Anuncios

Archivo de la categoría: Ordenaciones

Ordenados cuatro diáconos en Kingston, Canadá

El viernes 7 de diciembre de 2018, cuatro hombres de la Arquidiócesis de Kingston fueron ordenados como Diáconos permanentes del arzobispo Brendan O’Brien en la catedral de Santa María. Su recepción de la santa Las órdenes marcan el fin de cuatro años de estudios pastorales y teológicos, oración y actividades de servicio. Cada
A estos hombres se les asignará un nombramiento pastoral que complementará su Ministerio de Caridad, que es el aspecto central de la vida y el ministerio del diácono.

ontairo
otario2El diácono Paul Bowman es un residente de Kingston. Él y su esposa, Nimi, recientemente celebró su 27  niversario de boda. Paul trabaja en la Universidad de la Reina, donde es gerente en el centro de carreras de la Escuela de Negocios. Paul y nimi son voluntarios activos en la capilla de Nuestra Madre de los Dolores en Providence Manor, donde la madre de Nimi, Merle, es residente.
El diácono Allan Hogan es residente de Brockville. Él y su esposa, Bernice, llevan casados 35 años y tiene dos hijos. Allan trabaja en el servicio social.sector. Bernice y Allan han estado involucrados en ministerios / comités de la Iglesia como la música, la liturgia, la proyección y la preparación matrimonial. Ellos asisten a san mark la parroquia evangelista en prescott.

El diácono Peter Kelly es un residente de Perth. Él y su esposa, Christian, han celebrando su 25 aniversario de boda este año. Desde su traslado a Perth hace 5 años desde Montreal, Peter y Christian han estado activos en su hogar Parroquia, San Juan Bautista, asistiendo con varios ministerios. Peter es un jubilado maestro de escuela, animador pastoral y administrador de la escuela que promovió eEucación en Quebec, y Christian es un profesor de segunda lengua retirado recientemente.
especialista. Peter, Christian y su hijo de 16 años, Séamus, brindan música para varias iglesias en el área de Perth.
El diácono Nichols Whalen es un residente de Sharbot Lake. Nick y su esposa, Jocelyn, quienes llevan casados por 28 años, es dueña de una pequeña farmacia en el Pueblo de Sharbot Lake. Sus dos hijos, Jacob y Meriel, están en postsecundaria estudios. Nick y Jocelyn son miembros activos de St. James the Major Parroquial y servir como visitantes voluntarios de hospicio en la comunidad.

Romancatholic.kingston

Anuncios

El obispo de Getafe D. Ginés García Beltrán ordenará un nuevo diácono permanente en la Catedral

El obispo de Getafe, D. Ginés García Beltrán, presidirá el próximo domingo 9 de diciembre la ordenación como diácono permanente de David Corregidor Sanz, en una ceremonia que se celebrará en la Catedral Santa María Magdalena a las 19.00 horas.
Corregidor nació en Madrid en 1965 y es físico. Está casado con Begoña García Cabello desde 1991 y tiene dos hijas. Pertenece a la Parroquia de Santa Teresa del Niño Jesús (Leganés), donde colabora en la catequesis de primera comunión y prebautismal, en las celebraciones litúrgicas y en Cáritas.
También es lector y acólito instituido.
Además, tiene el título de bachiller en Ciencias Religiosas por la Universidad San Dámaso de Madrid, en la que actualmente estudia la licenciatura en dicha rama teológica.

diaconopermanenteweb

Diocesis de Getafe

24 diáconos ordenados en la catedral de Birmingham, Alabama, E.E.U.U.

24 nuevos diáconos ordenados por el Obispo Robert Baker el 1 de diciembre de 2018, en la Catedral de Saint Paul en Birmingham. 

DtYGsrVW0AAibX5

DtdZ_yKWwAAE-Dubirmingan

Ocho nuevos diáconos en Milán. Ya son 154 los diáconos ambrosianos

El arzobispo ordenó 8 nuevos diáconos permanentes en la catedral. «Los necesito, los sacerdotes y todos los bautizados para formar una comunidad que es un solo corazón y una sola alma»

image2-1

El malhechor que cuelga en la cruz, junto al Señor Jesús, quien saca toda su ira y el otro crucificado que, también, tiene una palabra que decir: que la historia es injusta, el inocente es condenado como el malhechor, el Así como muere el injusto, pero la muerte de Jesús es una puerta que se abre en el paraíso. Es de él que debemos aprender. Decirlo, repetirlo, porque nadie lo olvida, es el Arzobispo, que preside la Catedral en la celebración de la Solemnidad de Cristo Rey del Universo, con el Rito de Ordenación de los nuevos Diáconos permanentes. 8 hombres de entre 43 y 57 años, 7 de los cuales se casaron con hijos, quienes luego de seis años de preparación, se suman a los 144 que ya participan en la realidad de la Iglesia Ambrosiana.

“Aquí, con estos 8 hermanos que se presentan para la ordenación diaconal, podemos declararnos como los que hemos aprendido del otro crucifijo”, dice Monseñor Delpini en la misa concelebrada por los obispos auxiliares Agnesi, Mascheroni y Stucchi, por los vicarios episcopales de Área y Sector (específicamente, Monseñor Ivano Valagussa), desde el rector para la Formación hasta el diaconado permanente, don Giuseppe Como, desde los sacerdotes de las comunidades de origen y destino de los candidatos.

“Los que aprenden del otro crucifijo no son los ingenuos que creen en los cuentos de hadas, los engañados que persiguen fantasías. Quienes saben que la vida es demasiado dura, la historia es demasiado errónea, el sufrimiento es excesivo e injustamente distribuido. Frente al sombrío espectáculo de la historia, es obvio que hay quienes se distraen, los que aturden, los que cierran los ojos y los oídos, pero para el otro crucifijo ya no es el momento de avanzar en esta ilusión, en esta obtusa inercia. , en una indiferencia opaca ». Tal vez, con la historia hermosa o trágica de aquellos que se rebelan a través del insulto ciego y descargan su ira con la necesidad de sacarla con alguien. El crucifijo desesperado es la voz de muchas personas desesperadas en la tierra que no pueden aceptar morir y no quieren creer que la esperanza es posible “.

Por el contrario, hay quienes esperan y que así “tienen algo que decir a todos, a los cielos, a la tierra ya las mazmorras de la historia”. De hecho, incluso en los abismos más impenetrables del mal viene el anuncio de la esperanza, porque nuestra esperanza no son algunas damas abstractas que moran en las nubes, es Jesús »

Por eso los Diáconos han elegido convertirse en servidores de la esperanza. “Si preguntas qué hacen los Diáconos, cuál es su función específica, qué poderes reciben con la gracia de esta Ordenación, solo te quedas en la superficie. No es la atribución de un poder, la toma de un rol “, subraya el obispo Mario.

«Los diáconos son aquellos que han aprendido del otro crucifijo y, por lo tanto, llevan al altar sus vidas, la vida de sus familias, las confidencias, los dolores, tal vez incluso la burla de los compañeros de trabajo, los miedos y las esperanzas. De los habitantes del mismo edificio. Entonces caminan por la tierra, suben las escaleras del condominio, van a trabajar, visitan a los enfermos y comparten su esperanza con todos los que se encuentran en cada situación “.

Gente, en definitiva, eso se necesita. “El Obispo necesita estos colaboradores, incluso si, a veces, la Iglesia no parece haberlo notado todavía, ya que los sacerdotes necesitan formar un cuerpo de ministros ordenados con los cuales puedan contar; porque el juicio sobre la vida y la muerte llega a todos los tiempos y lugares y porque el testimonio de Jesús ofrece esperanza a todos. Necesito sacerdotes, diáconos, todos los bautizados para formar una comunidad que sea un solo corazón y una sola alma “.

Un llamado de obediencia al Señor que no asusta incluso si tiene responsabilidades laborales, esposa e hijos. Y así, el momento en que, en la casa del arzobispo, los destinos de la parroquia de la que se hacen públicos los neodiaconi lugar, durante los próximos cinco años, su servicio pastoral y litúrgico, más como una fiesta familiar que Una comunicación oficial. Por ejemplo, hay Daniele Pace, nacido en 1971, tres hijos de los cuales es pequeña, nacidos durante el proceso de preparación para la ordenación al diaconado, y que, para celebrar, arrastrándose alegremente delante del altar mayor de la catedral.

“Mi historia no tiene nada de excepcional, solo que, en cierto momento, escuchas una llamada. No es algo “lo que viene a la mente”, incluso si las personas a menudo dejan esta pregunta para entender por qué decidieron de esta manera. En cambio, es una voz que surge de las profundidades y que es imposible no escuchar “.

por Annamaria BRACCINI

  • image4

anterior

  • image4
  • diáconos permanentes 2018 B
  • diáconos permanentes 2018 D

siguienteReproducir / Pausa el control deslizante

imagen1 (1)

 

por Annamaria BRACCINI en Chiesa di Milano

 

Vídeo ordenación del primer diácono permanentede Aragón

ORDENACIÓN AL DIACONADO PERMANENTE VICENTE ISERTE DE LA DIÓCESIS DE TERUEL-ALBARRACÍN EN RUBIELOS DE MORA EL 7 DE OCTUBRE DE 2018

Comienza en la diócesis de Down y Connor, Irlanda, el diaconado permanente con las ordenaciones de nueve diáconos

El domingo, 14 de octubre de 2018, el obispo Noel Treanor celebró la misa de ordenación de nueve candidatos al diaconado permanente. Estas han sido las primeras ordenaciones para el diaconado permanente en la Diócesis de Down y Connor.

Hablando antes de la ordenación histórica, el Obispo Treanor dijo: “Acojo con satisfacción la llegada del diaconado permanente a nuestra diócesis. Saludo a los nueve hombres que serán ordenados el domingo en la catedral de San Pedro, Belfast. “A estos hombres y a sus familias, les expreso mi más sincera gratitud y aprecio y les aseguro las oraciones y el apoyo de mí mismo y de los sacerdotes y pueblos de Down y Connor”.

Los ordenados como diáconos permanentes son: Joseph Baxter, Terence Butcher, Brendan Dowd, Brett Lockhart, James McAllister, Gregory McGuigan, Patrick McNeill, Kevin Webb y Martin Whyte.205721600-50bf841b-e1d3-49ba-a2d5-4b980164d86a

Un abogado que se convirtió en uno de los nueve hombres que fueron ordenados diáconos ayer ha hablado de su alegría.

El destacado abogado Brett Lockhart QC, quien representó a las familias de los bombardeos de Omagh, fue criado como presbiteriano pero luego se convirtió en católico.

Dijo que estaba encantado de estar entre los ordenados en la catedral de San Pedro en el oeste de Belfast ayer.

“Estoy muy contento”, dijo.

“Fui presbiteriano y me convertí en católico hace 20 años, y este ha sido un viaje extraordinario.

“Sigo amando partes de los antecedentes presbiterianos de los que provengo, pero al ser recibido en la Iglesia Católica, y ahora poder servir a la Iglesia, es simplemente abrumador y brillante”.

Nueve hombres fueron ordenados diáconos permanentes en la Diócesis de Down y Connor. Son los primeros diáconos que se ordenan en la diócesis desde que el Concilio Vaticano II reintrodujo el Diaconado Permanente.

La ordenación de nueve diáconos en la Catedral de San Pedro Belfast ayer. Foto de Ann McManus.

la ordenación de los hombres fue celebrada por el obispo de Down y Connor, Noel Treanor.

Leer más:  Nueve nuevos diáconos de Down y Connor incluyen abogados y maestros

Obispo Treanor felicitó a los hombres en su ordenación y expresó su agradecimiento por su dedicación.

“A estos hombres y a sus familias, les expreso mi sincera gratitud y aprecio y les aseguro mis oraciones y mi apoyo. Los recomiendo a las oraciones de las personas, sacerdotes y religiosos de la Diócesis de Down y Connor”, dijo.

“Agradecemos y felicitamos a estos hombres por el tiempo y la energía que han dedicado a la formación. También agradecemos y felicitamos a las esposas que los acompañaron y apoyaron en el camino”.

El padre Philip Mulryne (ex futbolista) fotografiado en la ordenación de nueve diáconos en la catedral de San Pedro en Belfast ayer. Foto de Ann McManus.

Un diácono permanente recibe su misión del Obispo y luego se le asigna trabajar como miembro de un equipo, bajo el liderazgo del párroco.

Tienen la intención de desempeñar un papel clave para alentar a la congregación a participar activamente en la iglesia.

Después de su ordenación, el ministerio de los nueve nuevos diáconos incluirá servir en el altar durante la misa, llevar la Eucaristía a los enfermos en el hogar y en el hospital, presidir la exposición de la Santa Cena y la bendición, celebrar bautizos y matrimonios y presidir En los ritos funerarios incluyendo recepción y entierro.

 Obispo Noel Treanor en la ordenación de nueve diáconos en la catedral de San Pedro. Imagen de Cliff Donaldson

Los fieles asisten a la ordenación de nueve diáconos en la catedral de San Pedro. Imagen de Cliff Donaldson

205613309-3a67c768-20d2-444c-aad9-2acf26dd38bd

por Áine Quinn en Irishnews

 

 

 

Monseñor Jesús Vidal a los diáconos: “Como colaboradores de los obispos que sois, vuestra misión es la santidad”

Homilía de monseñor D. Jesús Vidal Chamorro, obispo auxiliar de Madrid en la Misa celebrada el 6 de octubre de 2018 en el Seminario Conciliar de Madrid por la apertura del curso de la fraternidad diaconal. En la misma tuvo lugar el rito litúrgico de admisión a órdenes de los candidatos que han finalizado los estudios. También se realizó la acogida de los aspirantes que acabado el curso propedéutico se incorporan a la formación.

“La primera misión es la santidad. Como colaboradores de los obispos que sois, esta es también vuestra misión. Cuando anunciáis la palabra a través de la predicación o de catequesis, cuando servís al altar, cuando servís al Pueblo de Dios en la administración del bautismo o como testigos privilegiados del matrimonio, cuando atendéis al pueblo de Dios que sufre, servís a la santidad del pueblo de Dios. Y esto solo se puede hacer convincentemente a través de vuestra propia santidad”.a

 

Nos reunimos para comenzar un curso más la preparación para el diaconado permanente-y con este motivo celebramos la admisión a las órdenes sagradas de dos de vosotros..

El significado de este acto, como bien sabéis, es que, tras un primer discernimiento, expresáis públicamente vuestra firme disposición de responder a la llamada del Señor que habéis escuchado. La Iglesia, por su parte, acoge esta disposición y se compromete a daros la formación necesaria y a discernir, a su vez, sobre vuestra idoneidad para la recepción del ministerio del diaconado.
Me parecen significativas las palabras con las que, siguiendo el ritual, acogeré vuestro propósito: “La Iglesia acepta con alegría vuestro propósito. Dios lleve a buen fin lo que él mismo ha comenzado en vosotros.”
Esta alegría que llena hoy la vida de la Iglesia es iluminada por el evangelio que hemos escuchado. La alegría es el hilo que lo recorre de principio a fin.

Comienza con la alegría de los setenta y dos discípulos que vuelven de la misión, provocada por la victoria sobre el mal, tiene su momento central en la alegría de Cristo, que exulta lleno del Espíritu Santo y concluye en la invitación a la alegría en la que el Señor, dirigiéndose a los discípulos parece dirigirse directamente a nosotros: ¡Bienaventurados los ojos que ven lo que veis! La alegría, por tanto, es el hilo que une a la Iglesia con el Señor. Pero ¿qué alegría? Hoy podéis estar alegres porque alcanzáis una meta esperada o porque veis más cerca la participación en el orden sagrado. Las palabras del Señor son una clara advertencia también a nosotros: no estéis alegres por se os someten los espíritus. No estéis alegres por el poder divino que un día, Dios mediante, recibiréis. Estad alegres porque vuestros nombres están inscritos en el cielo.

El orden sagrado no es un fin en sí mismo, sino que está ordenado a la santidad del pueblo de Dios. Y esa santidad tiene una conexión esencial en nuestra propia santidad. Dicho de otro modo, el mayor tesoro de vuestra vida, el que ha de ser siempre para vosotros motivo de alegría, ya lo tenéis: es el bautismo, por el cual fuisteis sumergidos en Cristo y vuestros nombres están ya inscritos en el libro de la Vida.

En el encuentro que tuvimos a mediados de septiembre los nuevos obispos con el Papa Francisco, nos decía que nuestra primera misión es la santidad. Como colaboradores de los obispos que sois, esta es también vuestra misión. Cuando anunciáis la palabra a través de la predicación o de catequesis, cuando servís al altar, cuando servís al Pueblo de Dios en la administración del bautismo o como testigos privilegiados del matrimonio, cuando atendéis al pueblo de Dios que sufre, servís a la santidad del pueblo de Dios. Y esto solo se puede hacer convincentemente a través de vuestra propia santidad. Y nos recordaba el Papa Francisco en este encuentro, que esta santidad no es un recuento de virtudes o un programa ascético; no es fruto de nuestro esfuerzo; “La fuente de la santidad es la gracia de contagiarse de la alegría del Evangelio y II dejarla invadir toda nuestra vida.”

Estad también vosotros atentos, ya desde ahora, al riesgo del clericalismo del que tanto nos advierte el Papa Francisco y que amenaza nuestra vida con la amargura y la tristeza. Surge de una visión elitista y excluyente de la vocación, que interpreta el ministerio recibido como un poder que hay que ejercer más que como un servicio gratuito y generoso que ofrecer. (Discurso Sínodo Jóvenes) Es esto lo que parece advertir Jesús en los discípulos. Les dice que no pierdan el contacto con la alegría verdadera, que no está en el poder que han recibido, sino en ser hijos en el Hijo.

Sólo los que se hacen pequeños, niños, pueden comprender esto. Es la posición que vemos en Job (primera lectura), que al final de su vida puede decir: “Te conocía sólo de oídas, pero ahora te han visto mis ojos”.

La respuesta al Salmo nos puede servir de petición final: “Haz brillar, Señor, tu rostro sobre tu siervo” Que en vuestra vida y en la de vuestras familias brille el rostro de Dios, se llene de la alegría del Evangelio, que no es la alegría bulliciosa de un día, sino la serena certeza de haber encontrado el Amor más grande.

Que la Virgen Inmaculada que preside esta capilla nos enseñe a todos el camino del humilde servicio.

 

43308174_10218192662074467_8302536988532146176_nb

 

c

de

Nueve diáconos para Monterrey, Méjico

Con alegría hemos vivido una solemne eucaristía en la que nueve hermanos, alumnos del Instituto han recibido del sacramento del Orden, en el grado de los diáconos -permanentes-, para sumarse al número de servidores que ya participan en le arquidiócesis.
Acompañamos con la oración a estos nuevos diáconos para que desempeñen fielmente el ministerio al que han sido llamados.
Presidió la Misa Mons. Rogelio Cabrera López, Arzobispo de Monterrey, concelebrando el Obispo auxiliar Mons. Heriberto Cavazos y más de una veintena de sacerdotes.

Loss nuevos diáconos:

Diác. Alberto Tirado Nájera
Diác. Fidencio Martín de la Garza González
Diác. Jorge Ploneda González 
Diác. José Benjamín García González
Diác. José Juan Moreno Ramírez
Diác. Luis Pablo Gaytán García
Diác. Martín Puente Vélez
Diác. Rogelio García Rodríguez
Diác. Ruben Bustamante Martínez

42296309_2621831844500486_2362090180094984192_n42330771_2621808151169522_6433740054539010048_n42330786_2621807794502891_7867764480019529728_n42347356_2621811344502536_6510988773684150272_n42356080_2621807297836274_68741157730910208_n42378226_2621806777836326_3949153348418011136_n42381485_2621808941169443_1110573745543577600_n42422393_2621809437836060_3108882304496304128_n

42298949_2621809234502747_6852634781922885632_n

42296967_2621810621169275_6061883718786613248_n

El obispo de Getafe preside en la Catedral el rito de admisión a órdenes de dos nuevos candidatos al diaconado permanente

El obispo diocesano D. Ginés García Beltrán presidió el pasado 16 de septiembre en la Catedral de Getafe el rito de admisión al orden sagrado de David Corregidor Sanz y de Daniel Jiménez González, candidatos al diaconado permanente que provienen de la Parroquia Santa Teresa del Niño Jesús (Leganés) y Santo Domingo de Guzmán (Humanes).Ginés-García-Beltrán-obispo-de-la-Diocesis-de-Getafe
En su homilía, el prelado invitó a los futuros diáconos a “asumir el estilo de siervo que entrega la vida por amor, como nos ha mostrado Jesucristo, concretándolo en una fe viva que se manifiesta en las obras y en la caridad cotidiana”.
El obispo recibió de los candidatos su compromiso público de prepararse convenientemente para el diaconado, oró con toda la Iglesia por ellos y les bendijo, para que recibiesen la gracia necesaria para ello.

diaconadopermanenteweb
Los dos futuros diáconos permanentes estuvieron acompañados de sus esposas, de sus familiares y de sus amigos, así como de los sacerdotes de sus parroquias y de otros diáconos permanentes.
La Diócesis de Getafe cuenta ya con diez diáconos ordenados, dos candidatos en etapa pastoral, dos en fase de formación y otros dos en la propedéutica.

Diocesisgetafe.es

Diecisiete nuevos diáconos para Des Moines

4 de agosto de  2018 fue un día excepcional para la Diócesis de Des Moines. Diecisiete hombres fueron ordenados para el diaconado permanente.

La nuestra fue una de las primeras diócesis en restaurar el diaconado reiniciado hace casi cinco décadas. Como resultado, el cuerpo de diáconos ha crecido a 90, 59 de los cuales están activos. El resto se ha retirado.41570873_1858498347531722_3936366865705598976_n

Similar a muchas actividades en la vida, los diáconos primero reciben una idea de tal vocación por atracción a la actividad de los diáconos que observan. El diácono asiste al altar. Él predica y preside bautizos, bodas y funerales. Los posibles candidatos también perciben en estos tiempos, cuando los sacerdotes se estiran en tantas direcciones, que podrían ser de gran ayuda para los sacerdotes.

A medida que los candidatos diaconales crecen en su formación, se desarrolla un sentido más profundo de propósito. Ellos son bendecidos con la visión de verse a sí mismos transformándose en la persona misma de Jesús. Asumen su ser, se identifican con el Cristo, el ícono del servicio. Diaconate fue instituido en la iglesia primitiva cuando los apóstoles identificaron la necesidad entre sus miembros de ayudantes que servirían en la mesa. Eventualmente, los apóstoles rezaron y pusieron las manos sobre siete hombres de buen carácter y reputación. Por lo tanto, comenzó la Orden de Diáconos. 

Los diáconos no son “pequeños” sacerdotes. Son un orden en sí mismos y comprenden una identidad que proporciona significado y participación en la misión de la Iglesia. Su ministerio se centra en tres anclas.

La Palabra : El diácono está inmerso en el Evangelio, en la Palabra de Dios que da voz a su carácter profético. Durante el rito de ordenación, el obispo le entrega el Libro de los Evangelios al obispo con la siguiente guía: “Recibe el Evangelio de Cristo, en cuyo heraldo te has convertido. Cree lo que lees, enseña lo que crees y practica lo que enseñas “.

Las Escrituras comunican la mente y el corazón de Dios. El ministerio del diácono busca plantar esta Palabra en los corazones de los fieles.

La Liturgia : El diácono es llamado para servir en el altar. En este papel, él es testigo de la realidad de que Jesús es el pan de vida. Es él quien proporciona el sustento para el viaje en curso. Este Jesús Eucarístico señala el camino hacia una vida que nunca terminará y a la que todos deberíamos dirigirnos. Son diáconos como los diáconos que levantan nuestros ojos y señalan el camino.

“No trabajes por la comida que perece, sino por la comida que dura para la vida eterna, que el Hijo del Hombre te dará”. Porque en él, el Padre, Dios ha puesto su sello. “(Juan 6, 27)

Caridad . El diácono debe guiarnos en los caminos del amor en las tareas prácticas y prácticas que componen su rutina. Dirigiendo a otros, encuentra el camino a las cárceles y prisiones, a la habitación de los desamparados, a las rutas traicioneras de refugiados e inmigrantes, a los solitarios, enfermos, abandonados, a los desesperadamente pobres, ávidos de atención, a una palabra tranquilizadora, incluso un abrazo. Él cumple el mandato de amor propugnado por Jesús: “Nadie tiene mayor amor que este, para dar la vida por los amigos”.

Acompañando a los diáconos en el curso de cuatro años de preparación están sus esposas. Ellos, a una persona, reconocen el beneficio que han experimentado como socios en la formación. Hasta cierto punto, también compartirán el ministerio del diácono. De lo contrario, ejercen sus talentos significativos en diferente alcance y servicio. Son un regalo invaluable para la vida de la Iglesia.

Las felicitaciones más cordiales se extienden a nuestros 17 nuevos diáconos y sus esposas. En The New Moment traen un nuevo estallido del Espíritu que anima a nuestra familia diocesana.

Dmdiocese