Anuncios

Archivo de la categoría: Noticias diaconado Iglesia Universal

El cardenal de Bombay elogia el papel del diaconado en la Nueva Evangelización

Los diáconos permanentes tienen un papel único en la promoción de la Nueva Evangelización, según un asesor principal de Papa Francisco.

El cardenal Oswald Gracias de Bombay, miembro del Consejo de Cardenales Consejeros del Papa C9, dijo que debería ser “el símbolo” por excelencia “del siervo-Cristo”.news30e3b1a311cf47272bd501622339334b

Gracias, fue el orador principal en las celebraciones de las bodas de oro del Centro Internacional de Diaconado Permanente en Stuttgart, Alemania, el 1 de noviembre.

La restauración del diaconado como un ministerio permanente en la Iglesia fue solicitada por el Concilio Vaticano II y fue autorizada por el Papa Pablo VI en 1967.

Gracias dijo que el regreso del diaconado permanente “representa tanto una recuperación de la tradición como una apertura de la Iglesia al mundo”.

“De hecho, las implicaciones de la restauración del diaconado como un orden completo e igualitario contribuirían en gran medida a la recuperación de una concepción verdaderamente orgánica de la Iglesia y su ministerio. “En este redescubrimiento del diaconado permanente reconocemos con una nueva claridad que la unidad esencial de la creación, simbolizada por la encarnación de Jesús, como ‘sagrado’ y ‘secular’ están unidas en el diácono de hoy”, dijo.

En 2015, había más de 46,000 diáconos permanentes en el mundo, en comparación con más de 412,000 sacerdotes.

El país con más diáconos es Estados Unidos, con más de 13,000; Italia y Alemania son las siguientes más altas, con alrededor de 2.500 cada una.

Sin embargo, el número de diáconos ha aumentado en Asia y América del Sur, y la propia arquidiócesis de Gracias comenzó a ordenar diáconos en 2006. En la actualidad, hay 16 diáconos permanentes y 8 candidatos para el diaconado.

“¡Con la introducción del diaconado permanente en la Arquidiócesis, la estructura jerárquica de la Iglesia en Bombay está completa!”, Dijo el cardenal.

Gracias dijo que dado que él está “configurado para Cristo de una manera particular a través de la ordenación al servicio”, el diácono da el ejemplo, “mostrando cómo el servicio es parte integral de la vocación bautismal de cada cristiano”.

“De hecho, el diaconado permanente no puede tener sentido en la Iglesia hasta que toda la Iglesia sea diaconal en su vida. La tarea de los diáconos es llevar a cabo esta transformación, porque estamos ordenados no solo a poner nuestros propios dones al servicio de la Iglesia y al mundo, sino también a fomentar los muchos dones del Espíritu derramados sobre el pueblo de Dios “. El cardenal continuó.39258-Archbishop-Cardinal-Oswald-Gracias-Archdiocese-of-Bombay-Facebook-final

Gracias propuso varias formas en que los diáconos permanentes podrían ayudar a dirigir a la Iglesia en su Nueva Evangelización: Testificar una auténtica vida cristiana; revitalizar la parroquia local, especialmente liderando pequeñas comunidades cristianas; usar el culto de la Iglesia para animar a los laicos; ya que los diáconos pueden casarse, tienen un “papel clave” en la promoción de la vida familiar; y a través de su participación en el funcionamiento de las instituciones católicas, como escuelas, hospitales e instalaciones de servicios sociales.

El cardenal también mencionó el papel de la predicación en la vida del diácono, así como la manera en que los diáconos pueden usar las comunicaciones modernas para difundir el Evangelio.

El diácono puede enfatizar no solo que estas instituciones son administradas profesionalmente, sino que promueve los valores del Evangelio; Trabajando en las comunicaciones modernas.20180516T1155-17270-CNS-CHICAGO-ORDINATION_800-690x450

“Quizás, el mayor desafío para la Iglesia hoy en día es la necesidad de moverse a los márgenes de la sociedad y dar esperanza a los grupos marginados”, agregó Gracias.

“Existe la necesidad de coordinar los esfuerzos de los individuos, las comunidades y los grupos activistas que trabajan para la educación, el empoderamiento y la participación de los marginados en la sociedad. Es necesario organizar y promover refugios para huérfanos, mujeres maltratadas, programas ecológicos, lucha por los derechos humanos, protección legal para los discriminados, etc. El diácono puede coordinar este ministerio de participación social y empoderamiento ”, dijo.

El cardenal notó que el antiguo papel del diácono en el cuidado de los pobres, y dijo, “muy especialmente por su llamamiento, [él] encarna la responsabilidad de la Iglesia por los pobres”.

“Por lo tanto, es imperativo que él y su equipo motiven a las personas de buena voluntad a levantar una voz profética y comprometerse en la promoción para crear un nuevo orden social”.

por Nirmala Carvalho en CRUX

Anuncios

Adiós al diácono hawaiano Kin Borja: “Amó y vivió su diaconado, y fue un firme defensor de la vida”

El diácono Kin Borja se sentía tan feliz que quería que todos en el auto cantaran. El 25 de octubre conducía con familiares y amigos desde Sacramento, California, hasta el lago Tahoe, para unas vacaciones muy esperadas. Eligió “Amazing Grace”, una canción que aún retumbaba en su cabeza por los funerales que había presidido la semana anterior en la iglesia St. Elizabeth en Aiea.kin2

Poco sabía que estaba cantando para sí mismo, más tarde su esposa Alicia le contó al Hawaii Catholic Herald. El diácono Joaquín Muna Borja se derrumbó en el baño del hotel poco después de registrarse y murió poco después.

Una bendición involuntaria de la muerte de su esposo donde se encontraba, a 2.500 millas de su hogar, dijo Alicia, fue que estaba más cerca de muchos de sus 14 hermanos, los que viven en el continente. “Toda la familia vino al hotel” para apoyarla, dijo. Ella dijo que estaba agradecida de tener “familia cerca” en su “último viaje” con Kin, orando por él.

Borja tenía 69 años y era diácono durante 11 años. Sirvió en St. Elizabeth, trabajando en numerosos ministerios, pasando largas horas cada semana en la iglesia. Como director del Rito de Iniciación Cristiana de Adultos, preparaba grandes grupos de catecúmenos cada año para el bautismo.10461384_1514124778847820_6205791653623484252_n

Estaba muy agradecido por el privilegio de ser diácono, dijo Alicia. “Amaba el diaconado”.

“Creía que había venido al mundo para servir, no para ser servido”, dijo. “Nunca rechazó una petición”.

Alicia dijo que le gustaría que la gente lo recordara “tal como era, un siervo de Dios”.

“Amaba a Dios, amaba a su iglesia y amaba a su familia”, dijo.

El funeral del diácono Borja fue el 10 de noviembre en la parroquia de St. Elizabeth.

Joaquin “Kin” Muna Borja nació el 2 de febrero de 1949 en Chalan Kanoa, Saipan, en la Comunidad de las Islas Marianas del Norte. Asistió a la Universidad Estatal de California, Long Beach.

Alicia y Kin Borja se casaron hace 46 años. Tienen tres hijos, Mei, Kathy y Rosalia, siete nietos y dos bisnietos.

Fue ordenado por el obispo Larry Silva para la Diócesis de Honolulu en 2007.kin4

El diácono Borja se retiró hace cinco años como asesor de recursos humanos en el Departamento de Defensa, Agencia de la Comisaría de Defensa, trabajando en la Base de la Fuerza Aérea de Hickam.

Un ferviente simpatizante de las causas del prolife, el diácono fue presidente de Aloha Life Advocates, anteriormente Hawaii Right to Life, la organización que durante muchos años ha organizado la Marcha por la Vida anual cada mes de enero en el Capitolio del Estado.

El diácono Walter Yoshimitsu, director de la Oficina diocesana Resect Life, dijo que el diácono Borja era una “gran voz para toda la vida en Hawai”.

El diácono también fue miembro de los Caballeros de Colón durante 33 años y miembro distinguido del Consejo de Estado de Hawai, según Robert Camilleri, tesorero estatal de los Caballeros. Se desempeñó como gran caballero del Consejo Padre Damien De Veuster 6906 en Aiea y como Diputado de Estado de la Jurisdicción de Hawaii de 2004 a 2006.

De 2009 a 2013, Deacon Borja fue maestro de distrito del Cuarto Grado de Hawai de los Caballeros de Colón. También se desempeñó durante muchos años como director de vida del Consejo de Estado de Hawái, liderando las actividades de prolife de la organización.

El pastor de la parroquia St. Elizabeth, el padre Arnold Ortiz, en la homilía que preparó para el funeral del diácono, enumeró a “todos los que se beneficiaron del ministerio de Deacon Kin”: aquellos a quienes bautizó, aquellos cuyas bodas y funerales ofició, aquellos a quienes preparó Recepción en la iglesia, aquellos a quienes aconsejó y aquellos con los que caminó en apoyo de la vida.kin7

También reconoció a aquellos “cuyo espíritu fortaleció con su proclamación del Evangelio” y sus homilías, que oraron con él en la adoración eucarística, a cuyos hogares o automóviles bendijo y a quienes apoyó en los retiros juveniles – “en otras palabras,” Padre Ortiz dijo, a todos los que trajo “más cerca del corazón de Jesús”.

El padre Ortiz dijo que se refería cariñosamente a Deacon Kin como “mi diácono”.

Tenía un “corazón enorme y generoso … el corazón de un sirviente”, dijo el sacerdote, “siempre tan listo para servir a los demás a través de su ministerio diaconado”.

“A veces tuve que regañarlo cuando creía que estaba haciendo demasiado, yendo más allá de lo que creía que su salud podía manejar”, dijo.

Dijo que el diácono Borja solo se reiría “mientras seguía moviéndose y sirviendo”.

El padre Ortiz notó la apasionada oposición de su diácono al aborto, que dijo, “lo que más le dolió fue lo que pensó que era lo más cruel, lo que le hizo llorar”.

“Esos bebés bebés pesaban tanto en su corazón”, dijo.

“Puedo verlo ahora”, dijo el padre Ortiz, y el diácono fue recibido en el cielo por “multitudes de bebés angelitos que apreciaron sus esfuerzos en su nombre”.

Por Patrick Downes en Hawaii Herald católico

1511087_1514124915514473_5279059167187120076_n10933843_1531326400460991_5728638271042585284_nkin3kin5kin6

Dos diáconos canadienses en las ondas

Dos diáconos católicos del centro de Alberta salen a las ondas cada semana, compartiendo su fe, fortaleza y esperanza en un programa de radio que se transmite desde una pequeña estación en Maskwacis, una comunidad de las Primeras Naciones al sur de Edmonton.

“Nadie habla de las partes buenas de nuestra fe”, dijo el diácono Leo Farley, que es el anfitrión de Deacon’s Corner junto con el diácono Rollie Comeau. “Creo que es hora de que la gente sepa quiénes son realmente los católicos. Vivimos nuestra fe y hay muchos católicos que son fieles “.c9c99e4d0b87fc2f6830ba44e7bacdea_XL

Deacon’s Corner comenzó hace unos seis meses. Farley, diácono en  la parroquia del Sagrado Corazón  en Wetaskiwin, Alta., Y Comeau, un maestro retirado y diácono en  la parroquia de San Agustín  en Ponoka.

El programa se puede escuchar en 89.1 Hawk Radio FM dentro de un radio de 80 kilómetros de Maskwacis, hasta las comunidades circundantes de Leduc, Red Deer, Camrose y Alder Flats. Se transmite todos los miércoles a las 3:30 pm (MT) y también está en línea a través del sitio web de la estación,  hawkradio891.com .

Su alcance es pequeño, pero en un panorama mediático dominado por voces anticatólicas, es un comienzo, dijo Farley.

Los diáconos dicen que la falta de fe y sentido de propósito está contribuyendo a la depresión generalizada, la ansiedad, la adicción e incluso el suicidio en la comunidad. El año pasado, Farley dijo que se estima que hubo 15 suicidios en Maskwacis justo dentro de la temporada navideña.

“Es por eso que queremos traer la verdad, porque la gente necesita escuchar que hay alguien a quien le importa, que a Dios le importa”, dijo Farley. “Él no es un Dios impersonal y eso es lo que estamos tratando de hacer, es traer a la gente de vuelta”. Nuestra esperanza es que la gente redescubra a Dios en sus vidas “.

El programa es un foro para hablar sobre temas difíciles, como la adicción al alcohol. Farley ha tenido adictos en recuperación en el estudio para hablar sobre el programa Alcohólicos Anónimos de 12 pasos. El propio Farley lleva 25 años sobrio.

A pesar de que solo han estado en el aire por un corto tiempo, Farley dijo que ha escuchado a los residentes de Maskwacis y a  los feligreses de Nuestra Señora de los Siete Dolores que han recibido ayuda de Deacon’s Corner.

Fue en abril pasado cuando Farley sintió en su corazón que Dios lo estaba llamando para comenzar un programa de radio. Pidió una señal y llegó a Nuestra Señora de los Siete Dolores, donde los líderes del consejo parroquial estaban discutiendo cómo podrían darse a conocer un evento.

“Necesitas entrar en la radio”, le dijo un anciano a Farley.

Cuando Farley se acercó a Hawk Radio con la idea de Deacon’s Corner, el gerente de la estación Robert Ward le dio un espacio de tiempo de inmediato.

“Es muy informativo y las personas que han escuchado, probablemente los ayudó”, dijo Ward.

Los diáconos no tienen miedo de abordar temas difíciles. Pero solo cuando Dios los guíe, dijo Farley.

Si bien no es un ministerio oficial, la Arquidiócesis de Edmonton apoya una mayor presencia católica en los medios de comunicación, dijo la diácona Lynn Pion, directora de la Oficina del Diaconado Permanente.

Un fan de la serie, el padre. Paul Kavanagh, el director de la Oficina de Adoración Divina, agregó: “Creo que para la evangelización y la proclamación del Evangelio tenemos que utilizar tantos medios como podamos”.

En el futuro, los diáconos esperan expandir su ministerio a través de columnas en los periódicos locales.

“Vamos a seguir haciéndolo mientras Dios nos lo permita”, dijo Farley. “Estamos allí para el largo plazo”.

POR THANDIWE KONGUAVI, CANADIAN CATHOLIC NEWS The Catholic Register

Ocho nuevos diáconos en Milán. Ya son 154 los diáconos ambrosianos

El arzobispo ordenó 8 nuevos diáconos permanentes en la catedral. «Los necesito, los sacerdotes y todos los bautizados para formar una comunidad que es un solo corazón y una sola alma»

image2-1

El malhechor que cuelga en la cruz, junto al Señor Jesús, quien saca toda su ira y el otro crucificado que, también, tiene una palabra que decir: que la historia es injusta, el inocente es condenado como el malhechor, el Así como muere el injusto, pero la muerte de Jesús es una puerta que se abre en el paraíso. Es de él que debemos aprender. Decirlo, repetirlo, porque nadie lo olvida, es el Arzobispo, que preside la Catedral en la celebración de la Solemnidad de Cristo Rey del Universo, con el Rito de Ordenación de los nuevos Diáconos permanentes. 8 hombres de entre 43 y 57 años, 7 de los cuales se casaron con hijos, quienes luego de seis años de preparación, se suman a los 144 que ya participan en la realidad de la Iglesia Ambrosiana.

“Aquí, con estos 8 hermanos que se presentan para la ordenación diaconal, podemos declararnos como los que hemos aprendido del otro crucifijo”, dice Monseñor Delpini en la misa concelebrada por los obispos auxiliares Agnesi, Mascheroni y Stucchi, por los vicarios episcopales de Área y Sector (específicamente, Monseñor Ivano Valagussa), desde el rector para la Formación hasta el diaconado permanente, don Giuseppe Como, desde los sacerdotes de las comunidades de origen y destino de los candidatos.

“Los que aprenden del otro crucifijo no son los ingenuos que creen en los cuentos de hadas, los engañados que persiguen fantasías. Quienes saben que la vida es demasiado dura, la historia es demasiado errónea, el sufrimiento es excesivo e injustamente distribuido. Frente al sombrío espectáculo de la historia, es obvio que hay quienes se distraen, los que aturden, los que cierran los ojos y los oídos, pero para el otro crucifijo ya no es el momento de avanzar en esta ilusión, en esta obtusa inercia. , en una indiferencia opaca ». Tal vez, con la historia hermosa o trágica de aquellos que se rebelan a través del insulto ciego y descargan su ira con la necesidad de sacarla con alguien. El crucifijo desesperado es la voz de muchas personas desesperadas en la tierra que no pueden aceptar morir y no quieren creer que la esperanza es posible “.

Por el contrario, hay quienes esperan y que así “tienen algo que decir a todos, a los cielos, a la tierra ya las mazmorras de la historia”. De hecho, incluso en los abismos más impenetrables del mal viene el anuncio de la esperanza, porque nuestra esperanza no son algunas damas abstractas que moran en las nubes, es Jesús »

Por eso los Diáconos han elegido convertirse en servidores de la esperanza. “Si preguntas qué hacen los Diáconos, cuál es su función específica, qué poderes reciben con la gracia de esta Ordenación, solo te quedas en la superficie. No es la atribución de un poder, la toma de un rol “, subraya el obispo Mario.

«Los diáconos son aquellos que han aprendido del otro crucifijo y, por lo tanto, llevan al altar sus vidas, la vida de sus familias, las confidencias, los dolores, tal vez incluso la burla de los compañeros de trabajo, los miedos y las esperanzas. De los habitantes del mismo edificio. Entonces caminan por la tierra, suben las escaleras del condominio, van a trabajar, visitan a los enfermos y comparten su esperanza con todos los que se encuentran en cada situación “.

Gente, en definitiva, eso se necesita. “El Obispo necesita estos colaboradores, incluso si, a veces, la Iglesia no parece haberlo notado todavía, ya que los sacerdotes necesitan formar un cuerpo de ministros ordenados con los cuales puedan contar; porque el juicio sobre la vida y la muerte llega a todos los tiempos y lugares y porque el testimonio de Jesús ofrece esperanza a todos. Necesito sacerdotes, diáconos, todos los bautizados para formar una comunidad que sea un solo corazón y una sola alma “.

Un llamado de obediencia al Señor que no asusta incluso si tiene responsabilidades laborales, esposa e hijos. Y así, el momento en que, en la casa del arzobispo, los destinos de la parroquia de la que se hacen públicos los neodiaconi lugar, durante los próximos cinco años, su servicio pastoral y litúrgico, más como una fiesta familiar que Una comunicación oficial. Por ejemplo, hay Daniele Pace, nacido en 1971, tres hijos de los cuales es pequeña, nacidos durante el proceso de preparación para la ordenación al diaconado, y que, para celebrar, arrastrándose alegremente delante del altar mayor de la catedral.

“Mi historia no tiene nada de excepcional, solo que, en cierto momento, escuchas una llamada. No es algo “lo que viene a la mente”, incluso si las personas a menudo dejan esta pregunta para entender por qué decidieron de esta manera. En cambio, es una voz que surge de las profundidades y que es imposible no escuchar “.

por Annamaria BRACCINI

  • image4

anterior

  • image4
  • diáconos permanentes 2018 B
  • diáconos permanentes 2018 D

siguienteReproducir / Pausa el control deslizante

imagen1 (1)

 

por Annamaria BRACCINI en Chiesa di Milano

 

Vídeo ordenación del primer diácono permanentede Aragón

ORDENACIÓN AL DIACONADO PERMANENTE VICENTE ISERTE DE LA DIÓCESIS DE TERUEL-ALBARRACÍN EN RUBIELOS DE MORA EL 7 DE OCTUBRE DE 2018

Carlos Echevarría, el deuterodiácono hondureño

Llamado por el Cardenal Óscar Andrés Rodríguez el “deuterodiácono”, es residente del municipio en Santa Lucia, allí desarrolla su labor pastoral, en la parroquia “Cristo de las Mercedes” donde ejerce su ministerio diaconal sirviendo al altar en una de las misas del domingo, allí le toca predicar, además de impartir la formación cristiana a los adultos y las demás actividades que le son conferidos al diaconado.

¿Cómo fue su infancia?

Mi infancia fue marcada por la religión Católica, en mi casa se bendecía el alimento, se daba gracias, se rezaba el Rosario todos los días y en ese ambiente fui creciendo, mi familia era sumamente católica nos acostumbramos todos a ir a misa los domingos.foto1-e1537996903779

¿Cuáles son los  orígenes de sus padres?

Ambos nacieron en Costa Rica, mi papá se sentía un poco vasco de apellido Echeverría y su segundo apellido Elizondo. Son del área vasco de Navarra decía él que veníamos por lo cual él apoyaba a lo lejos al Osasuna y su servidor también. Yo no tengo problema, con el Real Madrid y el Barcelona siempre con el Osasuna ahora en segunda división.

¿Cómo describe sus anhelos desde su niñez?

Mi anhelo juvenil era llegar a ser sacerdote para eso me preparé tuve la bendición de estar en una universidad muy seria la Universidad Gregoriana de los Jesuitas y la tremenda bendición de coincidir con el Concilio Vaticano II, por lo tanto, ver la figura de Juan XXIII y de Pablo VI fue para mí algo muy especial.

¿Que lo molesta y lo hace enojar?

La injusticia, la farsa de algunos políticos; nos hacen la vida de cuadritos.  A veces nos dicen una cosa luego nos dicen otra, se ha manejado el país de mala manera, este es un país sumamente rico, pero lamentablemente ha estado muy mal administrado, muy bien robado, y durante mucho tiempo en total impunidad.

 ¿Cuál ha sido el  día más feliz de su vida?

He tenido unos días muy felices cuando me gradué en la Universidad Gregoriana era difícil, cuando me casé, cuando nacieron mis hijos, cuando me gradué en la maestría y cuando fui ordenado diácono en la Iglesia católica son los días que lo marcan a uno para toda la vida.

¿Cómo vive usted su diaconado?

Encomendándome al Señor, haciendo la tarea que le toca a uno, estamos cooperando con la Universidad Católica, También en el ministerio sirviendo al altar en una de las misas allá en Santa Lucía, me toca predicar en esa Misa, también me toca a mí la formación cristiana a los adultos estamos por tres años consecutivos con esa tarea que es muy gratificante, porque son gente que a su edad anda buscando al Señor.

¿Cómo recibió la noticia que sería diácono, quien se la dio?

Me la dio el presbíterio asistí un domingo a la celebración de la Divina Misericordia hace como seis años cuando fue ordenado el primer diácono permanente el doctor Elio Alvarenga, uno de los sacerdotes dijo Carlos va a ser el próximo y otros presbíteros que me conocían repitieron lo mismo, la cosa   llegó al cardenal fue más prudente y dijo “pedid y recibiréis” al mes me llamó mi párroco que era el padre Tony Salinas y me dijo Carlos ya discutimos y aprobamos lo tuyo.p14echeverria

¿Qué hacer en los momentos difíciles que vive la Iglesia?

Ahorita nos toca enderezar el camino, formar mejor en los seminarios a nuestros sacerdotes ayudarles a discernir mejor, hacer más oración por la santa madre Iglesia y por sus ministros y si alguien falla hay que tener tolerancia cero e incluso colaborar con las autoridades civiles en cada uno de los países, porque no se puede tolerar, que se haga daño especialmente a niños y a jóvenes que se nos han sido confiados.

¿Qué propuestas podemos dar para mejorar la Iglesia?

Hay que poner las cosas en perspectiva, no podemos excusar los pecados cometidos, pero por otro lado también tenemos que ver la santidad de la Iglesia, mucho más, los presbíteros que han consagrado su vida al Señor y en total fidelidad que son una inmensa mayoría y es conocer el bien y es de su pastoral de los sacramentos la fe y su actividad social, la Iglesia beneficia a tantos seres humanos en el mundo entero hay que tener fe en Dios, hay que darle paso a la esperanza para que las cosas se produzcan de la manera correcta.

img_0770

 

 

Conozca al diácono

Carlos Echeverría

Nació en Costa Rica realizó estudios en Francia y en la Universidad Gregoriana de Roma, está casado es padre de 4 hijos, es el segundo diácono permanente en la Arquidiócesis de Tegucigalpa actualmente contribuye en la formación de los seminaristas en el Seminario Mayor  “Nuestra Señora de Suyapa”, y colabora en la Universidad Católica.

por Amarys Galeano en Fides Diario

“Originario de Costa Rica, en sus planes estaba el  ser sacerdote, pero Dios cambio de rumbo su vocación para servir aquí en nuestro país, sin saber que sería aquí donde le haría el llamado para ser ordenado Diácono Permanente”.

Nació una Navidad de 1943, en San José  de Costa Rica de niño creció en un hogar sumamente católico, con amor filial a la Santa Eucaristía y a la Madre Santísima. En una plática amena el futuro Diácono Permanente nos cuenta un poco de su vida, las expectativas que tiene ante este gran acontecimiento que está por vivir y el compromiso que desde ahora adquiere.
“Mi padre Carlos Roger Echeverría Elizondo era Farmacéutico y profesor universitario un caballero Mariano, él siempre anduvo en los pasos del Señor, mi mamá Margarita Coto Montero, era maestra también y sabia de contabilidad era muy católica, poco después cuando nos tuvo a nosotros se dedicó a las actividades de casa y nos inculcó  a estar siempre pendientes del Señor, jamás nos perdíamos la Misa de todos los domingos y en otras devociones como el Rosario de la Aurora”.
Son cuatro hermanos, dos mujeres y dos varones. Don Carlos recuerda que a temprana edad fue monaguillo del Padre Troyo que después llegó a ser Obispo Auxiliar de San José Monseñor Antonio Troyo. “La misa era en latín, mi papá que sabía latín me enseñó lo básico del latín para que yo no repitiera sin saber lo que estaba diciendo”. “En ese ambiente entre rosarios y eucaristías fui creciendo”.

“ME NACIÓ EL DESEO DE ENTRAR AL SEMINARIO”
Él estudio en una escuela pública de San José de Costa Rica, pero poco después nace dentro de él una inquietud a la vida sacerdotal.” “Me nació el deseo de entrar al seminario a la edad de trece años, había un seminario menor, entonces entré y cuando estaba en cuarto curso hicieron unas pruebas para dar unas becas y yo me la gané para ir a estudiar a Roma y una parte universitaria al seminario mayor, pero resulta que yo no había acabado mi secundaria y el señor Obispo de allá Carlos Humberto Rodríguez me envío a un seminario que queda en el sur de Francia, y allí termine mi secundaria sacando bachillerato francés y después pasé a Roma con la Pontificia Universidad Gregoriana, allí curse toda la filosofía y comencé la Teología, después decidimos el director espiritual y yo que no debía seguir mi formación, uno entra al seminario también a discernir si es o no su vocación y en ese momento pensamos que no debíamos seguir”.
Así es que a la edad de 23 años desiste de la idea de ser sacerdote y regresa a su natal Costa Rica.

SU LLEGADA A HONDURAS
Él viene a nuestro país ya que en Costa Rica se realizó un Congreso de Filósofos Centroamericanos y la Universidad de Honduras pidió un profesor para aquí Honduras. “A mí me nombró la Universidad de Costa Rica para poderme prestar a la universidad de Honduras, vine aquí por un año, renové por otro y después me quedé”.

LA FAMILIA
A los dos años de estar aquí en Honduras formó su hogar “Mi esposa es licenciada en Pedagogía y tiene un posgrado en Filosofía, ella se llama Vilma Mondragón Alvarado, es de Choluteca y hemos tenido cuatro hijos: Diego, Marcela, Beatríz y Diana y tengo seis nietos”.
“Si bien yo me retiré del seminario, nunca se me ocurrió retirarme de la Iglesia, entonces ayudaba en parroquias y siempre hemos estado sirviendo a la Iglesia”.
Él ha forjado una larga carrera profesional en el país, ha sido Jefe del Departamento de Filosofía, coordinador de la carrera de Filosofía, director académico de la Universidad, ha laborado en UNITEC. Desde hace cinco años es profesor del Seminario Mayor Nuestra Señora de Suyapa.p5dialogos3

ANÉCDOTA
Recuerda que  cuando asistió a la Ordenación Diaconal del Doctor Elio David Alvarenga al salir uno de los sacerdotes le dijo “miren Carlos va a ser el próximo y otros dijeron lo mismo eso lo escuchó el Obispo Auxiliar Monseñor Juan José Pineda que quien también dijo lo mismo y el Cardenal Rodríguez dijo: pidan y recibirán”. “Yo lo tomé a broma, mi sorpresa fue que a los días el Padre Tony Salinas que estaba en mi comunidad de Santa Lucía,  me comentó que habían discutido el asunto en reunión de Clero y que habían dado el visto bueno, siempre y cuando mi esposa Vilma estuviera de acuerdo, yo hablé con ella y le expliqué lo que eso significaba…, ella conversó con el Padre Tony Salinas y al salir me otorgó el permiso”.
Desde entonces don Carlos Echeverría comenzó su periodo de preparación que ha durado alrededor de tres años “He continuado mis estudios de Teología, aprendiendo un poco más de Pastoral, viendo algo más sobre Liturgia”.

OBEDIENCIA
“Sé que el Diácono tiene las funciones que el Obispo quiera darle, él nos puede dar funciones de caridad, ocuparse de lo que llamados nosotros la dimensión samaritana, o puede ser que un Diácono esté ligado a la enseñanza, también el Diácono tiene funciones Litúrgicas entre otras”. “Uno asiste al Obispo en el desarrollo de la Diócesis en este caso de la Arquidiócesis en las funciones que le asigne, vamos a ver que me asigna a mí”.
Al darse cuenta que sería nombrado como Diácono Permanente él se informó: “Me fui de inmediato a Documentos del Vaticano para ver cuáles eran las funciones, requisitos y la manera de prepararse vi que era una función seria, de hecho no es que uno quiera ser Diácono o que uno lo haya buscado, sino que es un llamado del Señor, si ya estaba comprometido como laico pues ahora se me hace este llamado de entregarme más dentro de la vida de la Madre Iglesia”.
Él cuenta con el apoyo de su familia, quienes muy jubilosos  serán testigos de este acontecimiento histórico, él será el segundo Diácono Permanente Ordenado en nuestro país.

 

Diálogo “Fe y Razón”
Diaconado permanente
Carlos E. Echeverría Coto
carlosecheverriac@gmail.com
El diácono es el ministro consagrado menos conocido. La razón es muy sencilla. El diaconado, que tuvo abundantes representantes en los primeros siglos dela Iglesia, muchos de los cuales llegaron a los altares, fue desapareciendo como institución permanente. El por qué se lo dejo a los expertos en Historia Eclesiástica. Únicamente recordaré, en primer lugar, que durante las primeras seis décadas del siglo XX (y desde muchísimo tiempo atrás), eran ordenados diáconos únicamente quienes se preparaban al sacerdocio –o sea que se trataba de un ministerio transitorio. En segundo lugar, que el Concilio Vaticano II, en la Constitución Dogmática Lumen Gentium sobre la Iglesia, numeral 29 resolvió “…restablecer en adelante el diaconado como grado propio y permanente”, habiendo recordado pocas líneas atrás que se trata de “…el grado inferior de la jerarquía”. En tercer lugar se dispone que pueden optar al diaconado permanente hombres jóvenes, quienes deberán conservarse célibes, pero también “…hombres de edad madura, aunque estén casados.”
La feligresía católica de Honduras ha tenido poca oportunidad de interactuar con los diáconos, pues, además de su tradicional condición transitoria, su número ha sido insuficiente para cubrir todas las parroquias y su duración ha sido breve. Les han visto ayudando en el altar, quizá bautizando, leyendo el evangelio y tal vez predicando. Otros menesteres pastorales también los realizan los seminaristas, los ministros extraordinarios de la comunión y los delegados de la Palabra.
Es oficio propio del diácono, según Vaticano II “…la administración solemne del bautismo, el conservar y distribuir la Eucaristía, el asistir en nombre de la Iglesia y bendecir los matrimonios, llevar el viático a los moribundos, leer la Sagrada Escritura a los fieles, instruir y exhortar al pueblo, presidir el culto y la oración de los fieles, administrar los sacramentales, presidir los ritos de funerales y sepelios” además de estar “dedicados a los oficios de caridad y
En la Iglesia hondureña la decisión de ordenar varones casados como diáconos permanentes, es muy reciente (unos 3 años), al punto de tener en la Arquidiócesis de Tegucigalpa un único diácono permanente en la persona del Rector de la Universidad Católica, Dr. Elio David Alvarenga. El que esto escribe será, Dios mediante, el segundo, a partir del 20 de junio. Algunos diáconos permanentes, ordenados en el extranjero y pertenecientes a órdenes religiosas, en poco número, han estado ocasionalmente apoyando a la jerarquía en algunas diócesis de Honduras. Tal es el caso actual del Diácono José Peñate, en la cuasi parroquia de la Santísima Trinidad.
Los diáconos permanentes casados lo llegan a ser, mediante autorización de su esposa. No puede ser de otro modo, pues se trata, en ambos casos, de un estado de vida de carácter sacramental, cuyos efectos son permanentes. Las responsabilidades de esposo y padre no se deben ver afectadas, antes bien, deberán ser desempeñadas con mayor dedicación, si cabe. Por su parte, se espera que la familia de estos diáconos sea ejemplo de vida cristiana en sus respectivas comunidades y brinden su apoyoen el desempeño de las funciones en que puedan cooperar.
Pedimos a nuestros amables lectores oraciones reiteradas por todos los que en estas semanas y en toda Honduras, están recibiendo el orden presbiteral y el orden diaconal.

por Suyapa Banegas en Semanario Fides

Comienza en la diócesis de Down y Connor, Irlanda, el diaconado permanente con las ordenaciones de nueve diáconos

El domingo, 14 de octubre de 2018, el obispo Noel Treanor celebró la misa de ordenación de nueve candidatos al diaconado permanente. Estas han sido las primeras ordenaciones para el diaconado permanente en la Diócesis de Down y Connor.

Hablando antes de la ordenación histórica, el Obispo Treanor dijo: “Acojo con satisfacción la llegada del diaconado permanente a nuestra diócesis. Saludo a los nueve hombres que serán ordenados el domingo en la catedral de San Pedro, Belfast. “A estos hombres y a sus familias, les expreso mi más sincera gratitud y aprecio y les aseguro las oraciones y el apoyo de mí mismo y de los sacerdotes y pueblos de Down y Connor”.

Los ordenados como diáconos permanentes son: Joseph Baxter, Terence Butcher, Brendan Dowd, Brett Lockhart, James McAllister, Gregory McGuigan, Patrick McNeill, Kevin Webb y Martin Whyte.205721600-50bf841b-e1d3-49ba-a2d5-4b980164d86a

Un abogado que se convirtió en uno de los nueve hombres que fueron ordenados diáconos ayer ha hablado de su alegría.

El destacado abogado Brett Lockhart QC, quien representó a las familias de los bombardeos de Omagh, fue criado como presbiteriano pero luego se convirtió en católico.

Dijo que estaba encantado de estar entre los ordenados en la catedral de San Pedro en el oeste de Belfast ayer.

“Estoy muy contento”, dijo.

“Fui presbiteriano y me convertí en católico hace 20 años, y este ha sido un viaje extraordinario.

“Sigo amando partes de los antecedentes presbiterianos de los que provengo, pero al ser recibido en la Iglesia Católica, y ahora poder servir a la Iglesia, es simplemente abrumador y brillante”.

Nueve hombres fueron ordenados diáconos permanentes en la Diócesis de Down y Connor. Son los primeros diáconos que se ordenan en la diócesis desde que el Concilio Vaticano II reintrodujo el Diaconado Permanente.

La ordenación de nueve diáconos en la Catedral de San Pedro Belfast ayer. Foto de Ann McManus.

la ordenación de los hombres fue celebrada por el obispo de Down y Connor, Noel Treanor.

Leer más:  Nueve nuevos diáconos de Down y Connor incluyen abogados y maestros

Obispo Treanor felicitó a los hombres en su ordenación y expresó su agradecimiento por su dedicación.

“A estos hombres y a sus familias, les expreso mi sincera gratitud y aprecio y les aseguro mis oraciones y mi apoyo. Los recomiendo a las oraciones de las personas, sacerdotes y religiosos de la Diócesis de Down y Connor”, dijo.

“Agradecemos y felicitamos a estos hombres por el tiempo y la energía que han dedicado a la formación. También agradecemos y felicitamos a las esposas que los acompañaron y apoyaron en el camino”.

El padre Philip Mulryne (ex futbolista) fotografiado en la ordenación de nueve diáconos en la catedral de San Pedro en Belfast ayer. Foto de Ann McManus.

Un diácono permanente recibe su misión del Obispo y luego se le asigna trabajar como miembro de un equipo, bajo el liderazgo del párroco.

Tienen la intención de desempeñar un papel clave para alentar a la congregación a participar activamente en la iglesia.

Después de su ordenación, el ministerio de los nueve nuevos diáconos incluirá servir en el altar durante la misa, llevar la Eucaristía a los enfermos en el hogar y en el hospital, presidir la exposición de la Santa Cena y la bendición, celebrar bautizos y matrimonios y presidir En los ritos funerarios incluyendo recepción y entierro.

 Obispo Noel Treanor en la ordenación de nueve diáconos en la catedral de San Pedro. Imagen de Cliff Donaldson

Los fieles asisten a la ordenación de nueve diáconos en la catedral de San Pedro. Imagen de Cliff Donaldson

205613309-3a67c768-20d2-444c-aad9-2acf26dd38bd

por Áine Quinn en Irishnews

 

 

 

El Sínodo, la crisis y una pregunta: ¿Qué pasa con los diáconos?

Durante el verano, cuando se conocieron las noticias sobre el informe del Gran Jurado de Pensilvania y la profunda crisis que rodeaba al entonces cardenal McCarrick,comencé a escuchar a los diáconos de todo el país y pregunté: ¿qué hay de nosotros?

A medida que pasaron las semanas, más se han preguntado por qué no ha habido discusión acerca de cómo involucrar al diaconado para ayudar a reformar, a sanar, a acompañar a la Iglesia y a sus miembros más estrechamente durante estos tiempos difíciles.29571321_634660253532655_5395579391606932594_n

Los diáconos, después de todo, tienen un rol único: vivimos y trabajamos estrechamente con los laicos, pero también servimos junto a los sacerdotes y obispos en la liturgia y en el ministerio. Estamos a horcajadas en dos mundos.

El Directorio Nacional señala:

Por ordenación, los diáconos son miembros del clero. La gran mayoría de los diáconos en los Estados Unidos, casados ​​o célibes, tienen un empleo secular y no participan exclusivamente en ministerios específicos relacionados con la iglesia. Esta combinación de un ministro ordenado con una ocupación secular y obligaciones personales y familiares puede ser una gran fortaleza, oportunidad y testimonio para los laicos sobre cómo ellos también podrían integrar su llamado bautismal y su estado en la vida al vivir su fe cristiana en la sociedad.

… En colaboración con su obispo y los sacerdotes de su diócesis, el diácono tiene un papel especial para promover la comunión y contrarrestar el fuerte énfasis en el individualismo que prevalece en los Estados Unidos. Apartado para servir, el diácono une a los segmentos individuales y diversos de la comunidad de creyentes. En sus obras de caridad, el diácono guía y da testimonio de la Iglesia “el amor de Cristo por todos los hombres en lugar de los intereses e ideologías personales que son perjudiciales para la universalidad de la salvación. . . “La diaconía de la caridad conduce necesariamente a un crecimiento de la comunión dentro de las Iglesias particulares ya que la caridad es el alma misma de la comunión eclesial”.

Continúa:

La mayoría de los diáconos en los Estados Unidos están casados. Estos hombres traen al Sacramento de las Órdenes Sagradas los regalos que ya se recibieron y que aún se nutren a través de su participación en el Sacramento del Matrimonio. Este sacramento santifica el amor de los esposos y esposas, haciendo de ese amor un signo eficaz del amor de Cristo por su Iglesia. El matrimonio requiere una “entrega interpersonal de sí mismo, una fidelidad mutua, una fuente de [y apertura a] nueva vida, [y] un apoyo en momentos de alegría y tristeza”. Vivido en fe, este ministerio dentro de la Iglesia doméstica es una señal A toda la Iglesia del amor de Cristo. Forma la base del don único del diácono casado dentro de la Iglesia.

… Un diácono y su esposa, como hombre y mujer espirituales y como pareja, tienen mucho que compartir con el obispo y sus sacerdotes sobre el Sacramento del matrimonio. Una familia diaconal también trae una presencia y comprensión únicas de la familia doméstica. “Al enfrentar con espíritu de fe los desafíos de la vida matrimonial y las exigencias de la vida diaria, [el diácono casado y su familia] fortalecen la vida familiar no solo de la comunidad de la Iglesia sino de toda la sociedad”.

Entonces tenemos que preguntar: ¿qué pasa con los diáconos?

Como esposos, padres, abuelos y trabajadores de la viña secular, los diáconos tienen mucho que ofrecer y mucho que aportar durante este momento urgente en la historia de la Iglesia. Sin embargo, hasta el momento ha habido poco esfuerzo por incluir a los diáconos o sus familias en las discusiones en curso sobre cómo abordar la crisis de abuso sexual que ahora agita a los fieles. Quizás aún más sorprendente: no se ha mencionado a ningún diácono involucrado en el Sínodo que tenga lugar actualmente en Roma. Algunos de mis lectores se han preguntado: ¿hay diáconos incluso allí?28280145_1730344370363860_2865256313969410510_n

Recientemente, tuve una discusión con mi pastor sobre este tema. “La gente me dirá cosas que no te dirán”, le dije. “Déjame decirte lo que estoy escuchando”. Compartí con él las ansiedades y la ira de algunas de las personas en los bancos, y el deseo expresado de tantos que me han dicho que quieren que la Iglesia escuche, que responda, para ser responsable Ellos quieren que sus voces sean escuchadas. Estoy seguro de que hay más diáconos por ahí que podrían ofrecer un testimonio similar, e incluso, quizás, ayudarnos a encontrar el camino a seguir.

Y luego está la relación especial del diácono con el sacerdocio. Los diáconos trabajan en estrecha colaboración con sus pastores y sacerdotes, unidos por la unidad de las órdenes sagradas. Ahora, más que nunca, nuestros sacerdotes nos necesitan. Muchos sacerdotes están en crisis en este momento. Necesitan nuestro apoyo, nuestras oraciones, nuestra comunión, nuestra fraternidad; necesitan recordarse, la mayoría de las veces, de la alegría intrínseca del espíritu diaconal, ¡el gran privilegio de servir al pueblo de Dios! En la convocatoria de diáconos en mi diócesis, Brooklyn, hace unos meses, el obispo Frank Caggiano habló de sus años como director de formación de diaconados en la diócesis y describió, con entusiasmo, cómo este ministerio lo había ayudado a redescubrir la alegría de su sacerdocio. Es una alegría que todos compartimos y queremos transmitir.

Entonces, la pregunta sigue siendo para todos los que dirigen la Iglesia en este momento: ¿qué pasa con los diáconos?

Estamos aquí para ayudar. Estamos aquí para escuchar. Estaban aquí. 

¿Qué podemos hacer?

por el diácono Greg Kandra

El diaconado, una llamada de Dios para toda la familia

Mi padre Jorge Coronado Herrera es al día de hoy diácono permanente de la iglesia católica desde hace poco más de tres años, tuvo que estudiar alrededor de cinco años o más y estuvo un año de vida pastoral asignado a una parroquia, al principio de este llamado nos explicó como familia cuál era su meta y con humildad solicitó nuestra colaboración y apoyo, ya que sin la aprobación familiar, el camino se torna complicado, la realidad es que es más una aprobación de pareja ya que en su caso es casado y laico comprometido y antes  de su vocación (llamado) al diaconado permanente tiene esposa e hijos. En casa entendimos y aceptamos, que si como parte de su necesidad para su lograr su meta era apoyarle, lo haríamos sin problema, pero la verdad es que no teníamos ni idea de las bendiciones que conlleva tener un diácono en casa, los hijos no dejamos de ser personas con intereses y necesidades particulares y a veces cada quien girando en su mundo, pero mi padre nos hablaba de la responsabilidad, respeto y cuidado de las horas de estudio, celebraciones y prácticas naturales de la formación diaconal. En esos años mis hermanos y yo crecíamos a nuestro entender e intereses naturales y personales, intentando causar la menor incomodidad posible para la vida de mis padres, como lo intentan todos, supongo. Mi padre de por si para mí, es un hombre sobrio, sensato, amoroso, comprensivo y firme de carácter y espíritu, la travesía transcurría y las situaciones familiares por sencillas que fueran, a través de él las canalizábamos a la fe y al amor de Dios, ignoro si usted que me lee, ha hecho esta prueba de canalizar sus situaciones del día a día a su fe, si no, usted sabrá la mejor forma que le funcione y es de mucho respeto, pero desde mi experiencia como familia nos ha funcionado a nosotros.1102143acaf8094

A mis padres al principio del 2017 les viene un problema de salud realmente grave de mí parte, yo su hijo Fernando de 32 años en ese momento y ya a punto de llegar a los 33 el día de hoy. Se me presentó una mañana de lunes del mes de enero un derrame cerebral causado por una crisis hipertensiva, no es como un catarro que te despiertas y sigues tu vida, fue un tema, con secuelas, que cambió mi vida, mi padre ya estando ordenado diácono, me da un acompañamiento espiritual, no solo necesario, sino sanador, no solo físico, sino de espíritu, de alma, de lesiones acumuladas por de vida, y hoy con claridad puedo decir que mi recuperación ha sido más satisfactoria de espíritu que de cuerpo, tal vez los  científicos me tilden de idiota o irreverente, pero la sanidad y recuperación que tengo hoy, tiene mucho que ver con la orientación de mi padre, porque si bien me urgía sanar lo físico y era fundamental, el espíritu me dio fuerza y voluntad para avanzar, en general toda mi familia ha sido fundamental, pero resalto la cercanía espiritual de mi padre con  Dios para mi recuperación del alma pues la visión y el concepto desde donde te hacen ver las situaciones por las que atravesamos de momento en nuestra vida. Un ser humano ordinario puede hacer mucho en tu vida, pero creo que no tiene la profundidad con la que te habla alguien que busca a Dios a todas horas. No dudo que usted querido lector tenga experiencias de vida más contundentes que las mías sin necesidad de Dios y las respeto, pero con humildad y afecto le agradezco su tiempo para leer esta columna que no pretende cambiar su visión de las cosas, es algo muy personal que yo viví y sigo viviendo, no es fácil salir adelante después de un derrame cerebral. Hoy camino con bastón, me traslado en taxi a mi trabajo, que por la gracia de Dios y buen corazón de muchas personas aun conservo, sigo con terapias diarias para mi recuperación y continúo agradeciendo a Dios por tantas personas que estuvieron a mi lado en esos momentos tan difíciles pero que me han dejado tanto aprendizaje en mí ser. De no ser por la cercanía de mis amigos y familiares, personal médico, etc. no estaría escribiendo esto. Hay tanto que agradecer a Dios en la presencia de tanta gente que se involucró y comprometió conmigo hasta verme recuperado y que aun al día de hoy siguen haciéndolo. Quiero agradecer de manera especial a mis tíos y familia, al colegio diaconal de la Arquidiócesis de Yucatán que siempre estuvieron y siguen estando pendientes de mi recuperación, de manera especial a los hermanos en Cristo de mi padre.fernandoxcoronado_png_1897867670.png_793492074

Por Fernando Coronado en La Verdad

“Una mirada a los diáconos permanentes de América Latina y de Santiago de Chile” por Miguel A. Herrera, diac.

“Una mirada a los diáconos permanentes de América Latina y de Santiago de Chile”

Resumen:  Este artículo aborda la realidad de los diáconos permanentes, en dos partes, la primera se refiere a un diagnóstico social y pastoral de los diáconos en América Latina  entre los años 2007 y 2015, y la segunda se refiere a los resultados de la encuesta sobre necesidades de formación continua de los diáconos permanentes de Santiago y de sus esposas, efectuada en el año 2016.

Abstract: This article addresses the reality of permanent deacons, in two parts, the first one refers to a social and pastoral diagnosis of deacons in Latin America between 2007 and 2015, and the second refers to the results of the survey on the need for ongoing formation of the permanent deacons of Santiago and their wives, held in 2016.

Palabras claves:  diáconos permanentes,  realidad social y pastoral, necesidades de formación de los diáconos

Keywords: permanent deacons, social and pastoral reality, deacons formation needs

gale57d444be51078_10092016_237pm

Primera parte: “Diagnóstico social y pastoral de los diáconos de América Latina, entre los años 2007 y 2015”

La población de los diáconos permanentes muestra una dinámica evolutiva significativa: aumentan en 2015 del 14,4% en comparación con hace cinco años, pasando de 39.564 a 45.255 unidades. El número de diáconos mejora en todos los continentes a ritmo notable. En Oceanía, donde todavía no alcanzan el 1% del total, aumentan en un 13,8%,  igual a 395 unidades. El dato también mejora en áreas donde su presencia es cuantitativamente significativa. En Estados Unidos y Europa, donde reside aproximadamente el 98% de la población total, los diáconos han aumentado, en el intervalo de tiempo considerado, respectivamente, del 16,2 y  del 10,5 por ciento. (Anuario de la Iglesia, Vaticano,  2017)

En la actualidad, hay aproximadamente 7.000 diáconos permanentes en los países de América Latina y el Caribe.  ¿Cómo es su realidad familiar, social  y eclesial?.                                                   Con el apoyo del Centro Internacional del Diaconado de América Latina, CIDAL, se inició la aplicación de encuestas a los diáconos permanentes de los países latinoamericanos, en el año 2007, con el objetivo general de conocer su realidad social y pastoral y, de esa manera, poder contribuir a fortalecer nuestra identidad y nuestro ministerio de servicio, en los ámbitos de la Liturgia, de la Palabra y de la Caridad, en nuestras respectivas diócesis, parroquias y unidades pastorales. Este diagnóstico es de tipo exploratorio, ya que no se ha tenido un universo de diáconos por cada país, y por lo tanto, no se ha contado con una “muestra representativa” de ellos. Solamente hemos contado con la respuesta libre, voluntaria y anónima de diáconos de distintos países. En el año 2007 se recibió un total de 240 encuestas respondidas y así -cada año- se aplicó nuevamente este instrumento.

En el año 2015 se recibió un total de  339 encuestas respondidas por los diáconos latinoamericanos.

1.- Principales resultados de la encuesta:

El promedio de edad de los diáconos en el año 2007 era de 62 años y en el año 2015 dicho promedio descendió a 59 años.  En relación al estado civil de los diáconos, en el año 2007 el 91,7% estaba casado, lo que tuvo un leve descenso al 90,5% en el año 2015.  Por el contrario, los diáconos viudos aumentaron del 7,5% en 2007, al 9,3% en el año 2015.  En el año 2007 el promedio de años de matrimonio de los diáconos era de 31,8 años, lo que subió a 34,0 años, en el año 2015. El promedio de hijos de los diáconos subió de 2,98 hijos en 2007, a 3,75 hijos en el 2015.

La proporción de diáconos encuestados que cuentan con educación universitaria completa descendió del 31,2% en el año 2007, al 26,0% en el año 2015.  En el año 2007 el 72,1% de los diáconos se encontraba trabajando, lo que aumentó al 78,0% en el año 2015.  Los diáconos desempleados (cesantes o parados) aumentaron del 5,4% en 2007 al 9,0% en el año 2015. En el año 2007 el 50,% de los diáconos tenía un ingreso mensual del grupo familiar de hasta 1.200 dólares (su equivalente), lo que aumentó al 54,0% en el año 2015.miguel-ang

El 65,8% de los diáconos que respondieron la encuesta en 2007 fueron ordenados desde el año 2.000 en  adelante, lo que aumentó al 76,0% en  2015.  En el año 2007 el 64,6% de los diáconos participaba junto a su esposa, en una pequeña comunidad de diáconos, lo que descendió rotundamente al 43,0% en 2015. En  2007 el 11,7% de los diáconos no asistía nunca a las reuniones diocesanas de diáconos, lo que aumentó considerablemente al 25,0% en 2015.

En relación a los servicios que realizan los diáconos, el que efectúan con mayor frecuencia es el ministerio de Santificar -LITURGIA- (7,8 en el año 2007 y 8,7 en el año 2015), luego el ministerio de Enseñar -PALABRA- (6,96 en 2007 y 7,8 en el año 2015) y finalmente (el que menos realizan) el ministerio de Conducir -CARIDAD- (5,24 en 2007 y 5,6 en al año 2015).

En el año 2007 el 77,9% de los diáconos señaló que su formación inicial la recibió en una Escuela del Diaconado Permanente del Obispado, lo que aumentó fuertemente al 97,0% en el año 2015. En el año 2007 los diáconos señalaron que su formación inicial sistemática duró un total de 4,7 años, lo que aumentó a 5,9 años en el año 2015.

En el año 2007 el 85,0% de los diáconos indicaron que desde el primer llamado personal que sintieron hacia el diaconado hasta su ordenación diaconal transcurrió entre 0 y 10 años, lo que disminuyó al 65,0% en el año 2015.

En el año 2007 el 45,4% de los diáconos señalaron que sus esposas participaron entre el 76,0% y el 100% de su proceso de formación inicial como diáconos permanentes, lo que disminuyó al 25,0% en el año 2015. En el año 2007 el 75,0% de los diáconos señalaron que participan en cursos de formación al menos una vez al año, lo que disminuyó al 50,0% de los diáconos en el año 2015. En el 2007 el 8,7% de los diáconos indicó que no asiste a cursos de formación, lo que aumentó al 15,0% en el año 2015.  En 2007 los diáconos califican la formación inicial que recibieron con un 5,7 (podían poner notas de 1 a 7), lo que aumentó a 6,1 en el año 2015. En el año 2007 los diáconos evalúan su propia labor pastoral con nota 5,7 (de 1 a 7), lo que aumentó a 6,3 en el año 2015.

En relación  a su formación, el 90,4% de los diáconos (en 2007) están de acuerdo  que “en la formación inicial de los diáconos se debe realizar un período de práctica pastoral dirigida que debe ser evaluada continuamente”, lo que aumentó al 95,0% (en el año 2015). El 87,1% de los diáconos (en 2007) están de acuerdo que “se debe favorecer la asociación de los diáconos mismos, instando a que se fortalezca el orden diaconal diocesano, mediante reuniones frecuentes, a las que podría asistir acompañados de sus esposas”, lo que aumentó al 94,5% (en el año 2015) El 21,7% de los diáconos (en 2007) están de acuerdo que “las reuniones zonales de diáconos permanentes que se realizan son muy aburridas y poco útiles”, lo que aumenta al 34,5% (en el año 2015).

En relación a la participación diaconal, en el año 2007, el 25,4% de los diáconos opinaba que “los diáconos que no asisten a las reuniones zonales o diocesanas es porque tienen problemas económicos, familiares o de salud”, opinión que aumentó al 35,0% en el año 2015

.gale57d444bb5c925_10092016_236pm

En 2007 los diáconos evaluaban la relación con su párroco con nota 6,06 (de 1 a 7), lo que disminuyó a 5,21 en el año 2015. También disminuyó su evaluación de la relación que tenían con otros diáconos, de 6,01 en 2007 a 5,83 en el año 2015. Sin embargo, evaluaron mejor su relación con su Obispo, con nota 5,88 en 2007, y de 5,92 en el año 2015. Además, mejoró la evaluación de la relación de los diáconos con su propia comunidad eclesial de base, con nota 6,28 en 2007 y de 6,36 en el año 2015.

Para mejorar y fortalecer el orden diaconal en su zona o diócesis, el 30,8% de los diáconos sugirió que “haya un buen equipo de acompañamiento diocesano” (en 2007), sugerencia que aumentó al 34,5% de los diáconos (en el año 2015).

Lo mejor de ser diácono permanente es “poder servir a los hermanos necesitados”, respuesta que la dio el 35,0% de los diáconos en 2007 y que aumentó considerablemente al 62,0% en el año 2015.

El principal desafío que hoy enfrentamos los diáconos permanentes es “que se valore nuestra identidad como diáconos”, respuesta que dieron el 26,7% de los diáconos en 2007 y el 51,1% en el año 2015.  El principal sueño que tienen los diáconos es ”poder servir mejor en mi comunidad o parroquia”, respuesta que indicaron el 29,6% de los diáconos en el año 2007 y el 49,3% en 2015.

El 88,5% de los diáconos en 2008 y el 95,6% de los diáconos en el año 2015, señalaron que  su vocación diaconal se forjó principalmente en “su familia”.  El 84,7% de los diáconos en 2008 y el 83,7% de los diáconos en el año 2015, señalaron que  su vocación diaconal se forjó principalmente en “su parroquia”.

La primera acción pastoral que realizarán los diáconos será la de “Evangelización en mi sector habitacional”, respuesta que dieron el 13,9% de los diáconos en 2008 y el 28,2% en el año 2015.  La segunda acción pastoral que realizarán los diáconos será la de “preparar una catequesis permanente para los laicos”, respuesta que dieron el 9,8% de los diáconos en 2008 y el 28,9% en el año 2015. La tercera acción pastoral que realizarán los diáconos será la de “animar la pastoral social, a la luz de la Doctrina Social de la Iglesia”, respuesta que dieron el 8,7% de los diáconos en 2008 y el 24,6% en el año 2015.

 42422393_2621809437836060_3108882304496304128_n

 

2.- Conclusiones:

En el lapso de estos últimos nueve años, desde 2007 a 2015, en que se ha realizado este diagnóstico, se aprecia un “rejuvenecimiento” de los diáconos latinoamericanos encuestados (de 62 a 59 años de promedio).  Las tres cuartas partes de los diáconos que han respondido la encuesta fueron ordenados después del año 2.000, por lo tanto son más jóvenes. Nueve de cada diez diáconos encuestados está casado, y tienen un promedio de 34 años de matrimonio, con un promedio de 3,75 hijos cada uno.  Se ha presentado un descenso en la proporción de diáconos que cuentan con educación universitaria completa, lo que implica que otros sectores -con menor nivel educacional- también están accediendo al diaconado en América Latina. Casi ocho de cada diez diáconos se encuentra trabajando en la actualidad y los diáconos desempleados representan al 9,0% del total. Más de la mitad de los diáconos tiene un ingreso mensual familiar inferior a los 1.200 dólares, cifra que ha ido aumentando en los últimos años, debido  a la crisis económica que han enfrentado los países de la región.

Entre los años 2007 y 2015, ha disminuido la proporción de diáconos que participan junto a sus esposas en pequeñas comunidades de diáconos y , al mismo tiempo, ha aumentado la proporción de los diáconos que no asisten nunca a reuniones zonales o diocesanas de diáconos.

 

 

 

El ministerio que más realizan los diáconos es el de la Liturgia, luego el ministerio de la Palabra y finalmente el ministerio de la Caridad, que aunque haya ido aumentando en los últimos años, todavía es el que está menos desarrollado entre los diáconos, debido a las continuas solicitudes que reciben en sus comunidades y parroquias, en los ámbitos de la Liturgia y de la Palabra.

Casi la totalidad de los diáconos señalaron que su formación inicial la recibieron en una Escuela del Diaconado Permanente del Obispado, lo que es un signo de desarrollo y de crecimiento muy importante en la región.  Además, los años de formación diaconal han ido aumentando en años de duración y en la calidad de sus procesos formativos. La gran mayoría de los diáconos indicaron que entre el primer llamado personal que sintieron hacia el diaconado , hasta su ordenación diaconal había transcurrido un tiempo de hasta diez años.  Por lo tanto, eso implica que han podido desarrollar un adecuado proceso de discernimiento personal y familiar.  Se aprecia -con preocupación- una disminución de la participación de las esposas de los diáconos en los cursos de formación inicial al diaconado. También ha disminuido la participación en cursos de formación de los diáconos, al menos una vez al año. Ha aumentado la calificación que los diáconos ponen a la formación inicial recibida para el diaconado y la mayoría  de los diáconos considera que esa formación debe contar con un período de práctica dirigida, la que debe ser evaluada.

También ha ido  mejorando la evaluación que los diáconos hacen de su propia labor diaconal, y la mayoría está de acuerdo en que se debe favorecer la asociación de los mismo diáconos y a que se fortalezca el orden diaconal diocesano, en el que participen junto a sus esposas.

Una tercera parte de los diáconos opina que los diáconos que no participan en las reuniones zonales o diocesanas es porque tienen problemas económicos, familiares o de salud.

Ha disminuido la evaluación de su relación con sus párrocos  y de su relación con otros diáconos.  Sin embargo, ha mejorado su evaluación de la relación con sus Obispos y con su comunidad eclesial de base.

Los diáconos sugieren que haya un buen equipo de acompañamiento diocesano para los diáconos, y el desafío que plantean es que se valore nuestra identidad como diáconos en la Iglesia y así puedan lograr el sueño de servir mejor a sus comunidades o parroquias.

Los diáconos consideran que su vocación diaconal se forjó en sus familias y en sus parroquias.

Las principales acciones pastorales que los diáconos encuestados quieren desarrollar,  a la luz de las Conclusiones de la V Conferencia de Aparecida, que invita a los diáconos a  “un testimonio evangélico y un impulso misionero para que sean apóstoles en sus familias, en sus trabajos, en sus comunidades y en las nuevas fronteras de la misión” (208), son las de “evangelización en  mi sector habitacional”, “preparar una catequesis permanente para los laicos”  y “animar una pastoral social, a la luz de la Doctrina Social de la Iglesia”.

El compromiso del diacono permanente es de testimonio evangélico. El diácono, dentro de su doble sacramentalidad junto a su familia, debe convertirse en un verdadero apóstol dentro del ámbito en el que está inmerso, su trabajo, su hogar, su barrio. Un diácono permanente debe ser un misionero permanente, debe ser un impulsor misionero de todos aquellos que le rodean.

Segunda parte:   Síntesis de los resultados de la Encuesta sobre necesidades de formación de los diáconos permanentes de Santiago y de sus esposas.

En la arquidiócesis de Santiago hay 393 diáconos permanentes (en el año 2017), de los cuales se ha formado una pequeña comisión para evaluar y diseñar una propuesta para la formación continua de ellos y de sus esposas, que les permita mejorar su ministerio diaconal. A continuación, se comparten los resultados de una encuesta aplicada a los diáconos y a sus esposas, entre los meses de junio y agosto de 2016.

1.- Pastoral zonal o ambiental:

Zona o pastoral: Diáconos: Esposas de diáconos: Total:
Norte     4     2     6
Sur   20   14   34
Oriente     7     7   14
Oeste     6     6   12
Cordillera   12     6   18
Centro     4     2     6
Maipo     3     2     5
Educación     2     2     4
Social     1     1     2
Familia     2     1     3
Otra     3     2     5
Total   64   45 109

La mayor parte de los encuestados son de la zona Sur (34), de la zona Cordillera (18), de la zona Oriente (14) y de la zona Oeste (12).

2.- Ámbito donde desempeñan su servicio:

Ámbito: Diáconos: Esposas de diáconos: Total:
Urbano, medio y alto 23 11   34
Urbano popular 37 30   67
Rural   2   2     4
Urbano y rural   2   2     4
Total 64 45 109

Los respondentes de la encuesta desempeñan su servicio principalmente en el ámbito urbano popular (67) y urbano, medio y alto (34)

3.- Ocupación o empleo en la actualidad:

Ocupación o empleo: Diáconos: Esposas de diáconos: Total:
Trabaja dependiente   31    6   37
Trabaja independiente   15    4   19
Cesante     6    3     9
Pensionado, jubilado   12    7   19
Dueña de casa     –  25   25
Total   64  45 109

 

La mayor parte de los encuestados trabaja en forma dependiente (37)  y en forma independiente (19). El 8,3% de los encuestados se encuentra cesante y el 55.6% de las esposas de los diáconos son dueñas de casa (25).

4.-  Cantidad de servicios específicos que desarrollan:

Cantidad de servicios: Diáconos: Esposas de diáconos: Total:
1-2   33   25    58
3-4   19   14   33
5-6     5      3     8
7-8     7     3   10
Promedio: 3,06 3,88 3,40

 

Los encuestados desarrollan un promedio global de 3,40 servicios específicos, los diáconos desarrollan un promedio de 3,06 servicios y las esposas de los diáconos desarrollan un promedio de 3,88 servicios.

 

 

 

 

 

 

5.- Servicios específicos que desarrollan (respuestas múltiples):

Servicios específicos: Diáconos: Esposas de diáconos: Total:
Liturgia  24 14 38
Pastoral matrimonial  12   7 19
Comunidades cristianas de base  10   8 18
Catequesis sacramental    8   7 15
Parroquia, C. Eclesial de base  16   3 19
Pastoral bautismal  12   4 16
Pastoral familiar    7   7 14
Formación de laicos    7   4 11
Misiones, pastoral misionera    7   3 10
Pastoral social    6   4 10
Bautismos  10  — 10
Matrimonios    9  —   9
Pastoral educación, colegios    2   6   8
Pastoral de la salud, del dolor    4   3   7
Apoyar a estudiantes diaconado    5   5 10
Responsos y bendiciones    8  —   8
Pastoral de alcohol y drogas    4   1   5
Otros, varios  35 26 61

 

Los servicios específicos que más desarrollan los encuestados son: Liturgia (38), Pastoral matrimonial (19), Parroquia, Comunidad eclesial de base (19), Comunidades cristianas de base (18) y Pastoral bautismal (16).

 

En la página siguiente se especifican los demás servicios que desarrollan los encuestados.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Otros servicios específicos que desarrollan (respuestas múltiples):

Servicios específicos: Diáconos: Esposas de diáconos: Total:
Ayuda Fraterna 2 2 4
Ofrendas 2 2
Grupo Madrugadores 1 1
Servicios diaconales en el trabajo 2 2
Grupo de María 2 1 3
Coro 2 2
Retiros 1 1 2
Catecumenado 1 1 2
Bailes religiosos 1 1
Pastoral de la diversidad sexual 1 1
Consejo de Asesores 2 2
Pastoral del adulto mayor 2 3 5
Entrevista de novios 4 4
Comité económico 3 2 5
Pastoral rural 1 1 2
Comunidad de diáconos 2 2 4
Pastoral de la calle 2 1 3
Asesor de Pastoral juvenil 3 1 4
Pastoral penitenciaria 2 1 3
Lectio divina 2 1 3
Grupos de vecinos 2 2
Partido político 1 1
Centro de desarrollo social 1 1
Ecumenismo 1 1
Pastoral del trabajo 1 1
Suma de otros servicios varios: 35 26 61

 

6.- Modalidad de formación que prefiere:

Modalidad de formación preferida: Diáconos: Esposas de diáconos: Total:
Presencial   35   20   55
Por internet   12     8   20
Mixto   13   11   24
Me da igual     4       6   10
Total   64   45 109

Las modalidades de formación que más prefieren los encuestados son: presencial (55), por internet (20) y mixto (24)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

7.- Materias o temas de formación que le hacen falta o le parecen importantes para su servicio (respuestas múltiples):

Materias o temas de formación: Diáconos: Esposas de diáconos: Total:
Doctrina social de la Iglesia  17   6 23
Misiones, pastoral misionera  13   6 19
Comunidades cristianas de base  11   5 16
Pastoral familiar  10   6  16
Liturgia    7   8 15
Biblia  13   8 21
Acompañamiento espiritual  10   9 19
Acompañamiento matrimonial    6 10 16
Cristología    7   3 10 
Espiritualidad    8   4 12 
Ecumenismo y diálogo religioso    6   2   8 
Formación de laicos    6    2   8 
Pastoral social    5     2   7 
Salud mental    5     2   7 
Magisterio de la Iglesia    7   3 10
Diáconos y periferias    6    —   6 
Religiosidad popular   5   1   6
Pastoral del dolor   4   3   7
Alcoholismo y drogadicción   5   1   6
Matrimonio diaconal   4   2   6
Pastoral de educación   4   1   5
Homilética   7   —   7
Exhortación Amoris Laetitia   4   3   7
Otros , varios 71 35 106

 

Las materias o temas de formación que más les hacen falta o le parecen importantes a los encuestados son los siguientes:

Doctrina social de la Iglesia (23), Misiones, pastoral misionera (19), Comunidades cristianas de base (16), Pastoral familiar (16), Liturgia            (15), Biblia (21) y Acompañamiento espiritual (19)

A continuación se especifican los otros temas de formación señalados por los encuestados.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Otras materias o temas de formación que le hacen falta o le parecen importantes para su servicio (respuestas múltiples):

Materias o temas de formación: Diáconos: Esposas de diáconos: Total:  
Teología moral 2 1 3  
Psicología 1 1  
Eclesiología 3 1 4  
Signos de los tiempos 2 2  
Concilio Vaticano II 3 1 4  
El diácono y su esposa 3 2 5  
Pedagogía pastoral 3 1 4  
Pastoral urbana 3 1 4  
Pastoral rural 2 1 3  
Oración 3 2 5  
Alejados de la Iglesia 3 1 4  
Antiguo Testamento 3 1 4  
Teoría de género 3 2 5  
Pastoral de la salud 3 1 4  
Educación popular 3 3  
Administración parroquial 3 2 5  
Pastoral de divorciados y separados 3 1 4  
Fe y cultura 2 2  
Misiones familiares 2 1 3  
Pastoral penitenciaria 2 2  
Fe y política 3 1 4  
Sindicalismo 2 2  
Sacramentos de iniciación a la vida cristiana 2 2 4  
Pastoral de la diversidad sexual 2 1 3  
Reconciliación, confesión 1 1 2
Aborto 2 1 3
Derecho canónico 1 1 2
Actualidad de la Iglesia 2 1 3
Psicología relaciones matrimoniales y familiares 2 2
Dinámicas de grupos 2 1 3
Temas claves para el trabajo pastoral 1 1
Acompañamiento en el duelo 2 2
Como defender nuestra Iglesia 1 1
Saber compartir entre diáconos 1 1
Consejería 1 1
Como dar retiros espirituales 1 1
Suma de otros temas de formación: 71 35 106

 

8.- Número de horas a la semana que los encuestados podrían dedicar a un programa de formación para diáconos y esposas:

N° de horas semanales para la formación: Diáconos: Esposas: Total:
01 hora     6   12   18
02 horas   30   15   45
03 horas   18   10   28
04 horas y más   10     8   18
Total   64   45 109

 

En total, el 41,3% de los encuestados pueden dedicar 2 horas semanales para la formación (45) y el 25,7% pueden dedicar  3 horas semanales a la formación (28).

 

 

9.- Ideas y sugerencias para el éxito de un Programa de formación permanente para los diáconos y sus esposas (respuestas múltiples):

Ideas y sugerencias: Diáconos: Esposas de diáconos: Total:
Cursos concretos y aterrizados   16   6 22
Con metodología participativa   10   9  19
Que sirvan a los diáconos    11   6  17
Que tengan flexibilidad     8   4   12
Que entreguen documentos y materiales     8   3  11
Cursos que sean replicables     7   4 11
Que se intercambien experiencias     6    2   8
Que se hagan los Sábado     5     3    8
Cursos de buen nivel académico     5     2    7 
Que preparen para la misión     4      2   6  
Que tengan continuidad     4   1   5   
Que sean talleres o blogs     3    3   6  
Cursos que sean evaluables     4     1   5 
Que aborden temas contingentes     5    —   5  
Jornadas zonales de formación diaconal     8   1   9
Como el Diplomado que realiza la PUC     4  —   4  
Cursos para los párrocos sobre el rol de los diáconos permanentes en la Iglesia    2    1   3
Encuentros con esposas de diáconos     4   3   7
Otras sugerencias   14   9  23

 

Las principales ideas y sugerencias de los encuestados para el éxito de un programa de formación para los diáconos y sus esposas, son las siguientes: Cursos concretos y aterrizados (22), con metodología participativa (19), que sirvan a los diáconos (17), que tengan flexibilidad (12), que entreguen documentos y materiales (11) y cursos que sean replicables (11)

10.- Principales resultados de la encuesta:

  • Se aplicó la encuesta a un total de 109 personas, de las cuales 64 son diáconos permanentes y 45 son esposas de diáconos.
  • El 55,5% de los encuestados se desempeña en el ámbito urbano popular y el 31,2% se desempeña en el sector urbano, medio y alto.
  • El 33,9% de los encuestados trabaja en forma dependiente y el 17,4% lo hace en forma independiente.
  • Los encuestados realizan un promedio global de 3,40 servicios específicos, los diáconos desarrollan un promedio de 3,06 servicios específicos y las esposas de los diáconos efectúan un promedio de 3,88 servicios específicos.
  • Los servicios específicos que más desarrollan los encuestados son: Liturgia (38), Pastoral matrimonial (19), Parroquia, comunidad eclesial de base (19), Comunidades cristianas de base (18) y Pastoral bautismal (16),
  • Las modalidades de formación que más prefieren los encuestados son: presencial (55), por internet (20) y mixto (24)

 

 

  • Las materias o temas de formación que más le hacen falta o le parecen importantes a los encuestados son los siguientes: Doctrina social de la Iglesia (23), Misiones, pastoral misionera (19), Comunidades cristianas de base (16), Pastoral familiar (16), Liturgia (15), Biblia (21) y Acompañamiento espiritual (19)

En total, el 41,3% de los encuestados pueden dedicar 2 horas semanales para la formación (45) y el 25,7% pueden dedicar  3 horas semanales a la formación (28).

  • Las principales ideas y sugerencias de los encuestados para el éxito de un programa de formación para los diáconos y sus esposas, son las siguientes: Cursos concretos y aterrizados (22), con metodología participativa (19), que sirvan a los diáconos (17), que tengan flexibilidad (12), que entreguen documentos y materiales (11) y cursos que sean replicables (11)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

11.- Clasificación de los servicios que desarrollan los diáconos actualmente:

LITURGIA: 55 PALABRA: 85 CARIDAD: 46
Servicio de Santificar: es decir, mediante la oración, en la administración solemne del bautismo, en la conservación y distribución de la Eucaristía, en la asistencia y bendición del matrimonio, en presidir el rito de los funerales y de la sepultura y en la administración de los sacramentales. Servicio de Enseñar: lo que implica proclamar la Sagrada Escritura e instruir y exhortar al pueblo. Servicio de Conducir: en la dedicación a las obras de caridad y de asistencia y en la animación de comunidades o sectores de la vida eclesial, especialmente en lo que concierne a la caridad.

El documento de Aparecida invita a los diáconos a ser apóstoles en las nuevas fronteras del mundo.

Liturgia 24

Bautismos 10

Matrimonios 9

Responsos y bendiciones 8

Entrevista de novios 4

 

 

 

 

Comunidades cristianas 10

Parroquia, CEB 16

Catequesis sacramental 8

Pastoral bautismal 12

Pastoral matrimonial 12

Formación de laicos 7

Pastoral familiar 7

Apoyar a aspirantes al diaconado 5

Grupo de María 2

Retiros 1

Catecumenado 1

Comunidad de diáconos 2

Lectio divina 2

 

Misiones 7

Pastoral social 6

Pastoral educación 2

Pastoral de la salud 4

Pastoral alcohol y drogas 4

Ayuda fraterna 2

Diáconos  en el trabajo 3

P. diversidad sexual 1

Consejo de Asesores 2

P. del adulto mayor 2

Comité económico 3

Pastoral rural 1

Pastoral de la calle 2

Asesor de P. Juvenil 3

P. penitenciaria 2

Ecumenismo 1

Conclusión:  Los servicios que menos desarrollan los diáconos son los relacionados con la Caridad y al mismo tiempo, los temas de formación relacionados con la Caridad, son los que más solicitan. Aquí se aprecia una necesidad urgente de formación específica para los diáconos en la actualidad. Por el contrario, los servicios que más realizan los diáconos, tienen que ver con la Palabra y son los temas de formación que ellos menos solicitan hoy.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

12.-   Propuesta de formación:

Se plantea una propuesta general de los elementos formativos  del diácono y de su esposa, que debería apoyar la Vicaría del Clero del Arzobispado de Santiago, para que los diáconos desempeñen los servicios de Santificar, de Enseñar y de Conducir:

LITURGIA :  41 PALABRA : 37 CARIDAD : 162
Servicio de Santificar: es decir, mediante la oración, en la administración solemne del bautismo, en la conservación y distribución de la Eucaristía, en la asistencia y bendición del matrimonio, en presidir el rito de los funerales y de la sepultura y en la administración de los sacramentales. Servicio de Enseñar: lo que implica proclamar la Sagrada Escritura e instruir y exhortar al pueblo. Servicio de Conducir: en la dedicación a las obras de caridad y de asistencia y en la animación de comunidades o sectores de la vida eclesial, especialmente en lo que concierne a la caridad.

El documento de Aparecida invita a los diáconos a ser apóstoles en las nuevas fronteras del mundo.

Liturgia 7

Eclesiología 3

Homilética 7

Ecumenismo 6

Magisterio  de la Iglesia 7

Exort. Amoris Laetitia 4

Concilio Vaticano II 3

Derecho canónico 1

Actualidad de la Iglesia 2

Cómo defender nuestra Iglesia 1

 

 

 

 

 

Biblia 13

Teología moral 2

Cristología 7

Signos de los tiempos 2

Pedagogía pastoral 3

Oración 3

Antiguo Testamento 3

Sacramento de iniciación a la vida cristiana 2

Reconciliación confesión 1

Saber compartir entre diáconos 1

 

 

 

 

 

 

Doctrina Social  Iglesia 17

Espiritualidad diaconal 8

Pastoral del dolor 4 Misiones 13

Pastoral social 5 Acompañamiento   espiritual 10

Acompañamiento matrimonial 6

Com. cristianas de base 11

Pastoral familiar 10

Formación de laicos 6

Salud mental 5

Religiosidad popular 5

Alcoholismo drogadicción 5

Pastoral de educación 4

Diáconos y periferias 6

Matrimonio diaconal 4

El diácono y su esposa 3

Pastoral urbana 3

Pastoral rural 2

Alejados de la Iglesia 3

Teoría de género 3

Pastoral de la salud 3

Educación popular 3

Administración parroquial 3

P. separados y divorciados 3

Misiones familiares 2

P. penitenciaria 2 

Fe y política 3

Sindicalismo 2       

Fe y cultura 2

P. diversidad sexual 2

Aborto 2     

Dinámicas de grupos 2

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

13.- Una propuesta curricular -en módulos- para la formación continua de los diáconos permanentes de Santiago y de sus esposas, a partir del año 2017:

LITURGIA :  PALABRA : CARIDAD :
Servicio de Santificar:  mediante la oración, en la administración solemne del bautismo, en la conservación y distribución de la Eucaristía, en la asistencia y bendición del matrimonio, y en la administración de los sacramentales. Servicio de Enseñar: lo que implica proclamar la Sagrada Escritura e instruir y exhortar al pueblo. Servicio de Conducir: en la dedicación a las obras de caridad y de asistencia y en la animación de comunidades o sectores de la vida eclesial, especialmente en lo que concierne a la caridad. El documento de Aparecida invita a los diáconos a ser apóstoles en las nuevas fronteras del mundo.
Primer Módulo: “Los diáconos somos hijos del Concilio Vaticano II”:

 

 

Contenidos a desarrollar:

Concilio Vaticano II

Magisterio de la Iglesia

Liturgia

Eclesiología

Ecumenismo

Homilética

Exort. Amoris Laetitia

Derecho canónico

Actualidad de la Iglesia

 

 

 

 

 

Segundo módulo: “Los diáconos ayudamos a conocer y a profundizar la Sagrada Escritura”:

 

Contenidos a desarrollar:

Biblia

Antiguo Testamento

Cristología

Teología moral

Signos de los tiempos

Pedagogía pastoral

Oración

 

 

 

 

 

 

Tercer módulo: “Los diáconos somos apóstoles en las nuevas fronteras”:

Contenidos a desarrollar:

El diácono y las periferias

Los alejados de la Iglesia

Pastoral del dolor

Acompañamiento espiritual

Salud mental

Religiosidad popular

Pastoral de educación

Pastoral urbana y p. rural

Fe y política  Sindicalismo

Pastoral penitenciaria

Educación popular

Cuarto módulo : “Los diáconos somos cristianos sociales”

Contenidos a desarrollar:

Doctrina Social  Iglesia

Pastoral social

Alcoholismo y drogadicción

Formación de laicos

Pastoral de la salud

 

Quinto módulo: “La doble sacramentalidad de los diáconos”:

Contenidos a desarrollar:

Espiritualidad diaconal

Pastoral familiar

Matrimonio diaconal

P. separados y divorciados

Misiones familiares

Teoría de género     

Aborto

 

 

 

 

 

14.-  Conclusión: 

Los resultados de la encuesta realizada a los diáconos y a sus esposas, permitieron (desde la Vicaría para el Clero del Arzobispado de Santiago) elaborar y comenzar a ejecutar –a partir del año 2017- un Plan de Formación  continua para los diáconos y para sus esposas, con un Curso sobre el Evangelio según San Marcos que lo dictó un profesor de la Facultad de Teología de la Pontificia Universidad Católica de Chile (Padre Eduardo Pérez-Cotapos sscc) y que tuvo una excelente participación (100 personas certificadas) y con un Curso sobre Desafíos a la luz de la Doctrina Social de la Iglesia, y otro Curso sobre Homilética,  que se efectúan durante el año 2018.mige

Autor diácono Miguel Ángel Herrera Parra