Anuncios

15 recetas para un seguro fracaso del diácono en el matrimonio

Manual, o más bien Antimanual, para la vida matrimonial del diácono (obviamente para diáconos casados)Sin título

A pesar de las gracias recibidas en el sacramento del Orden, un diácono puede fracasar en su matrimonio, para ello puede ayudar el seguir estos quince sencillos pasos y la debacle estará asegurada, a menos que el Señor intervenga con su gracia.

Manual para fracasar como diácono: en el matrimonio

1. Que el diácono viva su matrimonio como una carga que le impide entregarse a su ministerio, sin darse cuenta que el suyo es un matrimonio de tres: el diácono, su esposa y en medio, Jesucristo.

2. Olvidarse que es en el matrimonio y en la familia, donde se debe ejercer prioritariamente la diaconía.

3. Dejar a la esposa en un segundo lugar. Hay que jerarquizar: primero vino el sacramento del matrimonio, y después el del Orden. Si hay que anteponer alguno, será el  que se ha recibido primero, el matrimonio.

4. Dificultad por parte de la esposa del diácono en compartir la misión diaconal en la Iglesia, vivir totalmente al margen del ministerio de su marido, como si fueran “cosas de él”. El diácono y la esposa deben ser verdaderas parejas diaconales Aunque a veces nuestras esposas no puedan acompañarnos por distintas circunstancias (padres mayores y enfermos, hijos pequeños, carencias económicas, etc.), necesitamos contar siempre con su apoyo y acompañamiento desde el corazón y desde la oración

5. No rezar juntos los esposos ni la familia. Abandonar poco a poco la oración conjunta, empezando por la Liturgia de las Horas.

6. Que el diaconado sirva de excusa para no estar en casa. ¿Estaremos dando mejor testimonio de nuestro ministerio si pasamos mas tiempo en la parroquia que con nuestra familia?

7. Haber pensado que en el matrimonio, en la familia, todo es maravilloso, lleno de besos, abrazos, tranquilidad y paz, olvidándose que el verdadero amor está en la entrega.

8. Creer que lo importante para mi esposa y mis hijos es llevarles el mayor sustento económico posible y no hacer que nuestra vida matrimonial y familiar como diáconos permanentes sea realmente una opción compartida de servicio cristiano.

9. Falta de comunicación: Armonizar las necesidades familiares, ministeriales y laborales del esposo requiere gran esfuerzo, generosidad y diálogo constante por parte de los cónyuges, para encontrar un equilibrio entre estos ámbitos.

10. Descuidar el lenguaje no verbal con la mujer: besos, abrazos, regalos,..con ella forma una misma carne, ella es el amor de su vida, compañera en esta aventura y el sustento de su vocación y ministerio  y ella se lo merece todo.

¡Lo ideal es que NO siga estas recetas! Pero….

WhatsApp Image 2019-03-30 at 18.36.48

Anuncios

Publicado el 30 marzo, 2019 en Esposas de diáconos. Familia.. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: