Concurso de cuentos breves sobre la vida y el ministerio de los diáconos en Santiago de Chile. Categoría: “Esposas de diáconos”

 por el diácono Miguel Ángel Herrera, de Santiago de Chile

La Vicaría del Clero del Arzobispado de Santiago de Chile, organizó un Concurso de cuentos breves sobre la vida y el ministerio de los diáconos, que se desarrolló en tres categorías: “Esposas de diáconos”, “Hijos o hijas de diáconos” y “Diáconos”.

El sábado 10 de agosto, recién pasado, Día de San Lorenzo, patrono de los diáconos, después de la celebración eucarística efectuada en la Catedral de Santiago, que presidió Monseñor Celestino Aós, Administrador Apostólico de la arquidiócesis, se hizo una convivencia de los diáconos y sus familias, en la que se entregaron los premios de este Concurso.

Quiero decirles, con mucha alegría, que mi familia también participó en este Concurso de cuentos. En la Categoría “Esposas de diáconos”, el primer lugar fue para mi esposa Sary Alarcón Olave, por el cuento “Los diáconos sesgados”, que comparto a continuación:

Los diáconos “sesgados”

Los diáconos acordaron que siempre andarían por los caminos angostos, siguiendo las huellas del Maestro Servidor.

Pero un día, hubo un gran revuelo, ya que los diáconos que salieron, más allá de las fronteras, comenzaron  a ser tratados, por sus propios colegas, como “torcidos” por andar con “gente de vida torcida”, y a ser vistos como “tendenciosos”, por buscar el  entendimiento con “personas que tenían ideas contrarias a nosotros“.

El Maestro los llamó  y les dijo que “no bastaba andar por su camino, ni querer ser pobres como Él”. 

En este tiempo, ellos debían “torcerse con los torcidos, ladearse con los ladeados, sesgarse con los sesgados”. 

Sólo así podrían encontrar e integrar a esa “oveja perdida”, que Él sigue amando.

11224017_1675898386002192_6126304997610545871_n (2)

Sary Alarcón Olave, esposa del diácono Miguel

 

Como se puede apreciar, si hay un dicho que dice: “Familia que reza unida, permanece unida”, en este caso, podríamos decir, “Familia que escribe unida, seguirá escribiendo unida”.  Obviamente que -como familia- estamos unidos en el amor y en el servicio, en nuestra Iglesia y en nuestra desafiante realidad local. ¡¡Gracias Señor Jesús!!

 

 

Publicado el 22 agosto, 2019 en Noticias diaconado Iglesia Universal. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: