Anuncios

El obispo Antonio Raspanti de la diócesis de Acireale, Italia: “Los ministerios hacia el diaconado permanente valoran los carismas en la Iglesia”

Siempre es un momento de celebración para la Iglesia, cuando los laicos se acercan a ministerios como el lectorado y el acólito.

sito_copertina_formazione-diaconato-permanete-2019-300x197

Así, el sábado 26 de enero de 2019 , en la Basílica Catedral, encabezada por el P. Mario Fresta, SE, Monseñor Antonino Raspanti , obispo de la diócesis de Acireale y vicepresidente del CEI , confirió el lettorado a los candidatos al diaconado permanente Giuseppe Cassisi, de la parroquia Jesus Worker. de Giarre, a Santo Concetto Licciardello, de la parroquia de Santa Maria dell’Itra en Nunziata, a Giuseppe Pietro Paolo Pennisi de la parroquia de Sant’Antonio Abate en Aci Sant’Antonio. Mientras que el ministerio del acólito se confirió a Salvatore Russo de la parroquia de Sant’Antonio Abate en Aci Sant’Antonio y Salvatore Troianini de la parroquia de SS. Alfio, Cirino y Filadelfio en Sant’Alfio. 

Gran alegría en las palabras del obispo Raspanti:   “El ministerio del lector es un servicio a la Palabra de Dios y el acólito es un servicio a la Eucaristía ya los sacramentos para la gente. El lettorato y el acólito son dos pasos importantes hacia el diaconado permanente. Esto significa valorar los diferentes carismas y dones del Espíritu Santo en el pueblo de Dios y, por lo tanto, no permanecer anclados solo a los carismas más visibles, como los del presbítero o el obispo. Incluso el catequista, el ministro extraordinario de la Eucaristía, los operadores del deporte y de las familias están llamados a ofrecer su servicio. Estos son regalos que cada uno busca ofrecer a los demás y, por lo tanto, favorecer, establecerse y regocijarse juntos por la concesión de estos ministerios, da razón a toda la comunidad para comprender que el Espíritu Santo sugiere que todos seamos generosos a través de nuestra vida. Tenemos la oportunidad de interrogarnos sobre qué regalos hemos recibido y la conciencia de nuestro carisma al servicio de nuestro prójimo nos permite enriquecernos mutuamente. Si todos escuchan la Palabra de Dios y se hacen disponibles, entonces la comunidad cristiana no puede sino embellecerse a sí misma. Cualquiera en la Iglesia puede, lentamente, descubrir los dones que el Señor les ha dado y ponerlos institucionalmente al servicio de todos, de manera continua y pública, confiriendo estabilidad a la comunidad “.

por Rita Caramma

Anuncios

Publicado el 27 enero, 2019 en Noticias diaconado Iglesia Universal, Ordenaciones y etiquetado en . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: