La diócesis cuenta desde la tarde de este domingo seis de octubre de un nuevo diácono permanente: Teodoro León. Natural de S. Miguel de Abona, casado, padre de dos hijos y profesional del mundo de la salud, fue ordenado por el obispo Álvarez el cual subrayó, siguiendo la etimología del nombre, que su vida y ordenación eran un regalo de Dios.

«Mi vocación nace a partir de que cada día me pregunto qué quiere el Señor de mí. He contado siempre con el acompañamiento y consejo de un padre Paul. Con el tiempo, he descubierto que aparte de mi vocación al matrimonio, el Señor quiere que me comprometa aún más. Todo ello me llevó a plantearme el ponerme al servicio de mi familia y de la Iglesia, configurándome con Cristo servidor”»- señaló León.

Al término de la celebración, el obispo anuncio que el nuevo diácono permanente estará destinado a la parroquia de Santo Domingo de La Laguna.

11121314151617Nivariensedigital