Anuncios

“Pedí a Nuestra Señora que mi vida no fuera una hoja en blanco”, diácono Antonio Monge

“Hoy tengo la gracia de entender que debo seguir los pasos de Jesús Servidor, haciendo uso de los siete Sacramentos, en la condición de Diácono Permanente”, afirmó Antonio Monge que fue ordenado el 15 de diciembre.

A los 54 años, Antonio Monge, casado hace 25 años con Flavia Bresciani y padre de Susanna & Giovanna Bresciani comenzó en la Parroquia Asunción de Nuestra Señora de la Región Sé, su camino hacia el diaconado permanente.

“Mi caminata vocacional nació del ejemplo de vida de mis padres, católicos practicantes”, dijo Antonio que cuando joven comenzó a preguntarse sobre el significado de la vida, al tiempo que se interesaba por las lecturas sobre la vida de los santos. “Pedí a Nuestra Señora que mi vida no fuera una hoja en blanco, sino que fuera escrita para ser del agrado del Padre”, contó el Diácono al reportaje.

 

Una carta

A los 16 años de edad, Antonio vivía la espiritualidad del Movimiento de los Focolares y durante un retiro espiritual del grupo de jóvenes del Movimiento en Caraguatatuba (SP), resolvió escribir a la fundadora del Movimiento, Chiara Lubich, que estaba en Italia.

“En aquella carta contaba el propósito arriba mencionado, y cuánto esto golpeaba fuerte en mi corazón. Mi sorpresa, al recibir la respuesta, en que Chiara Lubich amablemente ayudó a aclarar mi camino, con una sugerencia de nombre nuevo y un lema a ser observados en adelante en mi vida. Nombre nuevo: Tonio – con el significado Tutto in Dio (Todo en Dios) y el lema: Permaneced en mí, como yo vosotros (Jn 15,4) “, recordó Antonio.

A partir de ahí, Antonio dijo que comprendió la vocación a la que se llamaba en primer lugar: el Matrimonio. “Hoy tengo la gracia de entender que debo seguir los pasos de Jesús Servidor, haciendo uso de los siete Sacramentos, en la condición de Diácono Permanente”, afirmó a la reportaje del SÃO PAULO.

 

hoy

“Ante un mundo de alta tecnología y en constante transformación, en el que despuntan innumerables corrientes ideológicas y filosóficas, sumadas a las facilidades propuestas en el uso de los dispositivos de comunicación, se hace necesario una nueva mirada, con – digamos así – por parte de aquellos que se trata de rescatar el valor de la Buena Nueva, en un mundo inmerso en el materialismo exasperado y completamente distraído de las cosas de Dios. “Vamos a la lucha”, continuó Antonio.

Por Nayá Fernandes en O Sao Paulo

Anuncios

Publicado el 4 febrero, 2019 en Testimonios y etiquetado en . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: