Anuncios

Palabras de agradecimiento leídas por el recién ordenado diácono Luis Mª. Santamaría

Emmo. y Rvdmo. Padre Carlos Osoro Sierra, bienvenido a esta su Parroquia que con gran alegría tiene el honor de recibirle por primera.

Ilmo. y Rvdmo. Juan Carlos Vera, nuestro vicario episcopal, bienvenido.

Ilmo. y Rvdmo. Juan Carlos Merino, vicario episcopal de la vicaría V.

Rvdos. Juan Antonio Santamaria y Guillermo Cruz.

Rvdos. Presbíteros,

Rvdos. Hermanos Diáconos.

Amada esposa, familia, amigos, queridos todos.

Esta Parroquia da la bienvenida a todos aquellos que os habéis desplazado desde otros territorios parroquiales y os agradece el que hayáis querido compartir esta alegría, que es de toda la Iglesia, como demuestra vuestra asistencia. Mi esposa y yo os agradecemos vuestra respuesta a la invitación que os hemos hecho el Espíritu Santo y nosotros, porque en última instancia siempre es el Espíritu el que convoca y reúne a su Iglesia Universal.

IMG_3976

D. Carlos Osoro, cardenal arzobispo de Madrid impone las manos a Luis Mª.

El colegio Diaconal, que está aquí representado por un nutrido número de hermanos míos, da las gracias a esta Parroquia por la acogida que nos habéis dispensado, el afecto demostrado y la alegría que estamos pudiendo compartir. Especialmente os da las gracias a aquellos que os habéis esforzado estos días para que esta celebración tenga la dignidad que le corresponde y para que en ella pudiera  relucir la eclesialidad y la sacralidad de este acto.
Damos las gracias también aquellos que en el último momento, unos por obligaciones ministeriales, otros por obligaciones familiares de última hora, no nos han podido acompañar, especialmente rezamos por aquellos que en estos momentos puede que estén acompañando a su madre en sus últimos días con nosotros.

IMG_3981

Luis Mª. es revestido con la dalmática por su hermano Juan

Quiero dar las gracias especialmente a Andrey, Párroco de Santa María Magdalena, la Iglesia ortodoxa rusa que se encuentra en este territorio y que manifestó la intención de asistir a esta celebración, pero otra obligación le ha requerido viajar a Galicia, y se lo ha impedido. También agradecer la asistencia de una amiga de la Iglesia metodista. Somos un territorio afortunado, y yo personalmente me siento afortunado de, mientras el Sr. Cardenal-arzobispo de Madrid no disponga otra cosa, servir aquí donde se manifiesta esta pluralidad eclesial, la mencionada Iglesia Ortodoxa, la nueva iglesia evangélica que se está construyendo y cruzando la M30 está la Iglesia Ortodoxa Griega. También damos gracias a Dios por estos hermanos en la fe, que aunque no estemos en plena comunión, tenemos que rezar para alcanzarla.

1-225x300 (2)

María Cifuentes, con su marido Luis Mª. emitiendo el consentimiento

No puedo dejar de recordar y dar las gracias a Dios por aquellos de los que hemos recibido la fe y el Bautismo, especialmente por mi madre María que acaba de hacer una año que falleció, por todos nuestros parientes que ya no están con nosotros, y por los diáconos de esta diócesis que ya están junto al Padre, pero que en la fe de la Comunión de los Santos, sabemos que ahora están aquí presentes, junto a los ángeles del Señor, pues como dice Scott Hahn, la misa es el cielo en la Tierra.
Especialmente quiero dar las gracias a Dios por todos aquellos que oculta o manifiestamente han rezado por María y por mí, y que gracias a sus oraciones hemos podido dar un sí generoso a esta llamada y  hemos podido perseverar en ella. Gracias a toda la familia diaconal por habernos acogido a María y mí.

alpinista-del-espiritu (2)

El Padre Eduardo Laforet, con el Padre Tomas Morales, s.j.

Por último, no puedo dejar de mencionar, al Padre Eduardo Laforet, aquí en la parroquia todos sabéis quien es. Tengo la convicción que él es el que más ha rezado para que llegará este día. Le conocí una tarde, delante del sagrario, como era su costumbre, le invité a la reuniones de la Milicia de Santa María, el perseveró. Entró en el seminario, y el día del atentado al Papa, como todos sabéis, ofreció su vida en oblación a cambio de la del Papa. Tiempo de después, unas semanas antes de su operación de médula, nos encontramos en el barrio, me lo contó todo esto. También me explicó cómo iba a ser la operación y las pocas probabilidades de éxito que tenía, cosa que no le preocupa, su vida ya la había puesto en manos de Dios, sabía que iba a sufrir mucho, pero que estaba dispuesto a sufrir con gozo ese dolor, pues deseaba unirlo al dolor de Jesús en la Cruz. Me regaló mi primer libro de las horas, el libro II. Y me dijo: “cada noche cuando recemos completas vamos a rezar los dos el bajo tu protección nos acogemos…” y me dice, tu y yo todas las noches nos pondremos bajo la protección del manto de la Virgen. Seguro que él persevero, yo a veces, pero cuando lo rezo, así lo pienso.

IMG_3995

El ya diácono Luis Mª. bendice a sus hermanos en el ministerio

Ahora como sabéis se están recogiendo testimonios para abrir su proceso de beatificación.
Pues eso, ahora, demos gracias a Dios por todos los dones recibidos, poniéndonos todos bajo el manto protector de la Virgen, de la Iglesia, y dispongamos a concluir esta Misa, esta Eucarística, que ha sido la verdadera y perfecta Acción de Gracias.

Anuncios

Publicado el 21 mayo, 2017 en Noticias diaconado de Madrid, Noticias diaconado Iglesia de España, Ordenaciones, Testimonios y etiquetado en , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: