Anuncios

Archivo de la categoría: Sin categoría

Tetrapléjico, alto cargo del Estado y también diácono: «El corazón de mi fe es el viaje de Moisés»

Pese a su distrofia muscular desde niño ha hecho historia; casado, es padre de 4 hijos

118246_parisot1-portada

Jean Christophe Parisot fue el primer prefecto con discapacidad del Estado francés y el diácono permanente más joven del país

“No temo vivir, y tampoco temo a la muerte. Creo en Dios, y Él sabe lo que es bueno para mí”. Quien afirma esto es Jean-Christophe Parisot, un hombre extraordinario que pese a vivir en la discapacidad más absoluta ha logrado todo lo que se ha propuesto. Doctor en Ciencias Políticas, asesor de un ministro y desde hace años un alto funcionario del Estado francés, tras haber sido sub-prefecto y ahora prefecto. Pero además, este francés de 52 años está casado, es padre de 4 hijos y para colmo se convirtió con 35 años recién cumplidos en el diácono permanente más joven de Francia.

Parisot confiesa que es un “optimista absoluto, mi amor es la esperanza”. Y lo dice una persona tetrapléjica y con un ventilador mecánico que no lo ha tenido nada fácil en la vida debido a una enfermedad en la que los médicos ya le han dicho que hace tiempo que sobrepasó la edad en la que muchos como él fallecen.

Tetrapléjico, pero con la fuerza de la fe

Este francés padece una distrofia muscular congénita. Sus dos hermanas también. A los cinco años sus padres descubrieron que sufría esta enfermedad, que su hermana mayor empezaba ya a sufrir.  Poco a poco fue perdiendo movilidad, pero ganando carácter para afrontar los grandes problemas a los que se enfrentaría.

Imagen relacionada

Jean Christophe, con el uniforme de prefecto durante un acto público

Nunca olvidará el día que su vida cambió para siempre. “Fue a la salida del colegio. Impacientes por encontrarse con sus padres, mis amigos se apresuraron a la salida (…), llevado por el impulso, corrí hacia el exterior. Fue entonces que sintiendo que mi fuerza se debilitaba caí pesadamente al suelo. Me di cuenta de inmediato de que este momento tenía una dimensión irreversible: nunca más podría volver a caminar. Yo tenía 11 años. La cara se me llenó de lágrimas e incapaz de levantarme apreté mis puños en la grava del suelo y sentí un objeto duro bajo mi mano: era la pequeña cruz de un Rosario. Con esto, Dios me prometió que en las terribles pruebas que iba a soportar nunca me abandonaría”, relataba Jean-Christophe en La Vie.

Tras perder la movilidad de las piernas, años después fue la de los brazos y las manos hasta incluso tener que necesitar respiración asistida. Sin embargo, resistió a la “tentación de la desesperación”. Y vaya si lo ha conseguido.

Dos caminos para afrontar la enfermedad

Sus padres, asegura, “era auténticos buscadores de Dios y me dieron una educación cristiana”.  Cuando la enfermedad empezó a ser visible en él vio como “me convertí en el conejillo de indias experimental: inyecciones, baños en ebullición, drogas inútiles. Había conocido un ‘antes’: nadar en el mar, jugar con los amigos. Descubrí el ‘después’: las férulas, los corsés, la vida en una silla, la dependencia de día y de noche, el sufrimiento diario, la crueldad de los adolescentes en la escuela. Me costó un tiempo aceptar ese terremoto. Sentí que estaba siendo retenido como un rehén, cautivo de mi cuerpo, recluído”.

parisot2

Pero ante la vida que tenía Jean-Christophe cada mañana se enfrenta a dos caminos: “dejar que la amargura me invada o dar gracias al Señor por el día que viene y aprender a vivir con mi sufrimiento. Es este último el camino que elegí. Obviamente, no siempre fue fácil: a veces esperaba morir, pero el amor de mis seres queridos siempre me retuvo, comenzando con el de Katia, a quien conocí en la escuela secundaria y que se convirtió en la madre de mis cuatro hijos. Gracias a ellos, he perseverado en mi decisión de no ser un espectador, sino un actor de mi vida”.

Un ejemplo de superación para todo un país

Fue la primera persona discapacitada en licenciarse en el prestigioso Instituto de Ciencias Políticas de París, convirtiéndose después en doctor. Tenía que seguir las clases en el pasillo porque no podía entrar al aula. “Trabajé hasta las lágrimas de agotamiento”, recuerda. Y el día de su graduación se prometió que todo ese esfuerzo que había realizado lo usaría “para avanzar en la integración de las personas con discapacidad”.

Y así fue como tras trabajar como asesor de un ministro ingresó en el cuerpo de prefecturas pasando de administrador civil y territorial a subprefecto hasta llegar a ser prefecto en 2012, uno de los puestos de mayor relevancia en Francia, desde donde lucha para mejorar la vida de las personas con discapacidad.

Resultado de imagen de Jean-Christophe Parisot famille

El reflejo en el “viaje de Moisés”

En todo este tiempo ha sufrido mucho y ha visto empeorar su salud. “A menudo me preguntaba –señala- por qué Dios me ha permitido sufrir tanto. Sin embargo, nunca perdí la fe. En ningún momento le di la espalda y le dije: ‘no quiero verte más’.  Sigo enamorado de Cristo a pesar de mi sufrimiento. El amor es hermoso, incluso vivido en situaciones infernales. El corazón de mi fe es el viaje de Moisés: como él, crucé el desierto bajo un sol abrasador, socavado por la nostalgia de Egipto, sin saber a dónde iba, pero permanecí fiel porque creo que Dios me está enviando a la Tierra Prometida”.

De este modo, este prefecto francés recalca que “el Señor no nos pide que ocultemos nuestros sufrimientos en un gesto de heroico masoquismo, sino que lo compartamos para hacer una ofrenda. Así es como se puede superar todo el encierro moral, social y físico”.

parisot1

Fue el diácono permanente más joven de Francia

Este tesón y fuerza que ha encontrado en la fe y con el cual ha servido a su país le llevó también a querer servir a la Iglesia, y por ello en 2002 fue ordenado diácono permanente por la Diócesis de Amiens. Fue un proceso largo y muy meditado junto a su mujer, pero él sentía esa llamada concreta.

Pero al igual que le ocurrió en el ámbito laboral tampoco lo tuvo fácil en el eclesial. En aquel momento era el diácono permanente más joven de Francia, pero sobre todo era tetrapléjico. Hubo mucho debate en la comunidad católica local. “Cuando fui ordenado surgieron preguntas: ‘¿Cómo lo va a hacer? No tiene brazos ni piernas, no puede coger al bebé para el bautismo…’. Algunos padres se negaron a que bautizara a su bebé pensando que las acciones que no puedo realizar harían disminuir el sacramento. Fue muy doloroso  para mí. Mi obispo intervino  escribiendo una carta en la que decía que mi esposa, en nombre del sacramento del matrimonio, sería mis manos. Y es lo que ella hace. Es muy bonito”, contaba a la web de la Diócesis de Angulema.

Religion en libertad

Anuncios

José Luis Gómez Toledo, diácono, D.E.P.

Jose Luis Gómez Toledo, nos ha dejado el 23 de septiembre de 2019, fiesta de San Pio de Pietrelcina. Era el decano de los diáconos permanentes diocesanos de la archidiócesis metropolitana de Madrid. Casado con Merche, era padre de tres hijos y cuatro nietos. En sus 28 años de frut´fero ministerio desempeñó su servicio13312857_10154273602927904_2404114023433439788_n (2) diaconal en una gran cantidad de ámbitos pastorales, todos ellos muy ligados al tema de la caridad, como en Cáritas y especialmente en la atención a las personas más margina

das de la sociedad, llegando a trasladarse como familia misionera a Guinea Ecuatorial. Actualmente desempeñaba su ministerio en la parroquia de Santa Catalina de Alejandría.

Palabras que pronunció el diácono José Luis Gómez Toledo en sus Bodas de Plata de ordenación

“Hoy, a mis 25 años de ser ordenado diácono, doy gracias, queridos hermanos, a Dios Padre todopoderoso que, en su providencia amorosa, me llamó desde el seno de mi madre a la fe y al diaconado. Doy gracias a Cristo Jesús que me hizo capaz, se fió de mí y me confió este ministerio diaconal. Doy gracias al Espíritu Santo, que, se derramó sobre mí, por manos de D. Francisco Pérez y Fernández Golfín, entonces, Obispo auxiliar de Madrid, hace 25 años y me ungió diacono, para siempre.

Doy gracias a la Iglesia, a mi iglesia, que me ha ido instruyendo en la fe, que me ha ido capacitando para el servicio y para seguir sirviendo a todos, sobre todo a los mas necesitados, todo el tiempo de mi vida, que me llamó hace 25 años y me sigue llamando ahora, por los caminos, que, la Providencia, ha considerado y siga considerando oportunos.joselui

Doy gracias a mi familia…..

Por eso a todos os digo: gracias sean dadas a Dios, Uno y Trino, Padre, Hijo, Hermano y Espíritu. El Señor ha estado grande conmigo y estoy alegre, Él que es el Señor, reciba la gloria y la abalanza, ya que sin él, no soy absolutamente nada de nada.

Siempre me impresiona, queridos hermanos, y cada día mas, la frase que afirma que el ordenado, actúa en la persona de Jesucristo, pues rompe todos mis moldes, obligándome a actuar desde Dios y no desde mi gusto personal. Reconozco, que tras 25 años ordenado, y lo sé mejor que nadie, lo lejos que están mi vida y mi ministerio de esta realidad, en mi,  esta frase y otras del momento de la ordenación. Mi corazón y el alma, se estremecen, cuando, desde mi pequeñez, desde mi grisura, desde mi mediocridad, me paro a meditar, casi siempre en la oración, a quien represento, en nombre de quién actúo. Me consuela la confianza y la certeza de que Él es fiel y grande y que Él suple lo mucho, que falta en mi.

La palabra que se acaba de proclamar, nos ilumina, también,  para entender mejor la identidad y la misión del cristiano, pero especialmente la de mi diaconado. Soy el ciego del camino, que te busco Señor, para que ilumines mi vida y des luz a lo que soy y cuando ande por el camino, ilumine con tu palabra y no haga caer al pozo, a nadie,  con mi antitestimonio. Por ello, sólo desde la alabanza, sólo desde el Magníficat, acabo aceptando el misterio y la gracia, que supone ser padre de familia y diacono y tomar conciencia efectiva, de esa grandeza que Dios ha confiado, a mis humildes y pobres vasijas de barro, logrando hasta el dia de hoy, no romperlas, solo arañarlas.

Por ello, por todo ello, hermanos, permitidme que esta tarde os confiese y proclame, junto a mi emoción y limitación personal, ante esta grandeza del ministerio, diaconal, que merece la pena ser diacono. Que necesitamos a nuestros hermanos sacerdotes, para ser su bastón, sus piernas y su boca, si hace falta, siempre en su compañía, nunca solos, nunca sin ellos. Nunca se nos olvide, que somos diáconos, servidores, siempre detrás, nunca delante. Que debemos hacer todo lo posible para ser el complemento que ellos necesitan, para llegar a la gente, sobre todo a la que ellos, no pueden llegar.

Os confieso, asimismo que según han ido pasando los años, me convenzo cada vez, mas, de que la clave del diacono, no es otra que el amor y que, por ello, el diacono, debemos ser testigos y servidores del Amor. Pero, eso sí, llenándonos, de él, cada día, para poder regalarlo, pues nadie da lo que no tiene. De ahí, la necesidad de una  vida interior, que reactualice la gracia de la imposición de manos. Se trata de una vida nutrida de la Eucaristía y de la Palabra de Dios, animada en la fidelidad matrimonial y en el gozo de la comunión eclesial. El diacono, que no somos nada sin Jesucristo y sin su Iglesia, estamos para servir el amor, un amor del que debo ser testigo en primera persona.admin-ajax

He descubierto, a lo largo del tiempo, que el mejor mensaje de ese amor, soy yo con el ejemplo de mi vida, como diría Angeloso: fray ejemplo.  Siendo testigo.

Nuestro mundo, tan lleno y repleto de palabras, de mensajes, de imágenes y de consignas, sólo se conmueve ante el testigo, sólo se estremece ante el amor del testigo, de quien con sus cicatrice, cura las nuestras, de quien con sus llagas, sana las nuestras, de quien con su amor, nos cubre y nos reviste de amor, del Amor verdadero.

En mi juventud, se me quedó grabada la frase: Ámame más que a nadie en el mundo, para ser digno de mi, os aseguro que no entendía nada de nada, hoy sigo sin comprenderla del todo, pero es una deliciosa maravilla, poder amar a mi Señor, sabiendo que solo ÉL, Él solamente es el amor y que me ha llamado a repartirlo a todos mis hermanos: la humanidad.

En este atardecer otoñal, con mis manos vacías y mi corazón conmovido, quiero proclamar mi compromiso, débil y, a la vez, convencido, de que sólo una cosa es importante: el amor. El Amor del Dios encarnado,  crucificado en Jesucristo y resucitado, que me quiere: con mi delicioso matrimonio, diacono, clérigo, para siempre.  Como os quiere a vosotros: testigos y servidores de su AMOR. Sólo a Él la gloria y la alabanza, por los siglos, porque sólo Él, es ese AMOR.”

José Luis, diácono, que el Señor te premie tanto bien que hiciste a la Iglesia, en especial a los más necesitados.

El diácono Francisco García-Roca en la novena preparatoria para la fiesta de Santa Teresa de Calcuta 2019 en Madrid, España

Hogar del Inmaculado Corazón de María de Madrid. Novena preparatoria para la fiesta de Santa Teresa de Calcuta 2019.

Concurso de cuentos breves sobre la vida y el ministerio de los diáconos en Santiago de Chile. Categoría: “Diáconos”

 por el diácono Miguel Ángel Herrera, de Santiago de Chile

La Vicaría del Clero del Arzobispado de Santiago de Chile, organizó un Concurso de cuentos breves sobre la vida y el ministerio de los diáconos, que se desarrolló en tres categorías: “Esposas de diáconos”, “Hijos o hijas de diáconos” y “Diáconos”.

El sábado 10 de agosto, recién pasado, Día de San Lorenzo, patrono de los diáconos, después de la celebración eucarística efectuada en la Catedral de Santiago, que presidió Monseñor Celestino Aós, Administrador Apostólico de la arquidiócesis, se hizo una convivencia de los diáconos y sus familias, en la que se entregaron los premios de este Concurso.

Yo obtuve el segundo lugar, en la categoría “Diáconos”, con el cuento “El llamado fue en las islas”, que se puede leer aquí:

El llamado fue en las islas

Llevaban cuatro años de matrimonio y no les llegaban los hijos. En ese tiempo de escucha, fueron a misionar a las islas Butachauques de Chilóe.

Visitaron muchas casas y la lluvia los empapó  a cada instante. Pudieron constatar la pobreza de las personas, especialmente de las mayores, los más aislados, en las islas más aisladas.

Compartieron la Palabra de Dios y animaron  a familias y jóvenes a perseverar en el camino de la fe y del compromiso con su comunidad.

Al regresar, tuvieron la claridad de que el diaconado sería su camino para andar con Jesús, sirviendo a los más aislados de la sociedad.

Y en los años siguientes, tuvieron tres hermosas hijas.

Además, el cuento que titulé “El lavado de los pies”, obtuvo una Mención honrosa, en la categoría “Diáconos”.  En seguida se los comparto:

El lavado de los pies

El diácono visitó a la joven enferma de cáncer, que estaba  acompañada por su madre y por su hija de ocho años, que  jugaba cerca de ella.

Era la víspera de la Semana Santa. Meditaron juntos un texto del Evangelio y oraron  por su recuperación.

Al finalizar esta pequeña liturgia, el diácono le lavó los pies, para renovar su sagrado bautismo, para implorar por su  salud y para recordar lo que se hizo un jueves santo.

Cuando secó sus pies  y los besó, el diácono sintió que las lágrimas que cayeron de sus ojos, eran las lágrimas de amor de Jesús,  para todos los seres humanos.

Pocos días después, la joven murió, entregada al Señor.18664436_1954424844816210_5795082881886145966_n (2)

 

Como se puede apreciar, si hay un dicho que dice: “Familia que reza unida, permanece unida”, en este caso, podríamos decir, “Familia que escribe unida, seguirá escribiendo unida”.  Obviamente que -como familia- estamos unidos en el amor y en el servicio, en nuestra Iglesia y en nuestra desafiante realidad local. ¡¡Gracias Señor Jesús!!

Vídeo: “El diaconado permanente se forma y celebra”

En la arquidiócesis de Bogotá, Colombia, la Escuela de formación de los diáconos permanentes está dirigida por monseñor Juan Álvaro Zapata, desde hace siete meses, pero su historia ya tiene más de 20 años, desde que este ministerio fue instituido por el cardenal Pedro Rubiano en 1995.

Los diáconos abren posibilidades a medida que crece la población que habla español en Estados Unidos

deacons28904629792_t1070_h47aa17436e2035ae41fe790f0d554e1736c16fbb

Nuevos diáconos con la Diócesis de Jefferson City discutieron la composición cambiante de la población católica y lo que eso significa para sus roles. La población de habla hispana en la diócesis local ha pasado del 4% al 20% en los últimos 10 años. Foto de Joe Gamm / News Tribune.

La composición de la diócesis de Jefferson City ha cambiado en los últimos 10 años, informó el obispo W. Shawn McKnight al Vaticano a principios de este verano.

La diócesis que preside es una mezcla de áreas urbanas y rurales, en su mayoría formadas por comunidades rurales. Y, si bien la población del área aumentó ligeramente, afirmó en su informe “ad limina”, el número de católicos ha disminuido ligeramente.

A pesar de la disminución de la población católica, la población de habla hispana dentro de la diócesis ha pasado de representar el 4 por ciento de la población de la diócesis a alrededor del 20 por ciento.

Aunque es un salto significativo, no es tan alto como el promedio nacional para la Iglesia Católica, dijo.

Llegar a esa población es un desafío, dijeron funcionarios de la iglesia. Entonces, la ordenación del 4 de mayo de cuatro diáconos principalmente hispanohablantes llegó en un momento en que son muy necesarios, dijo Enrique Castro, director de ministerios interculturales de la Diócesis de Jefferson City.

“Esta es la primera vez que tenemos diáconos de habla hispana en la diócesis”, dijo Castro. “Son completamente nuevos”.

Cada uno tiene tareas: trabajar en parroquias y en toda la diócesis, agregó.

“Su primera misión del obispo fue la parroquia”, dijo Castro. “También reciben una asignación a nivel diocesano, que era para apoyar el ministerio hispano en la diócesis. Trabajan aquí en mi oficina, que es el Ministerio hispano”.

Y se reúnen regularmente en la oficina para recibir capacitación continua.

Tres de los nuevos diáconos, Néstor Montenegro, de Sedalia, y Luis Reyes y Amparo Orozco, ambos de Marshall, se reunieron con News Tribune para discutir las comunidades locales en evolución y la diócesis, después de una de sus reuniones.

Probablemente hay 25,000 hispanos viviendo en la diócesis, dijo Castro.

“Las mayores poblaciones hispanas se encuentran en Sedalia, Columbia, Marshall y Milán, y están aquí y allá”, dijo. “Tenemos bolsillos en toda la diócesis”.

Catorce parroquias en la diócesis ahora tienen ministerios hispanos.

“Algunos están realmente comprometidos, muy involucrados, tienen misas cada semana”, dijo Castro. “Otros están ofreciendo misas mensualmente, apenas comienzan el ministerio. Es por eso que (los nuevos diáconos) están ayudando en esas parroquias particulares”.

Su trabajo varía de comunidad en comunidad, dijo Orozco.

“En Sweet Springs, ayudamos al padre en nuestra propia comunidad, al igual que el apoyo”, dijo. “En México (Missouri), trabajamos en evangelización. Para los nuevos cristianos, las personas que nunca conocieron a Jesús, voy a la casa y hablo con esas personas”.

Durante el alcance, los hombres están enseñando el Evangelio, dijo.

Tener una evangelización de habla hispana (o alcance católico) ayuda a romper las barreras, dijo Castro. Muchos de los hispanohablantes en la diócesis son indocumentados y desconfían de los extraños, dijo.

Los salvadoreños constituyen una gran parte de la población en Marshall y Milán.

“La mayoría de ellos trabajan en plantas procesadoras de carne, y en algunas fábricas, en la construcción, casi siempre que pueden”, dijo Castro.

En el condado de Pettis, que incluye Sedalia, tres parroquias están completando el proceso de combinar recursos. Las parroquias de San Juan Evangelista, el Sagrado Corazón y San Patricio se fusionarán en una nueva parroquia el 22 de septiembre: la nueva parroquia de San Vicente de Paúl.

“Son muchos cambios”, dijo Montenegro, “especialmente en este momento. Ayudé al Padre Joe (Corel) a asegurar a la gente. Él me usó para casi todo. Así que solo estaba sirviendo”.

El padre Dan Merz, pastor de la parroquia de St. George en Linn, dijo que la diócesis mantuvo ministerios hispanos durante años, pero luchó por atraer a católicos de habla hispana que sabía que estaban en las comunidades.

“Ahora tener algunas vocaciones locales: diáconos permanentes. Agregar ese carisma al ministerio hará que florezca”, dijo Merz.

Merz dijo que uno de los nuevos diáconos fue asignado a una parroquia que tenía unos 30 hispanos que asistían a misa los domingos cada semana. El nuevo diácono organizó grupos para ir de casa en casa y hablar con los residentes.

“En poco tiempo, tenía más de 300 personas llegando a misa”, dijo Merz. “Es una gracia”.

Además de ser un enlace entre el sacerdote y los líderes de la comunidad hispana, Montenegro dijo que sirve durante las misas los miércoles y domingos.

También hay muchos cambios para los nuevos diáconos, cada uno de los cuales ha estado en los Estados Unidos durante décadas y se ha naturalizado, dijo Reyes.

Reyes dijo que tiene más dificultades con el inglés. Algunos conceptos son difíciles de traducir, dijo.

Los diáconos temen que puedan traducir mal algunos de los matices en los idiomas, dijeron.

Hace años, antes de que comenzara el último diaconado, era un proceso de capacitación de cinco años, la diócesis comenzó a reclutar hispanohablantes e hispanos, dijo Castro. Y durante sus cinco años, la capacitación, impartida por sacerdotes, fue bilingüe. Lamentablemente, pocos sacerdotes en la diócesis hablaban español. Los sacerdotes que ayudaron con la capacitación incluyeron a Pat Dolan, quien recientemente se retiró, Francis Doyle, de Columbia, y Geoffrey Brooke, quien en marzo fue puesto en licencia administrativa mientras se investigan las denuncias de violaciones de límites con menores.

El diaconado ha tenido una variedad de instructores, tanto sacerdotes como laicos, dijo Merz. El uso de los nuevos diáconos de habla hispana en el próximo entrenamiento no está fuera de discusión, dijo. La diócesis está revisando el programa para ver dónde podría usar mejor sus recursos.

Aunque Dios lo llamó al sacramento, Orozco dijo que aún tenía que convencer a su esposa de que debía ser diácono.

Ya había hecho gran parte del trabajo que se esperaba de él como diácono, dijeron las personas a su alrededor. Y algunos ya lo consideraban un diácono.

“Cuando le digo a mi esposa, tal vez por primera vez en la comunidad, estamos preparando a la gente para la formación (diácono permanente). Le dije que iba a intentarlo”, dijo Orozco.

Ella dijo que no.” Él ya estaba trabajando mucho en la iglesia y no tenía que hacer nada más. Él ya sirvió en la misa. Él ya hizo todas esas cosas. Ella preguntó cuál era el punto.

Cambiar la opinión de su esposa no es algo con lo que Orozco haya tenido mucho éxito, dijo.

“No sé cómo Dios cambió de opinión. Ella cambió”, dijo.

Montenegro dijo que convertirse en diácono no fue idea suya. Fue una sugerencia de “Hermana Eileen” en Sedalia. Proviene de su mente y corazón, dijo.

No sabía nada acerca de ser un diácono, aunque él también ya estaba haciendo gran parte del trabajo, dijo Montenegro. Y cuando comenzó la entrevista para este proceso, dijo que lo haría.

Su hija mayor, Virginia, le preguntó si estaba seguro de que era lo que quería.

“Yo digo: ‘Sí. Casi todos los domingos hago el papel de los diáconos en la parroquia, entonces, ¿cuál es la diferencia?’ Entonces, mi familia acepta mucho mi papel “, dijo.

Ahora, es conocido por su apodo en casa como Diácono OTAN.

Explicar sus roles a sus amigos y familiares centroamericanos es difícil a veces.

La comunidad de habla hispana, particularmente los que vienen de países latinoamericanos, no saben mucho sobre diáconos, dijo Orozco.

En América Latina, hay pocos diáconos, dijo Castro (cuya familia aún vive en el Viejo México). Una de las razones es que no hay escasez de sacerdotes en la región.

“Mi madre vino y fuimos a misa”, dijo. “Ella pensó que el diácono era un sacerdote, y luego lo vio con su familia”.

Ella le preguntó qué estaba pasando y Castro le explicó que era un diácono permanente.

“Está bien, no me gusta”, respondió ella.

McKnight ha dicho que los diáconos no son realmente una respuesta para la escasez de sacerdotes, dijo Castro. El diácono sirve principalmente como una conexión entre el sacerdote y la comunidad. Los voluntarios cumplen ese propósito en Centroamérica, dijo.

En algunas partes de América Central, los diáconos pueden ser temas controvertidos, agregó.

En Centroamérica, la gente ciertamente acepta menos a los diáconos, dijo Reyes.

“Aquí, es un poco diferente”, continuó. “Pero, las personas que vienen de América Central, y viven aquí, cambian de opinión. Y aceptan este tema en la iglesia”.

por Joe Gamm en News Tribune

“Negarse a sí mismo, que la gente vea a Cristo” Diáconos permanentes y candidatos marcan fiesta de San Lorenzo en Charlotte, E.E.U.U.

El obispo Peter Jugis entró en la Catedral de San Patricio en medio de un mar de estolas rojas el 10 de agosto para celebrar la misa de renovcion de las promesas de ordenación de los diáconos permanentes, que se celebra anualmente alrededor de la fiesta de San Lorenzo, diácono y mártir.

081219-deacons

Este año, el obispo Jugis también instituyó 13 candidatos a diácono para el diaconado permanente en el Ministerio de Lector durante la misa. Este es el segundo paso en el viaje de los hombres, después de haber pasado por el Rito de Candidatura en agosto pasado.

Joseph Becker, Eduardo Bernal, Carl Brown, Margarito Franco, Charles Hindbaugh, Todd Labonte, John Langlois, Thomas Martin, William Melton Jr., Richard Michaels, Francisco Piña, Herbert Quintanilla y Joseph Smith se presentaron ante el obispo Jugis cuando sus nombres eran llamado durante la misa.

Durante su homilía, el obispo Jugis dijo: “El Señor nos da un día alegre al presenciar que nuestros hermanos diáconos afirman sus promesas de ordenación y que nuestros candidatos a diácono sean instituidos en el Ministerio de Lector. Es una alegría ver a todos ustedes ofreciéndose para el ministerio de la Iglesia “.

Explicó de qué serán responsables los 13 diáconos al convertirse en lectores.

“Ahora tendrá una oficina muy especial dentro de la Iglesia al servicio de Jesús. Hay varias cosas diferentes de las que usted será responsable ”, dijo. “Lo más importante será la proclamación de la Palabra de Dios en la misa. Ustedes y sus voces están al servicio de Dios para comunicar su palabra, su mensaje de salvación a su pueblo. Y a través de esas palabras de Dios que pronunciará, Dios está ofreciendo a Su pueblo alimento espiritual a través de Su palabra y formándolos, formando sus corazones, formando sus mentes y conciencias en Su enseñanza “.

“El Señor te da las gracias que necesitas para cumplir este ministerio especial”, dijo. “Pero también debes hacer tu parte. Debes cultivar esa gracia, a través de tu oración y a través de una amistad íntima con Jesús para que crezcas en santidad mientras ejerces tu ministerio “.

Todos nosotros tenemos la obligación de crecer en santidad, enfatizó el obispo.

“Debes negarte a ti mismo y seguirlo. Debes morir a ti mismo para seguirlo. En otras palabras, Jesús debe poseer el primer lugar en tu corazón.

“Negarse a sí mismo, dejar que la gente vea a Cristo”, dijo. “Que todos vean en ti un siervo que ama y es fiel al Señor”.

Después de la homilía, cada hombre se acercó al obispo Jugis y se arrodilló, uno a la vez, extendiendo la mano para sostener el leccionario que les extendió cuando les confirió el Ministerio de Lector.

El padre Brian Becker, vicario parroquial de la Iglesia de San Marcos, cuyo padre Joseph Becker fue instituido como lector en la misa, compartió que se sintió conmovido por las palabras del obispo en su homilía al reflejar el ministerio del lector.

“Cuando las Escrituras se proclaman en la liturgia, Dios habla a su pueblo. Entonces, la alegría que celebramos al incorporar a mi padre en el Ministerio de Lector es (se está convirtiendo) en ese canal a través del cual Nuestro Señor le habla humanamente a Su pueblo ”, dijo el Padre Becker. “Es algo alegre celebrarlo: ser un instrumento en la salvación de Nuestro Señor. Yo mismo he experimentado eso, y ahora puedo ver a mi padre ser parte de ese canal que Nuestro Señor nos da libremente. Es una alegría formar parte de él ”.

“Asumir el papel de lector en la Iglesia y posiblemente avanzar hacia el diaconado, solo puede suceder con la gracia de Dios”, dijo Joseph Becker. “Solo va a suceder si me muero y recibo la gracia de Dios para hacer lo que Él quiere que haga. Arrodillarse ante el obispo lo hizo muy real.

Charles Hindbaugh, de la Iglesia Nuestra Señora de las Américas en Candor, dijo: “Es un momento especial cuando toda la Iglesia puede celebrar que estamos tomando medidas para servir a Dios”.

Francisco Piña, de la Iglesia de San Aloysius en Hickory, comentó: “Hoy realmente significa mucho para mí. Siento que es una gran responsabilidad recibir la Biblia para que podamos proclamarla. Es una gran carga porque se supone que debemos ser un heraldo de Jesús “.

El diácono Scott Gilfillan, director de formación del programa de diaconado permanente, dijo: “Los hombres han trabajado muy duro para llegar a este punto. He visto un gran crecimiento en el último año, no solo académicamente, sino también espiritual, emocional y pastoral. Sus matrimonios se han vuelto aún más fuertes y centrados en la oración. Para mí, ver este tipo de crecimiento es la parte más satisfactoria de ser el director de formación “.

“Hoy es un paso más en el discernimiento de estos candidatos, junto con sus esposas”, dijo el Diácono John Martino, director del programa de diaconado permanente. “Que su fe y la de aquellos a quienes tocan se fortalezcan como lectores instituidos de la Iglesia de Charlotte”.

Los 13 candidatos al diácono están programados para ser instituidos como acólitos en 2020, y se espera la ordenación al diaconado permanente en 2021.

– SueAnn Howell, reportera sénior

catholicnewsherald

IMG_0019 (Copia)
IMG_0022 (Copia)
IMG_0042 (Copia)
IMG_0043 (Copia)
IMG_0047 (Copia)
IMG_0053 (Copia)
IMG_0055 (Copia)
IMG_0057 (Copia)
IMG_0061 (Copia)
IMG_0066 (Copia)
IMG_0068 (Copia)
IMG_0074 (Copia)
IMG_0077 (Copia)
IMG_0080 (Copia)
IMG_0082 (Copia)

Reflexión sobre la vocación al ministerio ordenado del diácono José Ignacio Abarca Franco

El llamado del Señor
Una reflexión sobre la vocación al ministerio ordenado
Caminando hacia el altar, al iniciar una celebración, revestido y preparado anímica y espiritualmente, veo a mi alrededor, personas que esperan con ansias y atención el inicio y desarrollo de la acción santificante; ya sea que presida, ya sea que auxilie, pero el sentir esa necesidad de santidad que manifiesta el pueblo convocado, me hace ver la realidad a la que me ha llamado el Señor, no es la de ser el amo, ni el maestro, sino el testigo fiel de aquel que nos convoca, ser el que lleva al altar las inquietudes, los dolores, los esfuerzos y las alegrías, que el pueblo quiere poner a los pies de Dios, ser quien no dejando de ser pueblo, tambien es parte de quien obtiene la santificante respuesta de Dios, es manifestar esa preferencia particular que Dios ha manifestado sobre la propia persona, para poder ser quien lleve palabras de ánimo, consuelo y perdón, a aquellos que su vida esta necesitada de atención, ser quien diariamente entabla una platica con el creador, poniendo el dolor y la necesidad del pueblo, esperando que Dios le de la forma de llevarlos a la luz del consuelo y la respuesta que calme y sosiegue el dolor que tienen; esa platica confiada y llena de esperanza, pues Dios lo ha llamado para ser quien lleve al pueblo esa respuesta.
400624_289808967731483_1775107697_n
Cada paso que me acerca al altar tambien me pone en la dimensión del acto sagrado que voy a realizar, que trasciende mi ser y mi comportamiento, pues no puedo poner mis méritos como razón que tiene Dios para llamarme a ser su ministro, se que Dios me ha llamado para ser testigo y testimonio de su misericordia y en la torpeza de mi proceder Él da razón de su amor; al caminar al altar debo tomar la conciencia de que he sido tomado del mundo, de en medio de los hombres, he sido llamado para actuar en nombre de Cristo, para como Cristo llevar la salvación a mis hermanos, por Cristo estoy sostenido en el ministerio, pues su modelo me hace configurar mi vida; veo en la atención al necesitado la razón primera y ultima del ministerio que he sido llamado a desempeñar. Más soy frágil a las apetencias del mundo, caigo en su seducción y me pierdo ante el enceguecedor brillo de la tentación, quizas me olvido de mi realidad de hombre, que solo he sido llamado y fortalecido por Dios, más es mi propia respuesta, mi abandono a su voluntad, la que me permite llevar su presencia al necesitado, hacer creíble la palabra de Dios, actuando conforme revela la voluntad del Padre.
El caminar al altar, revestido con la vestidura de Cristo, me hace manifestar el compromiso pleno que he asumido frente al altar, de servir, atender, animar y consolar al pueblo de Dios, llevando la presencia de Dios, para que ilumine las oscuridades de su vida, la vestidura es el signo ineludible del compromiso hecho en forma libre y consciente frente a la iglesia, para servirla y santificarla, la vestidura distingue al hombre cotidiano, del hombre elegido por Dios, para que manifieste cercana y sensiblemente su presencia, que de testimonio de la verdad de su entrega por el pueblo que le ha sido encomendado; el ornamento que se pone, es el signo de una presencia especifica de Cristo, que celebra con el pueblo y se ofrece a Dios, ese ofrecimiento no tiene sentido si no esta acompañado con la fe, la confianza y la entrega del pueblo, por ello la vestimenta suscita, convoca y anima la fe del pueblo reunido.
El video de esta reflexión esta en https://youtu.be/YqgtzNGmERo se agradece la difusión, los comentarios, observaciones y signos de calificación

Celebraciones de San Lorenzo

Nuestros hermanos de la Diócesis de Brownsville Texas, de la Conferencia Episcopal Americana, nos comparten la foto del recuerdo de su celebración de la fiesta de San Lorenzo.
Los encomendamos a nuestra madre la Santísima Virgen de Guadalupetexass

 

Arquidiocese de Vitória 10 de agosto día del diácono
Que San Lorenzo diácono y mártir nuestro mecenas nos inspire a ser cada vez más siervos del Cristo siervo. Amén

sanlorenzo1

La Dimensión Episcopal del Diaconado Permanente, envía una felicitación sincera a todos los Diáconos Permanentes en México, en la conmemoración del Martirio de San Lorenzo, patrono de todos los Diáconos, que van realizando día a día su trabajo pastoral.

Rogando a Dios por ellos, sus familias y comunidades.

+ Monseñor Luis Felipe Gallardo Martín del Campo. SDB

mexico
Elige, pues, hermanos, entre vosotros, siete hombres de buena reputación, llenos del Espíritu Santo y de sabiduría, a los que pondremos sobre este importante negocio.
Hechos 6:3
En este día de san Lorenzo me alegro por mi ministerio. Incluso con mis imperfecciones, siempre busco honrar el llamado que Dios me hizo. Me alegro por todos los que me ayudan en el día a día. Y sólo le pido a Dios que me ayude a ser un buen diácono para saber cuidar del rebaño que él me confió.

Diacono Carlos Ribeiro
brasi

“Estos son los tesoros de la Iglesia”. Feliz día de San Lorenzo

images (2)