Siete nuevos diáconos permanentes en la diócesis de San Isidro

Fueron ordenados por el obispo Oscar Ojea. Todos casados, provienen de ciudades vecinas y ejercerán el ministerio en sus comunidades. Pueden bautizar, asistir casamientos, predicar, oficiar las exequias y distribuir la eucaristía.gmain

 

 

Siete hombres fueron ordenados diáconos permanentes para la diócesis de San Isidro por el obispo local, monseñor Oscar Ojea.

La ordenación se realizó el domingo 17 en una misa concelebrada al aire libre junto a la iglesia parroquial San Juan Bautista, en la localidad de Ricardo Rojas, partido de Tigre.

Una amplia concurrencia se desplegó en una mañana de fuerte sol en la plaza que se levanta enfrente de la iglesia.

Los nuevos diáconos son Ricardo Ciccone, de Florida; Sergio Díaz, de Don Torcuato; Gabriel Alejandro González, de General Pacheco; Mario Palucci, de Virreyes; Alejandro Vago, de San Isidro, Carlos Valdivieso, de Rincón de Milberg, y Miguel Ángel  Vázquez Alfaro, de Ricardo Rojas, y ejercitarán su ministerio en las comunidades de las cuales provienen.

Los diáconos pueden administrar los sacramentos –bautizar, asistir casamientos, oficiar las exequias- y deben impulsar el apostolado de su comunidad,  atendiendo las necesidades espirituales y materiales de las personas, pueden predicar oficialmente la Palabra de Dios y distribuir la comunión, pero no confesar ni consagrar la Eucaristía.

Monseñor Ojea, que es también presidente de la Conferencia Episcopal Argentina, concelebró la misa con sus obispos auxiliares, Martín Fassi y Guillermo Caride, y numerosos sacerdotes.

En su homilía, monseñor Fassi dijo que podemos estar en muchas discusiones sobre la pobreza y no darnos cuenta de que hay un pobre, sufriente, vulnerable, que nos está tendiendo la mano. Los pobres, aquellos que conocemos y estamos invitados a conocer –vulnerables, débiles, ancianos-, dijo, nos descubren la realidad porque están prendidos de lo esencial para vivir. La Iglesia está para servir, dijo, al señalar a los nuevos diáconos su misión de animar a sus comunidades “a ser imagen de Cristo servidor”.

Los que se ordenaban permanecieron un buen momento postrados en el suelo, mientras se cantaban letanías a los santos y el obispo rezaba oraciones. Son todos casados y detrás de ellos estaban sus esposas, de pie. El obispo rogó a Dios: “Envía sobre ellos el Espíritu Santo para que fortalecidos por la gracia de sus siete dones desempeñen con fidelidad su ministerio”.

Previamente, habían prometido respeto y obediencia al obispo y sus sucesores. Finalmente se dijo: “La Iglesia diocesana tiene siete nuevos diáconos”, entre aplausos de los fieles.

Luego, el obispo entregó a cada uno un tomo del Evangelio, diciéndole: “Recibe el Evangelio de Cristo, del cual eres mensajero, cree lo que lees, enseña lo que crees y practica lo que enseñes”.

Los nuevos diáconos distribuyeron la comunión entre los asistentes. Y fueron congratulados por parientes y amigos al compartir más tarde un almuerzo a la canasta.

por Jorge Rouillón en Valoresreligiosos

Publicado el 20 noviembre, 2019 en Noticias diaconado Iglesia Universal, Ordenaciones y etiquetado en . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: