirle desde chico ´che Diosito, ¿me ayudás en la prueba?`”, relató.2-2-1024x612

Además, Roselli destacó que quiere “servir en lo que sea, cuando sea, con lo que soy. Yo soy cristiano escuchando a los otros, haciéndoles una broma, leyendo noticias en la radio donde trabajo, Me gusta pensar que el servicio es un Si a Jesús, absolutamente incondicional y hecho sacramento”.

Y también el diácono permanente de la diócesis de Río Cuarto nos dejó su oración misionera:

Santo, Señor de mi cielo y de mi tierra,

Santo y Padre, que acariciás mis pobrezas:

Dame también hoy Sabiduría

y tu Espíritu, que me acerca a tus grandezas.

Que si tu Gracia lo quiere y lo permite

abandone a tus pies mis pequeñeces,

y que en lugar que sea yo mi propio centro,

seas Vos el que, ocupándome, me reces.

Que pueda ser vasija simple y frágil,

Y que no me dé vergüenza ser humano.

Para que aunque sólo quepa un breve sorbo

Pueda entregarte, vivo, a mis hermanos.

Amén.

ESCUCHAR EL PROGRAMA

1-1024x576

Anuncios

Oviedo: ordenado en la catedral un diácono permanente junto a cuatro transitorios y tres presbíteros

“Con la ilusión de un niño”

“Soy catequista de niños de primera comunión y estoy viviendo mi consagración como diácono permanente con la misma ilusión que ellos esperan su día. Es gratificante ver que con 63 años, jubilado…. mantienes viva esa grandísima ilusión”, así se expresa Miguel Ángel Fernández a pocos días de consagrase como diácono permanente. “A uno lo llama el Señor y no puede decir que no, un día puedes, pero al día siguiente te vuelve a llamar y no hay tercera; en esa ocasión es ya que sí.Diácono-pte.-857x380

Casado y con cuatro hijos, Miguel Ángel ha mantenido ese entusiasmo durante los años de formación afrontando las dificultades que le imponía retomar el estudio tras tantos años –su profesión era la de conductor de maquinaria pesada–, y la distancia a recorrer diariamente –él reside en el concejo de Villayón y las clases se imparten en Oviedo–. “El primer día que subía por las escaleras del Seminario me paré y me dije: ¿A dónde vas Miguel? Pero luego te encuentras con profesores muy buenos y compañeros estupendos”. Su familia fue el primer y fundamental apoyo en el nuevo camino que iniciaba y también se encontró con el reconocimiento de sus vecinos, “valoran el esfuerzo y el trabajo que haces, te dicen que se alegran que después de años de sacrificio llegue esta gran recompensa”. Una forma de verlo que le hace pensar que como diácono permanente será muy bien acogido: “notas que hay una cercanía con la gente. Eso ya te va llenando y te haces un poco la idea de cómo podrá ser”.

Siempre vinculado a la parroquia ve el diaconado como un nuevo paso en el que “el servicio a los demás es lo fundamental” y que a partir de ahora vivirá con más intensidad. “Todos mis compañeros me dicen que cuando estás ordenado y te revistes para hacer una celebración todo el carácter que te imprime te viene de golpe, te sube la moral. Coinciden todos en lo mismo y es lo que me está ocurriendo a mí ahora, sé que lo voy a sentir y te refuerza de una forma maravillosa”.

Iglesiadeasturias

Con el fallecimiento de Donald St. Louis, son 220 diáconos en Denver, U.S.A.

32608982_10156313908494491_6881861287047856128_n.jpgEl Diácono Donald St. Louis murió ayer por la mañana rodeado de su familia rezando la Coronilla de la Divina Misericordia.

El Diácono Don fue el jefe de formación para diáconos permanentes de la Arquidiócesis de Denver.

Su muerte llegó muy repentinamente. Se sintió mal; luego, un escaneo mostró que su cuerpo estaba lleno de cáncer. Él murió poco después.

En este enlace se pueden visualizar todos los diáconos de la Archidiócesis de Denver:

DIÁCONOS DE DENVER

Sin títuloSin título

Ha dado comienzo el XIV Encuentro de Formadores de Escuelas Diaconales de Brasil

El XIV Encuentro Nacional de Directores y Formadores de Escuelas Diaconales fue abetto el martes 15 de mayo a las 14h, por el presidente de la Comisión Nacional de los Diáconos – CND, diácono Zeno Konzen.
El obispo referencial de los diáconos don Juan Francisco Salm, obispo de Tubarão, SC, hizo la exhortación inicial, mientras que el secretario de la CND diácono Antonio Héliton Alves hizo la introducción del tema. El comentario sobre el tema fue hecho por el vicepresidente Francisco Pontes (Chiquinho),

El primer asesor del Encuentro fue don Jaime Splenger, arzobispo de Porto Alegre y presidente de la Comisión Episcopal Pastoral para los Ministerios Ordenados y la Vida consagrada de la CNBB, que presentó pistas sobre el tema “Escuela Diaconal del Futuro”. José Augusto Rios Bastos, Maestro en Administración – UFBA., Habló sobre gestión y planificación, para lograr los objetivos.

La programación del día fue encerrada con misa en la Capilla del CTL, presidida por don João Salm.Os_dois_bispos

De Salvador, BA, diácono José Carlos pascual – ENAC / CND

 

Chicago: El Cardenal ordena a 19 diáconos permanentes en la Catedral, el Obispo auxiliar ordena a ocho diáconos transitorios en la capilla del Seminario

El Cardenal Blase Cupich ordenó a 19 nuevos diáconos permanentes en la Catedral del Santo Nombre en Chicago, y el Obispo Frank Kane ordenó a ocho diáconos transicionales en la Capilla de la Inmaculada Concepción del Seminario Mundelein.

“El trabajo de un Diácono es fundamental para la vida de la Iglesia”, dijo el Cardenal Cupich en su homilía.

El Diaconado es más que un paso en su camino hacia el sacerdocio. Tiene su propia identidad distintiva, es un orden sagrado que se sostiene por sí mismo, con un triple enfoque: es una oficina de servicio en el altar, asistiendo a Misa, bautizos y bodas; una oficina de predicación y evangelización; y una oficina de servicio a la gente.

IMG_1007-1-e1526182164811-285x285

Los diáconos permanentes se prepararon para su nuevo ministerio a través de la Universidad de Santa María del Lago. El diácono Bob Puhala y el Instituto de Estudios Diaconales trabajan en estrecha colaboración con los candidatos a diácono de habla inglesa, mientras que Nelly Lorenzo y la Pastoral del Instituto de Liderazgo ayudan a los hombres de la comunidad española a prepararse para el diaconado. Los diáconos de transición fueron ordenados después de su tercer año de Teología en el Seminario de Mundelein, y regresarán por un año más como Diáconos antes de sus ordenaciones al sacerdocio en 2019.

“Los diáconos permanentes y transicionales son hermanos y colaboradores en el ministerio, y la restauración del diaconado permanente ha inspirado una apreciación renovada del papel y la identidad de un Diácono en la Iglesia. Es un sacramento y un ministerio que se convierte en parte de su misma identidad “, dijo el obispo Kane al ordinandi en Mundelein. “Ustedes son ministros sacramentalmente dedicados de la Iglesia. Cada uno de ustedes debe servir a la comunidad, predicar y edificar el cuerpo de Cristo “.3

Los nuevos diáconos permanentes son el diácono Thomas Biegel, el diácono Patrick Brenner, el diácono Mark Buckley, el diácono William Burns, el diácono Thomas Carlson, el diácono Ramón Cazales, el diácono Kurt Davis, el diácono Jesús García, el diácono Colin Huie, el diácono Richard Korepanow y el diácono Peter LeTourneau. Paul Onischuk, el diácono David Pham, el diácono Juan Manuel Rosales, el diácono Manuel Salgado, el diácono Ronald Stricker, el diácono Christoper Weiland, el diácono Conrad Wojnar y el diácono Kevin Zajdel.

Los hombres ordenados como diáconos de transición son el Diácono Marco Franco Luna, el Diácono Patrick Kizza, el Diácono Sabelo Luthuli (por Eshowe, Sudáfrica), el Diácono Ryan McMillin, el Diácono Ton Nguyen, el Diácono Matthew Schuster, el SJC, el Diácono Jay Suero y el Diácono David Yallaly. SJC.

Oramos para que Dios, el Padre todopoderoso, derrame misericordiosamente la gracia de Su bendición sobre estos, Sus siervos a quienes, en Su bondad, Él levanta a la sagrada y santa Orden del Diaconado.

THE UNIVERSITY OF SAINT MARY OF THE LAKE

2P1340838-285x285P1340877-285x285P1350088-285x285P1350228-285x285

Nihil Obstat de la Santa Sede al proceso para reconocer el martirio de tres diáconos asesinados en Irak en 2007

La Congregación para las Causas de los Santos ha concedido el Nihil Obstat necesario para iniciar el proceso de canonización del sacerdote caldeo iraquí Raghiid Ganni y de los tres diáconos – Basman Yousef Daud, Wahid Hanna Isho y Gassan Isam Bidawid – asesinados el 3 de junio de 2007 por un comando de hombres armados en Mosul, ante la iglesia caldea dedicada al Espíritu Santo. Con una carta firmada el pasado 1 de marzo pro el Cardenal Angelo Amato (Prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos) y por el Arzobispo Marcello Bartolucci (Secretario del mismo Dicasterio vaticano), fue confirmado que no hay ningún obstáculo para iniciar el proceso de canonización para proclamar santos al padre Ganni y a los tres diáconos asesinados con él, según los procedimientos previstos. La carta, relanzada por los medios oficiales del Patriarcado Caldeo, se refiere a la solicitud hecha en noviembre de 2017 por Francis Yohana Kalabat, Obispo de la Eparquía Caldea de Santo Tomás Apóstol en Detroit. Fuentes locales confirman a la Agencia Fides que la competencia de la causa de la canonización, con las autorizaciones necesarias de la Santa Sede, ha sido transferida desde la archieparquía caldea de Mosul a la eparquía caldea con sede en Detroit, en los Estados Unidos de América. La inestabilidad de las regiones norte-iraquíes y la difícil situación en que se encuentra la archieparquía caldea de Mosul después de los años de ocupación yihadista de esa metrópolis evidentemente hacen que sea difícil llevar a cabo un proceso de canonización en el lugar, respetando los procedimientos requeridos, incluso en lo que respecta a la recogida de testimonios.primopiano_6054
La causa de canonización que puede declarar beatos al padre Ganni y a los tres diáconos asesinados con él será presentada como “pro martirio in odium fidei”, y tendrá que verificar y certificar que los cuatro mártires beatificados fueron masacrados por sus verdugos debido a su fe en Cristo.
El martirio del padre Ganni y de los tres diáconos se produjo el domingo de Pentecostés, cerca de la iglesia caldea dedicada al Espíritu Santo, después de la celebración de la Santa Misa.
En la vida del padre Raghiid Ganni, dijo el padre Fabio Rosini, director del Servicio para las Vocaciones en la diócesis de Roma, “se ha realizado algo que solo la gracia puede lograr…” “Nosotros – añadió el sacerdote romano – pensamos humanamente que tenemos enfrente a un héroe, que es alguien capaz de hacer algo extraordinario, pero corremos el peligro de convertir el cristianismo en heroísmo. Un mártir no es un héroe, sino un testigo. Se le reconoce si la gracia funciona en él. En la Iglesia, los héroes crean problemas y divisiones, personalismos, porque hablan de sí mismos. Los mártires, por otro lado, hablan de Cristo y dan su testimonio.

Mosul (Agencia Fides)

200 diáconos se reúnen en Santiago de Chile

Diáconos dialogan sobre la realidad de la Iglesia

En el colegio Sagrados Corazones de la Alameda, cerca de 200 diáconos permanentes, se reunieron con Monseñor Galo Fernández, Obispo auxiliar de Santiago, para reflexionar sobre la contingencia que vive la Iglesia católica en Chile.

Respecto del encuentro Monseñor Galo Fernández, también Vicario para el Clero, detalló: “Los diáconos merecen tener una información directa y también la oportunidad de expresar sus puntos de vistas, sus palabras sobre la iglesia. Es un espacio donde todos pueden expresar cómo se sienten respecto de estas circunstancias en su propio ministerio como diáconos y qué cosas proponen como un camino para recuperar las confianzas en la iglesia”.

El Arzobispo de Santiago, cardenal Ricardo Ezzati, también aprovechó la ocasión para saludar a los diáconos permanentes y sus esposas y manifestó que “es importante que cada uno de nosotros y también como cuerpo diaconal, podamos tener una reflexión atenta frente a lo que el Santo Padre nos plantea. La Iglesia de Santiago siente dolor y vergüenza por los hechos que han acontecido. El fenómeno en el que nos encontramos tiene raíces de muchos años y como dijimos los obispos, tal vez no hemos logrado contener y encausar en todos los efectos positivos que debieran tener los remedios”.

En tanto, José Manuel Borgoño, diácono foto_0000000620180505191251

César Gómez, diácono permanente y Canciller del Tribunal Eclesiástico, añadió: “La crisis que estamos viviendo y que no podemos ignorarla, nos llama a tener una iglesia sana, pero no será algo de la noche a la mañana. Es evidente que se ha visto mermada en sus servidores, donde los diáconos vamos a tener que tomar una mayor responsabilidad y la iglesia tendrá que mirar también cómo motivar más en otros lugares como por ejemplo, los seminarios”.

En el encuentro, cada uno de los diáconos permanentes junto a sus esposas, respondieron preguntas como la trascendencia de la carta del Papa Francisco a los obispos chilenos, a qué se sienten llamados ellos a través de su servicio y cuáles serían sus aportes frente al tema de la confianza.

Por: Enrique Astudillo Baeza Fotos: Omar González en Iglesia de Santiago

Fuente: Comunicaciones Santiago

http://www.iglesiadesantiago.cl/

 

foto_0000001620180505191251

¿Qué hace un diácono en las zonas rurales de Honduras?

Hace varios años, nuestro obispo aquí en la diócesis de Santa Rosa de Copán, Honduras, me pidió que considerara el diaconado permanente. Yo era muy reacio, pero este pasaje del Concilio Vaticano II me influyó en mi decisión de comenzar el proceso de ordenación como diácono permanente:

Cuando las Conferencias Episcopales lo consideren oportuno, el orden del diaconado debería restaurarse como un estado permanente de vida, de acuerdo con las normas de la Constitución sobre la Iglesia. Porque hay hombres que están llevando a cabo las funciones de la oficina del diácono, ya sea predicando la Palabra de Dios como catequistas, o presidiendo comunidades cristianas dispersas en nombre del párroco y el obispo, o practicando la caridad en asuntos sociales o trabajo de socorro Será útil fortalecerlos mediante la imposición de las manos que han bajado de los apóstoles, y atarlos más de cerca al altar. Por lo tanto, pueden llevar a cabo su ministerio de manera más efectiva debido a la gracia sacramental del diaconado. ( Ad Gentes, 16)

DSCN3747De alguna manera he estado ministrando de las tres maneras mencionadas:

Predicando la Palabra de Dios como catequistas

Presidiendo comunidades cristianas dispersas en nombre del pastor y el obispo

Practicando la caridad en el trabajo social o de socorro.

Desde mi ordenación el 15 de julio de 2016,  gran parte de esto se ha intensificado.

Aquí hay un resumen de abril y el primer tercio de mayo de este año.

En las últimas seis semanas he tenido cuatro talleres con catequistas en diferentes áreas de la parroquia, me he reunido con líderes de grupos de jóvenes y he visitado un grupo de jóvenes, y he ayudado en la formación de la fe de los miembros de la comunidad consejos eclesiásticos sobre la encíclicaLaudato Si ‘del Papa Francisco .

Fui a varios pueblos el domingo y presidí Celebraciones de la Palabra con Comunión. En estas y otras comunidades, he llevado la comunión a los enfermos. También presidí varios funerales o asistí al pastor en los funerales o las Misas conmemorativas en el noveno día después del entierro. Dos veces acompañé a la comunidad al cementerio para su entierro.

DSCN0488

Yo he hecho varias de las entrevistas para las parejas que se casan. También ayudo en la formación continua de nuestros ministros extraordinarios de Comunión y en la formación de nuevos ministros.

 

Intento ir a misa todos los domingos y acompañar al pastor a misas en algunas aldeas, especialmente para las fiestas de sus patrocinadores. A menudo se volvió hacia mí y me preguntó si tenía una homilía preparada. Usualmente lo hago y, por lo tanto, predico al menos una vez a la semana en misa y también cuando presido las celebraciones de la Palabra con comunión.

La parroquia tiene un Fondo de Solidaridad para ayudar a las personas necesitadas que ayudo a administrar. En la mayoría de los casos, las comunidades y las personas involucradas intentan recaudar dinero para cubrir los gastos, que en su mayoría son médicos. Recientemente ayudamos con medicamentos para una mujer que sufrió un derrame cerebral y un niño que se fracturó el brazo y se le insertó un alfiler. (La mayoría de los fondos provienen de una donación hecha por la Iglesia de Santo Tomás de Aquino en Ames, Iowa, nuestra parroquia hermana).

DSCN4739

Además, he estado trabajando con la asociación de café en El Zapote de Santa Rosa, que ha estado exportando café a través de Santo Tomás de Aquino. He estado ayudando a preparar la exportación de aproximadamente 5000 libras en un mes más o menos.

La parroquia tiene un campo de café que proporciona cierta ayuda financiera para la parroquia. El trabajo lo realizan, voluntariamente, los miembros de la parroquia. Cuando hicieron el deshierbe y la poda recientemente, me levanté temprano para traer trabajadores de una aldea, y los llevé a casa cuando terminaron el trabajo.

Justo esta semana estuve con una de las Hermanas Franciscanas de Dubuque aquí en Honduras, Hermana Pat Farrell, facilitando un taller de Alternativa a la Violencia sobre el Perdón en la prisión de Gracias, Lempira. Fue una experiencia tremenda, un privilegio compartir en la vida de los hombres en el taller, algunos de los cuales compartieron poderosas historias de perdón y la necesidad de perdón.

DSCN4610

Por supuesto, todo no es trabajo y ministerio. En abril me tomé tres días libres para ir a la zona alrededor del Lago Yojoa y tuve la oportunidad de caminar en la naturaleza, y de ver una cascada increíblemente hermosa. En la cascada, me encontré con algunos seminaristas, dos de nuestra diócesis, que estaban allí con un sacerdote del seminario que está enseñando su clase sobre Teología y Ecología.

También trato de llegar a Santa Rosa de Copán, a unos 50 minutos, una vez a la semana. A veces es para reparaciones de automóviles; a veces tomo un café con un joven amigo hondureño que tiene un instituto de idioma inglés; a veces me detengo en Weekend’s Pizza para almorzar. Casi siempre me detengo en uno o dos supermercados para obtener suministros que no están disponibles aquí en el campo.

DSC08099

El domingo de Pascua fui a La Entrada para una reunión y comida con los franciscanos de Dubuque aquí en la diócesis: buena comida y buena compañía que me ayudaron a sostenerse.

Y luego están los eventos aleatorios. La semana pasada fue el cumpleaños de Don Cruz, un vecino anciano. La comunidad, en lugar de una Hora Santa, tuvo una Celebración de la Palabra con él en la casa de su hijo, donde él está viviendo, y yo le traje la Comunión.

Hoy estoy esperando la visita de un joven amigo sacerdote que estará aquí unos días, para descansar. La próxima semana, los dos directores de Honduras Amigas, un grupo que trae brigadas médicas a nuestra área, se quedarán conmigo mientras hacen un envío de medicamentos y se preparan para una brigada de julio.

DSCN3834

La próxima semana tendremos una reunión de los coordinadores del ministerio social en las diferentes aldeas de la parroquia. También tengo que ir a San Pedro Sula para renovar mi residencia. También me estaré preparando para nuestra Vigilia de Pentecostés: de 6 p. M. Los sábados a 7 p. M. Los domingos. El pastor me pidió que preparara reflexiones cortas sobre los dones del Espíritu Santo para la procesión que comenzará nuestra vigilia. También me pidió que predicara al final, ¡si aún estoy despierto!

Presidí algunas bodas y bauticé a muchas, incluso a un joven poco antes de su boda, así como a grupos de niños y bebés, ¡una vez alrededor de 25 niños menores de 7 años a la vez!Pero no he tenido bodas o bautismos en los últimos meses.Pero esto puede cambiar pronto.

Tal es parte de la vida de un diácono permanente célibe en Honduras rural.

Dios es bueno.

 

Y la naturaleza es hermosa aquí, incluso en la estación seca.

Hermanojuancito.blogspot.com

DSCN4688

“Sois elegidos, sois amigos del Señor”: D. Juan Antonio Martínez Camino s.j., obispo auxiliar de Madrid ordena a dos diáconos en la Real Colegiata de San Isidro el 5 de mayo de 2018

Homilía de D. Juan Antonio Martínez Camino s.j., obispo auxiliar de Madrid en la ordenación de dos diáconos permanentes en la Real Colegiata de San Isidro el 5 de mayo de 2018

Colegiata de San Isidro

Madrid, 5 de mayo de 2018

Vísperas del VI Domingo de Pascua

 

Queridos señor Vicario episcopal y Presidente de la Comisión para el Diaconado, don Juan Carlos; sacerdotes concelebrantes; queridos diáconos y, muy especialmente queridos Guido y Pedro, con vuestras esposas, hijos, y demás familiares; queridos hermanos todos en el Señor:

 

Estamos muy contentos de celebrar hoy, en la víspera del VI Domingo de Pascua, esta Sagrada Liturgia, en la que Guido y Pedro van a ser ordenados diáconos. Con nosotros se alegra toda la Iglesia santa que peregrina en Madrid, porque desde hoy se verá enriquecida con el ministerio de estos dos hermanos nuestros.8

Estamos felices también de celebrar precisamente aquí, en esta Colegiata, ante las reliquias de San Isidro y de su esposa Santa María de la Cabeza, veneradas desde hace siglos por los madrileños (y todo el mundo católico) y custodiadas hoy en ese preciso retablo; aquí, donde yacen en el suelo, en esos sepulcros del pasillo central, algunos obispos de Madrid: quien fue el primero de todos, don Narciso Martínez Izquierdo, junto a las gradas del presbiterio; quien fue el primer arzobispo, don Casimiro Morcillo, a la entrada del templo; y el primero que fue cardenal, don Vicente Enrique y Tarancón.

La Iglesia católica es santa y apostólica. Bien nos lo recuerdan hoy aquí las memorias de los santos patronos de Madrid y los sepulcros de estos obispos que han sido entre nosotros sucesores de los apóstoles. ¡Iglesia, santa y apostólica! Vosotros, queridos amigos Guido y Pedro, estáis llamados a servirla como diáconos, ejerciendo el ministerio de la santificación y del apostolado para el Pueblo de Dios.

1

  1. El sacramento que hoy recibís introduce un cambio muy importante en vuestro ser, en vuestra persona, porque os da parte de modo especial en el ministerio de Cristo, en el servicio que el Señor, presta a su Iglesia. Eso significa que sois objetivamente santificados, porque sois unidos de modo particular al único Santo; y significa también que estáis llamados de un modo especial a ser santos, es decir, a ser coherentes en todo vuestro sentir y actuar, con lo que realmente seréis desde hoy. Y ¿qué seréis y cuál será vuestra coherencia de vida? La Escritura Santa proclamada en este Domingo de Pascua nos lo indica: Sois elegidos, sois amigos del Señor.

2

Todos los bautizados son elegidos por Dios para salir de las tinieblas del pecado y de la muerte y para entrar en la luz maravillosa del amor divino y de la vida eterna. Pero a vosotros, queridos amigos, el Señor os ha elegido para que lo ayudéis a Él en su servicio a todos los bautizados. Sí, fijáos bien – ya lo habéis notado en vuestra formación y vuestra oración – no sois vosotros quienes lo habéis elegido a Él; es Él quien os ha elegido a vosotros (cf. Jn 15, 16). ¡Qué maravilla ! ¡Menos mal! ¡Gracias a Dios! Porque si hubiéramos sido nosotros quienes lo hubiéramos elegido a Él,  hubiéramos sido nosotros los protagonistas, los actores. Pero ¿qué podemos hacer nosotros? ¿Podríamos habernos hecho amigos de Dios? ¿Podemos? Aristóteles decía que un filósofo, un ser humano, no puede ser amigo de Dios, porque entre los amigos tiene que haber proximidad, semejanza. En cambio, entre el hombre y Dios hay una distancia y una desemejanza absolutas. Pero Aristóteles no sabía – aunque tal vez intuía- que Dios, además de ser infinito y eterno, también se hizo pequeño en el seno de una mujer y siguió bajando todavía más, hasta morir nuestra muerte en una Cruz. Es ese Dios, queridos amigos, ése es quien nos elige y nos hace amigos suyos. Ha querido morir por nosotros, darnos su sangre, para devolvernos su amistad: “En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó y nos envió a su Hijo como víctima de propiciación por nuestros pecados” (Jn 1, 4,10).3

En las horas de desánimo y de oscuridad, piénsalo, querido diácono, para no caer en la tentación del abandono, de la traición. Es Él quien te ha elegido; no eres tú: no, no te has equivocado en tu elección, elección que ni siquiera fue tuya, sino de Él. Si hubiera sido tuya, sería normal que te vinieras abajo, que no quisieras perseverar en el lío de ayudar al Redentor. Pero es Él quien te ha elegido y dado su fuerza, su gracia, parte en su misión salvadora… una misión maravillosa, pero muy combatida: contra ella batallan el mundo y tus pasiones. Pero tú eres santo, eres amigo de Dios por elección divina. ¡Puedes ser fuerte!

En las horas de ánimo y de luz, medítalo también, para no caer en la tentación de la soberbia y de la vanagloria. Eres elegido, sí, eres amigo del Novio, sí. Eres santo y llamado a ser santo. Pero sólo porque él lo ha querido. No eres tú quien lo ha elegido a Él; es él quien te elige, quien te quiere, quien hace fecunda tu vida y ministerio de un modo misterioso y divino. ¡Puedes ser humilde!

4

La meditación de esta maravilla de haber sido elegido por el Señor para ser su amigo, para compartir su misión, su cruz y su gloria, es la que hará tu vida coherente con tu santidad ministerial. Así te santificarás, al tiempo que ejerces el ministerio de la santificación administrando el bautismo y ejerciendo tu oficio de servicio al Pueblo santo.

Hoy invocamos todos aquí la intercesión de nuestros santos patronos, Isidro y María de la Cabeza, para que permanezcáis, como ellos, en el amor y la amistad de Dios, para que seáis santos y sirváis a los hermanos en el camino de la santidad.

7

  1. No hay santidad personal sin apostolado: “os he elegido – dice el Señor – y os he destinado para que vayáis y deis fruto, y vuestro fruto permanezca” (Jn 15, 16).

No podemos guardarnos para nosotros el don de Dios. Hemos de empeñar nuestra vida en comunicarlo. Eso es el apostolado: comunicar con nuestra vida y nuestra palabra que el Dios infinito y todopoderoso se ha hecho amigo nuestro y nos quiere a todos infinitamente, omnipotentemente: a nosotros, pequeños seres y grandes pecadores. La Iglesia está para eso. Su ser consiste en esa misión. A esta misión fueron enviados los apóstoles, son enviados sus sucesores, sois enviados vosotros. Para dar fruto y para que todos den fruto. ¿Qué fruto? Un fruto que permanezca… no cualquier fruto.

El fruto de la misión apostólica es mucho más sabroso y nutritivo que el de cualquier trabajo humano. Están muy bien los logros que ayudan a construir un mundo mejor, a organizar mejor las cosas de la sociedad, a que funcionen mejor los servicios, a que desaparezca el hambre y se repartan mejor los frutos de la tierra y del trabajo.

9

Pero nada de eso se podría conseguir de verdad sin un fruto “que permanezca”. Porque ¿qué sucede cuando no se consigue la justicia en este mundo y cuando, de hecho, tantos y tantos han muerto de hambre o asesinados? ¿Qué esperanza habrá para ellos y para la Humanidad? Todo lo de este mundo está tocado por el pecado, es fragmentario y pasa. Pero el fruto del apostolado que los amigos de Dios están llamados a producir es un fruto divino, es un fruto eterno. Es el fruto que produce el sarmiento que está alimentado por la savia divina de la vid verdadera, es decir, por la sangre de Cristo (cf. Jn 15, 1ss). Es el fruto de vida eterna que produce el grano de trigo que cae en la tierra y muere, pero germina en una cosecha copiosa, sin proporción a su pequeñez. Es el fruto más fuerte que todo lo mezquino y lo caduco, más fuerte que la muerte: el fruto de vida producido solo el Amor de quien da la vida por sus amigos, el de la muerte gloriosa de Cristo. Pero también, ¡el fruto de nuestras vidas, queridos amigos, cuando las unimos a la muerte y la resurrección del Señor! ¡Un fruto de vida eterna que transfigura la vida terrena!

10

Hoy más que nunca, el apostolado ha de producir esos frutos de Vida eterna. Porque el mundo ha arrebatado a tantos hermanos la esperanza: ¡la esperanza de la Vida eterna!. Porque tantos viven engañados por un supuesto paraíso en la tierra. Porque esa mentira seca la esperanza y hace imposible la fraternidad y la justicia.

Queridos amigos Guido y Pedro: ayudad con vuestro ministerio a los sucesores de los apóstoles a ser testigos de la resurrección, de la Vida eterna. No os conforméis con menos. Sed santos. Para que la alegría del Resucitado esté en vosotros y sea completa en su Iglesia.

Que la Madre de la Iglesia, Santa María de la Almudena, y Nuestra Señora del Buen Consejo, sea tratada por vosotros siempre con cariño de hijos. Por ella somos todos hijos y amigos de Dios. ¡Madre de la Iglesia, ruega por estos hijos tuyos y por todos nosotros! Amén

11

5

6

 

 

 

 

 

Arzobispado de Panamá: ¿Quieres ser diácono?

¿Como sé si he sido llamado a ser Diácono?
No hay una respuesta fácil a esta pregunta. No obstante, creemos que la voluntad de Dios puede ser descubierta por la persona de fe y por medio de la oración, buena dirección espiritual y reconociendo que la Iglesia tiene la obligación de discernir si dicha vocación verdaderamente existe. Ciertas cualidades espirituales y sociales son necesarias para ser ordenado, éstas normalmente son de dos tipos: aquellas en las que el candidato que modela la imagen de Cristo y las que se requiere para responder a las necesidades específicas de la iglesia local en los momentos necesarios. Cualquier persona que esté interesada en la vocación de diácono deberá de estar activamente involucrada en su comunidad o parroquia. El Simple deseo de un candidato de convertirse en diácono no es suficiente de por sí, sino también él debe esperar la decisión reflexiva e informada de la Iglesia.panama