Anuncios

D. Carlos Osoro ordena un diácono para la Comunidad de Sant´Egidio

egidio

(ya anunciado anteriormente)El domingo 2 de junio 2019, festividad de la Ascensión, el Cardenal Arzobispo de Madrid ordenó diácono permanente de la Fraternidad Misionera de Sant’Egidio a Carlos Busto Cuervas-Mons en la Iglesia de Ntra. Sra. de las Maravillas en la que se congregaron amigos del pueblo de Sant’Egidio en Madrid de las Escuelas de la Paz, amigos de la calle, ancianos y nuevos europeos, así representantes de otras comunidades que quisieron acompañar en esta ocasión.

egi

Al final de la celebración, en la que estuvieron presentes otros diáconos permanentes de Sant’Egidio provenientes de Roma, Amberes, Amsterdam y Barcelona, así como amigos de otras comunidades de Sant’Egidio, Carlos dirigió las siguientes palabras a los asistentes: “Queridos amigos y amigas, Me gustaría empezar agradeciendo a todos vuestra presencia y apoyo en este día tan especial. Hoy es un día para estar agradecido, para dar las gracias al Señor y a cada uno de vosotros, quiero agradecer a D. Carlos por su cercanía de pastor y por su amistad, (desde aquella vez que nos encontramos en Oviedo) es para mi muy significativo haber recibido de usted la ordenación diaconal. A Javier Cuevas, mi padrino en este día, por tu amistad y porque eres para mi un ejemplo de humildad y de servicio. Por supuesto a mi familia, a mi madre, la primera que me educó en la fe, a mis hijos Marta, Mateo y Jorge, que me enseñan lo que es el amor incondicional, y especialmente a Bea, mi mujer, porque juntos tratamos de vivir un matrimonio abierto a los demás, a los jóvenes y a los más pobres de nuestra ciudad; superando unidos las dificultades. A todos mis hermanos de Sant’Egidio, de aquí de Madrid a Tíscar, a Jesús… y en especial a los que han venido de más lejos, de Roma a Paola y Alberto (diácono permanente), a Colm, Pieter y a Pep también diáconos permanentes de Holanda, Bélgica y Barcelona, a Armand que me ha guiado en mi formación para el diaconado y a Montse de Barcelona. Comunidad en la que he crecido tanto en la fe, en la que juntos vivimos una diaconía al servicio de los pobres y de la Palabra, en la que ha surgido mi vocación al diaconado y donde voy a desarrollar mi ministerio al servicio de la Iglesia, a través de la Fraternidad Misionera de Sant’Egidio, en esta Iglesia de Ntra. Sra. De las Maravillas que se nos ha confiado. Y a todos los que habéis querido acompañarme en este día, sacerdotes y diáconos amigos, Hijas Misioneras de Nazaret de mi colegio, familias de la Escuela de la Paz especialmente de Pan Bendito (Frances, Audry, Argentina y Adolfo,…), amigos de la calle (Francisco, Antonio, Julio…), Jóvenes por la Paz (Yaiza, David, Jose, Lucía, Juan, Andrea, Endale, Máximo; Camelia…), amigos…a todos, disculpad a los que no he podido nombrar. SAN-EGIDIO-796x448He sido llamado por el Señor para el diaconado, al servicio del Altar, de la Palabra y de los Pobres. He sido llamado por el Señor para el diaconado, al servicio del Altar, de la Palabra y de los Pobres. Del Altar, fuente y culmen de nuestra vida cristiana, donde especialmente recordamos a Jesús Siervo, que da la vida por sus amigos, por todos nosotros, que no ha venido a ser servido sino a servir y a dar su vida en rescate por muchos (como decíamos en el canto de entrada). De la Palabra, que es la luz que ilumina nuestros pasos, que nos ayuda a ser como Jesús, a recordar sus gestos y sus palabras, a tener un corazón más generoso capaz de transformar este mundo. Palabra que para poder ser comunicada debe ser llevada en el corazón y vivida. Como hemos escuchado en el ritual de la ordenación: convierte en fe viva lo que lees, y lo que has hecho fe viva enséñalo, y cumple aquello que has enseñado. En palabras de Francisco de Asís: La verdadera enseñanza que transmitimos es lo que vivimos; y somos buenos predicadores cuando ponemos en práctica lo que decimos. Palabras del Evangelio que en especial quiero ayudar a transmitir a los jóvenes. Jóvenes por la Paz de Sant’Egidio junto a los que vivo el reto de construir mundo mejor, poniendo en práctica el Evangelio, a través de la escucha de la Palabra de Dios y el servicio a los pobres. Jóvenes con los que vivo una amistad preciosa y de los que nunca dejo de aprender. De los pobres, de aquellos con los que Jesús se identifica, diacono al servicio sobre todo y especialmente de los pobres, siguiendo el mandato de Jesús: Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; fui forastero, y me recogisteis; estuve desnudo, y me cubristeis; enfermo, y me visitasteis; en la cárcel, y vinisteis a mí. Si, el pobre es el que tiene necesidad de lo material, pero no solo, también es el que tiene hambre y sed de amor, de cariño, de amistad, aquel que se siente solo, débil o abandonado. Es todo el que tiene sed de Dios, porque Dios es amor. Como muchos sabéis yo vivo esta vocación de servicio especialmente con los más pequeños, con los niños de las Escuelas de la Paz (en Pan Bendito, pero también ahora aquí en Maravillas y en Lavapiés), a través de ellos descubrí también mi vocación como maestro, que es mi profesión. Pero también con nuestros amigos de la calle, con los refugiados… con todos aquellos que se acercan a nosotros en busca del calor de la amistad y de una acogida humana y fraterna. En definitiva al servicio de la paz y de la convivencia que tanta falta hace en este mundo dividido y fragmentado. Se trata de una gran responsabilidad, que me da respeto, ante la que me siento un “siervo inútil”, por eso espero contar con vuestra ayuda, con vuestro apoyo y con vuestra oración. Para, con la ayuda de Dios, poder servir a la Iglesia en los pobres con verdadera humildad, para dar testimonio del Evangelio en mi ciudad, de una Iglesia abierta y acogedora en la que hay un lugar para todos, especialmente para los más pobres, los débiles, los descartados… Una Iglesia pobre para los pobres, como dice el Papa Francisco. Pobres que no son una categoría, sino que forman parte de la misma esencia de la Iglesia, son el mismo Jesús que pasa a nuestro lado.

Artículo publicado por la Comunidad de Sant’Egidio de Madrid.

mons-ambrogio-spreafico-poster
El día 2 de junio de 2019, el Emmo. y Rvdmo. Sr. D. Carlos Osoro Sierra, cardenal arzobispo de Madrid, con dimisorias del Excmo. y Rvdmo. Sr. obispo de Frosinone-Veroli-Ferentino, confirió, en la iglesia de Nuestra Señora de las Maravillas, de Madrid, el sagrado orden del diaconado con carácter permanente, al Rvdo. Sr. D. Carlos Busto Cuervas-Mons, diocesano de Frosinone-Veroli-Ferentino.

 

 

 

Noticia ordenación diaconal en Infomadid, el boletín diocesano

 

Anuncios

Publicado el 6 junio, 2019 en Noticias diaconado de Madrid, Noticias diaconado Iglesia de España, Noticias diaconado Iglesia Universal, Ordenaciones y etiquetado en . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: