Anuncios

“Papa Francisco: Los diáconos con suegra son una riqueza en la Iglesia” por Guillermo Cedeira, diácono

Papa Francisco bromea: Los diáconos con suegra son una riqueza en la Iglesia

El Pontífice en el Duomo de Milán encuentra al clero y advierte del peligro de percibir a los diáconos “como medio sacerdotes o medio laicos”
Los diáconos “que viven en la vida familiar” son un valor para la Iglesia y el discernimiento. “¡Ustedes tienen una suegra, eh!”, dijo el papa Francisco arrancando las risas de los presentes en su encuentro con el clero de Milán que tuvo lugar en el imponente templo, el Duomo, este sábado 25 de marzo de 2017.cadeira2
“Ustedes diáconos tienen mucho por dar”, aseguró el Obispo de Roma , quien respondió a una pregunta de un diácono, Roberto Crespi, sobre esta especial misión en la Iglesia que inició en esa diócesis en 1990 y que actualmente cuenta con 143 diáconos permanentes (casados o célibes) al activo.
“Pensemos al valor del discernimiento al interno del presbiterio” como voz autorizada para “mostrar las tensiones que hay entre el deber y querer”.
“Debemos tener cuidado de no ver a los diáconos como medio sacerdotes o medio laicos. ¡Esto es un peligro! Al final no están ni allá, ni acá. No se debe hacer, es un peligro, hace daño a nosotros y a ellos”, afirmó.
En esta línea, el Papa ha pedido de no quitar fuerza al “carisma del diaconado”. “Tampoco está bien pensar al diácono como un intermediario entre los fieles y los pastores, ni a mitad de camino entre sacerdotes y laicos, ni a mitad de camino entre pastores y fieles”.cedeira3
El peligro del clericalismo. El diácono demasiado clerical. “¡Esto no! Parecería en algunas liturgias que casi parecería tomar el lugar del sacerdote. Cuídense del clericalismo”.
El funcionalismo. “Es otro pecado en el que puede caer el diácono, como uno que es funcional al sacerdote: un joven para hacer mandados y no para esta cosa”.
El Papa dijo a los diáconos que ellos tienen un carisma específico en la Iglesia y “deben custodiarlo”. Se trata de una misión-vocación familiar que “llama al servicio”.
“Me gusta tanto cuando los primeros cristianos helénicos fueron ante los apóstoles a lamentarse porque sus viudas y sus huérfanos no recibían buena asistencia…ellos hicieron esta reunión, este sínodo entre los apóstoles y discípulos, y han inventado los diáconos para servir”.
Así, Francisco rememoró que los apóstoles como obispos decidieron el servicio de los diáconos. En este caso, ellos “servían a las viudas, a los huérfanos”. Y nosotros “obispos a la oración y el anuncio de la palabra”.
Así, “el carisma más grande de un obispo es rezar”. El segundo – prosiguió – es el de “anunciar la palabra”. Se ve bien la diferencia y, a veces el servicio, esta palabra es clave, para entender el servicio como don característico”.
“El diácono es el custodio del servicio de la Iglesia, pero cada palabra debe ser bien pesada; el servicio a la palabra, el servicio en el altar, el servicio a los pobres”, sostuvo.
“Servicio que consiste en recordar a todos nosotros que la fe en su diversas expresiones -en la liturgia comunitaria, la oración personal, las diversas formas de caridad- en sus varios estados de la vida – laical, la vida clerical y la vida familiar-, poseen una esencial dimensión de servicio”.
“El servicio a Dios y a los hermanos…y cuánto camino hay que hacer en este sentido”, expresó Francisco. Una “ayuda para no perder la prospectiva y la riqueza de la acción de Dios”.cedeira
“Ustedes no son medios sacerdotes o medios laicos”, dijo el papa Francisco a los diáconos. “esto sería funcionalizar el diaconado, ustedes son sacramento del servicio de Dios a los hermanos”.
“Una vocación, que como todas, no es solamente individual, vivida al interno de la familia y con la familia, al interno del pueblo de Dios y con el pueblo de Dios”.
En suma, “no hay servicio al altar, no hay liturgia que no se abra el servicio de los pobres y no hay servicio de los pobres que no lleve a la liturgia. No hay vocación eclesial que no sea familiar, esto nos ayuda a revaluar el diaconado como vocación eclesial”.
Ponerse al servicio, no servirse de…
En fin, “cada cosa hoy parecería debería servirnos. ‘La oración me sirve, la comunidad me sirve, la caridad me sirve’, esto es un hecho de nuestra cultura. Ustedes son un dono que el Espíritu Santo nos hace para indicar que el camino correcto va al contrario; ‘en la oración sirvo, en la comunidad sirvo, con la solidad sirvo a Dios y al prójimo”, respondió en el Duomo de Milán a un diácono.

Con cariño te envió este artículo que es un aire fresco que sale del corazón del Papa

Guillermo Cedeira Cedeira
Diácono-Permanente

Página Web: guillermocedeira.es

Anuncios

Publicado el 14 noviembre, 2018 en Formación diaconal. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: