Anuncios

Archivo de la categoría: Formación diaconal

Esbozos diaconales de Andrés Cebrino, diácono de Sevilla

Cada día siento más que ser Diácono consiste en “querer” ser servidor. Y para vivir dignamente el oficio, no hay mejor camino que atravesar cada día su imposibilidad.

Por eso es bueno encontrar senderos seguros, de mucha paz, como lo son la humildad, la pobreza y la simplicidad.

Según Lanspergio, monje cartujano del siglo XVI, la verdadera simplicidad consiste en:

+ El prójimo.
– No reprender ni alabar a nadie.
– No meterse en instruir (dar clases) a ninguno.
– Simular ignorancia.
– Llevar con ecuanimidad (constancia de ánimo) las burlas, injurias o reprimendas.
– Recibir con alegría lo que los otros te dejan o imponen, como si no te dieras cuenta de sus astucias y engaños.
– No prestar atención ni pensar los defectos de los otros, ni en lo que te sucediese de desagradable.

+ Uno mismo.
– No admitir ninguna cosa que te haga tropezar o que te puede inquietar la memoria (como resolver cosas viejas e imaginaciones)
– Ser firme en el silencio, aún en las conversaciones, conservando un rostro que exprese serena dulzura y corazón compungido.
– Nunca hacer nada delante de otros que te haga mostrarte importante, digno de alabanzas y admiración.
– Siempre, cuando puede hacerse sin escándalo, poner ante los ojos la inocencia y la simplicidad, para que la vivas y guardes.

+ Exterior .
– Y en cuanto a las cosas del exterior, como las sutilezas, la curiosidad, los engaños, los cuidados, las preocupaciones, el amor humano, ser como un niño de cinco o siete años.

diacsev

Pensamiento espiritual. 

Los Diáconos en nuestro servicio pastoral hemos de transitar cada día más por caminos de paz. Uno de los gestos que me hace mucho Bien, en mi trabajo diario, es esforzarme por no terminar de corrido los trabajos, sino hacer entre medio paradas de oración, dentro de las tareas que desarrollo. Oraciones sencillas que me elevan y que me reconfortan y me unen al Señor, ofreciendo mi persona y mi servicio.

Es como ir “vendiendo todo lo que tengo (que me ocupa), para comprar el campo donde se encuentra el tesoro oculto, deseable de detenerme y de ver que bueno es el Señor”.

Algún apunte del Hacer.

Papa Francisco: ” El amor está más en las obras que en las palabras ” (Santa Marta)

La diócesis de Sevilla (España) tiene actualmente 62 Diáconos Permanentes que, de modo sencillo, detallo donde sirven:

– Parroquias . Frecuentemente, donde celebran su fe.
– Presidiendo poblaciones alejadas , sin presencia del sacerdote, que celebra solo los domingos.
– Tanatorios y Cementerios . Existen equipos de exequias formados por Diáconos y coordinados igualmente por un hermano Diácono, en los Tanatorios más importantes de la diócesis.
– Caritas parroquiales y Diocesanas.
– Coordinación de la Comunidad Diaconal y con presencia en el Comité nacional de la CEE.
– Delegaciones episcopales . No solo sirviendo en las Delegaciones diocesanas, sino también como Delegado diocesano del Arzobispo.
– Arzobispado . Sirviendo a los Obispos, Vicarios episcopales y Secretario General y Canciller.
– Fundación Cardenal Spinola de la Lucha contra el paro . Buscando y formando, para el acceso laboral.
– Manos Unidas .
– Asilos y Residencias .
– La Formación la hacemos en 3 retiros al año de los Diáconos, con el Arzobispo, Obispo Auxiliar y Delegado del Clero; a la vez que participamos en toda la formacion de los Sacerdotes.
– Ejercicios espirituales . Tenemos dos tandas. Una en noviembre y otra en febrero. Nos vamos habitualmente fuera de Sevilla, a otra diócesis, para recogernos en completo silencio.
– Celebramos la festividad de San Esteban , como fiesta de los Diáconos.
– Formación de Aspirantes al Diaconado. Dando charlas. En años anteriores había muchos tutores Diáconos que acompañaban mensualmente a los Aspirantes, elevando un informe al final del curso pastoral. Muy interesante esta figura.
– Tribunales . Años atrás también se servía en la toma de declaraciones.
– Equipo de poblaciones alejadas . Un modelo muy rico fue el Equipo pastoral desplazado que se dirigía a pueblos y pedanías alejadas, apoyando a los párrocos, en el servicio pastoral.

– Cárceles . Allí tenemos presencia, cumpliendo las palabras del Señor: “… en la cárcel y me visitaste”

diac

Algún apunte del Ser.

Sed santos en toda vuestra manera de vivir (1 Pe. 1,15)

El apóstol Pedro nos invita a caminar en santidad, a ser santos. Él que tuvo la cercanía del Señor, ve lo provechoso que es caminar en santidad, buscando poner en práctica las virtudes; esas que le pedimos al Señor, para que nos ayude, y que nos son propias desearlas y pedirlas: fe, esperanza, caridad, prudencia, justicia, fortaleza, templanza, humildad, mansedumbre, modestia, paciencia, fortaleza, templanza. etc.

Los santos y los grandes santos diáconos nos han testimoniado el gran provecho que proporciona, en nuestro camino al encuentro del Señor, el vivir y celebrar su cercanía, su intimidad, volcando en nuestro corazón su Palabra. Es por ello que nos hace mucho bien, y que como ministros del Señor tenemos un hermoso horizonte espiritual por delante.

Diariamente.
– Celebrar la Santa Misa.
– Orar Laudes, Vísperas y de forma personal al levantarnos.
– Hacer el examen de conciencia.
– Rezar el santo Rosario. Acordarse de la Virgen.

Quincenal o mensual:
– Sacramento de la Penitencia.

Discrecional.
– Letanías.
– Devociones personales.
– Lectura espiritual.
– Vivir el silencio (retiros, ejercicios espirituales, oración personal..)

Vivencias espirituales que nos inflaman el espíritu, y nos hacen seguir adelante y que nos animan a trabajar mucho para el Señor. Porque no hay mejor ayuda espiritual que ejercer el ministerio diaconal bien hecho.

Dios nos contempla en nuestro ministerio. Él lo ha puesto en el corazón de la Iglesia y nos concede los dones del ministerio diaconal. Para nosotros no hay mejor modo de vivir y disfrutar, que estar abierto a la Gracia.

Bendito sea Dios.

 

“Y hemos recibido de Él este mandamiento: Quien ama a Dios, ame también a su hermano” (1Jn 4, 21).

Existe una “matemática” que, a la luz de la carta de San Juan, capacita para reconocer cuánto se ama a Dios. Muchos dirían si le preguntasen a ese reconocimiento: “mucho, muchísimo…”. Y harían visión retrospectiva de los momentos sosegados en la oración.

En el día a día, el Diácono se ve inmerso en una relación ingente con muchas personas; unas que se les acercan y otras a las que él va. Muchas, con diferentes deseos, preocupaciones y situaciones. Y precisamente una forma de reconocer esa relación con Dios en lo cotidiano, es reunir y revisar todas las relaciones humanas en el ministerio del servicio; ya sean con sacerdotes, diáconos, laicos, familiares, vecinos, amigos… y con el propio obispo. Lo que existe en las relaciones, también existe en la relación con Dios, dice el apóstol.

Por eso a la pregunta de ¿cuánto se ama a Dios? No valen ni las buenas palabras ni las buenas intenciones. Habría que “contabilizar” el día a día de la relación con los hermanos, a través de esa “matemática divina”, desde la humildad del corazón.

Pongamos un ejemplo imaginario, muy a groso modo, que leí alguna vez:

Si alguien en su vida tiene relación con cien personas, de las cuales quiere realmente a veinte, a veinte rechaza y con sesenta tiene una relación superficial, entonces se manifiesta la relación con Dios de la misma manera: veinte por ciento de amor, veinte por ciento de rechazo y sesenta por ciento de indiferencia.

Dios estaría en la persona, en ese sesenta por ciento, prácticamente ausente en su vida; no existiría. Estaría en ese veinte por ciento, negado; dándole la espalda. Y en ese otro veinte por ciento, amado; deseado.

Mientras se rechace a una sola persona, se desprecia también a Dios. Mientras se esté molesto con una sola persona, se está enfadado con Dios. Mientras se ignore o envidie a una sola persona, se ignora o envidia también a Dios…. Porque la relación con Dios corre paralela con la relación con los demás.

En definitiva, ese algoritmo es capaz de trasladar de la vida, la fe en Diodiacsev (2)s. Deduce de la vida cotidiana cómo es de grande la fe, apoyándose en el amor al prójimo. Sólo así se tiene “los pies puestos en la tierra”. Y es que al final ambas relaciones crecen juntas, siendo una sola realidad, la de Dios.

Andrés Cebrino, diácono de la archidiócesis de Sevilla

 

Anuncios

La dalmática: diálogos sobre su uso

JAVIER:

El Novus Ordo no lo permite todo. Eso es mentira. Ahí están las rúbricas que he expuesto en el cuerpo del artículo y la Instrucción Redemptionis sacramentum que un comentarista ha añadido en su comentario. Los abusos son abusos, no ley ni permisión de la liturgia.

En cuanto a su pregunta, que no sé a qué viene, ignoro la respuesta y no me hace falta saberla. Estoy harto de conmemoraciones, aniversarios y “domingos de”.

06/11/19 11:27 PMdescarga (2)

Miguel Hinojosa

¿Un diàcono ha de concelebrar con Dalmàtica o al presidir una celebraciòn de la palabra?.

********

JAVIER:

Los diáconos no concelebran pues no son sacerdotes. Asisten al altar y al Obispo (o sacerdote) u ofician sacramentos: bautismo y matrimonio, además de la exposición y bendición con el Santísimo, etc

Para la santa Misa es aconsejable siempre la dalmática. Para las demás celebraciones, alba y estola; si oficia el diácono, una celebración de la Palabra o la Liturgia de las HOras, además puede emplear la capa pluvial. La dalmática sólo para la Misa.

PD. Corrijo y añado: gacias a Diácono, más adelante, hay precisiones litúrgicas de las actuales rúbricas sobre la dalmática. La puede usar en otros momentos más que no sólo asistiendo a su oficio en la Misa.

06/11/19 11:53 PM

 JCA

«Hay muchas aún en cajoneras de parroquias antiguas»

Por desgracia, creo que no tanto como cree, porque conozco a alguien en Las Palmas que se dedica a salvarlas. Y en parroquias de Barcelona se llegaron a quemar, junto con los ornamentos antiguos. Lea por ejemplo:

«Los ornamentos litúrgicos eran bellísimos, de la mejor calidad tanto en la tela como en el corte, regalados por el sr. Humet, dueño de la única fábrica textil del barrio. Ya en los años 70, un sacerdote que llegó a la parroquia cuyo nombre prefiero omitir, hizo una pira quemando todos aquellos ornamentos. También se mofaba de la sra. Puigmal, que acabó sus días limpiando semanalmente los cálices y demás utensilios litúrgicos parroquiales. Este sacerdote la llamaba “Madame Llautons” (Madame Latones).» (En «Malvada leyenda negra sobre la Misa tradicional»)

germinansgerminabit.blogspot.com/2019/06/malvada-leyenda-negra-sobre-la-misa.html

47580002_2129766270377638_1712431051785109504_n
***********

JAVIER:

Qué triste que se hicieran esas cosas. Por sentido litúrgico, por sentido histórico y por sentido patrimonial: conservar, no quemar y con tono de burla.

07/11/19 1:43 AM

 Anonimo

Según tengo entendido la estola representa la autoridad del sacerdote, mientras que la casulla representa la caridad con la que el sacerdote recubre su autoridad.

Por lo que los que celebran sin casulla, lejos de representar humildad, representan autoridad por encima de todo, al menos la autoridad de hacer y deshacer la liturgia a su antojo.

07/11/19 11:39 AM
  

 Diácono

De acuerdo con todo.
El tema de la dalmática también da para mucho.

Una consulta. Tenía entendido que en las celebraciones dominicales en espera de presbítero que preside un diácono sí hay que usar la dalmática por la centralidad de la Eucaristía, y porque así es como debería vestir el diácono que “espera” al presbítero. Hasta hoy me la ponía, pero se ve que yerro. ¿Podría darme la cita del documento correspondiente que afirma lo contrario? Es bueno hacer las cosas bien.

Y otra consulta. ¿Qué pasaría con el Viernes Santo? No es una misa. Yo siempre que he presidido dicha celebración en pueblos me he puesto la dalmática. Y cuando he acompañado, me he puesto la dalmática, y el sacerdote su casulla.

Gracias por estos artículos tan interesantes.

+++++++++++++++++

JAVIER:

Tiene razón en las celebraciones dominicales a la espera del presbítero: “Cuando preside la celebración el diácono… Debe vestir los ornamentos propios de su ministerio, esto es, el alba con la estola, y según la oportunidad la dalmática, y ha de usar la sede presidencial” (n. 38).

Deduzco de ahí que lo mismo se aplicaría si el diácono preside el Oficio solemne del Viernes Santo.

07/11/19 12:16 PM

Diácono

Y en las bodas también puede usar el diácono la dalmática, aunque sea sin misa…. Vemos en el ritual.

69. A la hora establecida, el sacerdote (o el diácono), revestido de alba, o de sobrepelliz, y estola blanca o festiva, o también de capa pluvial (o de dalmática el diácono) del mismo color, se dirige con los ministros a la puerta de la iglesia, recibe a los novios y los saluda amablemente, haciéndoles saber que la Iglesia comparte su alegría.

Y en la Liturgia de las horas puede también usarla. En el número 255 de la Ordenación de la Liturgia de las horas se indica.

*****************67661037_1488636654627885_4915253379195731968_n

JAVIER:

Tiene razón. En RM 187 lo afirma sin duda cuando preside el diácono una boda: “o también de pluvial (o de dalmática el diácono)”.

En referencia a la Liturgia de las Horas leo e interpreto de otro modo. Dice: “El presbítero o diácono que preside la celebración puede llevar la estola sobre el alba o sobrepelliz, e incluso la capa pluvial, en el caso del presbítero. No hay inconveniente en que, en las mayores solemnidades, varios presbíteros vayan revestidos de capa pluvial, y los diáconos de dalmática” (IGLH 255). La dalmática se reserva para la solemnidad asistiendo al/a los presbítero/s. No parece indicar que presida con dalmática.

Le agradezco estos apuntes que corrigen mi afirmación inicial.

Jornada “La figura del Diácono y la antropología de las vocaciones en la primitiva Iglesia de Oriente” en la Universidad San Dámaso de Madrid

Jornada “La figura del Diácono y la antropología de las vocaciones en la primitiva Iglesia de Oriente”

El Instituto Superior de Ciencias Religiosas (ISCCRR) de la Universidad Eclesiástica San Dámaso (UESD) organiza el ciclo de conferencias “La pedagogía de la Iglesia de los apóstoles”. El miércoles 4 de diciembre de 2019 tendrá lugar la segunda conferencia de este ciclo. Lleva como título “La figura del Diácono y la antropología de las vocaciones en la primitiva Iglesia de Oriente”. Será a partir de las 19:40h en el Aula Pablo Domínguez, en la UESD.

ciencias religiosas diaconado como ser diacono iglesia catolica antropologia femenino san damaso religion

Esta segunda Jornada presenta la figura del Diácono en la Iglesia primitiva del Oriente siguiendo los estudios de Pierre Perrier y de la Escuela Francesa que desarrolla los trabajos del jesuita Marcel Jousse sobre la antropología de la transmisión oral del evangelio en el contexto palestino y judeo-cristiano.

Se afrontará el tema del Diaconado en su necesaria vinculación con el resto de las vocaciones cristianas, profundizando en una antropología bíblica y patrística del servicio: misión evangelizadora del diácono, diversas funciones del sacerdote, misión de los laicos, padres y madres de familia, el papel de la mujer, consagrada o «madre de la memoria».

Programa de la jornada

Preside

Ilmo. Dr. D. Agustín Giménez González
Director del ISCCRR – UESD

Presenta

Dr. D. Marcos Cantos Aparicio
Coordinador de Extensión Universitaria del ISCCRR – UESD

Interviene

Dr. D. Francisco José López Sáez
Universidad Pontificia de Comillas / UESD

López Sáez, Francisco José

Categoría: Colaborador Asistente de la Facultad de Teología, Departamento de Teología Moral y Praxis de la vida Cristiana

El profesor Francisco José López Sáez es Doctor en Teología (especialidad de Teología y Espiritualidad del Oriente cristiano), por el Pontificio Instituto Oriental de Roma (2000). Desde el curso 2009, es profesor colaborador del Instituto de Espiritualidad en nuestra Universidad, donde imparte cursos sobre la Teología y la Espiritualidad del Oriente cristiano.

El profesor Francisco José López Sáez tiene 11 años de experiencia en esta Universidad, y en los últimos años ha impartido las siguientes asignaturas:

descarga (1)

 

  • Teología espiritual sistemática II

  • La eucaristía: concepción del hombre

  • Teología espiritual sistemática I

  • Eucaristía y espiritualidad

  • Maestros y escuelas de espiritualidad I/2 (ss.II-XII)

  • Teología Espiritual Sistemática

  • Maestros y Escuelas de espiritualidad I (ss. II-XII)

  • Maestros y escuelas de espiritualidad I/1 (ss.II-XII)

  • Teología y Espiritualidad rusas

  • Disertación escrita de licenciatura

 

 

Contacto

91 364 40 16
secretaria.tecnica@sandamaso.es

La inscripción en esta jornada no es obligatoria y el acceso es libre hasta completar aforo.

Universidad San Dámaso

EL ROL LITURGICO DEL DIACONO EN LA MISA: PARADIGMA DE SU ACCION EN LA IGLESIA Y EN EL MUNDO

BOLETÍN DE INFORMACIÓN, SERVICIOS Y COORDINACIÓN JULIO 2004 DE LA COMISIÓN NACIONAL DE LITURGIA – CHILE Serie Nueva N° 73
EL ROL LITURGICO DEL DIACONO EN LA MISA: PARADIGMA DE SU ACCION EN LA IGLESIA Y EN EL MUNDO
Presentamos un tercer artículo sobre el Diaconado. Los números anteriores han tenido gran acogida, lo que demuestra el interés de nuestros hermanos diáconos por su ministerio. Pero este número ofrece orientaciones nuevas y profundización del sentido simbólico de las intervenciones del diácono en la celebración eucarística, que contribuirá a renovar su actuación. No se trata de ver lo que se podría quitar al sacerdote para traspasarlo al diácono. Se trata de saber y entender lo que pertenece a cada uno: “Todos los ministros ordenados y los fieles laicos, al desempeñar su función u oficio, harán todo y solo aquello que les corresponde” (IGMR 90)
Evidentemente, a primera vista sus funciones previstas en las normas aparecen de poca relevancia, y no tan necesarias, ya que durante siglos se ha prescindido de ellos en la celebración de la misa. Y sin embargo, a través de la humildad de sus funciones aparentemente totalmente secundarias, podemos descubrir que estas mismas funciones ilustran claramente aspectos de su ministerio diaconal, descritos por el Obispo en la colación de su orden, como aspectos típicos de la figura del mismo Cristo-Servidor, tal como lo ha querido para su Iglesia servidora.
Es cierto que frecuentemente por distracción, olvido o por rutina, al celebrar la misa les quitamos, sacerdotes y obispos, sin darnos cuenta, las funciones que las rúbricas les atribuyen en propio, a pesar de ser aparentemente secundarias y poco relevantes.
Así, es frecuente que encadenamos casi mecánicamente el “Vamos en la paz” inmediatamente después del Amén de la bendición final. Es un ejemplo entre otros… les quitamos su “pega”.
CONALI INFORMA JULIO 2004
2

31944451_10160428371830594_8195817500881977344_n
Y nos cuesta descubrir que también ellos son la voz que Cristo utiliza para -no “despedir”, sino- “enviar” a sus discípulos y confiarles su “misión” (misa).
Nuestra larga experiencia pastoral y el conocimiento de la importancia del rol del diácono en la Liturgia de la Iglesia oriental, particularmente en la “synaxis” de san Juan Crisóstomo o de San Basilio, nos permite descubrir la importancia de este ministerio.
Es cierto que obispos y presbíteros también hemos recibido el diaconado y lo hemos practicado (“en tránsito” a nuestra entrada en el colegio presbiteral o episcopal); pero ¿porqué, hoy que nuestra Iglesia ha restaurado este ministerio diaconal “permanente”, no redescubrir su rol específico, y dejarlos cumplir su “pega” litúrgica que ilustra (“paradigma”) su acción tan importante en nuestra Iglesia y en nuestro mundo de hoy?
Estamos seguros que, al descubrir la razón profunda de tal o cual gesto del diácono en la misa, vamos a redescubrir al mismo tiempo la riqueza simbólica de ciertos aspectos de la Eucaristía, al mismo tiempo que la figura de Cristo-Diácono.
Ofrecemos, en este artículo, una catequesis litúrgica para los fieles, allí donde ejercen diáconos. La hemos experimentado, en una celebración de la misa parroquial, un domingo con 9 diáconos de la misma “promoción” (sin sentido honorífico!) de ordenados en Agosto 2003. Esta misa impactó a los fieles, que entendieron el sentido profundo de su actuación a través de ciertos ritos propios del diácono.
Oportunidad de este acto: al iniciar la misa de ordenación de este grupo de diáconos, me di cuenta que el Obispo no tenía la nueva fórmula de la “Prex ordinationis”. Al ir a buscar otro Pontifical, quise atravesar sin darme cuenta, una puerta de vidrio, desgraciadamente cerrada, se me cayó el vidrio, y me lastimó gravemente la mano derecha. Hospitalización, brazo enyesado… Al domingo siguiente, en que me acompañó por primera vez nuestro nuevo diácono, éste puso el agua en el cáliz y lo elevó, como es su rol, en la doxología “Por Cristo”, mientras yo levantaba la Patena con la mano izquierda. Toda la asamblea entendió: “Pobre párroco que no pudo levantar el cáliz con su brazo enyesado!…”
CONALI INFORMA JULIO 2004
3
O “feliz culpa!” que fue la oportunidad de catequizar este gesto y el sentido profundo del rol del diácono: ser la mano de la Asamblea que se ofrece también (Rom 12,1) junto con el Cuerpo de Cristo levantado por el que actúa “in persona Christi”, como lo explicamos en este artículo.
Para esta catequesis (en vez de la homilía)… la 2ª lectura era el relato de la Institución de los diáconos, (Hechos 2, 14 ), y frente a la asamblea, un pizarrón con los dos recuadros de la Pág. 5)
¿ QUE ES EL DIACONADO?
Ministerio de institución divina que forma parte del sacramento del Orden, tiene su fundamento en la Palabra de Dios, en los Hechos de los Apóstoles.
Los Apóstoles crearon en primer lugar el ministerio de los “Ancianos”, los que serán luego los Pastores cabezas de las comunidades (obispos y presbíteros). Y luego, crearon para ayudarlos en su misión de organizar la Iglesia naciente, los diáconos (o servidores de la comunidad)
Los Hechos señalan los nombres de los 7 primeros diáconos sobre quienes los Apóstoles impusieron las manos. Conocemos sobre todo a Esteban, el primer mártir, y Felipe.
En el tiempo de la Iglesia apostólica de los primeros siglos, hubo muchos diáconos, entre los cuales conocemos algunos más famosos: Lorenzo, Efrén, Francisco de Asís…
A lo largo del primer milenario, casi desaparecieron, pero no completamente, ya que para acceder al ministerio de Obispo o presbítero, había que ejercer primero el orden del diaconado; y se quedó así como un ministerio de tránsito al presbiterado.
El Concilio Vaticano II (1967) restableció el orden del “diaconado permanente”, o sea, no un ministerio de tránsito al presbiterado, sino un ministerio definitivo ya que podía ser confiado a hombres casados.
CONALI INFORMA JULIO 2004
4
Esta restauración del diaconado constituye un importante signo visible de la obra del Espíritu Santo en la edificación de la Iglesia. Lo describe el Concilio en la “Constitución sobre la Iglesia,“Lumen Gentium”:
“En el grado inferior de la jerarquía están los diáconos, que reciben la imposición de las manos, no en orden al sacerdocio, sino en orden al ministerio (servicio). Así, confortados con la gracia sacramental, sirven al pueblo de Dios en el ministerio de la liturgia, de la Palabra y de la caridad, en comunión con el obispo y su presbiterio” (29)
Y en la alocución dirigida al pueblo, el obispo resume así algunos aspectos de su servicio diaconal, que ilustraremos luego en este artículo:
“Fortalecidos con el don del Espíritu santo, ayudará al obispo y a su presbiterio en el anuncio de la Palabra, en el servicio del altar, y en el ministerio de la caridad, mostrándose servidor de todos. Sirviendo en la celebración de la Eucaristía, proclama el Evangelio, prepara el sacrificio y reparte a los fieles el cuerpo y la sangre del Señor!” (Ritual)
Y sigue la alocución, detallando algunos aspectos concretos de su ministerio: de la Palabra, del altar y de la caridad (servicio).
Este triple ministerio queda reducido a uno ,en el servicio del plan redentor de Dios; la Palabra de Dios nos lleva al culto, y el culto a su vez nos conduce a una vida de caridad.
CONALI INFORMA JULIO 2004
5
CRISTO – IGLESIA
CRISTO : PROFETA SACERDOTE REY-PASTOR “Yo soy: “la Verdad” “la Vida” “el Camino”
IGLESIA Función : profética litúrgica hodegética (martiria) (koinonia) (diakonia)
Pastoral : TESTIMONIO “COMUNION” SERVICIO de anunciar la Palabra celebrar liturgia servir a la comunidad
FUNCIONES DEL DIACONO
ACCION PROFETICA
• Anuncio del evangelio • Inteligencia de la fe • Catequesis • Comunicación social • Preparación sacramentos
ACCION LITURGICA
• Misa :Ayudar al altar • Proclamar evangelio • Predicar, enseñar • Dar la comunión • Bautismo –(matrimonio) • Bendición Santísimo • ADAP • Ejercicios piadosos • Oración litúrgica
ACCION DE SERVICIO
• Servicio de la caridad • Ayuda fraterna • Solidaridad-Caritas • Salud – enfermos • Servicio de la pastoral • Pastoral familiar • Pastoral social • Pastoral juvenil • Pastoral niños • Pastoral educacional • Secretaria económica y • administrativa de la comunidad • Animador de comunidad • Consejero matrimonial

CONALI INFORMA JULIO 2004
6
¿Como se instituye un diácono ?
Como todo sacramento, la ordenación comprende “materia” y “forma”, o sea un signo material acompañado de una palabra que le confiere su sentido.
Para el diácono, la materia del sacramento de la ordenación es la imposición de las manos, hecha en silencio por el obispo sobre cada uno de los ordenándoos, antes de la oración consagratoria: éste es un gesto de comunicación, de transmisión.
La forma la constituye la misma oración consagratoria, de la cual son esenciales, y por ello necesarias para la validez, las palabras centrales: “Envía sobre ellos, Señor, el Espíritu Santo, para que, fortalecidos con tu gracia de los siete dones, desempeñen con fidelidad su ministerio”
Se trata pues de los “Siete dones” del Espíritu que se confieren al diácono para el ejercicio de su “servicio”.
Para el presbítero, se pide el Espíritu de santidad y santificación. Y para el Obispo, el “Espíritus capitalis”, o Espíritu de la cabeza, o de “soberanía”, o plenitud del Espíritu, que lo configura a imagen del Padre y de Cristo cabeza de su Iglesia.
Así, los diáconos son el signo de una Iglesia servidora a imagen de Cristo: “No he venido para ser servido sino para servir”, y este signo, Cristo mismo lo visibilizó en la misma institución de la Eucaristía (“Hagan esto como mí memoria”), y al lavar los pies de sus discípulos (“lo mismo, háganlo con sus hermanos”).
Conviene precisar que, en una ordenación, no se trata tanto de conferir a cada uno individualmente un “poder” especial, sino ser agregado a un “colegio” o “orden” (episcopal, presbiteral o diaconal”) en que cada uno de sus miembros, colegialmente, ejerce una función de edificación de la Iglesia, el mismo Cristo que edifica su Iglesia, y particularmente por la Eucaristía. Y por eso, la raíz de todo ministerio radica en la Eucaristía.
CONALI INFORMA JULIO 2004
7
De allí que podemos ilustrar ahora cómo cada una de las funciones del diácono en la misa refleja o visibiliza un aspecto concreto de su acción en la Iglesia y en el mundo.
Aunque sea secundaria y no esencial, permite captar a través de cada gesto o signo de su actuación en la misa, una faceta de la persona de CristoServidor… de allí la importancia de dar razón del sentido profundo de cada signo… y vivirlo como si fuera un gesto de Cristo mismo.
Así, cuando se dice que en la Eucaristía el sacerdote actúa “in persona Christi” (=como si fuera Cristo mismo en persona) y que hace realidad lo que dice o hace, se puede decir también “mutatis mutandis” que el diácono presta su voz y sus gestos a Cristo mismo, edificando su Iglesia.
LAS TRES FUNCIONES DEL DIÁCONO
Cristo : Funciones YO SOY EL CAMINO Rey-Pastor, (conducir) ilustra  servicio de la caridad YO SOY LA VERDAD Profeta, Maestro, (enseñar) ilustra  servio de la Palabra YO SOY LA VIDA Sacerdote (santificar) ilustra  servicio del altar
Este orden de las funciones se cita en orden inverso cuando nombramos a CRISTO: “SACERDOTE – PROFETA – Y REY”.
Es el orden que seguiremos, ya que el primer y esencial título de Cristo es su rol de “intermediario” entre Dios y los hombres, tan bien ilustrado en la Carta a los Hebreos.
I. SERVICIO DEL ALTAR
Son cuatro los gestos del Diácono en este rubro, gestos de profunda significación cuando se los realiza con conocimiento de su simbolismo. Ya no son tan secundarios en el sentido de poca relevancia: -la preparación del cáliz, la gota de agua, la elevación y la distribución de la comunión: funciones propiamente diaconales.
CONALI INFORMA JULIO 2004
8
1. Preparación del cáliz:
Después de recibir el sacerdote los dones a la entrada del presbiterio o al altar, el diácono, junto con el sacerdote sube al altar y se ubica a su derecha.
Los dones son traídos por dos miembros de la asamblea: el pan en una patena o una bandeja con hostias chicas y la grande (no una serie de copones), y un jarro de vidrio con vino (no el cáliz, con corporal y purificatorio), ni siquiera la vinajera de agua (que no es “fruto de la tierra y del trabajo del hombre”), que los acólitos traen desde la credencia al diácono ya en el altar.) Cf. IGMR n.
Desde ya, las manos del diácono son las manos de la Asamblea. Presenta primero la patena con la hostia al sacerdote y luego vierte el vino en el cáliz (cantidad suficiente según el número de los que van a comulgar al altar).
Añade también en el vino unas gotas de agua (sin hacer señal de la cruz!) diciendo una breve oración llena de sentido: “Que esta agua mezclada con el vino sea signo de nuestra participación en la vida divina de Quien ha querido compartir nuestra condición humana”
Siempre se ha visto en este rito la traducción visible de la recomendación de S. Pablo. “Yo los exhorto hermanos por la misericordia de Dios a ofrecerse ustedes mismos como una víctima viva, santa y agradable a Dios: éste es el culto espiritual que deben ofrecer (Rom 12, 1)
Siempre también se ha visto en esta gota de agua la vida de toda la asamblea unida a la de Cristo mismo, que El asume, compenetrándola en su propia vida. Con este rito, la mano del diácono ya simboliza la de la asamblea misma, y se relaciona con el gesto de la elevación del cáliz al final de la plegaria eucarística.
Excepcionalmente, en una catequesis del rito, un miembro de la asamblea, delante del altar podría presentar al diácono ubicado al lado derecha del sacerdote, la vinajera de agua, hacer el gesto de verter unas gotas de agua en
CONALI INFORMA JULIO 2004
9
el vino, pronunciando (de memoria) en voz alta la oración que acompaña este gesto. Y luego entrega el cáliz al sacerdote.
Después de la presentación del cáliz, el diácono lo cubre con la palia.
2. Elevación del cáliz: “ Por Cristo”
Complemento y consecuencia lógica de este primer gesto del agua en el cáliz, es rol propio del diácono de elevar -es la única elevación de la misa- el cáliz junto con el sacerdote que eleva la Hostia, en la doxología final de la Plegaria eucarística.
Siendo la mano de la asamblea, el diácono significa claramente en este momento que es toda la vida de la asamblea que se ofrece -aspecto sacrificialal Padre junto con Cristo.
Por la mano del sacerdote que actúa “in persona Christi”, es Cristo mismo que se ofrece al Padre, (puede utilizar las dos manos, una con la bandeja o la patena y la otra con la Hostia);
Pero, por la mano del diácono, es la asamblea misma que se ofrece junto con Él.
De allí, que sería un no-sentido que, en presencia de un diácono, sea otro concelebrante (u obispo) el que levante el cáliz.
En una concelebración se eleva solo un cáliz único. Podríamos decir que con estos dos ritos de la gota de agua en el cáliz y de la elevación del cáliz en este momento cumbre del Sacrificio, es lo esencial, pero tan significativo e importante, de la función diaconal en la misa. Démosle todo su relieve!
3. Fracción del Pan
También en vista a la comunión, las normas prevén que el diácono, si es necesario, ayuda al sacerdote en el rito de la Fracción.
CONALI INFORMA JULIO 2004
10
Sobre todo si se ha utilizado hostias grandes, el diácono parte el pan junto con el sacerdote; o bien preferentemente, si se han consagrado hostias chicas en una bandeja grande, las reparte en varios copones o bandejas mas chicas, según el número de los ministros que van a distribuir la comunión.
Excepcionalmente, pero que nunca sea costumbre, se traerá discretamente un copón con hostias ya consagradas en misas anteriores. Pero insistimos que sea excepcional y discreto, o mejor reservar esto a un ministro extraordinario de la comunión, ya que contradice el sentido profundo de la misa tal como lo expresan insistentemente las normas de la IGMR (n. 85,157,243)y la recién instrucción “Redentoris Sacramentum”, (n.89) complemento a la Encíclica sobre la Eucaristía de 2003.
Lo cual indica que debe ser un encargo preciso del diácono, preparar antes de cada misa el número de hostias suficientes para cada celebración, a fin de consagrar las hostias suficientes, y si quedan pocas, consumirlas al altar en vez de guardarlas para otra misa.
Todo diácono, con la práctica y un poco de experiencia, debe saber evaluar el número probable de hostias según la concurrencia de los fieles en cada misa.
4. Distribución de la comunión
Es un rol explícito y propio del diácono distribuir la comunión a los fieles. En las grandes concelebraciones con muchos sacerdotes y diáconos, se evitara que se usurpe esta función propia de los diáconos.
También en las parroquias, el diácono se preocupará del orden de esta procesión de comunión (“ordenada” dice la IGMR n. ) y evitar así esta triste precipitación de las primeras filas y el desorden -¡poco fraternal!- de los primeros que vuelven a su lugar por el mismo camino atropellando a toda costa e impidiendo que se acerquen los que vienen después.
¿Por qué no organizar esta procesión -con un poco de paciencia- es lo más fácil y rápido: todos avanzan de a dos por el pasillo central y vuelven a su lugar por los pasillos laterales…

Después de la comunión Es rol del diácono(s) purificar los vasos sagrados: pero que lo haga espalda a la asamblea y no delante de la asamblea. Ver nuestros comentarios anteriores.

xmas-card-photo-2013
II. SERVICIO DE LA PALABRA
1. La proclamación del Evangelio
Otro rol importante y específico del diácono: la proclamación del Evangelio en la Misa.
El diácono es también el portavoz de Cristo; a El le presta sus labios. La solemnidad con que las normas describen esta función muestra su importancia.
Inclinado delante del que preside, le pide la bendición: signo de que la Palabra viene de Cristo mismo a través del que actúa “in persona Christi”.
Procesión al ambón precedida por los acólitos llevando velas, inciensa el Evangeliario.
La asamblea lo reconoce como el portavoz de Cristo al indicar su presencia en este rito: “el Señor esté con ustedes”, y la asamblea lo reconoce como el ministro de Cristo aludiendo al “Espíritu” (“Y con tu Espíritu!”) que ha recibido por la imposición de las manos del Pastor de la Iglesia local.
Por eso las rúbricas señalan que dice “con las manos juntas” la afirmación: “El Señor esté…” Es el Señor el que va a hablar, y no el diácono mismo: no es el momento de abrir los brazos como para saludar a la asamblea, sino el gesto humilde del que no hace otra cosa que prestar sus labios al Señor.
Al final cierra el Libro –no muestra la página que es “Escritura” y no “Palabra”diciendo solamente, sin agregar nada más: “Palabra del Señor”, y besa el Libro, a no ser que presida el Obispo.
CONALI INFORMA JULIO 2004
12
2. La predicación
Además de la proclamación solemne del Evangelio en que “el Señor se hace presente por su Palabra en este momento”, el Obispo le ha conferido también el ministerio de la predicación. Lo hace en la “Asamblea dominical en ausencia del sacerdote”.
Es bueno que periódicamente lo haga también en la misa parroquial.
Se atenderá siempre a la recomendación de Puebla: “La homilía, como parte de la Liturgia, es ocasión privilegiada para exponer el misterio de Cristo en el aquí y ahora de la comunidad, partiendo de los textos sagrados, relacionándolos con el sacramento, y aplicándolos a la vida concreta” (n.930)
También esta función profética del diácono en la Iglesia y en el mundo se expresará en el anuncio del evangelio en la pastoral misionera, en la inteligencia de la fe, en la catequesis, en la preparación a los sacramentos, en la comunicación social… el campo es inmenso… (ver recuadro)
Insertado en el mundo por su condición de casado, profesional… podemos decir que tiene un pie en la Iglesia (jerárquica) y un pie en el mundo.
Proyecta, como imagen de Cristo servidor, toda la fuerza impulsora de toda la diaconía de la Iglesia, por ser insertado en la familia, en el mundo del trabajo y en la comunidad.
Se espera de él que sea un Pastor que escuche, acoja, forme, guíe y acompañe, que sea signo de comunión y participación, capaz de llevar el Alma de la Iglesia al mundo y los problemas del mundo a la Iglesia.
CONALI INFORMA JULIO 2004
13
III. SERVICIO DE LA CARIDAD
1. Las moniciones diaconales
Este ministerio de Cristo Pastor que conduce a la comunidad, tiene también su expresión simbólica en algunas funciones litúrgicas de la misa, particularmente en las moniciones diaconales que se le confía, y particularmente la última de la misa.
Es impresionante ver cómo esta función es relevante en la Liturgia de la Iglesia de Oriente (más inmediata y cercana a la misa de los tiempos apostólicos, s. III-VI): la “Liturgia de S. Juan Crisóstomo o de S. Basilio”, en que el diácono aparece realmente como el conductor de la liturgia por sus numerosas intervenciones para con la asamblea.
La IGMR distingue 2 clases de moniciones: moniciones mistagógicas reservadas al que preside, por ej.: antes de iniciar la plegaria eucarística (IGMR n.31), y moniciones diaconales propias del diácono.
Es cierto que hoy los laicos han asumido algunas, debido quizás a la desaparición del diaconado antes de los años 70-75. Pensamos en las moniciones de la introducción a las lecturas bíblicas que hoy asumen los laicos (“guías”). Y es una buena cosa que los laicos las asuman: está prevista en la IGMR n.68 a): “El guía, que, mediante breves moniciones introduce a los fieles en la celebración y los dispone para su mejor comprensión. Es necesario que las moniciones del guía estén preparadas con toda precisión y se caractericen por su sobriedad.
Al desempeñar su función, el guía se colocará fuera del presbiterium en un lugar adecuado frente a los fieles, pero no al ambón”
Precisión necesaria: el ambón es el lugar exclusivamente reservado a la Palabra de Dios y no a la catequesis o avisos, o moniciones, o dirección del canto. IGMR (n.105 –ex 69-)
CONALI INFORMA JULIO 2004
14
El diácono a su vez tiene a su cargo otras moniciones:
El “Ceremonial de los Obispos” cita algunas excepcionales: al iniciar una procesión (p. ej. de los Ramos u otras: “Procedamos en paz”) o antes de que el Obispo imparta la bendición final: “¡Inclinen la cabeza para recibir la bendición!”, etc.
Pero la IGMR atribuye al diácono otras habituales:
Antífona de entrada: Si no hay canto de entrada, el diácono puede leer la antífona inicial del Misal, antes de que el sacerdote haga la señal de la cruz.
Acto penitencial: Si se utiliza la fórmula III, conviene que el diácono pronuncie las invocaciones, a las que la asamblea contesta: “Señor, ten piedad”.
Dense la paz En la misa, es sobre todo la invitación a darse la paz, una invitación importante: Dice “con las manos juntas”:“Dense la paz”.
Evidentemente puede señalar de que manera, o por un apretón de mano o tomándose de la mano… según el caso, y de acuerdo con el presidente.
Es bueno que recuerde el sentido de este gesto: por ej.: “Para expresar nuestra fraternidad antes de comulgar, nos tomamos de la mano, cantando (por ej.: la oración por la paz de S. Francisco: “Señor, haz de mi un instrumento de tu paz,” (nueva melodía hermosa de Los Perales). Pero evitar todo comentario superfluo. No es el rol del “servidor”.
Roguemos al Señor En la Liturgia de la Iglesia oriental, la “Oración de los fieles” está siempre a cargo del diácono, y son varias las que se formulan a lo largo de la celebración. Aparece mas bien como el conductor de la oración del pueblo, mucho mas incluso que el celebrante mismo. Nuestra liturgia latina es muchos menos expansiva.
CONALI INFORMA JULIO 2004
15
Aun que sea un lector que formule las intenciones, convendría que sea el diácono el que las concluya con la invitación “Roguemos al Señor!” (proclamada o cantada) y la asamblea canta la respuesta “Escúchanos, Señor, te rogamos” (u otra).
Desde algunos años, en nuestros “Subsidios para la misa dominical” publicados mensualmente en Internet (Cf. acceso al final pág. 20) proponemos una manera nueva de formularlas, evitando así una cierta rutina de este rito: todos las fórmulas de esta Oración son elaboradas a partir del mensaje bíblico del domingo, lo que permite una gran variedad y riqueza de la oración.
Cada formula de oración se reparte entre dos lectores, preferentemente orientados hacia el altar y no frente a la asamblea, desde otro micrófono.
La disposición tipográfica del texto facilita el dialogo:  El primer lector lee o una frase bíblica del día que inspira la petición o bien señala los destinatarios de la petición,  el secundo lector fórmula la petición misma,  y el diácono, desde el ambón o desde su ubicación al lado del que preside, concluye con la invitación “Roguemos al Señor” (rezada o cantada) pero precedida siempre por una breve pausa de silencio, para que la asamblea pueda interiorizar la petición.
Ilustramos con ejemplos: Domingo XV, 11 Julio (evangelio del Buen Samaritano):
2. Oremos por los que tienen un ministerio en nuestra Iglesia. – Concédeles, Señor, un corazón lleno de misericordia como el del Buen Samaritano – (pausa) Y el diácono concluye: “Roguemos al Señor”!
3. Oremos por aquellos que la vida ha herido y que yacen medio muertos en nuestro camino Lc 10,3 – Haz que no imitemos al levita del Evangelio pasando al lado de ellos sin socorrerlos. Haznos la gracia de ser para ellos un buen samaritano (pausa)
CONALI INFORMA JULIO 2004
16
Diácono : “Roguemos al Señor!”.
Domingo XII 20 junio: (Gal 3 y Lc 9) 2. “En Cristo Jesús, ya no hay ni varón ni mujer!” Gal 3,28 – Señor, aparta de tu Iglesia toda discriminación fundada sobre el sexo. Que las mujeres puedan acceder, según tu voluntad a los mismos derechos que los varones. (pausa) – Diácono: “Roguemos al Señor”!
3. “En Cristo Jesús, somos hijo de Dios por la fe”. Gal 3,26 – Señor, aleja de tu Iglesia la lepra de la duda y la locura del orgullo. Danos la fe para reconocer en las cruces de cada día Lc 9,18 el camino al cielo. (pausa) – Diácono: “Roguemos al Señor!”
Corpus 5. “Tu Eucaristía, Señor, es un compartir el mismo pan” 1.Cor.10,10 – Concede a tu Iglesia la gracia de la unidad. Apresura el día en que católicos, ortodoxos y protestantes no celebrarán sino una sola Eucaristía! (pausa) – Diácono: “Roguemos al Señor!”
El diácono, educador de la fe y de la oración, se destaca y se visibiliza su rol al asumir la Oración universal, aun que sean otros miembros de la asamblea que formulen las intenciones. Incluso, él mismo podría encargarse de redactarlas según las necesidades inmediatas del momento, en vez de utilizar textos redactados e impresos varios meses antes y que ya no responden a las necesidades del momento.

un-cercado-y-rojo-shashed-diacono-realiza-una-liturgia-de-la-palabra-con-el-rito-de-la-comunion-el-servicio-en-el-altar-de-una-laguna-niguel-ca-iglesia-catolica-pceyyc
II. La despedida o más bien El envío
Es quizás la monición más solemne que la liturgia confía al diácono y lo “grafica” así como un pastor encargado también de la organización de la comunidad.
CONALI INFORMA JULIO 2004
17
Se ha perdido el sentido y la importancia de este rito tan solemne en la misa de antes del Concilio, cuando el diácono cantaba solemnemente en latín una larga melodía: “AITE, misa est!” que se podría traducir literalmente: “Vayan, ahora es su misión que empieza!
Hoy parece ridículo decir: “la misa ha terminado!” (la gente no es tonta!) y contradice y desvaloriza el sentido genuino de la palabra “misa”, (como si la ”misión” no se debería iniciar desde la salida!).
Y también decir: “Podemos ir en paz”, como si se diera solo un permiso, o como si se dijera: “La reunión ha terminado, se levanta la sesión, nos vamos…”
No tiene por que incluirse él mismo, utilizando la primera persona plural: “podemos”.
Hay que recuperar la importancia de este rito de despedida. Es el eco de la última palabra de Cristo en la Ascensión cuando envía a sus discípulos: “Vayan” en 3ª persona.
El diácono presta sus labios a Cristo para enviar, en su nombre, a los fieles a comunicar la buena noticia del encuentro que han hecho al reunirse. “Convocados” por Él (=llamados en “Iglesia” los convocados), son ahora despedidos o mas bien enviados para una misión.
Por eso conviene que el diácono lo pronuncie desde el ambón, lugar de la Palabra de Cristo.
En nuestros subsidios para la misa dominical, hablamos, no de “Despedida”, sino de “Envío”, y añadimos algunas breves palabras recordando el mensaje bíblico del domingo. Por ejemplo:
Fiesta del Corpus: “Alimentados con el mismo Pan, alegres con el mismo Vino, proclamemos a todos nuestros hermanos que el Señor los llama al banquete de su gozo eterno. Vayan en el gozo y la paz del Señor!
CONALI INFORMA JULIO 2004
18
DOM XVIII A lo largo de la semana que viene, que nuestro corazón viva en el cielo Col 3,1 Allí donde está Cristo resucitado. Vayan ahora a servir a sus hermanos en el gozo y la paz de Cristo!
11 Julio Hermanos y hermanas, A cada uno de nosotros, Cristo nos dice ahora: “Anda, y que seas tú también, para tu hermano un buen Samaritano. Lc 10,37 Vayan en el gozo y la paz de Cristo!

Monición: “¡Este es el Sacramento de nuestra fe!”
¿Pertenece al sacerdote o al diácono? Es una pregunta frecuente. Todo depende si es una monición mistagógica, en cual caso pertenece al sacerdote; o es una monición diaconal, en cual caso pertenece al diácono.
La práctica no es universal. En Estados Unidos y en Alemania, la pronuncia el diácono desde la reforma del Misal.
Todo indica que es más bien una monición de carácter diaconal, ya que llama la respuesta de la asamblea. Lo que es tradicional en la Liturgia oriental en que siempre es la asamblea la que contesta a las numerosas moniciones del diácono.
En este momento se invita la asamblea a ratificar la “anamnesis” (memorial). Prueba de esto, las 3 fórmulas del Ordinario de 1992:
“Aclamen el misterio de la Redención!” es una invitación para introducir la respuesta 2 “Cada vez que comemos de este pan… “Cristo se entregó por nosotros!”, es mas bien una profesión de fe para introducir la respuesta 3: “Por tu Cruz y resurrección, nos has salvado Señor!
CONALI INFORMA JULIO 2004
19
En cuanto a la fórmula 1 del primer Ordinario de la Misa “Este es el Sacramento de nuestra fe !” (o “misterio”) es también, más que un anuncio, una invitación a la asamblea para que ratifique la anamnesis por una profesión de fe (“Sacramento de nuestra fe!”) “Anunciamos tu muerte, proclamamos tu resurrección…”
modelo que podría ser brevemente desarrollado, por ejemplo: “ Jesucristo, muerto y resucitado, aquí presente bajo los signos del Pan y del Vino, éste es el sacramento de nuestra fe!”.
Así que entendemos que muchos obispos aceptan que el diácono pronuncie esta monición de carácter típicamente diaconal, como se practica en Alemania y en USA.. Pero por el momento, hay que atenerse a la rúbrica del misal actual: “El sacerdote dice:”
La falta de praxis común se explica. Hay detalles que se van precisando con el tiempo.
Así: el Misal reformado por el Concilio fue promulgado en latín en 1969. Hubo que esperar la traducción a las lenguas vernáculas, lo que se demoró varios años (en Chile fue publicado en 1975!). No había mucha experiencia del rol del diácono permanente que fue restaurado por Pablo VI solo en 1967: los primeros diáconos aparecieron en 1971!
La IGMR no hizo sino que retomar el rol del diácono en la misa de antes del Concilio.
En 1975, 2ª edición típica del Misal Romano, con modificaciones en las rúbricas.
En 1982, con el nuevo Derecho canónico, nuevas modificaciones para integrar nuevas disposiciones.
En 1984 se publicó el “Caeremoniale Episcoporum” con nuevas precisiones para el diácono: por ej.: en el n. 155: “El diácono permanece de rodillas desde la epiclesis hasta la elevación del cáliz. Después de la consagración, si se juzga conveniente, vuelve a cubrir el cáliz y el copón”.
CONALI INFORMA JULIO 2004
20
Y aquí, el Ceremoniale sigue con la norma de la IGMR: “Dicho, por el Obispo: “Este es el sacramento de nuestra fe, el pueblo responde con la aclamación.”
Y en 1987, se publica un nuevo Ordinario de la Misa también con novedades, particularmente estas 3 nuevas moniciones que deben introducir las 3 fórmulas de anamnesis de la Asamblea.
Este Ordinario entró en vigencia solamente en la cuaresma de 1992.
Finalmente, en 1992, se anunció una 3a edición típica de Misal Romano, después de consultas a las Conferencias episcopales. Ya tenemos, en una versión provisoria, el texto de la IGMR de la 3ra edición del Misal… Todavía hay que esperar la aprobación de las Conferencias episcopales y la confirmación de la Santa Sede. A. P.
RITUAL DE LA ORDENACIÓN DE DIÁCONOS MODIFICACIONES
La plegaria consagratoria (“Prex ordinatotionis”) de las ordenaciones de obispos, presbíteros y diáconos publicada en el “Pontifical” de 1978 para Chile y Paraguay (todavía muy utilizado en Chile) has sido modificada en la 2ª edición típica de 1988, así como su traducción al castellano para los países de habla española aprobada por el Santo Padre en 1997.
“CONALI Informa” envió inmediatamente (nº 22 noviembre 1997) a todos los Obispos, Catedrales y Seminarios el texto de estas “preces” para pegar en el Pontifical en reemplazo de la anterior.
Pero no todos han tenido conocimiento de estas modificaciones, particularmente en las escuelas del Diaconado Permanente. “CONALI Informa” puede enviar copia de este documento a los que lo soliciten (Liturgia, Conferencia Episcopal.
El Boletín “Notitiae” de la Congregación para el Culto Divino publicó en la ocasión un buen comentario sobre la revisión de estas fórmulas sacramentales por su secretario Mons. Pere Tena (8 páginas).

ENLACE

Diaconado Permanente en la Diócesis de Little Rock, EEUU

Historia del Diaconado Permanente de la Diócesis de Little Rock

La restauración del diaconado permanente es uno de los grandes legados del Concilio Vaticano II. El servicio de los diáconos en la Iglesia está documentado desde la época de los apóstoles. Es una tradición muy arraigada que San Ireneo reafirma e influye en la liturgia de la ordenación. Puede ver el origen del diaconado en la institución de los siete, mencionada en los Hechos de los Apóstoles (6,1-6). Por lo tanto, el rango inicial de la sagrada jerarquía eclesiástica son los diáconos, cuyo ministerio siempre ha sido objeto de gran aprecio en la Iglesia.

San Pablo se refiere a los diáconos y obispos en sus cartas a los Filipenses (Fil 1,1) y también a Timoteo (1 Tim 3,8-13). En estas cartas enumera las cualidades y virtudes que los diáconos deben tener. San Ignacio de Antioquía considera que una Iglesia sin obispo, sacerdote o diácono es inconcebible. Enfatiza también que el ministerio diaconal no es otra cosa que el ministerio de Jesucristo.

Hasta el siglo quinto el diaconado había florecido en la Iglesia. Sin embargo, después de este período, por diversas razones, sufrió una decadencia lenta que sobrevivió solo como un estado intermedio para los candidatos al sacerdocio. El Concilio de Trento resolvió que el diaconado permanente fuera restaurado a la manera de los primeros siglos. Sin embargo, no se puso en práctica.

La restauración del diaconado como ministerio permanente en la Iglesia es uno de los legados importantes del Vaticano II. Los padres conciliares establecieron un principio importante para la renovación que se aplica al redescubrimiento de la misión distintiva, a su identidad y al ministerio del diaconado permanente restablecido. Los Papas Pablo VI y Juan Pablo II estuvieron de acuerdo en desarrollar de manera constante y progresiva este principio de renovación.

Durante los años siguientes a la terminación del Concilio, el Papa Pablo VI puso en práctica la proposición sobre la restauración del diaconado. El concilio dejó la responsabilidad de restauración del diaconado a las deliberaciones de cada una de las Conferencias Episcopales. En la primavera de 1968 los obispos de los Estados Unidos solicitaron autorización a la Santa Sede para restaurar el diaconado en nuestro país.

El siguiente mes de agosto, el Delegado Apostólico informó a los obispos de los Estados Unidos que el Papa Pablo VI había aprobado su solicitud y en noviembre la Conferencia Nacional de Obispos Católicos constituyó formalmente el Comité del Diaconado Permanente. Las primeras directrices para el diaconado se publicaron a fines de 1971.

El afecto y el interés del Obispo Andrew J. McDonald por el diaconado fue evidente poco después de ser designado como nuestro obispo en 1972. Con su aprobación y apoyo se cumplió el trabajo preparatorio vinculado con todo lo necesario para establecer una oficina del diaconado.

Comenzó con el proceso de selección de los solicitantes y continuó durante varios años con la formación de cada clase de diáconos. El Obispo McDonald permaneció relacionado con los hombres y sus esposas durante el trascurso de la formación. El primer grupo de 16 candidatos que comenzó en 1978 recibió la ordenación en noviembre de 1981. En 1986, fueron ordenados otros 18 hombres y en 1993 otro grupo de 18. El domingo de Pentecostés, el 31 de mayo de 1998, se ordenaron 12 hombres y el 12 de diciembre, 22 hombres más recibieron las órdenes.

En su discurso a los diáconos permanentes de los Estados Unidos (“El corazón del diaconado, siervos de los misterios de Cristo y servidores de sus hermanos y hermanas”, 19 de septiembre, 1987), dijo el Papa Juan Pablo II que el ministerio de los diáconos “es el servicio sacramental de la Iglesia […] Este es el corazón mismo del diaconado al que ustedes han sido llamados: a ser siervos de los misterios de Cristo, y al mismo tiempo, a servir a sus hermanos y hermanas”.

El “Directorio nacional para la formación, la vida y el ministerio de los diáconos permanentes en los Estados Unidos” promulgado por la Conferencia Nacional de Obispos de los Estados Unidos el 15 de noviembre de 2004, contiene una declaración del “Directorio para el ministerio y vida de los diáconos permanentes” de 1998, que dice: “La función del diácono permanente, por lo tanto, es colaborar con el obispo y los sacerdotes en el ejercicio de su ministerio (de la Palabra, liturgia y servicio) que no es propia de su sabiduría, sino de la Palabra de Dios, que nos llama a todos a la conversión y a la santidad”.

Con la aprobación del Administrador Diocesano, el Mons. Gaston Hebert, la clase actual de diáconos comenzó en julio de 2008. Con el apoyo continuo del Obispo Anthony Taylor, quien fue instalado como cabeza de la Diócesis de Little Rock el 5 de junio de 2008, hay cuarenta y ocho hombres (20 hispanos y 28 anglosajones) asistiendo a las clases de formación un fin de semana por mes.

Actualmente hay 77 diáconos activos en la diócesis, de los cuales 18 tienen más de 75 años de edad. Estos diáconos prestan servicio no solamente en las liturgias, sino también en muchos otros ministerios comunitarios: son capellanes de la policía, sirven en centros para mujeres maltratadas, en servicios de tratamiento de adicción a drogas, en el ministerio a los enfermos y moribundos, en el Cursillo, en el Ministerio de Vida en el Espíritu, en el Rito de Iniciación Cristiana para Adultos, en clases de Catecismo, en centros de retiro y en la educación de adultos. Los directores de formación y el ministro para los diáconos ofrecen un programa de formación diocesana unificada en las dimensiones humanas, espirituales, intelectuales y pastorales para todos los diáconos permanentes (aspirantes, candidatos y ordenados).

Se debe a la visión y al apoyo del Obispo McDonald, el Mons. Hebert y el Obispo Taylor que el trabajo del Señor, el ministerio de diaconado permanente, continúa exitosamente en la Diócesis de Little Rock.

Programa de formación de diaconado permanente

 

La Diócesis de Little Rock ofrece un programa de formación de diaconado permanente y bilingüe de cinco años   que comenzó en el otoño de 2017. Es un ministerio de la  Oficina de Formación de Fe  bajo la dirección del  Padre Erik Pohlmeier .

Setenta hombres fueron aceptados en el programa en agosto de 2017. Durante el primer año, estos hombres fueron llamados aspirantes y su formación se centró en la formación humana, espiritual, intelectual y pastoral.

En septiembre de 2018, 62 fueron aceptados como candidatos para la ordenación al diaconado permanente por el obispo Anthony B. Taylor. De 2018 a 2022, sus cursos de formación se centran más en estudios teológicos. 

“Ustedes candidatos para el diaconado permanente están en camino de convertirse en ministros ordenados de la Iglesia. Como tal, se encontrarán con el quebrantamiento humano de muchas maneras y deberán tratar con compasión con todos los que se encuentran, incluidas aquellas personas que son difíciles de amar. ” – Obispo Anthony B. Taylor, homilía para la misa de candidatura, 8 de septiembre de 2018

Los candidatos de habla inglesa y sus esposas asisten a clases mensuales de fin de semana  en el Centro Católico St. John en Little Rock, mientras que los hombres de habla hispana y sus esposas asisten a clases de formación  en Subiaco Abbey en Subiaco. Por primera vez, la diócesis proporciona el programa de candidatura en inglés a través del Seminario St. Meinrad en Indiana.

La Diócesis de Little Rock también trabaja en estrecha colaboración con el Seminario St. Meinrad para la formación sacerdotal de muchos de nuestros seminaristas. Los instructores brindan cursos presenciales y en línea durante 11 meses al año durante cinco años. Para la formación española, el clero diocesano y los laicos dirigen cursos en persona en la Abadía de Subiaco durante el mismo período. Se espera que la ordenación ocurra en el verano de 2022.

Este proceso de formación  comenzó en 2015  cuando todos los interesados ​​asistieron a reuniones informativas para conocer el diaconado permanente. Estaba abierto a hombres católicos en buena posición con la Iglesia que tendrían al menos 35 años de edad por su ordenación en 2022. 

Más de 130 hombres y sus esposas comenzaron a reunirse para discernir una vocación al diaconado en enero de 2016. Después de completar nueve meses de oración y reflexión, 85 hombres estaban interesados. De estos, 70 fueron aceptados. 

El desarrollo de esta clase de formación se produjo después de un descanso de cinco años. El obispo Anthony B. Taylor ordenó a 40 hombres de habla inglesa y española de toda la diócesis al diaconado permanente en noviembre de 2012. Para obtener más información, comuníquese con el  padre Pohlmeier  al (501) 664-0340.

CANDIDATOS DE ARKANSAS

Los siguientes candidatos a diáconos forman la clase de formación de diaconado de 2022. Representando a parroquias de todo Arkansas, estos hombres y sus esposas participan en cursos de formación mensuales para prepararlos para la ordenación al diaconado permanente. Obtenga más información sobre este proceso o haga clic en el nombre de un candidato para conocerlo.

11.jpg

Los siguientes candidatos a diáconos forman la clase de formación de diaconado de 2022. Representando a parroquias de todo Arkansas, estos hombres y sus esposas participan en cursos de formación mensuales para prepararlos para la ordenación al diaconado permanente. Obtenga más información sobre este proceso o haga clic en el nombre de un candidato para conocerlo.

12

Los siguientes candidatos a diáconos forman la clase de formación de diaconado de 2022. Representando a parroquias de todo Arkansas, estos hombres y sus esposas participan en cursos de formación mensuales para prepararlos para la ordenación al diaconado permanente. Obtenga más información sobre este proceso o haga clic en el nombre de un candidato para conocerlo.

13

Esbozos diaconales del Diaconado Permanente Monclova, diócesis de Saltillo, México.

El Diácono Permanente es un hombre normal, con los mismos problemas que los demás.

Un hombre que pese a sus defectos humanos se sabe renovado por Jesucristo, con disposición al servicio de la Iglesia y de la humanidad, que anuncia el Evangelio y lo encarna en su vida.b

Esta vocación la vive y celebra siempre en comunidad desde su ministerio específico, diaconal.

Es un hombre al servicio de los hombres, signo vivo y sacramento de Cristo Servidor.

Es una persona de fe íntegra, con madurez humana y cristiana, integrado en la comunidad, que ha practicado con empeño obras de apostolado y que goza de buena fama y costumbres intachables.

Es un hombre de oración, que tiene un sentido de Iglesia humilde y fuerte, un espíritu de pobreza, capacidad de obediencia y comunión fraterna, celo apostólico, servicialidad y una gran caridad hacia los hermanos, como amigo de los pobres.

Es un hombre responsable, laborioso, con capacidad para el diálogo y sentido moral.

El lugar teológico del Diaconado Permanente se nutre de dos fuentes sacramentales, dos vertientes que hacen confluir las gracias de estado en el diácono casado, configurando una sinergia de gracias que le capacita, por la acción del Espíritu, a vivir su experiencia matrimonial y familiar con una nueva intensidad y dimensión, y a la vez el carácter indeleble que le otorga el sacramento del orden, sedimenta en su vida una estabilidad emocional desde donde es posible crecer en abundancia para todos.

La teología profundizada y reflexiona desde las realidades de ambos sacramentos: el del Matrimonio y el del Orden.c

El ministerio diaconal encarnado por un diácono casado no puede ser concebido como una cosa más de la Iglesia, como una actividad personal del cónyuge varón.

La esposa está implicada, porque es con su marido uno en Cristo.

Ella no es diaconisa ni ha recibido ordenación alguna, pero es una con el marido y si están ambos involucrados en la educación de los hijos, también la familia completa puede muy bien involucrarse en el apoyo y en la ayuda de la misión diaconal del esposo

El Diácono casado, al crecer en el amor mutuo junto a su esposa y su familia, ofrece un testimonio claro de la santidad del matrimonio y la familia, vocación a la que están llamados.

La familia diaconal es signo esperanzador del amor de Dios al mundo. En el matrimonio el amor se hace donación interpersonal, mutua fidelidad, fuente de vida nueva, sostén en los momentos de alegría y de dolor.a

El amor se hace servicio. Vivido en la fe, este servicio familiar, es para el pueblo de Dios y el mundo, ejemplo de amor en Cristo y estímulo para las demás familias.

Afrontando con espíritu de fe los retos de la vida matrimonial y las exigencias de la vida diaria, la familia diaconal fortalece la vida familiar no sólo de la comunidad eclesial, sino de la sociedad entera, haciendo más humana la familia de los hombres y su historia.

Su casa es lugar de encuentro y acogida.

Un nuevo acercamiento a los orígenes del diaconado

El diaconado es una parte integral del misterio de la salvación, complementando el episcopado y el sacerdocio.

Screen-Shot-2019-10-09-at-2.32.33-PM-825x450

Desde su restauración hace unos 50 años, el diaconado ha luchado por encontrar su voz en la Iglesia en general. Si bien la Tradición y el magisterio han afirmado el lugar del diaconado junto a los obispos y sacerdotes dentro del Sacramento del Orden Sagrado, hay poco en el camino de la teología que une estas órdenes. En otras palabras, si tomamos como punto de partida fundamental la unidad de las órdenes sagradas como lo hace la Iglesia, entonces debería haber una forma en que cada grado comparta, cada uno en su propia medida, un origen y una misión comunes.

Al carecer de esto, el diaconado se considera simplemente un complemento complementario, y el diácono solo funciona como ayudante del padre. Lamentablemente, esta es una percepción común. Sin embargo, si se puede demostrar teológicamente que el diaconado es una parte integral del misterio de la salvación que complementa el episcopado y el sacerdocio, entonces se puede ver que el diaconado tiene una contribución única e indispensable para la vida y la misión de la Iglesia. Esto no es elevar el diaconado a más de lo que es, sino más bien recuperar la intención original de Dios y así cumplir la misión de la Iglesia de manera más efectiva.

Hace algunos años, me encontré providencialmente con la unidad de las órdenes sagradas mientras exploraba los orígenes del diaconado en mi libro, “En la persona de Cristo el Siervo” (St. Ephraem Press, $ 19.95). Utilizando el pensamiento personalista del Papa San Juan Pablo II, ahora poseía el lenguaje filosófico para explicar mejor el ministerio diaconal, no como algo que hacemos, sino como alguien que damos: nosotros mismos. Este don de sí mismo, que es simplemente otra forma de hablar sobre el amor, me intrigó, especialmente porque se desarrolló en el misterio pascual. Fue allí donde descubrí lo que más tarde llamaría “la hipótesis del establecimiento”.

Tres principios fundamentales

La hipótesis del establecimiento se basa en tres principios fundamentales. Primero, y lo más importante, el misterio pascual, es decir, la pasión, muerte y resurrección de Cristo, es la fuente de nuestra salvación (rf. Catecismo de la Iglesia Católica, n. 571). Segundo, esta salvación es ofrecida por Dios, a través de su Iglesia, por medio de órdenes sagradas (CIC, No. 1536). Tercero, así como el Misterio pascual era nada menos que un don divino de sí mismo, así también se perpetúa a través de un don personal similar en los tres grados de órdenes sagradas. A este respecto, como buenos discípulos, obispos, sacerdotes y diáconos siguen el ejemplo de Cristo por su propio don de sí, sus propios actos de amor (cf. Mt 10:38, Mt 16:24, Mc 8:34, Lc 9 : 23, Lc 14:27).

En muchos aspectos, la Última Cena no es solo parte del misterio pascual, sino que la encapsula. En términos del sacerdocio, la Iglesia siempre ha considerado este evento como su institución, junto con el episcopado, que es la plenitud de las órdenes. Si hay una unidad cohesiva en las órdenes sagradas, entonces tendría sentido encontrarla en el misterio pascual y, debido a que este misterio está encapsulado en la última cena, la última cena debería ser nuestro punto de partida.

…………………………………………………………………………………………………………………………………… …………………….

Conciliar la Ley 6 con la hipótesis del establecimiento

Dado el testimonio unánime de la tradición, surge la pregunta: ¿Cómo podemos conciliar la institución de los Siete con la Hipótesis del Establecimiento? Una forma de abordar este aparente conflicto es a través de la distinción entre officium (oficio) y ordo (orden) Una oficina es una posición en una organización más grande que lleva consigo una función específica, y el orden es una oficina compartida por dos o más que forman un cuerpo reconocido. En el orden de causalidad, una oficina siempre precede a un orden.

Cuando el mandatum estableció el oficio de diácono, la selección de los Siete y la imposición de manos en Hechos 6 representa la institución del orden. Donde la oficina representa un tipo de concepción, el orden representa un tipo de nacimiento.

Hay alguna evidencia implícita de este proceso en las Escrituras. Sabemos, por ejemplo, que el oficio del sacerdocio se estableció en la Última Cena. Sin embargo, la orden presbiterada fue instituida en algún momento después como lo atestigua Timothy. Del mismo modo, podemos decir que la oficina del episcopado (la totalidad de las órdenes) también se estableció en la Última Cena. Sin embargo, la orden episcopal se instituyó algún tiempo después, como lo atestiguó nuevamente Timothy. Si esto es cierto para el presbiterio y el episcopado, entonces es razonable concluir que también es cierto para el diaconado.

…………………………………………………………………………………………………………………………………… …………………….

La noche antes de morir, Jesús compartió la cena de Pascua con los Doce. Allí emitió dos conjuntos distintos de comandos. El primero se encuentra en los Evangelios sinópticos y consiste en: “Toma y come … Toma y bebe … Haz esto en memoria de mí …” (Mt 26: 17-30, Mc 14: 12-26, Lc 22: 7-39 )

Estos son conocidos como las narrativas institucionales, ya que instituyen tanto la Eucaristía como el sacerdocio. Sin embargo, durante esa misma comida hubo otro comando, que no se encuentra en los sinópticos, sino en el Evangelio de Juan. Allí, Jesús, después de lavar los pies de sus discípulos, dijo: “Te he dado un modelo a seguir, de modo que, como he hecho por ti, tú también deberías hacerlo (Jn 13:15)”.

Esto se conoce como el mandatum . El Jueves Santo, la Ceremonia de los Obispos llama al obispo a comenzar el lavado de pies quitando su casulla, debajo de la cual está la dalmática. El Papa Francisco, durante el mismo ritual, transforma su estola sacerdotal en una estola diaconal antes de lavar los pies de la gente. Lo hacen porque, aunque son obispos, todavía poseen el diaconado, y hay algo intuitivamente diaconal en este acto.

En este evento, un evento que encapsula el misterio pascual, tenemos dos comandos dominicales, uno inequívocamente de naturaleza sacerdotal y el otro inconfundiblemente diaconal. A este respecto, la hipótesis del establecimiento no es realmente nueva.

El diácono James Keating escribe: “La escena del lavado de pies en la Última Cena es una expresión de la institución del diaconado por parte de Cristo, ya que refleja la verdad doctrinal de la unidad de las órdenes sagradas. Existe una simetría entre el cargo ‘Haz esto en memoria mía’ (Lucas 22:19) a los apóstoles y su otro cargo apostólico, ‘De modo que, como he hecho por ti, tú también deberías hacerlo’ (Jn 13,14- 15). ”Al hacer esta afirmación, Deacon Keating cita al cardenal Walter Kasper, quien en un documento afirma:

“Hemos visto que sin diaconia no puede haber una Iglesia, porque Cristo mismo es uno que sirve (Lc 22:27). Por lo tanto, en la Última Cena … no solo estableció la idea del sacerdocio, sino que, en principio, también sentó las bases del ministerio diaconal. Al lavarnos los pies nos dio un ejemplo, para que nosotros también lo hagamos, como nos hizo a nosotros (Jn 13:15). En estas palabras, uno puede ver los cimientos del diaconado “.

Actos de amor

Donde la Hipótesis del Establecimiento abre nuevos caminos, y donde se mueve más allá de la observación intuitiva de Keating y Kasper, es que describe con precisión cómo sucede esto a través de una serie de regalos (actos de amor) sucesivos. Para esto es fundamental la realidad fundamental de que simplemente no podemos dar lo que no poseemos. En otras palabras, si los apóstoles no recibieron la plenitud de lo que ahora llamamos órdenes sagradas de Cristo, no podrían transmitirlo a los obispos. Del mismo modo, si los obispos no recibieran las órdenes sagradas de los apóstoles, no podrían transmitirlo a sacerdotes y diáconos. De manera similar, si los sacerdotes y los diáconos no recibieran sus órdenes de los obispos, no podrían transmitirlo a los laicos en forma de ministerio sacerdotal y diaconal.

El don de sí mismo

Para apreciar mejor lo que quiero decir sobre el don de sí mismo, dividiré este proceso en siete pasos simples que se refieren al diagrama.

• Paso 1: a través de su don de sí mismo en la cruz, Jesús reconcilia a la humanidad con el Padre, y esta oferta de reconciliación se resume en la Última Cena.

• Paso 2: En la Última Cena, Jesús emite dos mandamientos a sus apóstoles, uno sacerdotal y otro diaconal.

• Paso 3: Estos comandos, a la luz del misterio pascual, establecen tanto el sacerdocio como el diaconado.

• Paso 4: los apóstoles, después de haber recibido este don de sí mismo de Cristo en forma de sacerdocio y diaconado, ahora se entregan a sus sucesores, los obispos (cf. Lumen Gentium, No. 20).

• Paso 5: Los obispos, después de haber recibido este don de sí mismo de los apóstoles en forma de sacerdocio y diaconado, ahora se entregan a los sacerdotes y diáconos a través de la concesión de órdenes sagradas.

• Paso 6: Los sacerdotes y diáconos, después de haber recibido este obsequio del obispo en forma de sacerdocio y diaconado, ahora revelan de manera distintiva y complementaria a todo el Cristo ( Christus totus ). Como resultado, se entregan a los laicos a través de la evangelización y los sacramentos.

• Paso 7: los laicos, después de haber recibido este don de sí mismos de sacerdotes y diáconos, ahora se entregan para vivir sus vocaciones.

El don total de sí mismo de Cristo significa que la relación complementaria entre el episcopado, el sacerdocio y el diaconado encuentra su nexo en la única persona de Cristo. Cada orden participa y contribuye de manera única llevando el Christus totus al mundo. Esto significa que, mediante el uso del lenguaje personalista del Papa San Juan Pablo II, tenemos, por primera vez, no solo una nueva forma de visualizar los orígenes del diaconado, sino, quizás aún más importante, una forma orgánica de hablar sobre la unidad de las santas órdenes.

Si lo anterior es cierto, y creo que lo es, entonces el diaconado no es auxiliar al plan de salvación de Dios, sino un componente absolutamente integral e indispensable nacido en la mente del Padre antes de todas las edades. Es por esta misma razón que el diaconado necesita redescubrir su propia voz, entrando más plenamente en la imaginación católica no solo por su propio bien, sino por el bien de aquellos a quienes servimos, por el bien de la redención, por el bien de un divino. Amor derramado.Deacon Cerrato

EL DIÁCONO DOMINIC CERRATO, Ph.D., es editor de Deacon Digest y director de formación diaconal de la Diócesis de Joliet, Illinois. Es fundador de Diaconal Ministries, donde ofrece presentaciones nacionales y retiros a diáconos y candidatos diaconales.

gráfico

Diácono Dominic Cerrato en Deacon Digest

¿La Iglesia necesita diáconos? El p. Zuhlsdorf, San Ignacio y la Constitución de la Iglesia.

 

Rev. Sr. Matthew Newsome

ESCRITO POR

Rev. Sr. Matthew Newsome

Marido de uno. Padre de seis. Diácono Católico Romano. Ministro del campus. Kilt maker. Pastor. Bebedero de buen café.

Resumen de las ideas clave del libro: GEKOMMEN UM ZU DIENEN

Desde una “ecesiología teológico-fundamental” Wessely va explicando el lugar del diácono en la Iglesia y sus funciones. El autor parte, de una jerarquía triangular obispo, presbítero-diácono desde la cual explica que la Iglesia está incompleta sin el diaconado y que el diácono jerárquicamente está por debajo del obispo igual que el presbítero y que estos dos, diáconos y presbíteros colaboran en igualdad de condiciones en la tarea eclesial como ayudantes/colaboradores del obispo, cada uno en sus funciones propias.

La Iglesia se construye sobre tres pilares: diaconía, testimonio (palabra) y liturgia. Según Wessely los tres grados del sacramento del orden se fundamentan sobre estos tres pilares pero cada uno los hace visible de una manera distinta. Así el obispo tiene como principales tareas la liturgia y el testimonio (predicación) hacia su pueblo y a su vez la diaconía de la Iglesia es influenciada por el obrar litúrgico y testimonial del obispo. El diácono practica en sus funciones principalmente la diaconía y el testimonio y lleva a la liturgia los problemas del pueblo que le ha sido en comendado. El presbítero practica la liturgia y la diaconía y esta labor se convierte en su testimonio.10307

Desde esta visión triangular Wessely nos muestra una Iglesia en la que cada ministro ordenado actúa en sus funciones propias construyendo sobre los tres pilares, testimonio, diaconía y liturgia.

En cuanto a las tareas específicas del diácono el autor nos dice que estas son tan cambiantes como las obligaciones y retos que tiene la Iglesia en el mundo cambiante y en el lugar concreto en el que se integra. Por tanto no recomienda buscar en los documentos de la Iglesia primitiva la solución para el lugar del diácono del siglo XXI. Más en concreto nos dice a lo largo de todo el libro que la diaconía es una de las labores fundamentales de la Iglesia ya que la Iglesia es diaconal y por eso presenta una opción preferencial por los pobres y que esta es visibilizada sacramentalmente por el diácono. De ahí explica que el lugar del diácono no puede ser un lugar de ayudante del cura sino que debe estar representado en toda la jerarquía eclesial, desde los cargos directivos hasta el lugar más recóndito donde se halla un pobre para ejercer la caridad, proclamar la palabra e iluminar el mundo desde Cristo.

En cuanto a la caridad Wessely nos explica el amplio espectro que esta tiene. Según él, de alguna manera “todo es diaconía” por lo cual todo lo que es tarea de servicio es diaconal y a su vez no solo lugar para que un diácono actúe sino que toda tarea de servicio será iluminada mejor si la realiza o dirige un diácono ya que este está configurado con Cristo Siervo desde el sacramento del orden y desde ahí representa a Cristo actuando con los pobres y necesitados. ¿Pero quién es el pobre y necesitado? Wessely como tantos otros diáconos abre un campo de actuación muy grande. En el mundo industrializado del siglo XXI, además de las necesidades materiales, nos encontramos con todo tipo de necesidades espirituales. Dicho con otras palabras, el diácono es el ministro que debe trabajar com las personas con problemas de cualquier tipo, escuchar, atender, rezar por ellas, etc.

En este contexto es importante entender la complementariedad del presbítero y del diácono. El presbítero representa a Cristo desde la Eucaristía y desde ahí se convierte en el centro de la comunidad. En cambio el diácono es quien que debe preocuparse por el bienestar de su comunidad, por los cercanos y los alejados de la Iglesia, rezar por ellos (liturgia), atender sus necesidades (diaconía) e instruirlos (palabra).

En la liturgia es el diácono quien representa y ora de manera especial por todos los pobres y todos los problemas de la comunidad y es también la luz de la Palabra en la celebración eucarística. Su cercanía con el obispo y su integración en el mundo lo convierten en una persona capacitada de ayudar tanto al obispo como al clero a reflexionar críticamente sobre las actuaciones y los errores que puede haber en la Iglesia y su integración en el mundo le ayuda a ser “profeta”, a interpretar los signos de los tiempos.

En su actuación como signo sacramental de Cristo en la tierra actúa con la misma autoridad que un presbítero aunque el hecho de que el diácono no pueda administrar la mayoría de los sacramentos ha oscurecido su ser a lo largo de la historia y como consecuencia se le ha visto como alguien inferior al presbítero. Esto a su vez ha degradado su testimonio y como consecuencia la luz que el diácono está llamado a ser ha quedado oscurecida. Por el mismo motivo se ha oscurecido el liderazgo que tiene el diácono por el hecho de ser pastor (desde su presencia sacramental). El hecho de que existan dos formas de diaconado, el permanente y el transitorio (que es vivido como un paso sacramentalmente incompleto por el futuro presbítero) tampoco es precisamente una ayuda para paliar esta situación.
Eduardo Ludwig

Formacion del Diacono Permanente por Gustavo Carrillo, diac.

Paz y bien
Muy estimados ministros investigadores: Padre César Braga, DP Carlos Icaza y DP Manuel López
Contestando a su solicitud con mucho amor y humildemente les adjunto mi trabajo de grado.
Yo estudié en la Universidad Católica Cecilio Acosta en forma presencial la Licenciatura en Teología, esta licenciatura no es Canónica, lo que no significa que no sea católica, apostólica y romana, pero no tiene el estatus de Canónica.
Como soy tecnólogo e ingeniero allí verán esta influencia en el método y desarrollo de la misma, yo soy una persona que le gusta integrar los conocimientos, no aislarlos. Estoy a favor de la interdisciplinariedad, no soy partícipe de los conceptos como: “la Filosofía es la esclava de la Teología porque se sirve de ella”;sin embargo, me mantengo en la Sana Doctrina de la Iglesia.
¿Que hay mucho que hacer? Sí. ¿Que hay muchos vacíos? Sí; pero acordemos que en las nuevas situaciones y circunstancias que se presenten en el mundo, la iglesia desde el Magisterio y la Teología debe pronunciarse al respecto con la ayuda el Espíritu Santo; por eso, por ejemplo, en las Sagradas Escrituras no vemos que dice si el aborto terapéutico es válido o no, no se veía esa posibilidad en la época; pero hoy ante esta realidad, la iglesia se debe pronunciar al respecto, sea cual sea su conclusión.
Adjunto mi trabajo de grado, este cumplió con la metodología que me exigieron, en no pocas universidades deben tener instrumentos para la recolección y manejo de datos, a mi no me lo exigieron en esta oportunidad.
Saludos en Cristo y María Santísima, Madre Nuestra
Paz y bien padre Fray José Gabriel
Adjunto mi Trabajo de Grado, sobre la Formación del Diaconado Permanente
Allí se trabaja con tres variables: Formación por competencias, triple munus y asignaciones de diáconos para ofrecer el programa de formación
Le invito a que la lea
Saludos en Cristo y María de Chiquinquirá, Madre Nuestra

Gustavo A. Carrillo L.
Diácono Permanente
Licenciado en Teología
Ingeniero en Materiales Industriales
«Señor, que tu gracia inspire, sostenga y acompañe nuestras obras, para que nuestro trabajo comience en ti, como en su fuente, y tienda siempre a ti, como a su fin»

ACTIONES NOSTRAS

 

wefe
FORMACION DEL CANDIDATO AL DIACONADO PERMANENTE
SEGÚN COMPETENCIAS DEL TRIA MUNERA EN LA
ARQUIDIOCESIS DE MARACAIBO
DEDICATORIA
A mi amada esposa y a mis amados hijos que dan sentido y motivación a mi
vida para alcanzar objetivos como estos que redundan en el beneficio de toda la
familia.
A mis padres que además de dedicarme el tiempo de su vida, siempre han
promovido mi desarrollo personal.
A mi abuelo, Olimpíades León Galué, de feliz memoria, quien me enseño a
leer las sagradas escrituras con ejemplo singular de constancia.
A los diáconos permanentes Filiberto Prieto, Martín Vargas y Manuel
Molina, a quienes el Espíritu Santo puso en mi camino. Ellos fueron diáconos
permanentes pioneros en sus diócesis. Hoy se encuentran en la presencia de
Dios.
A la Escuela de Formación Inicial del Diaconado Permanente “Filiberto
Prieto”
A todos los fieles de la arquidiócesis de Maracaibo, especialmente a Mons.
Ubaldo Santana, nuestro Pastor Promotor del Diaconado Permanente.
A Mons. Ovidio Pérez Morales, pionero en la promoción del Diaconado
Permanente en Venezuela desde que fue secretario de la Conferencia Episcopal
Venezolana.
A la Facultad de Filosofía y Teología de la Universidad Católica Cecilio
Acosta.
v
AGRADECIMIENTO
A Dios Padre, que me creó, y me proveyó en todo momento durante este
tiempo de coloquio con Él.
A Dios Hijo, que me enseñó con su ejemplo, a perdonar, a ser servidor de
todos sin intereses particulares.
A Dios Espíritu Santo que me condujo hasta la universidad, me abrió las
puertas, me hizo caminar sin tropiezos sobre todos los obstáculos previos y
propios del estudio, y me asistió en momentos especiales durante esta etapa.
A mi Esposa e hijos que me acompañaron directa e indirectamente son su
soporte y escucha.
A todos los profesores de la Universidad Cecilio Acosta por su apoyo,
lucidez y acompañamiento en los ejes filosóficos y teológicos donde nos
desenvolvimos.
Al padre José Gregorio Montenegro por convencerme a iniciar los estudios
teológicos.
A los amigos de clase, más que compañeros, por su solidaridad y
acercamiento fraterno.
A Wilfredo Infante quien en un momento oportuno sostuvo un puente para
poder avanzar en este camino.
vi
RESUMEN
Ha sido cuesta arriba implementar, poner en práctica y desarrollar el
ministerio del diaconado permanente, luego de más de catorce siglos sin ejercer la
diaconía mediante un ministro concebido específicamente para ello. En el siglo XX
se comienzan a ver las acciones por la restauración mediante el Concilio Vaticano
II y con la promulgación de Pablo VI de las normativas para el establecimiento del
diaconado permanente. En Venezuela comienza este proceso con las directrices
del ministerio del diaconado permanente realizada por la Conferencia Episcopal
Venezolana en 1970.
Recientemente, en las dos últimas décadas, con gran dedicación la
arquidiócesis de Maracaibo ha dado el primer paso en definir la identidad de la
vocación del diaconado permanente, mientras los discaterios de la Curia Romana
se han dado a la tarea de desarrollar la teología y los lineamientos pastorales de
este ministerio estable; ya con estos avances es posible, partiendo del quehacer
del diácono permanente, desarrollar los lineamientos de formación integral para el
candidato al diaconado permanente.
Valiéndose de la interdisciplinariedad se han aprovechado los saberes
antropológicos como la formación basada en competencias, el ciclo de
mejoramiento continuo, la definición de personal competente; a estos saberes se
han unido los documentos promulgados por los discaterios que rigen la vida y
formación del diaconado permanente y la experiencia del ministerio diaconal en la
arquidiócesis de Maracaibo.
Luego de una interacción de saberes se ha podido conformar los
lineamientos para desarrollar un programa integral de formación para el candidato
al diaconado permanente, el cual, con las herramientas diseñadas puede
actualizarse según los cambios o adaptaciones que tenga este ministerio, al
mismo tiempo que pude perfeccionarse, cumpliéndose así con el objetivo trazado.
vii
INDICE DE CONTENIDO
INTRODUCCION………….…..……………………………….…….1
I. TRIA MUNERA Y EL DIACONADO PERMANENTE.…………11
II. DIACONO PERMANENTE Y SUS ASIGNACIONES.…………20
III. DEL DICHO AL HECHO………………………….……….………25
IV. DIACONO PERMANENTE Y COMPETENTE….………………35
V. UN SUEÑO QUE COMIENZA A REALIZARSE….…………….41
VI. RESPONSABILIDAD Y ACOMPAÑAMIENTO.….….…….…..46
CONCLUSIONES……………………………………….………….48
BIBLIOGRAFIA………….……….…………………..…………….50
GLOSARIO……….…………………………………….……………52
1
INTRODUCCION
Comencemos por destacar que durante más de 1400 años la iglesia tuvo una
praxis cristiana con la presencia de los ministerios del episcopado, presbiterado y
diaconado transitorio en ausencia del diaconado como ministerio estable; de ahí
que la restauración de éste requiera de un proceso complejo en cuanto que se
debe definir su identidad, desarrollar su teología, definir su formación, desplegar
su ministerio, insertarlo en la vida de la iglesia, evaluarlo y mejorarlo.
No obstante de esta ausencia, la diaconía existe desde Cristo quien siendo el
kyrios se hizo el diakonos de todos1
. La existencia de los cristianos tiene su origen
en la participación de esta diakonia, ser cristianos es ponerse al servicio de los
demás hasta la renuncia del don de sí mismo por amor y a imitación de Cristo.2
“Esta potestad de servicio no es originaria del hombre sino que viene de Dios «Si
alguno presta un servicio, hágalo en virtud del poder recibido de Dios» (1 Pe. 4,11-
12; cf. Rom. 12,8; 1 Cor. 12,5).”3

Consecuentemente, Cristo refiriéndose a sus discípulos ha dicho: “el que
desee ser grande que sea servidor”4
y refiriéndose al hijo del hombre, es de decir
asimismo ha dicho: “Él ha venido a servir y no a ser servido”5
, por lo que en Cristo
se fundamenta la diaconía de la iglesia originada de la palabra διακονος y sus
declinaciones que hacen presente este oficio de servicio.
Continuando la misión de Cristo, los apóstoles se convierten en servidores de
los creyentes pues no se anuncian así mismos sino a Cristo Jesús, El Señor (Cf 2

1 COMISIÓN TEOLÓGICA INTERNACIONAL, Diaconado: Evolución y Perspectivas, BAC,
2003,pág. 7.
2 COMISIÓN TEOLÓGICA INTERNACIONAL, Diaconado: Evolución y Perspectivas, BAC,
2003,pág. 8.
3 Ibid 8
4
Este vocablo es la traducción del vocablo original griego διακονος │diaconos│ 5
Mt 20,26ss
2
Cor 4,5), del mismo modo los colaboradores de los apóstoles son servidores de
Cristo: Silvano, Timoteo, Tito, Apolo, Epafrodito, Epafras y Arquipo entre otros6
.
La incipiente iglesia comienza a definir sus ministerios por el Espíritu Santo y
la iniciativa de los apóstoles:
“la Iglesia primitiva atribuye la formación de los
diversos ministerios a la acción del Espíritu Santo (1
Cor 12,28; Ef 4,11; Hch 20,28) y a la iniciativa personal
de los Apóstoles, quienes deben su envío en misión al
Altísimo y Señor de este mundo y fundamentan su
función sustentadora de la Iglesia en el poder que han
recibido de Él (Mc 3,13-19; 6,6-13; Mt 28,16.20; Hch
1,15-26; Gál 1,10-24)”7

Ciertamente todos los ministros ejercen la diaconía en nombre de la iglesia y
en nombre del Señor; sin embargo, del ministerio de la diaconía emerge el sujeto
que por antonomasia encarna a Cristo Servidor, al ministerio en sí mismo, el
diácono como ministro estable. En los Hechos de los Apóstoles8 y en la Primera
Carta a Timoteo9
, se describe el inicio del diaconado, su testimonio y funciones;
que luego de una manera distinguida es descrito en los Padres de la Iglesia,
llegando a decir San Ignacio de Antioquía que no hay iglesia sin obispos,
presbíteros y diáconos; y que éstos últimos se reverencien como al mismo
Jesucristo 10 , claro está debido a la presencia de Jesucristo en el ministro
ordenado.
Más aun, su desarrollo y reconocimiento continúa como se aprecia en la
Didascalía Apostolorum, en los sucesivos documentos de los Padres de Iglesia, en
los concilios y, en la misma praxis eclesiástica11 floreciendo hasta el siglo V; luego

6
Cf Cartas de San Pablo en general y en específico 2Cor 8,23;Flp 2,25;Col 4,12;Col 4,17 7 COMISIÓN TEOLÓGICA INTERNACIONAL, El Diaconado Permanente: Evolución y
Perspectivas, BAC,2003, pág. 10 8
Cf. Hch 6-8
9
Cf. 1 Tm 1,3
10 Cf. S. Ignacio a los Tralianos 1,8-9ª en: LITURGIA DE LAS HORAS Tomo IV, Desclée de
Brouwer, 1999, pág. 344. 11 Cf. CONGREGACIÓN PARA EL CLERO / CONGREGACIÓN PARA LA EDUCACIÓN
CATÓLICA: Directorium Pro Ministerio et Vita Diaconorum Permanentium y Ratio Fundamentalis
Institutionis Diaconorum Permanentium, pág. 7, Editrice Vaticana, 1998, Vaticano,
3
por diversas razones fue decayendo hasta permanecer solamente como etapa
previa al presbiterado.
Posteriormente, en el Concilio de Trento se anunció su restauración, pero en
los años sucesivos no se llevó a la práctica; en el Concilio Vaticano II se declaró
nuevamente la restauración (LG 29) y fue Pablo VI en 1967 mediante motu proprio
quien promulga las normativas para el restablecimiento del diaconado
permanente, quienes pueden ser candidatos, normas para el instituto de los
diáconos, sus funciones, espiritualidad y los casos de los diáconos religiosos.
Por lo que concierne a Venezuela, este proceso comenzó formalmente cuando
la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV) formuló las directrices del ministerio
del diaconado permanente en su asamblea del 29 de agosto de 1970, y que
posteriormente el 5 de enero de 1971 fuese aprobada en el Vaticano por SS Pablo
VI.12
Finalmente en la arquidiócesis de Maracaibo, bajo la dirección de Mons. Ovidio
Pérez Morales, se dio inicio a la formación de los primeros cuatro aspirantes,
quienes luego de más de seis años de estudios, se ordenaron el 26 de diciembre
de 1998 en la Iglesia San Tarsicio, conformando la primera cohorte.13
Ahora bien, si la restauración tuvo un comienzo relativamente reciente y aun
esta en proceso de desarrollo en las diversas iglesias particulares, es de suma
importancia para este camino de restauración y crecimiento, en primer lugar,
definir muy bien el alcance de este ministerio incluyendo sus actividades, y
partiendo de este alcance se debe construir una formación integral adecuada y
competente para el ejercicio eficaz del ministerio diaconal permanente.
Es importante destacar que en la arquidiócesis de Maracaibo, desde ese
comienzo hasta la fecha se han ordenado 21 diáconos permanentes distribuidos
en cinco cohortes. Estos pioneros ministros ordenados han abierto caminos en la

12 PEREZ MORALES, Ovidio: Nuevos Ministros para una Nueva Evangelización, San Pablo, pag.
21.
13 ARAUJO, Rafael, en: LA GREY, Año 4, número 18, pág. 11, 27 de Mayo de 2012.
4
formación y en el ejercicio ministerial, pero ¿Cómo ha sido esa formación? ¿En
qué se ha basado? ¿Qué objetivos persigue? ¿Ha sido eficaz para las
asignaciones recibidas?
A grandes rasgos se puede decir que de las cinco cohortes, las tres primeras
estudiaron unos pensa de filosofía y teología de seis años dictados en forma de
tutorías por el clero especializado; las dos siguientes cohortes han estudiado unos
pensa conformados por un año de filosofía y de dos a cuatro años de teología en
el caso de los que han culminado la licenciatura, adicionalmente algunos talleres
propios como la identidad de la vocación del diaconado permanente, praxis
litúrgica, homilética, psicología familiar, comunicación efectiva, solución de
conflictos, entre otras.
Actualmente existen dos programas uno para aspirantes menores de 55 años
que estudian la licenciatura en filosofía y teología, y otro para los de 55 años en
adelante que estudian amplios cursos de teología en institutos arquidiocesanos;
ambos grupos participan de talleres sobre la identidad de la vocación del
diaconado permanente, biblia, familia del diácono, liturgia de las horas, praxis
sacramental y homilética entre otros.
Haciendo un breve análisis a los cambios en el proceso de formación, se
observa una tendencia al academicismo, con algunas excepciones; por un lado
consolida la importancia de este ministerio en medio de una iglesia, que en
general, está poco formada teológicamente y ubicándolo al nivel de la formación
académica preparatoria de los presbíteros; sin embargo, por otro lado, se observa
una formación humana y espiritual que amerita ser revisada en contra posición
con las directrices del documento fundamental sobre la formación del diácono
permanente14, el cual hace mención a la integración armónica de las dimensiones
humana, espiritual, teológica y pastoral.

14 Cf Congregación para la Educación Católica, Ratio Fundamentalis Institutionis Diaconorum
Permanentium, nn 55.66-84, pág 38, el cual, fue promulgado el 22 de febrero de 1998. En adelante
este documento se llamará por sus iniciales agregándole el año de promulgación, quedando de la
siguiente forma: RFIDP:1998.
5
En cuanto a la duración del periodo de formación se ha mantenido un
promedio alrededor de los siete años, evidenciando que una gran diversidad de
circunstancias particulares y generales han impedido consolidar un programa de
formación integral en el tiempo de 4 años15 considerado a partir del documento
fundamental RFDP16
Llegado a este punto, nos preguntamos si la sólida formación alcanzada en
filosofía y teología, y los diversos talleres, entre otras formaciones ¿Abarcan las
dimensiones teológica, pastoral, humana y espiritual requeridas para ejercer las
funciones y actividades propias del diácono permanente fundamentadas en el Tria
munera? ¿Los hacen competentes para los servicios que deben prestar en las
asignaciones diaconales de la arquidiócesis de Maracaibo?
Adicionalmente es importante revisar si las actividades que ejercen los
diáconos permanentes en las asignaciones de la arquidiócesis de Maracaibo
corresponden con las actividades y funciones fundamentadas en la Tria munera o
existen actividades extraordinarias dentro de las asignaciones que son creadas
por la necesidad pastoral y que tienden a tornarse ordinarias.
Finalmente podemos decir que las competencias que pudiesen alcanzarse con
un programa integral son normalmente generales, que una vez ya ordenados
como diáconos permanentes, sirviendo plenamente en sus asignaciones, se
requiere de una formación permanente que los continúe perfeccionando en su
ministerio, que los especialice en su asignación o asignaciones, que los fortalezca
humano y espiritualmente para ir conformando las competencias específicas y
necesarias para un ministerio más eficiente y eficaz17.

15 RFIDP: 1998 indica que luego de la etapa de aspirante son tres años hasta la ordenación, se ha
establecido que la etapa de aspirante sea de un año, haciendo un total de cuatro años.
16 No se propone como objetivo revisar las variadas circunstancias que afectan el tiempo de
formación, sino solo el contenido de la formación
17 Se abre la puerta a la formación especializada del diácono permanente, haciendo la salvedad
que este anteproyecto se limita a la formación del candidato al diaconado permanente hasta su
ordenación.
6
Luego de este breve planteamiento justificamos la imperante necesidad que
tiene la iglesia en desarrollar todo un proceso de reinstauración del diaconado
permanente que comprende el definir su identidad, formación, implementación,
promoción y acompañamiento.
De todo este proceso a nivel mundial se ha comenzado a realizar un gran
trabajo orquestado por las diferentes conferencias episcopales de diferentes
latitudes y ejecutado por las iglesias particulares o diócesis; las cuales han ido
adaptando las directrices del ministerio y vida del diácono permanente y su
formación al dinamismo de las realidades terrenas conjugando diversas culturas,
tiempos, lugares, sectores y nuevas fronteras18.
Delimitándonos en nuestra arquidiócesis podemos decir que luego de trece
años del “parto” de la primera cohorte se ha visto como la arquidiócesis se ha
esmerado en dar un primer paso fundamental: definir la identidad de la vocación
del diácono permanente. Este tópico se ha adelantado bastante, luego de no poca
reflexión, experiencias positivas y negativas19
Ahora bien, se justifica lógicamente que una vez conocida la identidad, que
se sepa hacia donde va, se pueda construir basado en esta identidad, el camino
de formación para llegar, desde el punto de vista antropológico, a la idoneidad de
la persona, a la que siempre hemos esperado, al hombre sencillo y a la vez
competente que nos inspira confianza y nos enorgullece por representar a la
iglesia en nombre de Jesucristo en la caridad.
Munus, ontología y antropología
Antes de continuar es importante exponer que el munus tiene una
dimensión donativa que viene de Dios hacia el hombre y una dimensión funcional

18 Cf CONCILIO PLENARIO DE VENEZUELA, CEV, Documento Conciliar Nro 9., 2006, nn 138-
147, pág. 267 y 268.
19 El diácono permanente Gustavo Córdova elaboró su tesis de Licenciatura en Teología sobre la
Identidad de la Vocación del Diaconado Permanente, la arquidiócesis a través de mons. Ubaldo
Santana, Dr. Cesar Montoya y Dr. Tubalcaín Fuenmayor, directores de la Escuela de Formación
Inicial para el Diaconado Permanente, se han dado a la tarea de enseñar ampliamente la identidad
de la vocación del diaconado permanente tanto a los estudiantes de la escuela como a la iglesia en
general, sin embargo, todavía faltan sectores de la iglesia por enseñar.
7
que va desde el hombre al prójimo. Este proceso encarna a la persona de Cristo
Servidor20 en su tria munera y su aspecto ontológico consiste en que se imprime
carácter 21 en el ser del diácono permanente haciendo presente a Jesucristo
Servidor; ahora bien, este aspecto no está incluido en este anteproyecto de talante
cristológico y pastoral sino el aspecto antropológico 22 de este proceso, que
comprende, entre otros elementos, la idoneidad de la persona como instrumento
competente para ejercer estas funciones derivadas del tria munera
Sabiendo esta delimitación corresponde hacernos varias preguntas:
¿Cuantos ministros ordenados de buena voluntad, dotados del tria munera por la
ordenación, requieren de técnicas de oficio, conocimientos, habilidades, destrezas
y experiencia para ser más accesibles y eficaces en la atención de las
asignaciones encomendadas por su pastor?
¿Cuántas veces las actividades realizadas por el diácono permanente están
al margen del derecho por desconocimiento o cuántas veces estas actividades en
la práctica pasan de ser extraordinarias a ordinarias, justificadas por la necesidad
pastoral? ¿Se conocen los límites, las concesiones justificadas?
Indagando en la raíz de los problemas podemos preguntarnos ¿Cuántas
propuestas y cambios del programa de formación integral se han desarrollado bajo
diferentes perspectivas, propósitos circunstanciales, necesidades pastorales23, con
profundidad o superficialidad? ¿Cuántas veces en cualquier ambiente donde se
ejerza una responsabilidad, ya sea de orden civil o eclesiástico, se recibe una
formación académica que no hace competente a la persona en su oficio?
Respecto a estás preguntas lo que se busca es cuestionarnos para
descubrir la complejidad de la situación, redescubrir los lineamientos oficiales

20 No en la persona de Cristo Sacerdote 21 CCE 1570b El sacramento del orden los marcó con un sello (carácter) que nadie puede hacer
desaparecer y los configura con Cristo que se hizo diácono, es decir, el servidor de todos.
22 No se refiere a la ciencia de la antropología, sino en general al saber secular sobre el hombre. 23Entre las necesidades pastorales de hoy están: la formación de comunidades eclesiales en
fronteras geográficas y culturales según V CELAM Aparecida, Trípode, n 205 pág. 121, el
Congreso Americano Misionero que se efectuará en Maracaibo en el 2013 entre otras
necesidades.
8
vigentes para el servicio del diácono permanente, justificar la revisión del
programa de formación en el marco arquidiocesano y dar una respuesta a esta
situación; sin embargo, esta búsqueda no se abordará contestando cada una de
las preguntas enunciadas.
Más bien, con el principio de la interdisciplinariedad24, es posible tomar del
amplio saber antropológico25, en el ámbito de la educación: la moderna formación
por competencias 26 ; en el ámbito de los estándares de normalización: la
cuantitativa definición de personal competente27; para luego, configurarlos con el
método teológico Ver, Juzgar y Actuar 28 , pero no quedándose allí, sino
perfeccionando el método con la experimentada y fructífera gestión del ciclo de
Deming del mejoramiento continuo 29 ; de tal forma que con este proceso
interdisciplinario sea posible abordar el tema de la formación del diácono
permanente.
Ahora bien ¿Por qué mejorar el método Ver, Juzgar y Actuar? La
interacción de la teología con el saber antropológico, específicamente con la
gestión del mejoramiento continuo, permite descubrir a la teología que el Actuar
del método Ver, Juzgar y Actuar culmina en propuestas, orientaciones o desafíos
que con el tiempo la mayoría de las veces no se ejecutan, no aterrizan
convirtiéndose en una acumulación de documentos que aunque útiles en varios
aspectos, tienden a ser ineficaces en la praxis.
Elevando el tono de la crítica, se puede decir que ya son suficientes los
tratados y documentos exuberantes, elevados, e impresionantes; muchos de ellos
en la vida y misión de la iglesia no son más que una inmensa entelequia que no se
aplica, que no se encarna en el pueblo de Dios; antes que ser solo una

24 Relación positiva y nueva de la teología con respecto a las ciencias, ver glosario. 25 Nuevamente no se refiere a la Antropología como ciencia específica, sino a todo el saber secular
del hombre
26 Para este concepto moderno con múltiples acepciones, se toma la definición de Francisco Blas. 27 Para esta definición se toma la Norma de Gestión de la Calidad ISO 9001:2008
28 Método teológico iniciado en Puebla. 29 El Ciclo de Deming formó parte fundamental en el proceso de desarrollo de Japón desde la II
Guerra Mundial, donde desde la ruina, fue convirtiéndose en una potencia.
9
majestuosa biblioteca, el pueblo necesita que estos tesoros escritos muevan a su
clero y doctores a dar testimonio, a instruir y acompañar al pueblo de Dios en su
peregrinar hasta la presencia plena de Dios.
Dando una respuesta a esta realidad se aplicará en el ámbito teológicopastoral el método que llamaremos El Ciclo Ver, Juzgar, Planificar y Acompañar
(VeJPA) 30, conjugando el Método Ver, Juzgar y Actuar con el Ciclo de Deming
para el mejoramiento continuo.
Antes de continuar con este proceso es necesario develar que la intención
central de esta empresa31 consiste en proponer lineamientos para la formación por
competencias del candidato al Diaconado Permanente según el Tria Munera y su
servicio en la arquidiócesis de Maracaibo.
Por lo que, en forma coherente y aplicando esta novedosa metodología a
esta empresa, se pretende en primer lugar Ver: las funciones derivadas del Tria
Munera para el diácono permanente basadas en los documentos fundamentales32,
hacer un recorrido por las funciones ejercidas en las asignaciones de los diáconos
permanentes de la arquidiócesis de Maracaibo33 y considerar los programas de
formación precedentes, esto presentado en la introducción y las dos primeras
etapas de esta empresa34.
Seguidamente Juzgar: correlacionar ambas funciones, las derivadas del
Tria Munera y las derivadas de las asignaciones propias de la arquidiócesis de

30 Debido a la novedad del método, este es descrito en el glosario. 31 Haciendo uso de la interdisciplinariedad se emplea este vocablo empresa, como la acción que
implica alcanzar un objetivo o varios, sustituyendo al tradicional vocablo tesis. . 32 Los documentos fundamentales son el ya mencionado RFIDP, el Directorium Pro Ministerio et
Vita Diaconorum Permanentium (DPMVDP), documentos promulgados en forma conjunta por La
Congregación para el Clero y la Congregación para la Educación Católica respectivamente; y el
Diaconado Permanente: Evolución y Perspectivas (DPEP), promulgado el 30 de septiembre de
2002 por la Comisión Teológica Internacional, organismo que asesora a la Congregación para la
Doctrina de la Fe en asuntos teológicos
33 Se entrevistaron al 90% de los diáconos permanentes, y a los que no se pudieron entrevistar se
le documentaron las asignaciones mediante al información suministrada por el resto de los
diáconos permanentes
34 Según la connotación de empresa, el desarrollo del objetivo u objetivos se realiza mediante un
proceso por etapas que en este caso sustituyen al tradicional nombre de títulos o capítulos, siendo
el objetivo el producto de la finalización de la etapa
10
Maracaibo permitiendo localizar las funciones no comunes para hacer una breve
reflexión al respecto y terminando esta tercera etapa desglosar las funciones en
tareas, paso previo para determinar las competencias necesarias para llevar a
cabo estas tareas en forma eficaz. Posteriormente, en la cuarta etapa, conocidas
todas las funciones y tareas se definen las competencias que debe tener el
diácono permanente según las funciones que realiza en sus asignaciones.
Luego mediante el Planificar: se consolida en la quinta etapa la estructura
inicial del programa de formación integral para el diaconado permanente que
siguiendo un esquema de desarrollo por asignaciones propone la manera en que
puede culminarse el programa o la forma en que puede crecer el programa en la
medida en que se sumen más asignaciones en la arquidiócesis de Maracaibo.
Finalmente con la ayuda del Acompañar: se propone ir de la mano con el
responsable de este proceso verificando el cierre de las actividades planificadas, y
mediante un sistema de seguimiento tipo auditoria de sistemas de gestión con una
persona externa a este proceso se evalúa la conformidad de la gestión de este
proceso, confrontando los que se ha realizado versus el esquema de desarrollo, lo
cual permite cerrar un ciclo del método VeJPA
Una vez realizada la auditoria de seguimiento se comienza nuevamente el
ciclo con el Ver, en este caso, se revisan si existen nuevos documentos sobre el
diaconado permanente, se revisan si hay nuevas asignaciones, se revisan las
desviaciones encontradas en la evaluación de conformidad realizada mediante la
auditoria de seguimiento y otros elementos circunstanciales que pudieran impactar
este proceso. Llegados a este punto se continúa con el método que eleva este
proceso en el mejoramiento continuo
Adicionalmente al empleo de esta metodología, también se realizarán
investigaciones bibliográficas, exégesis, hermenéutica, analogías, entrevistas,
análisis FODA, aplicación de normas de gestión de la calidad y auditoría de
sistemas de gestión de la calidad cada vez que sea oportuno.
11
I. TRIA MUNERA Y EL DIÁCONO PERMANENTE
La Iglesia Cristiana Universal o Iglesia Católica35, en adelante la Iglesia,
tiene el deber de presentar a Jesucristo, en su dimensión de la caridad, al mundo
que tanto lo necesita porque está exacerbado en la violencia, desprecio,
hostilidad, odio, discriminación, indiferencia, entre otras expresiones inhumanas.
Cada miembro de la iglesia cristiana representa en una medida a Jesucristo en la
dimensión de la caridad, sin embargo, en forma ministerial por el sacramento del
orden, el diácono permanente hace presente sacramentalmente a Jesucristo en la
dimensión de la caridad, siendo esa su principal función.
Hay que advertir que esta presencia sacramental, tiene su raíz en el ser del
diácono permanente por el sacramento del orden; en cuanto al hacer es
importante saber que este actúa desde el ser porque este último lo califica para el
hacer. Algunas personas piensan que el diácono permanente está de más, porque
los laicos pueden hacer en diversos espacios todo lo que hace el diácono
permanente y ciertamente pueden hacer en forma extraordinaria todas las
acciones, la diferencia es que los oficios que hace el diácono permanente son en
nombre del Señor y de la iglesia al mismo tiempo, haciendo presente al Señor
sacramentalmente por el sacramento del orden. Entonces no es solo el hacer las
actividades, sino primero el ser, que ontológicamente está configurado con Cristo
Servidor para celebrar los sacramentos y sacramentales que imprimen gracia y
santidad al pueblo de Dios, para servir en la caridad y enseñar en la verdad.
Esto en general en cuanto al ser y el hacer, para ampliar estos puntos
puede consultarse los tres documentos fundamentales ya citados y descritos. Se
advierte que los documentos que hacen referencia al diaconado permanente en
fechas anteriores a estos documentos fundamentales, son documentos incipientes
que carecen de desarrollo y argumentación teológica; por lo que una gran cantidad
de laicos, religiosos, presbíteros, diáconos permanentes, obispos y teólogos que

35 Debido al fenómeno del apostolicismo especificamos aquí que la Iglesia Católica a que nos referimos es a
la Católica, Apostólica y Romana.
12
no se han actualizado, permanecen con una idea primitiva y difusa sobre la
identidad de la vocación del diaconado permanente.
De una forma similar sucede con los primeros documentos que hacen
referencia al tria munera o triple munus 36 , estos fueron en un principio
desarrollados exclusivamente desde la perspectiva de Cristo Sacerdote37 porque
aun los discaterios competentes del Vaticano no habían promulgado las primeras
líneas de la teología del diaconado permanente. Por lo que, es tarea de la Iglesia
abrir los espacios, catequizar, interactuar e incluso impregnarse de estas
funciones desde el diaconado permanente, así como donar y alimentarse con la
gracia de la caridad desde este ministerio.
En fin, las funciones establecidas para el diácono permanente en la
DPMVDP38 son el Ministerio de la Liturgia donde es Santificador, Ministerio de la
Palabra donde es Maestro y Ministerio de la Caridad donde es Guía o Pastor; de
este modo se manifiesta la participación en el único y triple munus de Cristo en el
ministro ordenado39 . Su campo de acción principal es en las “nuevas fronteras”,
espacios no atendidos por la iglesia, ya sea por ser su novedad o difícil acceso y
con énfasis en el ministerio de la Caridad40.
Ministerio de la Palabra (Munus docendi)
Es de hacer notar que en la ordenación de los diáconos permanentes,
según el rito establecido, reciben El Evangeliario de manos del obispo
transformándolos oficialmente en su anunciador, de ahí que los diáconos
permanentes participan en comunión con los obispos y presbíteros en el ejercicio
del ministerio de la palabra invitando a la conversión y santidad.

36 Misión sacerdotal, profética y real de Cristo de la cual participan los ministros ordenados por el
sacramento del orden y los laicos también por el sacramento del bautismo.
37 Se refiere a la participación que tiene el Obispo y el Presbítero en el sacerdocio de Cristo. 38 Las funciones del diácono permanente están en forma explícita o en forma indirecta, todas
fueron tomadas y descritas de la mejor manera posible.
39 Cf. DPMVDP, Editrice Vaticana, 1998, nn 22-42, pág. 67. Aquí es donde precisamente comienza
la actualización que deben hacer todos aquellos que solo conocen la participación del presbítero y
obispo en el triple munus de Cristo.
40 Cf. DPEP, BAC, 1998, n. 3, pág. 69
13
De aquí se desprende el ejercicio del ministerio de la palabra que se
concreta en la proclamación del evangelio, en la enseñanza catequética a los
fieles en todas sus etapas, reforzada con ejemplo de vida personal, familiar,
profesional y social; en la evangelización, y en la enseñanza de la palabra de Dios
en el ámbito profesional en forma explícita y con su presencia. Así mismo, el
ejercicio del ministerio de la palabra se puede efectuar en cualquier lugar donde la
predicación no se haya desarrollado eficazmente, en los nuevos areópagos; así
como en la escritura y publicación concernientes a la fe y las costumbres, previo
sometimiento al juicio del ordinario y en la participación en espacios donde
tradicionalmente objeten a la Iglesia.
De igual modo, el ministerio de la palabra se hace presente en la vida del
diácono permanente y se potencia en la misión ad gentes, por lo que los diáconos
permanentes considerando sus obligaciones familiares y profesionales deben
estar abiertos al llamado de la missio ad gentes por ser ministros de la Iglesia que
es por naturaleza misionera.41
Ahora bien, veamos en forma esquemática estas funciones:

41 Cf DPMVDP Editrice Vaticana, 1998, n 27, pág. 71
14
Tabla 1
Se han determinado seis funciones donde se puede hacer el ejercicio del
munus docendi, a quien va dirigido y en qué lugares o espacios puede ejercerse.
Esta tabla no significa que agota todas las posibilidades.

42 La función es enumerada con la letra F y una letra posterior que hace referencia a la inicial del
tipo de munus, en este caso para el munus docendi, se emplea la letra D y seguidamente un
correlativo numérico FD1.
MUNUS DOCENDI
Función Dirigido a En
FD142. Proclamar el Evangelio Todos los fieles Eucaristías, Liturgia de las Horas,
Bautismos, Matrimonios, Exequias,
Celebraciones de Palabra
FD2. Predicar la Homilía Todos los fieles Eucaristías por petición del presidente,
Liturgia de las Horas, Bautismos,
Matrimonios, Exequias, Celebraciones
de Palabra.
FD3. Enseñar Catequética Fieles de diversas
edades, sectores,
grupos
Catequesis pre-sacramental, escuela
catequética.
FD4. Enseñar Teología Fieles en formación,
estudiantes de los
nuevos ministerios y
escuela del
diaconado p.
Clases de los ejes Teológicos en
universidades, institutos y escuelas de
formación. Conferencias.
FD5. Enseñar Praxis Sacramental Estudiantes de la
Escuela del
Diaconado
Permanente
Talleres de formación para la praxis
sacramental en la escuela del
diaconado permanente
FD6.Evangelización Todas las personas Sectores, barrios, trabajo, misiones,
nuevas fronteras, a viva voz en privado
o en grupo, mediante medios impresos
(folletos, revistas, periódicos, libros),
audio visuales (radio y televisión) y
medios electrónicos (redes sociales,
blogs, “sites”, entre otros)
15
Ministerio de la Liturgia (Munus santificandi)
En la ordenación de los diáconos permanentes se les indica que una de sus
funciones es servir en el altar, su ministerio se diferencia del ministerio del
presbítero ya que no preside el sacrificio eucarístico, y se diferencia del ministerio
extraordinario de los laicos por el sacramento del orden; el diácono permanente en
el altar:
“Por una parte representa efectivamente al Pueblo fiel, le
ayuda en modo específico a unir la oblación de su vida a la
oferta de Cristo; y por otro sirve, en nombre de Cristo
mismo, a hacer partícipe a la Iglesia de los frutos de su
sacrificio”.
43
La liturgia es fuente de gracia y santificación, su eficacia se deriva de Cristo
Redentor, no de la santidad del ministro. Todos los ministros participan del
sacerdocio de Cristo, sin embargo los diáconos permanentes en la liturgia son
colaboradores del obispo y presbítero quienes están configurados con Cristo
Sacerdote.
Los diáconos permanentes participan del munus santificandi cuando
bautizan, participan de la eucaristía en los ritos que correspondan, distribuyen la
sagrada comunión dentro y fuera de la eucaristía exponen el Santísimo
Sacramento y dan la bendición con el Santísimo, cuando se les confía la pastoral
familiar de la diócesis o de la parroquia, cuando preparan a los matrimonios,
cuando celebran el sacramento del matrimonio extra Missan, en la bendición
nupcial, la pastoral de los enfermos y su atención a través del viático, más no el
sacramento de la unción reservado para el presbítero y el obispo, participan del
munus santificandi en la celebración de las exequias y rito de sepultura.
Los diáconos permanentes tienen la obligación de celebrar la liturgia de las
Horas y promover la oración litúrgica de los fieles. Es ministro ordinario de los
sacramentales por lo que puede impartir todos exceptuando las bendiciones

43 DPMVDP. Editrice Vaticana, 1998, n 28, pág. 72
16
reservadas exclusivamente para los obispos y presbíteros, como la bendición
apostólica, la bendición de una iglesia, la consagración de una virgen, los votos de
los religiosos o religiosas, entre otros.
A continuación se presentan en forma esquemática:
MUNUS SANTIFICANDI
Función Dirigido a En
FS1.Servir el Altar en la Eucaristía Todos los fieles
(incluidos los
presbíteros y los
obispos)
El servicio de la mesa, unir el
agua al vino, elevar el cáliz,
incensar a los presbíteros,
asamblea y evangelio, procesión
del Evangeliario.
FS2.Bautizar Todos los fieles Durante todas las etapas de la
celebración del bautismo.
FS3.Presidir Celebración de
Matrimonio
Todos los fieles Durante todas las etapas de la
celebración del matrimonio.
FS4.Exponer y bendecir con el
Santísimo
Todos los fieles Durante todas las etapas de la
celebración
FS5.Celebración de exequias y
ritos de sepultura
Todos los fieles Durante toda las etapas de la
celebración
FS6.Bendiciones Familias, enfermos,
trabajos, casas,
escuelas, animales,
imágenes, agua.
Cualquier momento oportuno con
una catequesis breve adecuada
FS7.Celebración Dominical en
ausencia de Presbítero
Todos los fieles Durante todas las etapas de la
celebración
FS8.Llevar el viático Todos los fieles Durante el servicio
Tabla 2
Se han determinado ocho funciones donde puede ejercerse el munus
santificandi, a quienes va dirigido y el lugar o espacio, con esta tabla ni se
pretende agotar todas las posibilidades ni se pretende exigir la realización de
todas las funciones.
17
Ministerio de la Caridad y Ministerio Pastoral (Munus regendi)
El diácono permanente por el sacramento del orden en comunión con su
obispo y los presbíteros, participa de las mismas funciones pastorales como
ministro ordenado. Cada vez que el obispo delega una acción pastoral al diácono
permanente, éste está realizando un servicio al obispo no como persona sino al
obispo como pastor de la Iglesia44 , por lo que este servicio viene a ser una
extensión del ministerio pastoral del obispo, y por el sacramento del orden se
ejerce como Jesucristo que viene a servir y no a ser servido.
El servicio de caridad del diácono permanente tiene como fin colaborar y
animar a todos los fieles de la iglesia particular45 que en comunión y con sus
carismas participen en la vida y misión de la Iglesia46; es decir, guiar a todos los
fieles por el camino de la conversión y de las buenas obras, que la vida de los
fieles participe de la vida de la Iglesia y que la misión de los fieles participe de la
misión de la Iglesia.
Las obras de caridad de la iglesia particular, según La Tradición de la
Iglesia, deben ser gestionadas por los diáconos permanentes, así como el servicio
de caridad que se realiza en la educación cristiana, la animación de los oratorios,
grupos eclesiales juveniles y profesionales laicales; la promoción de la vida en
cada una de sus fases y la transformación del mundo47
Más específicamente La Comisión Teológica Internacional manifiesta:
“Se intentará entonces, aquí y allá, hacer un esfuerzo particular
para que el diaconado sea un «ministerio para los que se hallan en los
umbrales» (ministère de seuil), que tiende a preocuparse de la «Iglesia
de fronteras»: trabajo en los medios donde el sacerdote no se halla
presente, con las familias monoparentales, las parejas, los presos, los
jóvenes, los drogodependientes, los afectados por el sida, las personas
ancianas, los grupos en dificultad… Las tareas diaconales se orientarán
hacia actividades de orden social, caritativo o administrativo, sin
descuidar no obstante la necesaria vinculación con las tareas litúrgicas y
de enseñanza. En América Latina se hablará de familias evangelizadoras

44 Esto no exime al diacono permanente de servir al obispo como persona, lo sirve con amor filial. 45 La iglesia de la diócesis o arquidiócesis. 46 DPMVDP. Editrice Vaticana, 1998, n 37, pág. 77 47 Cf DPMVDP. Editrice Vaticana, 1998, n 38, pág. 78
18
en medio de hogares conflictivos; de presencia en situaciones límites
como la droga, la prostitución y la violencia urbana; de presencia activa
en el sector de la educación, del mundo obrero y del ámbito profesional;
de una presencia mayor tanto en las zonas densamente pobladas como
en el campo; finalmente, se evocará la animación de pequeñas
comunidades” (3. Líneas de Evolución, DEP, Comisión Teológica
Internacional)
A continuación la respectiva representación de las funciones del Munus
Regendi
MUNUS REGENDI
Función Dirigido a En
FR1.Administrar las
Obras de Caridad
Todos los fieles en
general y las personas,
sectores o grupos
marginados (familias
monoparentales,
fármaco-dependientes,
ancianos, mujeres
prostituidas,
encarcelados,
divorciados, mendigos,
alcohólicos, entre otros)
Iglesia particular e iglesia local, Pastoral Social,
Cáritas, otros organismos e iniciativas.
FR2.Conducir a los fieles
en la vida y misión de la
Iglesia
Iglesia particular, específicamente iglesia local,
en el trabajo, colegios, liceos, universidad,
comunidades eclesiales foráneas y urbanas
desatendidas, gremios, grupos de apostolado,
hospitales, geriátricos, cárceles, entre otros.
FR3.Orientación y
acompañamiento
Espiritual
En cualquier lugar, en centros de orientación,
personal o comunitario, en retiros, convivencias.
FR4.Promover el
desarrollo humanointegral
En cualquier lugar, en instituciones, personal o
comunitario, talleres de formación.
FR5.Iniciar y consolidar
CEB
Zonas foráneas, parroquias piloto, sectores
industriales y universitarios, cárcel, leprocomio,
gremios, entre otros.
FR6.Colaborar con la
Curia Animarum48
En la parroquia o zonas pastorales con
delegación expresa del Obispo y según las
instrucciones del párroco.
FR7.Promover y
desarrollar la caridad
En todos los espacios.
Tabla 3

48 La función de colaborar con la Curia Animarun es en compañía de un párroco y para los fieles
del redil de la parroquia, a diferencia dela orientación y acompañamiento espiritual que no tiene el
vínculo jurídico, no está supeditada a una parroquia, es el fiel que por voluntad propia o
recomendación se orienta y acompaña con un diácono permanente
19
Igualmente esta tabla ni agota todas las posibilidades, ni exige el
cumplimiento de todas las funciones; se recuerda que el último documento
fundamental sobre el diaconado permanente, Evolución y Perspectivas, que se ha
citado con frecuencia, precisamente hace mención de las perspectivas del
diaconado y el servicio en las nuevas fronteras, lo que indica que en nuevas
fronteras existirán nuevos servicios.
Una vez hecho un recorrido por las funciones del diácono permanente se
descubre la gran diversidad de servicios que está facultado a realizar en nombre
de Cristo y la Iglesia lo cual puede impactar hoy al pueblo de Dios acostumbrado a
prescindir de este ministro ordenado debido a su ausencia como ministerio
estable.
Sin embargo, haciendo una revisión histórica crítica con la vida de Cristo
vemos una gran coherencia puesto que Cristo desde el inicio de su ministerio
público con el bautismo y la elección hasta el jueves Santo, pocos días antes de
su muerte, fue y ejerció la diaconía en todas las funciones propias del tiempo
como la predicación, el bautismo, la promoción humana (especialmente de los
excluidos por la sociedad), liberación del hombre, la catequesis, la evangelización,
el desarrollo del discipulado cristiano, entre muchas otras funciones.
Cristo instituyó el Sacerdocio Ministerial y la Eucaristía el Jueves Santo, a
partir de ese momento ejerció el ministerio sacerdotal, por lo que durante todo su
ministerio público anterior ejerció la diaconía de la iglesia, anticipando lo que se
constituirá en el ministerio del diaconado, de ahí que los presbíteros se dediquen
mayormente a la celebración de la Eucaristía y demás sacramentos, y los
diáconos permanentes, principalmente49, sean rosto de la caridad de Cristo que
acoge a los que se encuentran al margen de la sociedad.

49 Dentro del equilibrio de las asignaciones de los diáconos permanentes deben destacarse las que
tengan que ver con el desarrollo humano, liberación y crecimiento espiritual; sin embargo, están
facultados para otras funciones ya mencionadas
20
II. EL DIÁCONO PERMANENTE Y SUS ASIGNACIONES
El pastor de la iglesia particular es el obispo o arzobispo, respectivamente si
la iglesia particular es diócesis o arquidiócesis. En el pastor residen las potestades
y gracias para el gobierno de la iglesia particular, por este motivo el pastor, basado
en el derecho tiene la potestad de delegar al clero que rige, las asignaciones que
permite el derecho y además que son adecuadas a las competencias del ministro
ordenado; ya que respecto al derecho, no puede asignar el pastor a un diácono
para que lleve a cabo la consagración de las vírgenes, ni debe asignar a un
presbítero para que le prepare el altar a un diácono; tampoco respecto a las
competencias, no debe asignar a un presbítero recién ordenado la dirección
espiritual de la cárcel, ni a un presbítero muy anciano asignarle la dirección de
evangelización mediante las redes sociales.

Las asignaciones que restringe el derecho las definen los documentos
primarios como Codex Iuris Canonici, los directorios promulgados por la
Congregación para el Clero y por la Congregación para la Educación Católica,
tanto para los presbíteros como para los diáconos permanentes50 y los directorios
nacionales elaborados por las conferencias episcopales principalmente; además
de las reglas que rigen a los ministros ordenados religiosos; respecto a las
asignaciones, que pueden ser restringidas por las competencias, son
determinadas por el pastor de la iglesia particular con consulta del clero diocesano
o arquidiocesano, basados en el análisis de la experiencia, observación,
supervisión y en reconocimiento del ministro ordenado. Adicionalmente el obispo
conocedor de las necesidades de la iglesia particular puede establecer nuevas
asignaciones o funciones nuevas dentro de las asignaciones tradicionales, en
ambos casos orientadas desde los documentos primarios.

50 La Congregación para el Clero ha promulgado el Directorium Pro Ministerio et Vita Sacerdotalis
así como el Directorium Pro Ministerio et Vita Diaconorum Permanentium, y la Congregación para
la Educación Católica ha promulgado la Ratio Fundamentalis Institutionis Sacerdotalis y la Ratio
Fundamentalis Institutionis Diaconorum Permanentium
21
En lo que respecta al diácono permanente, inmediatamente que es
ordenado, se le otorga la asignación pastoral, manifestando al pueblo de Dios que
la ordenación no es un estatus, ni un galardón, sino un ministerio recibido para el
servicio del pueblo de Dios en la iglesia particular. Esta investidura de
responsabilidad se hace en el marco de una eucaristía, presidida por el pastor de
la Iglesia, destacando que en nombre de él, el diácono permanente atenderá a la
comunidad.
Hasta la fecha se han ordenado veintiún diáconos permanentes en la
arquidiócesis de Maracaibo, de los cuales uno está en la presencia del padre, otro
en cese de sus asignaciones por la edad51 y el resto de los diecinueve poseen
asignaciones vigentes. Adicionalmente se ha incluido a un diácono permanente
misionero proveniente de Perú. Se ha consultado a cada uno de los diáconos
permanentes para que nos describiesen las asignaciones y poder realizar una
categorización, desglose de las funciones y su desarticulación hasta tareas
básicas, punto de partida para definir las competencias requeridas.
Luego de la entrevista y su respectivo análisis se construyeron las
siguientes tablas considerando las asignaciones más importantes:

51 La edad definida para la jubilación en la arquidiócesis de Maracaibo es de 75 años.
22
ASIGNACIONES DEL LOS DIACONOS PERMANENTES EN LA ARQUIDIOCESIS DE MARACAIBO. TABLA IV
Nro. Cohorte Diácono
Permanente Asignación 1 Asignación 2 Asignación 3 Asignación 4
1
I
Filiberto Prieto Ϯ En la presencia del Padre
2 Luis Rueda Relevado de sus funciones por la edad
3 Rodulfo Reverol A152.Iglesia Filial No posee No posee No posee
4 Rafael Araujo A2.Ecónomo
Arquidiócesis
A13. Delegado
Parroquial No posee No posee
5
II
Neptalí Finol A1. Iglesia Filial A3.Directivo
Grey
A19.Pastoral
del Diezmo No posee
6 Luis Abreu A1. Iglesia Filial
A18. Centro de
Formación
Bíblica
No posee No posee
7 Román Rincón A7. Centro de
Evangelización No posee No posee No posee
8
III
Jesús Ramos A4.Pastoral
Comunicacional
A5.Pastoral
Penitenciaria
A6.Director
Espiritual
A20. Facilitador
de la EFDPFP
9 Cesar Montoya A1.Iglesia Filial A3.Directivo
Grey
A8.Director
Past. Social
A9.Director
Escuela D.P.
10 Jesús A. Serrano A7. Centro de
Evangelización
A10.Nuevos
Ministerios No posee No posee
11
IV
Enrique Calabia A7.Centro
Evangelización
A11.Pastoral
Misionera /
CAM4
No posee No posee
12 Wayne Morales A2.Ecónomo
Seminario Mayor
A12.Pastoral
Justicia y Paz
A17. Pastoral
Ecuménica
A13. Delegado
Parroquial
13 Gustavo Córdova A2.Ecónomo
CAM4
A2.Tesorero
Cáritas
A2.Secretario
OMP
A13.Delegado
Parroquial
14 Tubalcaín
Fuenmayor A1.Iglesia Filial A9.SD Escuela
D.P.
A14.Rep.
CEVEDIP
A20. Facilitador
de la EFDPFP
15 Roger Camacho A7.Centro de
Evangelización No posee No posee No posee
16 Juan José Pérez A7.Centro
Evangelización No posee No posee No posee
17 Domingo Alvarado A7.Centro de
Evangelización No posee No posee No posee
18
V
Eddy Valbuena A7.Centro
Evangelización No posee No posee No posee
19 Roardo Torres A13.Delegado
Parroquial A1.Iglesia Filial A10.Nuevos
Ministerios No posee
20 Manuel Bucobo A13.Delegado
Parroquial A1.Iglesia Filial No posee No posee
21 Jorge Monsalve A15.Pastoral de
Salud
A16.Pastoral
social
A1.Iglesia
Filial No posee
22 Misionero Fabricio Ortiz A7.Centro de
Evangelización No posee No posee No posee

52 Los tipos de asignaciones son enumeradas con la letra A y luego un número consecutivo, si
existen asignaciones del mismo tipo llevan la misma numeración.
23
Como se puede observar cada diácono permanente en la arquidiócesis de
Maracaibo poseen diversas asignaciones, aquí solo fueron representadas hasta
un máximo de cuatro asignaciones por diácono permanente, sin embargo, no se
dejó ningún tipo de asignación relevante sin incluir. En total existen veinte tipos de
asignaciones. En todas en nombre de Jesucristo, la Iglesia y nuestro pastor
arquidiocesano, los diáconos permanentes están ejerciendo su ministerio
haciendo presente a Cristo Servidor.
Luego de revisar las asignaciones es posible agruparlas en cuatro tipos:
Pastoral-Social, Pastoral-Comunitaria, Pastoral-Formativa y Administrativa. Entre
las asignaciones pertenecientes a la Pastoral-Social se encuentran varias de las
responsabilidades del órgano de Pastoral Social o Cáritas que funciona en la
arquidiócesis de Maracaibo, entre ellas están: director de la Pastoral Social y
Fundación SEPAS, el coordinador53 de Pastoral Social, directores del Semanario
La Grey y distribuidores del Semanario La Grey, pertenecientes a la Pastoral
Comunicacional, coordinador de la Pastoral Penitenciaria, coordinador de la
Pastoral de Justicia y Paz, coordinador de Pastoral de la Salud.
Además, a este grupo añadimos asignaciones que no son propias del
organismo de Pastoral Social, pero que se han catalogado dentro del grupo de
asignaciones de tipo Pastoral-Social los que trabajan operativamente con las
misiones, el CAM 454 y en la pastoral del diezmo.
Del grupo de las Pastoral-Formativa tenemos los directores, facilitadores y
el representante del colegio diaconal en la EFIDPFP55, el coordinador del Centro
de Formación Bíblica, los coordinadores de Los Nuevos Ministerios, los directores
espirituales de grupos o movimientos eclesiales; del grupo de la Pastoral-

53 Debido a la novedad de estas asignaciones no pocas veces los nombres son ambiguos, por lo
que se ha nombrado al responsable de una actividad pastoral o asignación con el nombre de
coordinador sin que este sea el único nombre, el más adecuado o el vigente.
54 CAM: Congreso Americano Misionero 55 EFIDPFP: Escuela de Formación Inicial del Diaconado Permanente Filiberto “Prieto”
24
Comunitaria tenemos los responsables de los Centros de Evangelización, de las
Iglesias Filiales, los delegados parroquiales y la pastoral del diezmo; y finalmente
del grupo de las asignaciones Administrativas se encuentran los tesoreros y
ecónomos de diversas instituciones eclesiales o de la misma arquidiócesis en su
consejo de asuntos económicos.
Existen organismos o instituciones supradiocesanas o nacionales
dependientes de la CEV que eligen su directiva o comité como el CEVEDIP56, las
OMP57 , entre otras que cada día integran más diáconos permanentes; ahora bien,
estas asignaciones no forman parte de las asignaciones propias de la
arquidiócesis pero cuentan con diáconos permanentes de la arquidiócesis que en
comunión con su pastor trabajan en estos oficios y al mismo tiempo las
comisiones o instituciones que asignan a estos diáconos forman parte de la CEV y
están dirigidas por alguno de sus obispos participantes.

56 CEVEDIP: Centro Venezolano del Diaconado Permanente
57 OMP: Obras Misionales Pontificias
25
III. DEL DICHO AL HECHO.
Una vez conocidas las asignaciones, uno de los objetivos de esta empresa
es correlacionar las funciones provenientes del munus con la realidad
arquidiocesana, para ello es necesario trabajar con elementos de un mismo nivel,
por lo que no es factible comparar funciones con asignaciones, haciendo
necesario que las asignaciones sean desglosadas en funciones para poder
comparar elementos de un mismo nivel, es decir, funciones con funciones.

58 La función es enumerada con la letra F y una letra posterior que hace referencia a la inicial del
tipo de munus, ejemplo munus santificendi, se emplea la letra S y seguidamente un correlativo
numérico FS1, del mismo modo se hace con el resto de los tipos de munus, ejemplos FR1, FD5
59 Esta asignación requiere de competencias administrativas y/o económicas que no se capacitan
en la EFIDPFP, lo que implica que previamente los diáconos permanentes deben tener un perfil
administrativo adecuado a las funciones propiamente administrativas.
60 Existen funciones que se realizan en la arquidiócesis pero que no están en los documentos
fundamentales, estas son enumeradas con la letra F, seguida del tipo de munus y un consecutivo
alfabético, por ejemplo FRA.
TIPOS DE
ASIGNACIONES CANT
FUNCIONES SEGÚN TRIA MUNERA
MUNUS
SANTIFICANDI
MUNUS
DOCENDI
MUNUS
REGENDI
A1-COORDINADOR
DE IGLESIA FILIAL 6
FS258.Bautismo,
FS3.Matrimonio,
FS6.Bendiciones,
FS5.Exequias
FS4.Bendición y
Exposición del
Stmo.
FSA. Celebración
de Liturgia de las
Horas,
FS7.Celebración
Dominical
FS8. Llevar el
viático
FD1.Proclamar el
Evangelio
FD2. Predicar la
Homilía
FD3.Enseñar
Catequesis,
FD4.Enseñar
Teología, cursos
teológicos y
bíblicos
FD6.Evangeliza.
FR2. Promover la
participación en la
vida y misión de la
Iglesia
FR4. Promoción
humana, justicia y
paz
FR5.Organización
comunitaria y CEB
FR6. Colaborar con
la Curia Animarum
FR7.Cáritas
A2-ECONOMO /
TESORERO59 4
FS6.Bendiciones
FSA. Celebración
de Liturgia de las
Horas
FS7.Celebración
Dominical
FD1.Proclamar el
Evangelio
FD2. Predicar la
Homilía
FR7.Cáritas
A3- DIRECTIVO
GREY 2
FS4.Bendición y
Exposición del
Stmo.
FSA. Celebración
de Liturgia de las
FD1.Proclamar el
Evangelio
FD2. Predicar la
Homilía
FD3.Enseñar
FRA60. Gerencia de
la Pastoral de
Comunicaciones
FRB. Promoción de
la Responsabilidad
26

61 Estos centros son independientes de las parroquias, por lo que dependen directamente del
obispo.
Horas,
FS7.Celebración
Dominical
Catequesis,
FD4.Enseñar
Teología.
Conferencias
Social Empresarial
A4- DISTRIBUIDOR
GREY 2
FS6.Bendiciones FD3.E. Catequesis
FD6.Evangeliza.
FRB. Promoción de
la Responsabilidad
Social Empresarial
A5-PASTORAL
PENITENCIARIA 1
FS4.Bendición y
Exposición del
Stmo.
FSA. Celebración
de Liturgia de las
Horas,
FS7.Celebración
Dominical
FD1.Proclamar el
Evangelio
FD2. Predicar la
Homilía
FD3.Enseñar
Catequesis,
FD4.Enseñar
Teología
FRA. Gerencia de la
Pastoral
Penitenciaria FR4.
Promoción humana a
los privados de
libertad,
FR7.Cáritas a los
privados de libertad
A6-DIRECTOR
ESPIRITUAL
COMUNITARIO
1
FS6.Bendiciones,
FSA. Celebración
de Liturgia de las
Horas
FD6.Evangeliza.
FD3.Catequesis
FR2. Promover la
participación en la
vida y misión de la
Iglesia
FR3.Orientación,
acompañamiento
espiritual
FR4. Promoción
humana
FR6. Colaborar con
la Curia Animarum
A7.COORDINADOR
DEL CENTRO DE
EVANGELIZACIÓN61
7
FS2.Bautismo,
FS3.Matrimonio,
FS6.Bendiciones,
FS5.Exequias
FS4.Bendición y
Exposición del
Stmo.
FSA. Celebración
de Liturgia de las
Horas,
FS7.Celebración
Dominical
FS8. Llevar el
viático
FD1.Proclamar el
Evangelio
FD2. Predicar la
Homilía
FD3.Enseñar
Catequesis,
FD4.Enseñar
Teología, cursos
teológicos y
bíblicos
FD6.Evangeliza.
FR2. Promover la
participación en la
vida y misión de la
Iglesia
FR3.Orientación,
acompañamiento
espiritual
FR4. Promoción
humana, justicia y
paz
FR5.Organización
comunitaria y CEB
FR6. Colaborar con
la Curia Animarum
FR7.Cáritas
A8- DIRECTOR DE
PASTORAL SOCIAL
1
FSA.Celebración
de Liturgia de las
Horas
FS7.Celebración
Dominical
FS6.Bendiciones,
FD3.Enseñar
Catequesis,
FD4.Enseñar
Teología,
FD6.Evangeliza.
FR2. Promover la
participación en la
vida y misión de la
Iglesia
FR4. Promoción
humana, justicia y
paz en cárcel,
27
parroquia, zonas
foráneas, hospitales
FR7.Cáritas
FR5.Organización
comunitaria y CEB
FRA. Gerencia en la
Pastoral Social
FRB. Promoción de
la Responsabilidad
Social Empresarial
A9-DIRECTOR /
SUBDIRECTOR DE
EFDPFP
2
FS4.Bendición y
Exposición del
Stmo.
FSA. Celebración
de Liturgia de las
Horas,
FS6.Bendiciones,
FS7.Celebración
Dominical
FD3.Catequesis,
FD4. Enseñar
Teología, cursos,
conferencias
FD5. Taller praxis
sacramental
FD6.Evangeliza.
FR2. Promover la
participación en la
vida y misión de la
Iglesia
FR3. Orientación y
acompañamiento
espiritual
FRA. Gerencia de la
Escuela
A10-COORDINADOR
/ FACILITADOR
NUEVOS
MINISTERIOS
2
FS4.Bendición y
Exposición del
Stmo.
FSA. Celebración
de Liturgia de las
Horas,
FS6.Bendiciones,
FS7.Celebración
Dominical
FD3.Catequesis,
FD4.Cursos
bíblicos y
teológicos.
Conferencia
FD5. Taller praxis
sacramental
FD6.Evangeliza.
FR2. Promover la
participación en la
vida y misión de la
Iglesia
FRA. Gerencia de la
Escuela
FR3. Orientación y
acompañamiento
espiritual
A11-COORDINADOR
PASTORAL
MISIONERA
1
FS4.Bendición y
Exposición del
Stmo.
FSA. Celebración
de Liturgia de las
Horas,
FS6.Bendiciones,
FS7.Celebración
Dominical
FD3.Catequesis,
FD4.Cursos
bíblicos y
teológicos.
Conferencia
FD6.Evangeliza.
FR2. Promover la
participación en la
vida y misión de la
Iglesia
FR5.Organización
comunitaria y CEB
FRB. Organización
de equipos
misioneros y
planificación de la
misión
A12-COORDINADOR
PASTORAL JUSTICIA
Y PAZ
1
FS4.Bendición y
Exposición del
Stmo.
FSA. Celebración
de Liturgia de las
Horas,
FS6.Bendiciones,
FS7.Celebración
Dominical
FD1.Proclamar el
Evangelio
FD2. Predicar la
Homilía
FD3.Enseñar
Catequesis,
FR2. Promover la
participación en la
vida y misión de la
Iglesia
FRA. Gerencia de la
Pastoral de
Derechos Humanos
FR4. Promoción
humana a los
refugiados y
excluidos.
FR7.Cáritas a los
refugiados y
excluidos
A13-ASISTENTE
PARROQUIAL
4 FS1. Servir en el
altar
FD1.Proclamar el
Evangelio
FR2. Promover la
participación en la
28
FS2.Bautismo,
FS3.Matrimonio,
FS4.Bendición y
Exposición del
Stmo.
FS5.Exequias
FS6.Bendiciones,
FS7.Celebración
Dominical
FS8. Llevar el
viático
FSA. Celebración
de Liturgia de las
Horas
FD2. Predicar la
Homilía
FD3.Enseñar
Catequesis,
FD4.Enseñar
Teología, cursos
teológicos y
bíblicos
FD6.Evangeliza.
vida y misión de la
Iglesia
FR3.Orientación,
acompañamiento
espiritual
FR4. Promoción
humana, justicia y
paz
FR6. Colaborar con
la Curia Animarum
FR7.Cáritas
FR5.Organización
comunitaria y CEB
A14- DELEGADO
CEVEDIP 2
FS4.Bendición y
Exposición del
Stmo.
FSA. Celebración
de Liturgia de las
Horas,
FS6. Bendiciones
FS7.Celebración
Dominical
FD1.Proclamar el
Evangelio
FD2. Predicar la
Homilía
FD3.Enseñar
Catequesis,
FRA. Gerencia
actividades
CEVEDIP
A15-COORDINACION
PASTORAL DE LA
SALUD 1
FSA. Celebración
de Liturgia de las
Horas,
FS6. Bendiciones
FS7.Celebración
Dominical
FS8. Llevar el
viático
FD4.Conferencias
a los fieles y
agentes de
pastoral de salud
FD3.Catequesis a
los agentes de
pastoral de salud
FR2. Promover la
participación en la
vida y misión de la
Iglesia
FRA. Gerencia de la
Pastoral de la Salud
FR4. Promoción
humana al enfermo,
FR7.Cáritas a los
enfermos.

A16-COORDINADOR
DE PASTORAL
SOCIAL
1
FSA.Celebración
de Liturgia de las
Horas
FS6. Bendiciones
FS7.Celebración
Dominical
FD4.Conferencias
FD3.Catequesis
FD6.Evangeliza.
por los medios de
comunicación.
FR2. Promover la
participación en la
vida y misión de la
Iglesia
FR4. Promoción
humana, justicia y
paz en cárcel,
parroquia, zonas
foráneas, hospitales
FR7.Cáritas
FR5.Organización
comunitaria y CEB
FRA. Gerencia en la
Pastoral Social
FRB. Promoción de
la Responsabilidad
Social Empresarial
A17-COORDINADOR
DE PASTORAL
ECUMENICA
1 FS4.Bendición y
Exposición del
Stmo.
FSA. Celebración
FD1.Proclamar el
Evangelio
FD2. Predicar la
Homilía
FR4. Promoción
humana, justicia y
paz
FR7.Cáritas
29
Tabla V
Se observó que existen asignaciones que poseen funciones no
referenciadas en los documentos fundamentales pero que son una realidad en la
arquidiócesis, estas son:
Las asignaciones pastorales como director o coordinador, requieren
funciones gerenciales de las pastorales, que se clasificaron en el munus regendi y
que no están indicadas en los documentos fundamentales, así como la asignación
de director, facilitador o coordinador en la EFIDPFP, escuela de ministerios y
centros bíblicos, requieren de funciones de facilitación o docencia universitaria
clasificadas en el munus docendi, en el caso de ser director o coordinador
requieren también de las funciones gerenciales clasificadas en el munus regendi
de Liturgia de las
Horas,
FS6.Bendiciones,
FS7.Celebración
Dominical
FD3.Enseñar
Catequesis,
FR5.Organización
comunitaria y CEB
FRC. Promoción
diálogo y actividades
ecuménicas.
A18-CENTRO DE
FORMACION
BIBLICA
1
FS4.Bendición y
Exposición del
Stmo.
FSA. Celebración
de Liturgia de las
Horas,
FS6.Bendiciones,
FS7.Celebración
Dominical
FD3.Catequesis,
FD4.Cursos
bíblicos y
teológicos,
conferencias
FD6.Evangelizaci
ón,
FRA. Gerencia del
Centro
FR3. Orientación y
acompañamiento
espiritual
A19-COORDINADOR
PASTORAL DEL
DIEZMO
1
FS4.Bendición y
Exposición del
Stmo.
FSA. Celebración
de Liturgia de las
Horas,
FS6.Bendiciones,
FS7.Celebración
Dominical
FD3.Catequesis,
FD4.Conferencias
FD6.Evangeliza.
FR2. Promover la
participación en la
vida y misión de la
Iglesia
FR5.Organización
comunitaria y CEB
FRA. Gerencia de
Pastoral del Diezmo
A20-FACILITADOR /
PROFESOR
EFIDPFP
3
FSA. Celebración
de Liturgia de las
Horas,
FS6.Bendiciones,
FD3.Catequesis,
FD4.Cursos
bíblicos y
teológicos,
conferencias.
FD5. Enseñanza
de praxis
sacramental
FD6.Evangeliza.
FR3. Orientación y
acompañamiento
espiritual
30
Hay una discrepancia en la oración de la liturgia de las horas, ya que los
documentos fundamentales la citan como animación de oratorios y en la praxis se
da con poca frecuencia la celebración de la liturgia de las horas para la comunidad
y tampoco tiene el sentido de centros de oratoria, se lee en cualquier parte, no se
canta, ni hay lugares específicos para ello.
Existen también actividades del munus regendi propia de pastorales que no
son referidas en los documentos fundamentales como la promoción del diálogo
ecuménico, la promoción de la responsabilidad social empresarial, la primera se
encuentra en la pastoral ecuménica y la siguiente en la pastoral social; sin
embargo, es conocido que la Iglesia se ha abierto al ecumenismo desde el
Concilio Vaticano II y actualmente posee el Consejo Pontificio para la promoción
de la unidad de los cristianos, por lo que, la participación en la pastoral ecuménica
por parte del diácono permanente y en comunión con el pastor arquidiocesano es
plenamente justificada.
En el caso de la responsabilidad social empresarial es muy novedosa y se
desconocen documentos o comisiones específicas para tal fin, si bien existe el
Caritas no se observan las políticas adecuadas enfocadas a la responsabilidad
social empresarial; ahora bien, el diácono permanente es un elemento vinculante
fundamental porque es ministro de la caridad y en la mayoría de los casos se
desenvuelve en los sectores empresariales, por lo que está en el lugar privilegiado
para desarrollar la responsabilidad social empresarial, siendo así ¿Por qué no
tener asignaciones y funciones en este particular?
Existen también asignaciones o cargos eclesiásticos referidos en los
documentos fundamentales que se ejercen en la curia, estas asignaciones poseen
funciones administrativo-jurídicas y no fueron clasificadas con el tria munera
debido a sus características, estas son canciller, juez, asesor, auditor, promotor de
justicia, defensor del vínculo y notario. Hasta los momentos ningún diácono
permanente las ejerce, se sobrentiende que las necesidades pastorales son
31
numerosas y extensas por lo que no se justifica al diácono en estas funciones,
además que su principal oficio está en la caridad que se debe ejercer en los
barrios y ámbitos de frontera tanto geográfico como cultural.
En este punto es posible cuantificar las funciones por tipo, ya sean
originarias de los documentos fundamentales o de las asignaciones, así como
también se posee un inventario de asignaciones clasificadas en cuatro categorías,
con este trabajo puede determinarse el programa de formación por competencias
basado en las asignaciones, ya que estás poseen las funciones definidas, incluso
en nuevas asignaciones solo basta vaciar las funciones que apliquen y definir si
existen nuevas, al mismo tiempo, las nuevas que se realizan y no aparezcan en
los documentos fundamentales sirven de retroalimentación62 al magisterio y las
comisiones que estudian las perspectiva del diaconado permanente.
A continuación se lleva a cabo el desglose de las funciones en tareas, para
ello se toma como unidad coherente a las asignaciones, es decir, por asignación
se toman sus funciones y se desglosan estas últimas en tareas. Por limitaciones
de espacio y tiempo se ha escogido una asignación de cada categoría pastoral,
quedando de la Pastoral-Social, la asignación de la Coordinación de la Pastoral
Social; de la Pastoral-Comunitaria, la asignación de Coordinador del Centro de
Evangelización, de la Pastoral-Formativa, la de Facilitador / Profesor de la
EFIDPFP.

62 Esta retroalimentación tiene el sentido de que las comisiones competentes y el magisterio
revisen las asignaciones que se están realizando en la práctica ya sea para desarrollarlas,
afirmarlas o adecuarlas.
32

63 Estos centros son independientes de las parroquias, por lo que dependen directamente del
obispo.
64 La lectura o canto del Evangelio es parte del munus docendi pero es función dentro de la
celebración litúrgica, no se predica la homilía fuera de la celebración como una catequesis o
conferencia.
65 Debe ser adecuada, sensible a quien la escucha; por ejemplo al enfermo que sufre o al
moribundo.
66 Seguir rito propio implica leer en vos alta, gesticular y hacer algunos movimientos señalados en
las rúbricas.
67 La metodología de enseñanza difiere entre la catequesis, cursos, cátedras o praxis.
A7-COORDINADOR DEL CENTRO DE EVANGELIZACION63 CANT: 6
FUNCIONES TAREAS
MUNUS SANTIFICANDI
FS2.Bautismo
Genuflexión, Venia,
saludo, procesión del
Evangeliario, lectura o
canto del evangelio64,
homilía adecuada65,
bendición final, cantos
Dar catequesis, letanías, inmersión,
seguir rito propio66
FS3. Matrimonio Seguir el rito propio
FSA. Celebración de Liturgia de
las Horas Canto litúrgico, seguir rito propio
FS7.Celebración Dominical Seguir el rito propio
FS5.Exequias Seguir el rito propio
FS8. Llevar el viático Seguir el rito propio
FS6.Bendiciones Seguir el bendicional
FS4.Bendición y Expos. Stmo. Hacer genuflexión, venia, saludo, cantos, seguir rito propio
MUNUS DOCENDI
FD1.Proclamar el evangelio Incensar, leer en vos fuerte y clara o cantar en cualquiera de los 8
modos.
FD2. Homilía Exégesis, vos fuerte, adecuada, tiempo, dominio escenario.
FD3. Enseñar mediante
catequesis Preparar, ambientar, vos fuerte y clara, metodología propia67,
FD4. Enseñar mediante cursos evaluar aprendizajes.
bíblicos y dar conferencias
FD6. Evangelizar Visitar, saludar, transmitir experiencia de vida, catequizar,
metodología, planificar.
MUNUS REGENDI
FR2. Conducir a los fieles en la
vida y misión de la Iglesia Exhortar, catequizar, motivar, acompañar, concientizar.
FR3. Orientación y
acompañamiento espiritual.
Escuchar, comprender, corregir, motivar, valorar, amar, compartir
experiencia, enseñar a orar
FR4 Promover el desarrollo
humano-integral
Escuchar, comprender, corregir, motivar, valorar, amar, compartir
experiencia, enseñar oficio
FR5. Iniciar y consolidar CEB Escuchar, analizar, motivar, organizar, catequizar.
FR6. Colaborar con la Curia
Animarum
Obedecer lineamientos, escuchar, comprender, corregir, motivar,
valorar, amar, compartir experiencia, enseñar a orar.
FR7. Promover y desarrollar la
caridad. Enseñar, motivar, acompañar, compartir.
Tabla VI
33
Como puede observarse mediante el desglose de cada función en tareas se
da la información detallada y básica para la próxima definición de los saberes
necesarios para efectuar estas tareas.
A continuación en la TABLA VII se presenta la asignación, nro 17
Coordinador de Pastoral Social desglosada en funciones por tipo y a su vez en
tareas:
Tabla VII
A17-COORDINADOR DE PASTORAL SOCIAL CANT: 1
FUNCIONES TAREAS
MUNUS SANTIFICANDI
FSA. Celebración de Liturgia
de las Horas Canto litúrgico o recitación , seguir rito propio
FS6.Bendiciones Seguir bendicional
MUNUS DOCENDI
FD3. Enseñar mediante
catequesis
Preparar, ambientar, vos fuerte y clara, metodología propia,
evaluar aprendizajes.
FD4. Enseñar mediante
cursos y dar conferencias,
formar voluntarios para el
Cáritas
FD6. Evangelizar Visitar, saludar, transmitir experiencia de vida, catequizar,
metodología, planificar.
MUNUS REGENDI
FR2. Conducir a los fieles en
la vida y misión de la Iglesia
Exhortar, catequizar, motivar, acompañar, concientizar.
FR4 Promover el desarrollo
humano-integral
Escuchar, comprender, corregir, motivar, valorar, amar,
compartir experiencia, enseñar oficios, ejecutar proyectos,
gestionar emergencias
FR7. Promover y desarrollar el
Cáritas Parroquial
Enseñar, motivar, acompañar, compartir, organizar.
FRB. Promover la
Responsabilidad Social
Empresarial y particular
Visitar empresas, hacer presentaciones, hacer proyectos,
comprometer empresarios y voluntarios
34
A continuación en la TABLA VIII se presenta la asignación, nro 20
Facilitador / Profesor de la EFIDPFP desglosada en funciones por tipo y a su vez
en tareas:
Tabla VIII
Ubicados en este punto, se han desglosado tres asignaciones del tipo
pastoral en sus funciones por tipo y en sus tareas, de éstas se pretende definir los
saberes requeridos para configurar los lineamientos de formación del diácono
permanente en la arquidiócesis de Maracaibo.
A20-FACILITADOR / PROFESOR EFIDPFP CANT: 3
FUNCIONES TAREAS
MUNUS SANTIFICANDI
FSA. Celebración de Liturgia
de las Horas Canto litúrgico o recitación seguir rito propio
FS6.Bendiciones Seguir bendicional
MUNUS DOCENDI
FD3. Enseñar mediante
catequesis
Preparar, planificar, ambientar, hablar con vos fuerte y
clara, metodología propia según enseñanza catequética,
catedrática, instruccional o práctica, evaluar aprendizajes.
FD4. Enseñar teología
mediante cursos, talleres,
cátedras y dar conferencias
FD5. Enseñar la praxis
sacramental
MUNUS REGENDI
FR2. Conducir a los fieles en
la vida y misión de la Iglesia
Exhortar, catequizar, motivar, acompañar, concientizar.
FR4 Promover el desarrollo
humano-integral
Escuchar, comprender, corregir, motivar, valorar, amar,
compartir experiencia, enseñar oficio
35
IV. DIÁCONO PERMANENTE Y COMPETENTE.
El enfoque tradicional de la enseñanza es basada en el conocimiento, se
forma al estudiante para el saber únicamente, cuando llega el momento de hacer
el oficio, tener una actitud ante una situación, el saber solo no es suficiente, de ahí
que se ha desarrollado en la formación basada en competencias el saber hacer y
el saber estar, por otro lado el enfoque basado en competencias incluye el saber
que es fundamento del saber hacer y del saber estar.
Existen numerosas metodologías para definir las competencias, sin
embargo, se empleará uno de los enfoques más universales que emplea la norma
ISO 9001:2008 sobre los requisitos de un Sistema de Gestión de la Calidad,
específicamente la sección 6.2.1 en sus generalidades señala que el personal
debe ser competente en base a su educación, formación 68 , habilidades y
experiencias apropiadas.69
Para cada asignación elegida, A7-Coordinador de Centro de
Evangelización, A17-Coordinador de Pastoral Social y A20- Facilitador / Profesor
de la EFIDPFP, se determinará la competencia en base a la educación,
formación, habilidades y experiencias apropiadas.
Respecto a la asignación A7-Coordinador de Centro de Evangelización se
toma primero el munus santificandi se desglosa en tareas y se determina qué
educación, formación ministerial, habilidades y experiencia requiere para se
competente en la función de santificar.

68 La norma se refiere a formación profesional que perfecciona el ejercicio de los puestos de
trabajo, en el caso de las asignaciones, se analizan como un puesto de trabajo y a la formación
profesional se le denomina formación ministerial
69 ISO 2008, ISO 9001:2008, Norma Internacional Requisitos del Sistema de Gestión de la Calidad,
Secretaria ISO, 2008, pág.7.
36
Tabla IX

70 En los casos que algunas tareas de las funciones no pueda ejercerla el candidato por no estar
ordenado, debe participar de todas las demás tareas y ensayar aquellas que no puede hacer
siendo laico.
71 Según los documentos fundamentales el Oficio de Lectura no es obligatorio, sin embargo, la
riqueza espiritual y la formación patrística contenida en el Oficio es hoy en día una necesidad para
todos.
A7- COORDINADOR DE CENTRO DE EVANGELIZACION
FUNCIONES TAREAS
MUNUS SANTIFICANDI
FS2.Bautismo Genuflexión,
Venia, saludo,
procesión del
Evangeliario,
lectura o canto
del evangelio,
homilía
adecuada,
bendición final,
cantos
Dar catequesis, letanías, inmersión,
seguir rito propio
FS3. Matrimonio Seguir el rito propio
FSA. Celebración de Liturgia
de las Horas
Canto litúrgico, seguir rito propio
FS7.Celebración Dominical Seguir el rito propio
FS5.Exequias Seguir el rito propio
FS8. Llevar el viático Seguir el rito propio
FS6.Bendiciones Seguir el bendicional
FS4.Bendición y Expos. del
Stmo.
Hacer genuflexión, venia, saludo, cantos, seguir rito
propio
PARA SER COMPETENTE EN ESTAS FUNCIONES SE REQUIERE
FORMACION ACADEMICA Teología Sacramental General y de cada sacramento,
Teología Litúrgica
FORMACION MINISTERIAL
Praxis sacramental con el ritual de cada sacramento y
sacramentales. Taller de Liturgia de las Horas.
Taller de canto para Liturgia de las Horas
HABILIDADES Y
DESTREZAS
Saber dirigirse al público, dominio del escenario, vos
potente, buena dicción, gesticulación y lenguaje
corporal, ordenado, puntual.
EXPERIENCIA APROPIADA
En el periodo de un año participar al menos tres veces
en cada una de las funciones70, exceptuando la liturgia
de las Horas que personalmente es diaria, hacer el
hábito de rezar laudes, vísperas, Oficio de Lectura71 y
Lectio Divina. La oración comunitaria al menos
dominical con la familia y mensual con los aspirantes de
la escuela y/o diáconos.
37
De la misma manera con el munus docendi
Tabla X

72 La metodología de enseñanza difiere entre la catequesis, cursos, cátedras o praxis.
MUNUS DOCENDI
FD1.Proclamar el evangelio Incensar, leer en vos fuerte y clara o cantar en
cualquiera de los 8 modos.
FD2. Homilía Exégesis, vos fuerte, adecuada, tiempo, dominio
escenario.
FD3. Enseñar mediante
catequesis
Preparar, ambientar, vos fuerte y clara, metodología
propia72, evaluar aprendizajes. FD4. Enseñar mediante
cursos bíblicos y dar
conferencias
FD6. Evangelizar Visitar, saludar, transmitir experiencia de vida,
catequizar, metodología, planificar.
PARA SER COMPETENTE EN ESTAS FUNCIONES SE REQUIERE
FORMACION ACADEMICA
Propedéutica Teológica, Antropología Teológica,
Cristología, Exégesis, Homilética, Misionología, Historia
de la Iglesia, Teología moral, Teología bíblica,
Epistemología, Teodicea
FORMACION MINISTERIAL
Taller de canto para el Evangelio, taller de formación
catequética, taller de formación de facilitadores, taller
sobre evangelización práctica.
HABILIDADES Y
DESTREZAS
Saber dirigirse al público, dominio del escenario, vos
potente, buena dicción, proactivo.
EXPERIENCIA APROPIADA Participar en cada una de las funciones al menos tres
veces en el periodo de un año.
38
Y lo correspondiente al munus regendi
Tabla XI
MUNUS REGENDI
FR2. Conducir a los fieles en
la vida y misión de la Iglesia
Exhortar, catequizar, motivar, acompañar, concientizar.
FR3. Orientación y
acompañamiento espiritual.
Escuchar, comprender, corregir, motivar, valorar, amar,
compartir experiencia, enseñar a orar
FR4 Promover el desarrollo
humano-integral
Escuchar, comprender, corregir, motivar, valorar, amar,
compartir experiencia, enseñar oficio
FR5. Iniciar y consolidar CEB Escuchar, analizar, motivar, organizar, catequizar.
FR6. Colaborar con la Curia
Animarum
Obedecer lineamientos, escuchar, comprender, corregir,
motivar, valorar, amar, compartir experiencia, enseñar a
orar.
FR7. Promover y desarrollar
la caridad.
Enseñar, motivar, acompañar, compartir.
PARA SER COMPETENTE EN ESTAS FUNCIONES SE REQUIERE
FORMACION ACADEMICA
Antropología Filosófica, Teología Pastoral, Teología
Espiritual, Desarrollo Humano, Orientación, Psicología,
Psicología Social, Socio Política
FORMACION MINISTERIAL
Taller de Orientación, Taller de Formación de CEB,
Taller de resolución de conflictos, Taller de DSI, Taller
de Cáritas, Liderazgo, Taller para elaboración de
Retiros
HABILIDADES Y
DESTREZAS
Empatía, saber escuchar, proactivo, mediación de
conflictos, sociable, amabilidad, caridad
EXPERIENCIA APROPIADA
Dar al menos tres retiros para la promoción de los fieles
en la vida, misión de la Iglesia y caridad, iniciar o
desarrollar una CEB, orientar y promover a una
persona; toda esta experiencia debe desarrollarse en el
periodo de un año
39
Consolidando las competencias determinadas de cada munus para esta
asignación se obtiene:
Tabla XII
PARA SER COMPETENTE EN LA ASIGNACIÓN
A7- COORDINADOR DE CENTRO DE EVANGELIZACION SE REQUIERE
FORMACION ACADEMICA
Teología sacramental general y de cada sacramento,
Teología Litúrgica
Propedéutica Teológica, Antropología Teológica,
Cristología, Exégesis, Homilética, Misionología, Historia
de la Iglesia, Teología moral, Teología bíblica,
Epistemología, Teodicea
Antropología Filosófica, Teología Pastoral, Teología
Espiritual, Desarrollo Humano, Orientación, Psicología,
Psicología Social, Socio Política, Derecho Canónico y
Derecho Matrimonial Canónico.
FORMACION MINISTERIAL
Praxis sacramental con el ritual de cada sacramento y
sacramentales. Taller de Liturgia de las Horas
Taller de canto para Liturgia de las Horas
Taller de canto para el Evangelio, taller de formación
catequética, taller de formación de facilitadores, taller
sobre evangelización práctica
Taller de Orientación, Taller de Formación de CEB,
Taller de resolución de conflictos, Taller de DSI, Taller
de Cáritas, Liderazgo, Taller para Construcción de
Retiros
HABILIDADES Y
DESTREZAS
Gesticulación, lenguaje corporal, ordenado, puntual
Saber dirigirse al público, dominio del escenario, vos
potente, buena dicción, proactivo.
Empatía, saber escuchar, proactivo, mediación de
conflictos, sociable, amabilidad, caridad
EXPERIENCIA APROPIADA
Participar en cada una de las funciones al menos tres
veces en el periodo de un año.
Dar al menos tres retiros para la promoción de los fieles
en la vida, misión de la Iglesia y caridad, iniciar o
desarrollar una CEB, orientar y promover a una
persona; toda esta experiencia debe desarrollarse en el
periodo de un año, exceptuando la liturgia de las Horas
que personalmente es diaria, hacer el hábito de rezar
laudes, vísperas, Oficio de Lectura y Lectio Divina. La
oración comunitaria al menos dominical con la familia y
mensual con los aspirantes de la escuela y/o diáconos.
40
Respecto a la asignación A17-Coordinación de Pastoral Social o Cáritas,
aplicando la definición de competencias por cada función según cada uno de los
munus, es posible simplificando los pasos ya ilustrados y consolidar lo siguiente:
Tabla XIII
PARA SER COMPETENTE EN LA ASIGNACIÓN
A17- COORDINADOR DE PASTORAL SOCIAL
FORMACION ACADEMICA
Teología Litúrgica
Teología Pastoral, Desarrollo Humano, Doctrina Social
de la Iglesia, Socio Política, Gestión de Proyectos,
Emergencia y Desastres
FORMACION MINISTERIAL
Taller de Liturgia de las Horas
Taller de formación catequética, taller de formación de
facilitadores, taller sobre evangelización práctica
Taller de Cáritas, Liderazgo, Taller de Formación de
Voluntarios, Taller de Primeros Auxilios.
HABILIDADES Y
DESTREZAS
Saber dirigirse al público y directores de empresas,
dominio del escenario, buena dicción, hacer
presentaciones, carismático, proactivo.
Amabilidad, caridad, organizado
EXPERIENCIA APROPIADA Participar en cada una de las funciones al menos tres
veces en el periodo de un año.
41
Finalizando con la asignación de A20-Facilitador o Profesor de la
EFIDPFP, perteneciente a la Pastoral-Formativa podemos consolidar de la misma
forma:
Tabla XIV
Las competencias del diácono permanente que está en ejercicio de una
asignación pueden medirse respecto a las competencias que requiere la
asignación con el objeto de conocer las posibles brechas que existen entre ambas
competencias, esto permite que se realice un programa de formación específico
para cerrar las brechas permitiendo la competencia del diácono permanente en su

73 Es necesario que el profesor sea Licenciado en Teología para impartir las cátedras, las
catequesis, conferencias y talleres de praxis sacramental; los facilitadores que no sean Licenciados
en Teología pueden impartir las catequesis y talleres de praxis sacramental.
74 Cátedras que no forman parte del pensum que se ofrece en la carrera de Licenciatura en
Teología pero que se ha determinado son complementarias para el perfil del diácono permanente. 75 No es necesaria tener toda la formación ministerial aquí señalada, sino al menos tener la
formación correspondiente con la enseñanza que se imparte
PARA SER COMPETENTE EN LA ASIGNACIÓN
A20- FACILITADOR / PROFESOR DE LA EFIDPFP SE REQUIERE
FORMACION ACADEMICA73
Licenciado en Teología, componente docente
Antropología Filosófica, Epistemología, Teodicea,
Exégesis, Homilética, Misionología74
Desarrollo Humano, Orientación, Psicología, Psicología
Social, Socio Política
FORMACION
MINISTERIAL75
Praxis sacramental con el ritual de cada sacramento y
sacramentales. Taller de Liturgia de las Horas
Taller de canto para Liturgia de las Horas
Taller de canto para el Evangelio, taller de formación
catequética, taller de formación de facilitadores, taller
sobre evangelización práctica
Taller de Orientación, Taller de Formación de CEB, Taller
de resolución de conflictos, Taller de DSI, Taller de Cáritas,
Liderazgo, Taller para Construcción de Retiros
HABILIDADES Y
DESTREZAS
Gesticulación, lenguaje corporal, ordenado, puntual
Saber dirigirse al público, dominio del escenario, vos
potente, buena dicción, proactivo.
Empatía, saber escuchar, proactivo, mediación de
conflictos, sociable, amabilidad, caridad
EXPERIENCIA APROPIADA
Haber sido Facilitador o Profesor por lo menos durante un
año. Tener formación o experiencia comprobada en la
cátedra, catequesis, taller o praxis sacramental que
imparte.
42
asignación, es decir, se tendría un diácono permanente y competente en la
asignación ejercida.
43
V. UN SUEÑO QUE COMIENZA A REALIZARSE.
Ahora toca, tomar todas las veinte asignaciones ya definidas con sus
funciones para determinar el resto de los perfiles, este trabajo no es tan amplio
como pudiese parecer puesto que la mayoría de las asignaciones tienen funciones
comunes, sin embargo, el alcance de esta empresa no cubre abordar todas las
asignaciones, de todas maneras, se pregunta si es deseado por la arquidiócesis
que los diáconos permanentes tengan competencias para todas las asignaciones,
o se prefiere dar una formación común para las competencias básicas y luego
cada diácono permanente que se especialice en determinadas competencias.
Escogiendo la formación integral que cubre todas las funciones, el
proceder es simplificar las funciones identificando las comunes, las cuales pasarán
a conformar el proceso básico de formación y las no comunes los procesos
específicos por donde todos los aspirantes y candidatos deben pasar.
Ahora bien, aplicando el procedimiento a las tres asignaciones escogidas
obtendremos las funciones comunes con sus respectivas tareas y perfil de
competencias, sin embargo, se debe recordar que cada diácono permanente tiene
una o más asignaciones, pudiendo ver en la Tabla II que la inmensa mayoría de
los diáconos permanentes tienen o una Iglesia Filial, o un Centro de
Evangelización o es Asistente Parroquial, es decir posee una asignación
categorizada como Pastoral-Comunitaria.
Esto implica que entre las tres, que son muy similares, se escogerá la que
ya se ha revisado como ejemplo, es decir, la asignación como Coordinador del
Centro de Evangelización; entonces apliquemos a esta asignación el proceso de
elaboración del programa de formación, siendo conscientes que esto debe
aplicarse para realizar el programa completo al total de las asignaciones.
Se ubican las funciones en la tabla XII, manteniendo los tres ejes
derivados del tria munera:
44
El munus docendi se le definirá como eje docendi, el munus santificandi
como eje santificandi y el munus regendi como eje regendi. De donde se puede
señalar que cada eje posee una carga de formación académica, una carga de
formación ministerial, cada eje requiere de unas habilidades y de una experiencia
para dar la competencia al diácono permanente.
Formación Académica Formación Ministerial Habilidades Experiencia apropiada
Eje Docendi
Propedéutica Teológica,
Antropología Teológica,
Cristología, Exégesis,
Homilética, Misionología,
componente docente
Teología Bíblica,
Historia de la Iglesia,
Epistemología, Teodicea
Taller de canto
para el Evangelio,
taller de formación
catequética, taller
de formación de
facilitadores, taller
sobre
evangelización
práctica
Saber dirigirse al
público, dominio
del escenario,
vos potente,
buena dicción
Participar en cada una de
las funciones al menos tres
veces en el periodo de un
año.
Eje Santificandi
Teología
sacramental general
y de cada
sacramento,
Teología Litúrgica
Praxis sacramental con
el ritual de cada
sacramento y
sacramentales. Taller
de Liturgia de las Horas
Taller de canto para
Liturgia de las Horas
Gesticulación,
lenguaje corporal,
ordenado,
puntual
Participar en cada una de
las funciones al menos tres
veces en el periodo de un
año.
Eje Regendi
Teología Pastoral,
Teología Espiritual,
Desarrollo Humano,
Orientación,
Antropología Filosófica,
Psicología Social,
Socio Política,
Derecho Canónico,
Derecho Matrimonial
Canónico
Taller de
Orientación, Taller
de Formación de
CEB, Taller de
resolución de
conflictos, Taller de
DSI, Taller de
Cáritas, Liderazgo,
Taller para
Construcción de
Retiros
Empatía,
saber
escuchar,
proactivo,
mediación de
conflictos,
sociable,
amabilidad,
caridad
Dar al menos tres retiros para la
promoción de los fieles en la
vida, misión de la Iglesia y
caridad, iniciar o desarrollar una
CEB, orientar y promover a una
persona; toda esta experiencia
debe desarrollarse en el periodo
de un año, exceptuando la
liturgia de las Horas que
personalmente es diaria, hacer
el hábito de rezar laudes,
vísperas, Oficio de Lectura y
Lectio Divina. La oración
comunitaria al menos dominical
con la familia y mensual con los
aspirantes de la escuela y/o
diáconos permanentes.
TABLA XV
45
Ya desde este punto corresponde desarrollar el diseño de curricular, el
contenido de programático, planificación y todos los menesteres correspondiente
al diseño curricular. Dentro de este desarrollo se desea poder cursas una cátedra,
un taller y un periodo de experiencia de cada eje al mismo tiempo; sin embargo los
diseñadores curriculares tienen la última palabra.
No puede dejarse a un lado la evaluación integral correspondiente, que
debe demostrar la integración de las diversas dimensiones de formación desde la
estructura del programa con sus ejes, calidad de profesores e instructores,
planificación de horarios adecuados y recursos empleados, entre otros asuntos;
esta evaluación sobre el individuo debe arrojar indicadores sobre todo el proceso
formativo.
Tomando la experiencia de más de tres décadas recogida en el Directorio
Nacional para la Formación, Ministerio y Vida de los Diáconos Permanentes en los
Estados Unidos, se puede revisar a manera de referencia 76 los puntos de
evaluación que aplican al diácono permanente e indican en esas latitudes si un
programa de formación para el diaconado permanente es eficaz:
“1. Un aumento de santidad en su vida
2. La capacidad de expresar claramente la fe Católica
3. La capacidad de aplicar las enseñanzas y prácticas de la
Iglesia a asuntos sociales concretos y a preocupaciones
pastorales.
4. Sensibilidad para inculturar el Evangelio en las comunidades
en donde vive, trabaja y practica su ministerio.
5. Su aceptación de la naturaleza universal de la Iglesia y su
espíritu misionero-evangélico.
6. Una capacidad balanceada para los ministerios de la palabra,
liturgia y caridad, y su compromiso con ellos demostrado en
palabras y obras.
7. Un compromiso de continuar su formación en las dimensiones
humana, espiritual, intelectual y pastoral.

76 En la medida en que este proceso de formación vaya madurando se ajustarán los programas de
evaluación propios, sin embargo, aquí se hacer referencia a los puntos que se emplean en el
Directorio Nacional del Diaconado Permanente de los Estados Unidos a manera de revisión
46
8. Una capacidad de fomentar la comunión y la misión de los
fieles laicos, en colaboración con el obispo y los sacerdotes
diocesanos.
9. Un servicio obediente y humilde a todos en nombre de la
Iglesia.
10. Su capacidad de celebrar, de acuerdo con la legislación de la
Iglesia y con debida reverencia y devoción, aquellos actos
litúrgicos y sacramentales que la Iglesia encomienda al
diácono”77
En lo que respecta a las habilidades y destrezas deben ser predefinidas
en la persona por un psicólogo y en caso de no tenerlas deben realizarse un
trabajo de formación conductiva y reforzamiento para llegar a obtener la habilidad
o acercarse lo más posible, este trabajo psicológico es previo puesto que posible y
lamentablemente hayan personas que estén muy lejos del perfil psicológico y se
determine no poder ingresar al programa, sin embargo, en este caso se remite
también a los psicólogos que tienen la última palabra.

77 Comité de Obispos sobre el Diaconado de la USCCB, DIRECTORIO NACIONAL PARA LA
FORMACION, MINISTERIO Y VIDA DE LOS DIACONOS PERMANENTES EN ESTADOS
UNIDOS, 2003, N. 157, pág. 8
47
VI. RESPONSABILIDAD Y ACOMPAÑAMIENTO.
Alcanzado este punto, se puede advertir que lo realizado hasta ahora
puede convertirse en la entelequia criticada hace unas líneas, sin embargo, para
que esto no quede en el Actuar del método tradicional, que se caracteriza por
concebir directrices, lineamientos o propuestas; seguimos con el Acompañar, que
no es más que aprehender la propuesta, comprometer al director del macro
proceso78 y a los dueños de cada proceso79, proveer los recursos, definir objetivos
e indicadores de gestión, las fechas, el espacio; es decir, hacer una planificación
estratégica y asignarle un auditor de seguimiento, empleando la metodología de la
ISO 9001:2008, donde el director de los procesos se responsabiliza de acompañar
las actividades, de analizar los datos80, revisar los resultados de las auditorias81,
hacer reuniones de la dirección82, revisar los indicadores de los procesos83, revisar
los resultados evaluando la eficacia del desempeño de los diáconos en su primer
año.84 y si es posible certificar el proceso, dando referencia mundial de planificar y
realizar bien esta empresa, buscando un mejoramiento continuo como lo dijo el
Señor.
En este caso, el plan de acompañamiento abarca desde el desarrollo de
todos los perfiles propuestos, elaboración de los programas, pasando por la
puesta en marcha de la infraestructura de la Escuela de Formación Inicial para el

78 ISO 2008, ISO 9001:2008, Norma Internacional Requisitos del Sistema de Gestión de la Calidad,
Secretaria ISO, n 5.1,pág.4
79 ISO 2008, ISO 9001:2008, Norma Internacional Requisitos del Sistema de Gestión de la Calidad,
Secretaria ISO, n 5.5.1,pág.5
80 ISO 2008, ISO 9001:2008, Norma Internacional Requisitos del Sistema de Gestión de la Calidad,
Secretaria ISO, n 8.4,pág.16
81 ISO 2008, ISO 9001:2008, Norma Internacional Requisitos del Sistema de Gestión de la Calidad,
Secretaria ISO, n 5.6.2,pág.6
82 ISO 2008, ISO 9001:2008, Norma Internacional Requisitos del Sistema de Gestión de la Calidad,
Secretaria ISO, n 5.6.1,pág.6
83 Ibid 79 84En este caso la norma se refiere a la revisión del producto final, que en el caso de la formación
integral, el producto final es el diácono competente. ISO 2008, ISO 9001:2008, Norma Internacional
Requisitos del Sistema de Gestión de la Calidad, Secretaria ISO, n 5.6.2,pág.6
48
Diaconado Permanente y llegando a la excelencia en la formación basada en la
competencia.
Esto que se acaba de describir no es más que la aplicación del
mejoramiento continuo del sistema de gestión de la calidad ¿Cómo es posible
combinar la calidad con la formación de los candidatos al diaconado permanente?
Es muy fácil porque hoy en día la calidad ha evolucionado desde ser un control
sobre la fabricación de un producto a ser el control de la gestión de cualquier
proceso, en este caso el desarrollar los lineamientos de formación basada en
competencias se considera un proceso al que se le aplica lo antes expuesto.
Es de esperarse que cada vez más los buenos lineamientos, directrices y
propuestas que arroja los procesos de discernimiento e iluminación de los
teólogos y pastores pueden concretarse en proyectos que se ejecuten, que pueda
acompañar y seguir la misma Iglesia aprovechando los saberes de los laicos,
diáconos permanentes y demás clero competente es estos menesteres, con el fin
de hacer ejercicio pastoral en una forma más concreta y efectiva.
49
CONCLUSION
En medio de la necesidad actual que requiere el proceso de restauración
del diaconado permanente, se ha propuesto dar los lineamientos del proceso de
formación integral del diácono permanente, considerando la formación por
competencias, a partir de las funciones que se mencionan en los documentos
fundamentales unidas a las funciones que se ejercen en las asignaciones de la
arquidiócesis de Maracaibo.
Mientras se desarrolla este proceso se pudo apreciar la correlación entre
las funciones de los documentos fundamentales del diaconado permanente y las
funciones que conforman todas las asignaciones de la arquidiócesis de Maracaibo,
descubriendo que es necesaria una retroalimentación de las experiencias y
saberes, que los discaterios y comisiones competentes conozcan que se está
haciendo y que la iglesia particular revise con frecuencia los documentos
fundamentales para no perder el sentido del ejercicio ministerial.
Ciertamente, en la siguiente etapa se ha logrado desarrollar los
lineamientos de formación mediante los requerimientos hechos para cada
asignación escogida 85 , ahora bien, no se agotaron todas asignaciones para
efectuar el programa de formación, sino que se establecieron los parámetros para
que pudiese, bajo estos lineamientos, emprender todas las asignaciones.
A partir de este punto se llegaron a construir los ejes del programa de
formación considerando la formación académica, formación ministerial de talleres,
cursos, praxis y habilidades 86 , sin embargo, quedó pendiente el contenido
programático de cada cátedra, curso y taller; hacerlo implicaría que esta empresa
no tuviera por objeto los lineamientos sino el programa definitivo, por tal razón se
considera cumplido este objetivo aunque la necesidad continua en la Iglesia.

85 Tablas del XI al XIV
86 Tabla XV
50
Adicionalmente, se puede decir que estos lineamientos tienen la versatilidad
de poder ser ajustados en la medida en que las asignaciones cambien o se
incrementen, y en la medida en que los documentos fundamentales sobre el
diaconado permanente se actualicen.
Finalmente como se ha reiterado, esta empresa busca resultados tangibles
por lo que consideró el diseño del acompañamiento y seguimiento, basado en los
principio de seguimiento experimentados y exitosos del Ciclo de Mejoramiento
Continuo, el cual fue expuesto y aplicado en conjugación con el Ver, Juzgar y
Actuar, dando como resultado al método Ver, Juzgar, Planificar y Acompañar
(VejPA).
Es oportuno señalar que se mantiene la esperanza en cuanto a que se
culminen los contenidos programáticos, que se pueda establecer un programa
integral definitivo y que se pueda contar con el acompañamiento y seguimiento
descrito, de forma tal que puedan egresar diáconos permanentes y competentes.
Es una bendición y una gracia aportar este grano de arena a tan magna
tarea, se espera vislumbrar los frutos o mejor aún conocerlos e incluso
cuantificarlos para aportar otro grano en el mejoramiento continuo.
51
BIBLIOGRAFIA
ARAUJO, Rafael, LA GREY, Año 4, número 181, 27 de mayo de 2012
BLAS ARITIO, Francisco de Asís, “LA FORMACIÓN PROFESIONAL BASADA EN
COMPETENCIAS”, Revista de la Asociación de Inspectores de Educación de
España, Abril 2009, Revista Nro 10, Madrid
BORRAS, Aphonse: PERSPECTIVA ACTUAL DE LA TEOLOGÍA DEL
DIACONADO, 2008, Instituto de Teología Fundamental, número 187
BIBLIA DE JERUSALEN, Desclée de Brouwer, S.A., 1998, Bilbao, 1891 págs.
CATECISMO DE LA IGLESIA CATOLICA, San Pablo, 1992, Santa Fe de Bogotá,
1068 págs. (CCE)
CELAM V Aparecida, CEV, 2007, Caracas, 255 págs.
COMISIÓN EPISCOPAL DE PASTORAL LITÚRGICA: CELEBRACIONES
DOMINICALES Y FESTIVAS EN AUSENCIA DE PRESBITERO, Obra Nacional de
la Buena Prensa, 2005, México D.F, 160 págs.
COMISION TEOLÓGICA INTERNACIONAL: El Diaconado Evolución y
Perspectiva, BAC, 2003, Madrid, 149 págs.
COMITÉ DE OBISPOS SOBRE EL DIACONADO DE LA USCCB, DIRECTORIO
NACIONAL PARA LA FORMACION, MINISTERIO Y VIDA DE LOS DIACONOS
PERMANENTES EN ESTADOS UNIDOS, 2003, Washington, 239 págs.
CONCILIO PLENARIO DE VENEZUELA, CEV, 2006, Caracas, 543 págs.
CONCILIO VATICANO II, San Pablo, 2000, Santa Fe de Bogotá, 472. págs.
CONGREGACIÓN PARA EL CLERO / CONGREGACIÓN PARA LA EDUCACIÓN
CATÓLICA: Directorium Pro Ministerio et Vita Diaconorum Permanentium y Ratio
Fundamentalis Institutionis Diaconorum Permanentium, Editrice Vaticana, 1998,
Vaticano, 146 págs.
DIANICH, Severino: TEOLOGÍA DEL MINISTERIO ORDENADO, Ediciones
Paulinas, 1984, Roma, 342 págs.
ISO: NORMA INTERNACIONAL REQUISITOS DEL SISTEMA DE GESTIÓN DE
LA CALIDAD, 2008, Suiza, 32 págs.
52
KWATERA, Michael: El Ministerio Litúrgico de los Diáconos, San Pablo, 2007,
Bogotá, 100 págs.
LITURGIA DE LAS HORAS IV, Desclée de Brouwer, S.A., 2005, Barcelona, 1943
págs.
PEREZ MORALES, Ovidio: Nuevos Ministros para una Nueva Evangelización,
San Pablo, 1994, Maracaibo, págs.111
SCHIMIDT,Ludwig: PERSPECTIVAS PARA LA FORMACION DE LOS
DIACONOS DESDE LA FUNCION MINISTERIAL en Simposio Mundial para la
Formación de los Diáconos Permanentes, 2000, Heiligkreuztal
FUENTES ELECTRÓNICAS
CELAM-ITEPAL, EL MINISTERIO DIACONAL 50 AÑOS DESPUÉS DEL
CONCILIO VATICANO II, Bogotá 27 de febrero de 2011 en
http://www.celam.org/itepal/detalle_c.php?id=MTE=
JUAN PABLO II, DISCURSO DEL SANTO PADRE JUAN PABLO II DURANTE EL
ENCUENTRO CON LOS DIACONOS PERMANENTES EN OCASIÓN DE SU
JUBILEO, Vaticano, 19 de febrero de 2000 en
http://www.vatican.va/holy_father/john_paul_ii/speeches/documents/hf_jpii_spe_20000219_jubilee-deacons_sp.html
53
GLOSARIO
Asignación: Se refiere al oficio que encomienda el pastor de la iglesia particular a
su ministro ordenado, ya sea presbítero o diácono. La asignación se hace por
escrito y el pastor la enuncia públicamente en el lugar donde se va a ejercer el
oficio.
Apostolicismo: Fenómeno religioso-social que consiste en ostentar la sucesión
apostólica para dar validez a nuevas iglesias que suponen tener raíces desde los
apóstoles, manteniendo los depósitos de la fe y la gracia. En la práctica se
observa cuando un obispo válidamente consagrado se separa de la iglesia y da
origen a una nueva iglesia apostólica, hoy en día existen diversas iglesias de este
tipo que pregonan ser apostólicas, reconocen al Papa como obispo de Roma,
primero entre pares, pero no se reconoce con las características con que la iglesia
Católica Apostólica Romana lo reconoce como infalible y con el primado de
jurisdicción, entre otras.
Carácter: Es el sello indeleble que imprime el sacramento, es decir una vez
sellado queda para siempre. Este carácter se imprime en el sacramento del
bautismo, confirmación y del orden.
Ciclo de Deming: Estrategia de mejora continua empleada en la gestión de los
procesos. Esta metodología fue creada por Walter Shewhart, sin embargo, fue
Edwards Deming quien la explotó especialmente a partir del 1950 en Japón. El
ciclo denominado en español PHVA, son las iniciales de Planificar, Hacer, Verificar
y Actuar. Se le denomina ciclo o círculo puesto que cada vez que se termina el
Actuar se comienza el ciclo nuevamente.
Competencias Específicas: Es el conjunto de conocimientos, habilidades,
actitudes y destrezas necesarios para desempeñar con eficacia un oficio
especializado, como por ejemplo el oficio de dar una catequesis en el leprocomio.
Competencias Generales: Es el conjunto de conocimientos, habilidades, actitudes
y destrezas necesarios para desempeñar con eficacia un oficio fundamental, como
por ejemplo leer el evangelio en la parroquia.
Diácono Permanente: Ministro Ordenado configurado con Cristo Servidor para el
ejercer la diaconía de la palabra, liturgia y caridad. Este ministerio es estable, lo
que significa que está concebido para permanecer en él. Se pueden ordenar
diáconos casados como célibes.
54
Diácono Transitorio: Ministro Ordenado configurado con Cristo Servidor para el
ejercer la diaconía de la palabra, liturgia y caridad. Este ministerio no es estable, lo
que significa que se ejerce por un tiempo específico para luego recibir el
sacramento del orden correspondiente al presbiterado. Se pueden ordenar
diáconos transitorios solo célibes.
Exégesis: Etimológicamente viene del griego exegeomai que significa explicar, por
lo que la exégesis es el proceso de extraer el significado de un texto en forma
objetiva.
FODA: Metodología que se aplica para el análisis de un proyecto, proceso u
organización. Se analiza sus características internas Fortaleza y Debilidades; y su
situación externa Oportunidades y Amenazas.
Formación basada en las competencias: Es un instrumento que tiene por objetivo
desarrollar los conocimientos, habilidades, actitudes y destrezas necesarios para
realizar un oficio en forma eficaz. En esta formación ya el objetivo deja de ser la
formación basada en los conocimientos tradicionalmente establecidos, sino
adquirir competencias profesionales que abarcan la formación de conocimientos y
al mismo tiempo adquirir saberes sobre procedimientos y actitudes que se deben
ejercer en un oficio.
Hallazgo: Consiste en la acción de determinar de una realidad qué requisito de
una norma o directriz no se está cumpliendo.
Hermenéutica: Es la colección de las reglas que gobiernan la recta interpretación
de un texto, en este caso se aplicará a las sagradas escrituras, a los documentos
patrísticos y del magisterio de la iglesia, especialmente donde hacen referencia al
diaconado.
Homilética: Es la aplicación de los principios generales de la retórica,
específicamente en la predicación pública.
Interdisciplinariedad: Es la convergencia de diversos saberes y/o ciencias para la
reflexión común de situaciones o problemas en toda su complejidad. Hoy en día la
teología como saber, participa de la interdisciplinariedad considerando la
importancia del aporte de las ciencias y/o saberes con que reflexiona. En la edad
media la teología no daba su lugar a las ciencias y demás saberes, incluso si
utilizaba recursos de ellos decía que esas ciencias o saberes era siervos, esclavos
o auxiliares de la teología.
Método Ver, Juzgar y Actuar: El “Papa Bueno”, Juan XXIII el 15 de mayo de 1961,
en su encíclica Mater et Magistra acuña la frase Ver, Juzgar y Actuar dándole el
55
sentido pleno que se mantiene hasta el día de hoy. Desde allí ha formado parte
del Vaticano II en la Gaudium Et Spes, y la Apostolicam Actuositatem; y
especialmente es apropiado por Latinoamérica a partir de II CELAM en Medellín.
Siendo muy breve el método consiste en Ver la realidad tal cual como se presenta,
Juzgar la realidad en la que vivimos a luz del Evangelio y Actuar proponiendo
directrices y orientaciones pastorales.
Método Ver, Juzgar, Planificar y Acompañar
Este incluye el método tradicional Ver, Juzgar y Actuar con las nuevas
característica de ser un ciclo, es decir que no termina, que se inicia
constantemente; adicionalmente a la etapa del Actuar del método tradicional, se le
redefine como Planificar87 y se le agrega una cuarta etapa de seguimiento, el
Acompañar, que pretende desde la pastoral ejecutar las acciones del Planificar
llegando a una realidad que debería superar a la situación inicial
Una vez culminado un ciclo, nos ubicamos en una segunda situación que
debería superar a la inicial, desde allí se comienza nuevamente el ciclo con el Ver,
Juzgar, Planificar y Acompañar que debería desembocar en una novísima
situación aun mejor que la anterior. En este punto estaríamos avanzando en el
mejoramiento continuo, que es no es más que una forma más cálida de expresar

87 El Actuar se redefine como Planificar, porque en la práctica de este método tradicional el Actuar culmina
en propuestas, orientaciones y directrices que no son propiamente actuaciones. Con el nombre Planificar se
busca categorizar esas propuestas, orientaciones y directrices, además de aprehenderlas mediante el
tiempo, espacio y recursos, logrando así verdaderos planes que se deben llevar a cabo mediante el
Acompañar
Ver
Juzgar
Planificar
Acompañar
56
el mandato de Jesús cuando nos dice: “Vosotros, pues, sed perfectos como
vuestro Padre Celestial es perfecto”88

Motu proprio: Expresión latina que significa “por propia iniciativa”, es decir, que no
se emite como respuesta a una consulta. Es uno de los tipos de documentos
pontificios en los cuales el Papa se expresa en cualquier materia de su
competencia.
Munera: plural de munus.
Munus: es un oficio particular que se caracteriza por alimentarse de la gracia para
luego desempeñarse distribuyendo esa misma gracia. Incondicionalmente se
recibe parar ponerlo en práctica.
Munus Docendi: El oficio de enseñar que nace en Jesucristo y se confiere en el
sacramento del orden para que la iglesia a través de sus ministros de continuidad
a la misión que Cristo encomendó.

88 Mt 5,48
VER
JUZGAR
PLANIFICAR
ACOMPAÑAR
VER
JUZGAR
PLANIFICAR
ACOMPAÑAR
VER
JUZGAR
PLANIFICAR
ACOMPAÑAR
Primera situación
Segunda situación
Tercera situación
57
Munus Regendi: El oficio de pastorear que nace en Jesucristo y se confiere en el
sacramento del orden para que la iglesia a través de sus ministros de continuidad
a la misión que Cristo encomendó
Munus Santificandi: El oficio de santificar que nace en Jesucristo y se confiere en
el sacramento del orden para que la iglesia a través de sus ministros de
continuidad a la misión que Cristo encomendó
Ontología: Etimológicamente del griego Onto que significa ser y logía que significa
tratado o estudio, por lo que significa tratado o estudio del ser. Es la parte de la
Filosofía que estudia el ser, en qué consiste y los tipos de seres.
Pensa. Plural de pensum
Pensum: Pensum, es el documento físico o virtual que contiene todas las cátedras
o materias que componen el plan de estudio de una determinada carrera. Así
como la carga académica, nombre y código de cada cátedra o materia, la relación
de créditos por cátedra o materia y los pre-requisitos de cada cátedra o materia.
Personal competente: Según la ISO 9001:2008. El personal competente es aquél
que conforme a su educación, formación, habilidades, destrezas y experiencia
tiene la capacidad de ejercer eficazmente un oficio.
Tria: triada o tres elementos
Tria Munera: El triple munus. Los tres oficios de gobernar, santificar y enseñar

s200_gustavo.carrillo (1)