Anuncios

¿Qué hace un diácono en las zonas rurales de Honduras?

Hace varios años, nuestro obispo aquí en la diócesis de Santa Rosa de Copán, Honduras, me pidió que considerara el diaconado permanente. Yo era muy reacio, pero este pasaje del Concilio Vaticano II me influyó en mi decisión de comenzar el proceso de ordenación como diácono permanente:

Cuando las Conferencias Episcopales lo consideren oportuno, el orden del diaconado debería restaurarse como un estado permanente de vida, de acuerdo con las normas de la Constitución sobre la Iglesia. Porque hay hombres que están llevando a cabo las funciones de la oficina del diácono, ya sea predicando la Palabra de Dios como catequistas, o presidiendo comunidades cristianas dispersas en nombre del párroco y el obispo, o practicando la caridad en asuntos sociales o trabajo de socorro Será útil fortalecerlos mediante la imposición de las manos que han bajado de los apóstoles, y atarlos más de cerca al altar. Por lo tanto, pueden llevar a cabo su ministerio de manera más efectiva debido a la gracia sacramental del diaconado. ( Ad Gentes, 16)

DSCN3747De alguna manera he estado ministrando de las tres maneras mencionadas:

Predicando la Palabra de Dios como catequistas

Presidiendo comunidades cristianas dispersas en nombre del pastor y el obispo

Practicando la caridad en el trabajo social o de socorro.

Desde mi ordenación el 15 de julio de 2016,  gran parte de esto se ha intensificado.

Aquí hay un resumen de abril y el primer tercio de mayo de este año.

En las últimas seis semanas he tenido cuatro talleres con catequistas en diferentes áreas de la parroquia, me he reunido con líderes de grupos de jóvenes y he visitado un grupo de jóvenes, y he ayudado en la formación de la fe de los miembros de la comunidad consejos eclesiásticos sobre la encíclicaLaudato Si ‘del Papa Francisco .

Fui a varios pueblos el domingo y presidí Celebraciones de la Palabra con Comunión. En estas y otras comunidades, he llevado la comunión a los enfermos. También presidí varios funerales o asistí al pastor en los funerales o las Misas conmemorativas en el noveno día después del entierro. Dos veces acompañé a la comunidad al cementerio para su entierro.

DSCN0488

Yo he hecho varias de las entrevistas para las parejas que se casan. También ayudo en la formación continua de nuestros ministros extraordinarios de Comunión y en la formación de nuevos ministros.

 

Intento ir a misa todos los domingos y acompañar al pastor a misas en algunas aldeas, especialmente para las fiestas de sus patrocinadores. A menudo se volvió hacia mí y me preguntó si tenía una homilía preparada. Usualmente lo hago y, por lo tanto, predico al menos una vez a la semana en misa y también cuando presido las celebraciones de la Palabra con comunión.

La parroquia tiene un Fondo de Solidaridad para ayudar a las personas necesitadas que ayudo a administrar. En la mayoría de los casos, las comunidades y las personas involucradas intentan recaudar dinero para cubrir los gastos, que en su mayoría son médicos. Recientemente ayudamos con medicamentos para una mujer que sufrió un derrame cerebral y un niño que se fracturó el brazo y se le insertó un alfiler. (La mayoría de los fondos provienen de una donación hecha por la Iglesia de Santo Tomás de Aquino en Ames, Iowa, nuestra parroquia hermana).

DSCN4739

Además, he estado trabajando con la asociación de café en El Zapote de Santa Rosa, que ha estado exportando café a través de Santo Tomás de Aquino. He estado ayudando a preparar la exportación de aproximadamente 5000 libras en un mes más o menos.

La parroquia tiene un campo de café que proporciona cierta ayuda financiera para la parroquia. El trabajo lo realizan, voluntariamente, los miembros de la parroquia. Cuando hicieron el deshierbe y la poda recientemente, me levanté temprano para traer trabajadores de una aldea, y los llevé a casa cuando terminaron el trabajo.

Justo esta semana estuve con una de las Hermanas Franciscanas de Dubuque aquí en Honduras, Hermana Pat Farrell, facilitando un taller de Alternativa a la Violencia sobre el Perdón en la prisión de Gracias, Lempira. Fue una experiencia tremenda, un privilegio compartir en la vida de los hombres en el taller, algunos de los cuales compartieron poderosas historias de perdón y la necesidad de perdón.

DSCN4610

Por supuesto, todo no es trabajo y ministerio. En abril me tomé tres días libres para ir a la zona alrededor del Lago Yojoa y tuve la oportunidad de caminar en la naturaleza, y de ver una cascada increíblemente hermosa. En la cascada, me encontré con algunos seminaristas, dos de nuestra diócesis, que estaban allí con un sacerdote del seminario que está enseñando su clase sobre Teología y Ecología.

También trato de llegar a Santa Rosa de Copán, a unos 50 minutos, una vez a la semana. A veces es para reparaciones de automóviles; a veces tomo un café con un joven amigo hondureño que tiene un instituto de idioma inglés; a veces me detengo en Weekend’s Pizza para almorzar. Casi siempre me detengo en uno o dos supermercados para obtener suministros que no están disponibles aquí en el campo.

DSC08099

El domingo de Pascua fui a La Entrada para una reunión y comida con los franciscanos de Dubuque aquí en la diócesis: buena comida y buena compañía que me ayudaron a sostenerse.

Y luego están los eventos aleatorios. La semana pasada fue el cumpleaños de Don Cruz, un vecino anciano. La comunidad, en lugar de una Hora Santa, tuvo una Celebración de la Palabra con él en la casa de su hijo, donde él está viviendo, y yo le traje la Comunión.

Hoy estoy esperando la visita de un joven amigo sacerdote que estará aquí unos días, para descansar. La próxima semana, los dos directores de Honduras Amigas, un grupo que trae brigadas médicas a nuestra área, se quedarán conmigo mientras hacen un envío de medicamentos y se preparan para una brigada de julio.

DSCN3834

La próxima semana tendremos una reunión de los coordinadores del ministerio social en las diferentes aldeas de la parroquia. También tengo que ir a San Pedro Sula para renovar mi residencia. También me estaré preparando para nuestra Vigilia de Pentecostés: de 6 p. M. Los sábados a 7 p. M. Los domingos. El pastor me pidió que preparara reflexiones cortas sobre los dones del Espíritu Santo para la procesión que comenzará nuestra vigilia. También me pidió que predicara al final, ¡si aún estoy despierto!

Presidí algunas bodas y bauticé a muchas, incluso a un joven poco antes de su boda, así como a grupos de niños y bebés, ¡una vez alrededor de 25 niños menores de 7 años a la vez!Pero no he tenido bodas o bautismos en los últimos meses.Pero esto puede cambiar pronto.

Tal es parte de la vida de un diácono permanente célibe en Honduras rural.

Dios es bueno.

 

Y la naturaleza es hermosa aquí, incluso en la estación seca.

Hermanojuancito.blogspot.com

DSCN4688

Anuncios

Publicado el 10 mayo, 2018 en Noticias diaconado Iglesia Universal, Testimonios y etiquetado en . Guarda el enlace permanente. 1 comentario.

  1. Rafael María Calvo Forte

    Ad maiorem Dei Gloriam, hermano. No pares, sigue haciendo camino: lo nuestro es servir. Algunas de esas experiencias tuve yo en Venezuela, aorendí mucho de las cuatro comunidades a las que asistí; sobre todo en la última ( quince años), sólo que, al estar casado, la ayuda de mi esposa fue muy intensa.
    Tienes este privilegio, cuídalo y, que la oración y la eucaristía sean el sostén de tu bendita vicación: servir.
    Un fraternal abrazo.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: