Anuncios

De policía a diácono permanente, la historia de servicio de Alberto José

Alberto José González tiene 50 años, está casado y tiene dos hijas, es policía retirado y desde hace casi tres meses es el primer diácono permanente de la ciudad de Gijón (España).

Según explica en una entrevista en el diario El Comercio, tanto en el Cuerpo Nacional de Policía como en el sacerdocio “se presta un servicio al pueblo y esa es precisamente mi vocación. Ya sea como policía o como diácono”.

Alberto José asegura que siempre ha sido creyente y que desde su juventud “siempre le llamó enormemente la atención todos los grandes misterios, como la vida, el universo o lo relacionado con Dios”.AntonioJoseGonzalezDiaconoPermanente_DiocesisOviedo_13032018

Tras unos problemas de salud que le impidieron continuar su trabajo como policía decidió jubilarse de manera anticipada.

Fue durante el tiempo que estuvo de baja por enfermedad cuando comenzó a madurar la posibilidad de ordenarse como diácono permanente. Asegura que una vez que decidió ordenarse diácono “habría seguido adelante aunque no se hubiere jubilado”.

Manuel Viego se ordenó sacerdote en abril de 2005 después de llevar una vida alejada de la Iglesia y dentro de las drogas.

José Alberto se retiró del Cuerpo Nacional de Policía en agosto de 2011 y en septiembre de ese mismo año se matriculó en el Instituto Superior de Ciencias Religiosas San Melchor de Quirós, en la ciudad de Oviedo (España) donde estudió tres años.

Junto con él estudiaron otros dos hombres que también se ordenaron diáconos el pasado 13 de diciembre.

Según explica, con su ordenación “alcanzamos el máximo nivel de compromiso en el servicio a la Iglesia, ya no podemos aspirar a más”.

Además precisa que puede realizar todas las funciones en la Iglesia, menos consagrar y confesar, pero insiste en que lo que más le gusta es el trato con las personas.

Diácono permanente es uno de los grados del orden sacerdotal. La palabra diácono significa “el que sirve”. Desde el Concilio Vaticano II se estableció de nuevo el diaconado como estado permanente en la Iglesia.

Para poder ejercerlo deben ser mayores de 35 años, con una edad máxima en torno a los 60. También pueden serlo hombres casados, pero deben llevar al menos 5 años de matrimonio y si enviudan no podrán volver a casarse. En el caso de los hombres casados, la esposa debe estar de acuerdo.

Su función principal es la predicación de la palabra de Dios, celebrar los sacramentos, excepto la confesión y la consagración.

Aciprensa

Anteriormente en este blog

Anuncios

Publicado el 14 marzo, 2018 en Noticias diaconado Iglesia de España, Testimonios y etiquetado en . Guarda el enlace permanente. 1 comentario.

  1. Rafael María Calvo Forte

    Bienvenido al colegio de los diáconos, en todo, amar y servir.
    Un abrazo de un diácono hispano Miami.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: