Anuncios

Archivo de la categoría: Sin categoría

William Pivarnik, diácono: servicio en tierra y mar

Nació el 4 de enero de 1936 de William and Catherine, en Portchester, Nueva York. Obtuvo su licenciatura en ciencias en la Academia Naval de EE. UU. En 1958.

Continuó con una carrera de 27 años en la Marina de los Estados Unidos, se casó con su esposa, Barbara, hace 60 años y tuvo siete hijos. Su hijo, William, murió de cáncer en 2001.

En el mar, el diácono Pivarnik sirvió como líder laico católico en cada barco al que fue asignado. Fue su esposa quien dijo que debería ser diácono. La idea se le ocurrió. “Nunca me detuve a considerarlo”, dijo.

El obispo de Richmond, Walter F. Sullivan, no permitía a los diáconos en ese momento, pero el diácono Pivarnik se mudó a la Diócesis de Arlington poco después de ser reasignado al Pentágono. Se postuló al diaconado y fue ordenado el 24 de mayo de 1986 por el obispo John R. Keating en la catedral de St. Thomas More en Arlington.

El retiro del diácono Pivarnik de la Marina le permitió trabajar a tiempo completo para la iglesia. Él y Barbara coadministraron Bethany Retreat House en Huntly, antes de que Deacon Pivarnik fuera ordenado. Querían mudarse a la propiedad para ayudar a su compañero de la Academia Naval, el diácono Jim Bayne y su esposa, quienes lo dirigían en ese momento.aaaaaaa

El diácono Pivarnik recibió el permiso del diácono Daniel F. Resendes, quien estaba ejecutando el programa de formación de diaconado en ese momento. Deacon Resendes les dijo que estaría bien, pero hubo una complicación. Los Baynes se estaban yendo, así que a Deacon Pivarnik y su esposa les correspondía dirigir el centro de retiros.

Se retiró de la Armada el 1 de enero de 1985 y al día siguiente comenzó a trabajar en el centro de retiros en medio de una tormenta de nieve. Dirigió y asistió en retiros; Monitoreo de liturgias cuando los sacerdotes dieron retiros; y ayudó con el mantenimiento.

Su primer trabajo en la parroquia después de su trabajo de tiempo completo en Bethany House fue en la iglesia St. John the Evangelist en Warrenton (1988-92). Se desempeñó como asistente de dirección de la Oficina de Vida Familiar diocesana (1988-92). En 1992, fue asignado a la iglesia de San León el Grande en Fairfax.

El diácono Pivarnik se mudó a Hendersonville, NC, donde fue asignado a la Iglesia de la Inmaculada Concepción (1996-99). Cuando regresó a la Diócesis de Arlington, el Diácono Pivarnik fue asignado a la Iglesia de Santa María en Alejandría (1999-2002). Después de servir en la Iglesia de San Patricio en Fredericksburg (2002-2011), se retiró del ministerio activo el 30 de junio de 2011.

Todavía ayuda en St. Patrick y enseña religión a los alumnos de primero y quinto grado de la escuela.

Ser diácono le permitió participar en eventos familiares de una manera diferente. Él bautizó a tres de sus cuatro nietos y ofició en la boda de su sobrina. Las vocaciones religiosas no cayeron lejos del árbol. Fue diácono en la primera misa de su hijo, el padre dominicano R. Gabriel Pivarnik, en la Iglesia del Santísimo Sacramento en Alejandría.

El diácono Pivarnik alienta a los que consideran al diaconado a “orar y luego orar un poco más”. Habla con tu familia, tu pastor y un diácono permanente, dijo. “Si todavía se siente llamado por Dios, llame al padre Paul D. Scalia, vicario episcopal del clero”.

por Elizabeth A. Elliott en Catholic Herald

Anuncios

Seis nuevos diáconos, tres iberoamericanos, todos español parlantes ordenados diáconos en la catedral de Phoenix, E.E.U.U.

Seis hombres de la diócesis están viviendo sus últimos días como laicos. Comenzando con su ordenación del 3 de noviembre en la Catedral SS. Simón y Judas, se les conocerá para siempre como “diácono”.fenix2

Antonio Álvarez, Martín Gallo, Jim Myers, Catarino Portillo, Steve Schmidt y Jeff Strom, junto con sus esposas, celebrarán las vísperas solemnes con la comunidad el 2 de noviembre en la Parroquia San Tomás el Apóstol. El Obispo Auxiliar Eduardo A. Nevares conducirá ese servicio.

El Diácono Doug Bogart, director asociado de educación y formación para la Oficina del Diaconado, dijo que para convertirse en un diácono permanente en la Diócesis de Phoenix requiere cinco años de estudio, además de un pre requisito de dos años del programa del Instituto Catequético Kino. Este es el quinto grupo que el Diácono Bogart ha preparado para el diaconado desde 2010.

“El programa de formación es muy completo”, dijo el Diácono Bogart. “Los hombres están bien entrenados en formación humana, formación espiritual, formación pastoral y formación intelectual”.

Cada candidato completa una rotación a través de un hospital. Ellos también completan varias horas de formación litúrgica con instructores que tienen títulos de maestría o superiores.

“Es un programa de formación sólida — nos enfocamos en la espiritualidad y el llamado a la santidad”, dijo. “Un hombre realmente tenía que estar dispuesto a elegir la santidad en su deseo de orar, acercarse a Jesús y ser transformado por él. Si no, caerán — se irán.

Los candidatos hablan español y todos tienen “buenos y fuertes matrimonios”, dijo el Diácono Bogart.

“Sus esposas han entrado en la formación con ellos, apoyándolos, alentándolos y asistiendo a clase con ellos”, añadió.

El Diácono Bogart indicó que cuando un hombre es ordenado diácono, afecta su matrimonio.

“El hombre que es ordenado al diaconado está aceptando el llamado para que toda su familia se transforme de una manera especial”, dijo. “Es importante que la esposa diga ‘sí’ al Señor y a su ordenación”.Los hombres solteros también pueden discernir el diaconado, pero deben estar dispuestos a comprometerse con el celibato en la ordenación. Sin embargo, en la clase de este año sucede que todos son casados.fenix

Steve Schmidt nació en Sioux City, Iowa. Creció en la fe Bautista y se convirtió al Catolicismo en 2007 en la Parroquia San Timoteo en Mesa. Cuando tomó clases del RICA, su esposa Donna, su hija Anna y otros lo alentaron a que entrara al diaconado.

“En solo 11 años, Dios transformó mi corazón de ser anticatólico a ser Católico y Diácono permanente en la Diócesis de Phoenix”, dijo Schmidt en su autobiografía que escribió para la diócesis antes de su ordenación. “Solo Dios podría lograr tal escenario; por eso estoy muy honrado, humilde y agradecido por la oportunidad de servir a nuestro Señor, a la Iglesia y a la comunidad”.

Martín Gallo, quien será asignado en la Parroquia Nuestra Señora de Perpetuo Socorro en Glendale, nació en Jalisco, México. Él y su esposa, Angélica, tienen cuatro niños: Jesús, María, Martin Jr., y Lazmhy.

“Mi vida espiritual cambió muchísimo gracias a estos años de formación, oración y entrega a Cristo”, escribió Gallo en su autobiografía; “he descubierto que Jesús es mi único amigo y nunca me ha dejado solo, Dios tarda, pero nunca olvida y los tiempos de Dios son perfectos”.

Jim Myers, quien será asignado a la Parroquia San Francisco de Asís en Flagstaff, creció en una familia con ocho hermanos y hermanas, y se casó con su esposa Therese hace 10 años.

“Una de las bendiciones, y hay muchas, del proceso de formación, es que me inculcó un deseo de profundizar mi relación con la Santísima Trinidad y saber más acerca de Su Iglesia aquí”, escribió Myers.

Jeff Strom, original de Ohio, y su esposa Laurie, tienen dos niños: Erika y Tom.

“Trabajando como capellán y en el ministerio parroquial, estoy sorprendido de cómo Dios ha usado todo esto para su bien, como las experiencias pasadas y la educación”, escribió Strom, quien será asignado a la Parroquia Santísimo Sacramento, en Scottsdale. “Estamos verdaderamente bendecidos, y espero servir al pueblo de Dios en nuestra parroquia y a la Diócesis de Phoenix como diácono permanente. Aquí estoy, Señor”, exclamó.

Antonio Álvarez nació y creció en Durango, México. Álvarez está casado con Guadalupe, tienen dos niños y será asignado a la Parroquia Santa María, en Chandler.

“Si por gracia de Dios lo logro, estoy listo para servirle a Dios y a mi comunidad, después de todo Él ha sido quien me ha llamado”, escribió Álvarez. “Yo me mantendré orando al Espíritu Santo para que me de la sabiduría para llevar a cabo la misión, y que me de mucha humildad para servir a Dios, mi parroquia y sobre todo a mi comunidad”.

por Lisa Dahm en Catholic Sun

 

Candidatos-Diáconos-2018-ES-696x464 (1)

El arzobispo de Zaragoza ordenará a tres diáconos en la catedral de El Pilar el 28 de octubre de 2018

tarjeta (3)

zar2zaragoza-590x392

Feliz día de San Lorenzo, diácono

descarga

Un lector que no recibiría jamás la comunión de manos de un diácono

Dice así:

“No son curas frustrados… ¡¡¡¡SON CURAS FRUSTRADÍSIMOS!!! ¿qué objeto tiene querer hacer lo que hace un sacerdote si en verdad no lo eres? para mi la figura del diácono sobra, es como algo “ornamental”. Si sienten un llamado de Cristo y no quieren ser curas pues ahí están los monasterios y congregaciones de hermanos como los salesianos o los capuchinos. Yo personalmente, jamás recibiría la comunión de manos de un diácono: “Hoy doy el Cuerpo de Cristo y esta noche me acuesto con mi mujer” ESO ES FALTA DE RESPETO”.

Comentario a: No-somos-curas-frustrados-diacono-enrique-diez

 

David Jiménez ha comentado:

¡Madre mía! Robert. Me parece que este comentario lo que denota es simplemente falta de formación.Vamos por partes:

1. Los diáconos no son sacerdotes. Es un ministro ordenado, sí, pero es el grado inferior del sacramento.

2. Es una vocación reconocida desde antiguo por la Iglesia, distinta de la presbiteral o la monástica. Ha dado grandes santos: san Esteban, san Felipe, san Lorenzo, san Vicente, Francisco de Asís, …. Restaurada a partir del Vaticano II en grado permanente.

3. Desde antiguo los que llevaban la comunión a presentes y ausentes eran los diáconos. Y actualmente la liturgia los tiene como ministros de la comunión. De hecho, en una eucaristía, los diáconos asistentes tienen prevalencia en el reparto de comunión tras el que preside, por delante incluso de los demás sacerdotes concelebrantes.

4. Dicho esto: ¿No querría Ud. recibir la comunión de manos de San Lorenzo o san Vicente? Pues vaya, lo siento.

5. ¿Y eso es así porque el diácono puede ser casado? No sé en qué Iglesia milita Ud. En la católica, desde siempre, tener relaciones con la esposa propia ni es impuro ni pecado. De hecho es un acto propio del matrimonio. ¿Lo sabía?

6. En la Iglesia católica, por si no lo sabía, hay muchos casos de ministros ordenados casados. En los llamados ritos orientales los sacerdotes pueden ser casados. Espero que no se vea Ud. obligado a ir a alguno de los países donde se encuentran, pues si quiere asistir a misa a lo mejor no tiene más remedio que comulgar de las “impuras manos” de un sacerdote casado. Pero no se preocupe, Dios sabe que Ud. se vio obligado a ello. Se lo perdonará.

 

Enrique ha comentado:

Lo importante no es de quién recibe la comunión cuando comulgue sino que usted esté en comunión con la Iglesia cuando lo haga. Piense en eso cuando se cambie de fila para no recibir la comunión de un diácono o de cualquier persona que distribuye la comunión con la bendición de la Iglesia. Que Dios le llene con su amor.

Robert contesta:

Señor David Jiménez, noto bastante hostilidad de su parte (con razón últimamente la iglesia ha perdido tanta feligresía, y después dicen que por qué) ; déjeme adivinar: ¡Es usted diácono! y por ello se ha sentido aludido por mi comentario.

1. ¿Los diáconos no son sacerdotes sino ministros ordenados? o sea la misma gata con diferentes pulgas, es como decir soy vicepresidente pero me limito solo a representar la figura presidencial cuando este esté ausente, Una figura meramente ornamental, nada más.

2. Yo no le veo NADA de diferente a la vocación presbiteral o la monástica, lo voy a decir sin pelos en la lengua, un diácono es alguien incapaz de renunciar a los placeres carnales y por eso, por más llamado que sienta tiene que recurrir a esa figura “fachada” llamada diaconado.

3. ¿No querría Ud. recibir la comunión de manos de San Lorenzo o san Vicente? Pues si San Lorenzo o San Vicente se acaban de revolcar con sus cónyuges y con esas manos se atreven a tocar el Cuerpo de Cristo, siento decirte que optaría por prescindir de ese servicio. Para mi el Cuerpo de Cristo es lo más sagrado dentro de la Liturgia y solo unos pocos deberían tener el privilegio de hacerlo: SACERDOTES y/o RELIGIOSAS, NO CURAS IMPOSTORES.

4. El diácono puede ser casado y es un acto propio del matrimonio… ¿Me quiere tratar de ignorante cierto? recuerde que la soberbia y el ser cristiano no son compatibles; vuelvo y le repito si le gusta tanto estar con su mujer y para usted es más importante procrear, tener relaciones sexuales, la institución familiar, EL APEGO POR LA CARNE, antes que el llamado a prestarle un servicio real a Cristo; puede crear una fundación, una guardería, un kindergarden, un ancianato, dedicarse a dar catecismo, etc. etc.

5. En el caso de verme obligado a ir a una parte donde solo el diaconado USURPA la tarea sacerdotal de impartir el Cuerpo de Cristo, créame que NO lo recibiría, además dudo que sea la única iglesia o capilla y los únicos sacerdotes disponibles en todo el mundo.

6. Recuerdo un día estar enfermo en casa y me enviaron un diácono para impartir algo tan sagrado como la Comunión, lo regresé por el mismo camino por donde vino. Preferí sacar fuerzas de flaqueza e ir yo mismo a la parroquia más cercana No tuve necesidad de recurrir al insulto, o a tratarlo de ignorante como muchos lo hacen por aquí; simplemente le di mi opinión a cerca de su “trabajo forzado” dentro de la iglesia.

7. Créanme una cosa soy católico pero no tonto, de hecho soy bastante crítico con la iglesia, ¿me pregunto cuál será la siguiente tarea que pretende usurpar el diaconado? ¿la confesión? ¿el obispado? Tengan muy buen día (o noche, según sea el caso y momento donde se dé la lectura de este foro).

Valoración del diaconado permanente de la Arquidiócesis de Chicago al cumplir 50 años

“La pregunta es qué puede aportar una persona al diaconado y, por lo tanto, al pueblo de Dios”, “Es mucho más importante entender quién es el diácono, en lugar de entender lo que hace”

“El matrimonio sacramental debe ser protegido a toda costa”, “A Satanás le encantaría usar un sacramento, las Órdenes Sagradas, para socavar otro sacramento.  Alrededor del 99 por ciento de los diáconos trabajan fuera de la iglesia, aunque, al igual que los sacerdotes, los diáconos son diáconos las 24 horas del día, los siete días de la semana. Las esposas participan en ciertas experiencias clave, tales como días de reflexión y retiros, porque tienen que conocer y apoyar el ministerio al que ingresan sus maridos. Muchos eligen también participar en las clases académicas. Las esposas tienen la oportunidad no solo de aprender sobre el ministerio de sus maridos sino también de conocerse entre ellas. Queremos que las mujeres tengan su propio grupo de apoyo. Donde pueden hablar de las alegrías, pero también de las frustraciones que conlleva. Terminan siendo un sistema de apoyo el uno para el otro “.

“El diácono es literalmente los ojos y los oídos del obispo”, “Él es el agente del obispo”. Él es el icono sacramental de Cristo al servicio del mundo “

“Los hombres pasan el año de aspiración haciendo más discernimiento,asegurándose de que realmente tengan una vocación de ser un diácono ordenado. Durante ese tiempo,  a los hombres y sus párrocos se les pide que no anuncien que están en formación del diaconado en sus parroquias para evitar aumentar las expectativas. No esperamos que los hombres sepan si Dios realmente los llama al diaconado hasta después de ese año”, At the close of the Mass, we will note the presence of the following people and thank them for their history of support and leadership in the Diaconate in Chicago:

Father Ed Salmon and Fr. Mike Ahlstrom, our two vicars emeriti.
                Father

 ARTÍCULO:

La orden de los diáconos comenzó en los primeros días de la iglesia, cuando los apóstoles originales llamaron a los hombres de la comunidad para ayudarlos a servir a la comunidad de creyentes. Pero el orden de los diáconos permanentes, aquellos que no estaban en formación para convertirse en sacerdotes, cayó en desuso en el siglo quinto. Hace cincuenta años, regresó, y la Arquidiócesis de Chicago ha sido uno de los líderes en formación de diaconado desde entonces.

Desde 1972, la Arquidiócesis de Chicago ha ordenado a más de 1,400 hombres como diáconos permanentes y tiene la mayor comunidad diaconal en el mundo, según David Brencic, director asociado de la Oficina del Diaconado de la arquidiócesis. Quinientos treinta diáconos activos ministran en 260 parroquias, y otros 77 diáconos que están incardinados en la arquidiócesis sirven en otras diócesis de todo el país.
El 50 aniversario es significativo porque reconoce cómo son los diáconos permanentes “nuevos en la escena”.

“Cincuenta años es solo un breve respiro en los 2.000 años de historia de la iglesia”, dijo el Diácono Richard Hudzik, vicario de los diáconos. “Pero realmente el diaconado se remonta a los Hechos de los Apóstoles y a Stephen y los otros seis hombres buenos y verdaderos que estaban allí para cuidar de las viudas de habla griega”.

La idea del diaconado permanente se revivió como parte del Concilio Vaticano II, con la Constitución Dogmática sobre la Iglesia (“Lumen Gentium”) que decía: “El diaconado puede en el futuro ser restaurado como un rango propio y permanente de la jerarquía. Pertenece a los órganos territoriales competentes de los obispos, de uno u otro tipo, decidir, con la aprobación del Sumo Pontífice, si es oportuno designar a esos diáconos para el cuidado de las almas y dónde es oportuno “(n. ° 29). )

En 1967, dos años después de la finalización del concilio, el Papa Pablo VI emitió el Sacrum Diaconatus Ordinem (“Orden Sagrada del Diaconado”), que autorizaba el restablecimiento del diaconado permanente. La Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos aprobó su establecimiento en los Estados Unidos al año siguiente, y los sacerdotes y obispos auxiliares inmediatamente solicitaron al Cardenal John Cody que comenzara un programa en Chicago.

Brencic dijo que el Cardenal Cody inicialmente pidió que los pastores nominen a 12 candidatos. Respondieron con una lista de casi 150 hombres, que comenzaron su formación en 1970. Dos años más tarde, 97 fueron ordenados.

Mucho ha cambiado en el proceso de formación desde esa primera clase, dijo el Diácono Bob Puhala, quien ha sido director del Instituto de Estudios Diaconales en la Universidad de St. Mary of the Lake / Seminario Mundelein desde 2005 y diácono desde 1998.

El programa de formación ahora lleva cuatro años. Se expandió de dos a dos años y medio en 1974, y a tres años en 1979, dijo Puhala. Luego, en 1998, el Vaticano publicó las Normas Básicas para la Formación de Diáconos Permanentes, y el Directorio para el Ministerio y la Vida de los Diáconos Permanentes, estableciendo nuevos estándares de formación. At the close of the Mass, we will note the presence of the following people and thank them for their history of support and leadership in the Diaconate in Chicago:

Father Ed Salmon and Fr. Mike Ahlstrom, our two vicars emeriti.
                Father

Esos estándares incluyeron el año de aspiración, que se convirtió en parte del proceso de formación en la arquidiócesis en 2000.

Los hombres que ingresan en aspiración ya han orado acerca de sus vocaciones, han consultado con sus pastores y con sus esposas si están casados, y han rezado y pensado un poco más, dijo Puhala. El formulario de solicitud se ejecuta alrededor de nueve páginas; eso no cuenta las cuatro o cinco páginas que sus esposas llenan para dar su consentimiento, algo que harán cuatro veces más antes de ordenar a sus maridos.

Después de eso, los hombres pasan el año de aspiración haciendo más discernimiento, dijo Puhala, asegurándose de que realmente tengan una vocación de ser un diácono ordenado.

Durante ese tiempo, dijo Puhala, a los hombres y sus pastores se les pide que no anuncien que están en formación de diaconado en sus parroquias para evitar aumentar las expectativas.

“No esperamos que los hombres sepan si Dios realmente los llama al diaconato hasta después de ese año”, dijo Puhala.

Una junta se reúne con los hombres una vez que terminan su aspiración y disciernen con ellos si deben pasar al programa de candidato a diácono de tres años.

Ese programa incluye las cuatro dimensiones del ministerio del diaconado.

Para formarlos en la dimensión espiritual, cada hombre se encuentra con un director espiritual que es sacerdote, y asiste a retiros y días de reflexión. Dos clases por semestre, a menudo las mismas clases que toman los seminaristas, forman la dimensión intelectual. Como parte de la dimensión pastoral, los hombres aprenden cómo ser buenos oyentes, cómo dar una homilía y cómo hacer liturgia. La dimensión humana incluye el servicio a los marginados, así como la comprensión de sus propios dones y talentos.

“La pregunta es qué puede aportar una persona al diaconato y, por lo tanto, al pueblo de Dios”, dijo Puhala. “Es mucho más importante entender quién es el diácono, en lugar de entender lo que hace”.

La formación prepara a los hombres para el triple ministerio de los diáconos: el ministerio de la Palabra, el ministerio en la liturgia y el ministerio de la caridad.

“El diácono es literalmente los ojos y los oídos del obispo”, dijo Puhala. “Él es el agente del obispo”. Él es el icono sacramental de Cristo al servicio del mundo “.

Alrededor del 99 por ciento de los diáconos trabajan fuera de la iglesia, dijo Puhala, aunque, al igual que los sacerdotes, los diáconos son diáconos las 24 horas del día, los siete días de la semana.

Las esposas participan en ciertas experiencias clave, dijo Puhala, tales como días de reflexión y retiros, porque tienen que conocer y apoyar el ministerio al que ingresan sus maridos. Muchos eligen también participar en las clases académicas.

“El matrimonio sacramental debe ser protegido a toda costa”, dijo Puhala. “A Satanás le encantaría usar un sacramento, las Órdenes Sagradas, para socavar otro sacramento”.

Katarzyna A. Kasiarz, directora asociada del Instituto de Estudios Diaconales, dijo que las esposas tienen la oportunidad no solo de aprender sobre el ministerio de sus maridos sino también de conocerse entre ellas.

“Queremos que las mujeres tengan su propio grupo de apoyo”, dijo Kasiarz. “Donde pueden hablar de las alegrías, pero también de las frustraciones que conlleva. Terminan siendo un sistema de apoyo el uno para el otro “.At the close of the Mass, we will note the presence of the following people and thank them for their history of support and leadership in the Diaconate in Chicago:

Father Ed Salmon and Fr. Mike Ahlstrom, our two vicars emeriti.
                Father

Una vez que se ordena a un diácono, dijo, la única expectativa firme de las esposas de los diáconos es que oren por sus maridos y sus ministerios. Algunas esposas hacen su propio ministerio como mujeres laicas, dijo, y otras eligen ayudar a sus maridos, pero eso no es obligatorio.

A pesar del rigor y el compromiso de tiempo requerido, la tasa de desgaste para la formación de diaconado es solo de aproximadamente 4 a 7 por ciento, dijo Puhala. A menudo, los hombres se van porque cambian las circunstancias de la vida, como una transferencia de trabajo o una enfermedad en la familia.

“Creemos que es porque hay mucho escrutinio previo a la aplicación”, dijo Puhala.

Ha escuchado a algunos candidatos decir en broma que no pueden esperar para ser ordenados, por lo que su carga de trabajo no será tan pesada, y él es rápido en corregirlos.

“En lugar de saber día a día, semana a semana lo que van a hacer, es un ministerio para la gente”, dijo Puhala. “No sabes cuándo alguien nos llama a las 9:30 de la noche y necesitas hablar sobre algo, o si alguien va a morir de repente y tienes que ir con la familia”. Estás al servicio del pueblo de Dios “.

Por Michelle Martin en Chicagocatholic

Compartir ‘momentos de Dios’: la historia de un diácono

Mi nombre es Matt Berry. Soy diácono permanente en la parroquia de la Epifanía en Mason City, Iowa, y en la del Sagrado Corazón en Manly. He estado casado durante 34 años con Jean Casey. Tenemos dos hijos adultos, Katie Berry Jones y Robert Berry, que viven en Twin Cities. He ejercido la abogacía durante 34 años.

Somos afortunados de tener maestros en nuestras vidas. Un maestro en mi vida ha sido Mons. Joseph Slepicka. Él ha sido un instrumento de Dios al ayudarme a ingresar en la facultad de derecho, casándome con Jean, bautizando a Katie y animándome a servir en el consejo parroquial. Le dije que tenía pensamientos de convertirme en diácono. Después de preguntarle a Jean qué pensaba y escuchar una respuesta positiva, Mons. Joe nos inició en un viaje de fe que culminó con mi orden de ser ordenado el 23 de abril de 1994 por el Arzobispo Daniel W. Kucera, OSB. A lo largo de la ceremonia de ordenación, Jean luchó por contener al entonces Robert de tres años que quería unirse a su padre en el altar.

Poco sabía que 24 años más tarde habría tenido tantos “momentos de Dios” al servir como diácono.

Deacon1-800x445

Diácono Matt Berry (derecha) con su esposa, Jean Casey. El Diácono Berry fue ordenado en 1994. (Foto de contribución)

Uno de esos “momentos de Dios” fue mi experiencia al llevar la Eucaristía a Mike, que no podía salir de su casa y tenía ALS (enfermedad de Lou Gehrig). Tina, la esposa de Mike, era enfermera, y el TLC que Tina le daba a Mike cada día era un bello ejemplo de una amante esposa cristiana. Encontré a Mike como un hombre que aceptaba su enfermedad, era amistoso y ansiaba recibir la Eucaristía. Durante los siguientes meses, Mike y yo emprendimos un viaje de fe mientras Dios se preparaba para llamar a Mike a casa. Una noche pasé por allí y me dijeron que Mike había fallecido diez minutos antes. Nos quedamos junto a la cama de Mike y rezamos por él. La habitación de Mike estaba llena de la presencia de Cristo.

Otro “momento de Dios” comenzó cuando, lleno del temor de no saber qué decir, me dirigí a la funeraria para un servicio bíblico de vigilia. Andy era un estudiante de secundaria que había muerto en un accidente automovilístico, y el velatorio estaba lleno. Después de leer las Escrituras, dar una breve homilía y compartir, estábamos al final del servicio; Le pedí al Espíritu Santo que ayudara a esta afligida familia y mi oración fue respondida. Solicité a los dolientes que cada uno abrazara a la persona más cercana. Pronto, muchos dolientes formaron un círculo con los padres de Andy dándoles abrazos. Salí de la funeraria esa noche con agradecimiento a Cristo por poder servir a una familia que necesitaba amor y apoyo.

Otro “momento de Dios” fue en un hermoso día de junio. Jean y yo estábamos en la parte de atrás de la iglesia con Katie que lucía radiante con su vestido de novia. Caminamos a Katie por el pasillo juntos. Unos minutos más tarde, Katie y Josh recitaron sus votos matrimoniales cuando les pregunté si serían marido y mujer. Con nuestra familia y amigos presentes, le agradecí a Dios por permitirme servir como diácono en su boda.

Un “momento de Dios” más: Jack era un orgulloso veterano de la Segunda Guerra Mundial que sirvió en el Pacífico y residente de la unidad de Alzheimer de un centro de atención local. Le encantaba chatear Su rostro siempre se iluminó cuando vio que Jean y yo nos acercábamos para darle la Eucaristía. Pasaría un momento en oración silenciosa después de recibir al anfitrión, y luego siempre se uniría a nosotros en una recitación entusiasta del Padrenuestro. A veces, sus compañeros cercanos en la unidad también se unían a nosotros en esa oración amada.

La palabra griega para diácono es “diakonía” que significa servir. Siento que una función importante de mi diaconado es llamar a otros a servir. Uno no necesita ser ordenado para ver y responder a las necesidades de las personas. Me esfuerzo por invitar a nuestros feligreses a usar sus dones y talentos para servir en nuestra iglesia y en la comunidad en general. Podría alentar a un feligrés a ser un catequista juvenil, un ministro litúrgico o voluntario en el banco de alimentos local. A menudo podemos ver los dones en otros que no pueden ver en sí mismos.

Nuestros “momentos de Dios” son aquellos momentos en que realmente servimos como discípulos de Jesucristo. Como personas católicas cristianas, debemos centrar nuestras vidas en Cristo y vivir de acuerdo con su mensaje del Evangelio. Como el Papa Francisco nos recuerda en “La alegría del discipulado”: “En el Evangelio, lo esencial es la misericordia”. Los diáconos, a través del ejemplo y el aliento, se esfuerzan por lograr que todos los miembros de la iglesia se centren en las oportunidades de sus vidas para realizar obras de misericordia. Oro para que el Espíritu Santo los capacite para vivir como verdaderos discípulos de Cristo.

Por el Diácono Matt Berry en The Witness

Jorge Duarte, diácono: Un hombre espiritual, guía de los jóvenes de Carpio

El diácono Jorge Duarte, costarricense nacido en Pérez Zeledón, se dedica desde hace dos años a impulsar proyectos deportivos por medio de la Pastoral del Deporte en La Carpio.

Antes de ingresar a la vida de la iglesia, Duarte se dedicaba al análisis de crédito en el Banco Popular; sin embargo desde que lo nombraron en la comunidad, se dedica en su tiempo libre a rescatar a los jóvenes.

 Una de las razones por la cual brinda el servicio de diaconía a los jóvenes, es para combatir la deserción estudiantil y motivar a los niños que tienen dificultades económicas a no dejar de lado el estudio. Por medio del acompañamiento espiritual, se le ofrece al joven una visión de mundo para tener otras expectativas de vida con mejores oportunidades para el futuro.25591966_1919281791433132_5193283541740545834_n

Por medio de una mejor formación en valores, Duarte promueve en los programas deportivos la unión, la fraternidad y la solidaridad.

 “Ver tanto joven alegre practicando deporte me pone contento”, señala Duarte al referirse a la gratificación que recibe por medio de su trabajo voluntario con la iglesia.

 Duarte, a largo plazo, espera que se puedan incluir otras disciplinas; además del fútbol, en los programas de la Pastoral del Deporte. Por medio de su servicio de diaconía espera que se pueda brindar algún grado académico al trabajo realizado en La Carpio, y se pueda construir un laboratorio de computación para complementar el estudio deportivo con otras áreas del conocimiento.

Por: Diana Charpentier Carpiodeluz.vecinos activos

¿Puéden los diáconos usar capa pluvial? por Matthew Newsome

No, no estoy preguntando si diáconos pueden hacer frente personalmente con las demandas del ministerio. En cambio, quiero echar un vistazo a cuándo los diáconos pueden usar la prenda litúrgica conocida como capa pluvial.

Una capa es una gran prenda de vestir que usan los ministros sagrados para celebraciones litúrgicas fuera de la misa. Comencé a pensar en capa hace un par de años durante la formación diaconal cuando mi párroco anterior comentó que a los diáconos se les aconsejaría comprar dalmáticas al comprar vestimentas.

Aquí estaba su razonamiento: Una dalmática para un diácono es lo que es una casulla para un sacerdote. Es la vestimenta usada en la misa. En su mayoría, los sacerdotes y / o parroquias tendrán dalmáticas para que coincida con la casulla del sacerdote, por lo que la mayoría de los diáconos no tendrán muchas razones para ser dueños de sus propias dalmáticas. Cada vez que el diácono esté actuando como el celebrante principal de una liturgia, siempre estará fuera del contexto de una Misa: bodas, funerales, bautizos, celebraciones públicas de la Liturgia de las Horas, etc., en cuyo caso la liturgia apropiada la vestimenta sería la capa.

Eso parece bastante simple. casullas y dalmáticas son para la Misa. Las capas son para otras celebraciones litúrgicas. Entonces, si un diácono se encuentra a sí mismo presidiendo las Vísperas en la parroquia, o se le pide que oficie en una boda, debe arreglárselas, ¿no? Si solo fuera así de facil. Como un diácono recién ordenado, estoy descubriendo que la vestimenta sagrada requerida en las diversas rúbricas litúrgicas no siempre es tan directa.

Aquí hay un breve resumen de las vestimentas que un diácono puede usar según las normas litúrgicas actuales en la Iglesia Católica.S/W Ver: 85.97.80R

BENDICIÓN

Comencemos con la Adoración y la Bendición, que es un acontecimiento litúrgico bastante común en la mayoría de las parroquias católicas. La rúbrica relativa a las vestiduras proviene de la Sagrada Comunión y la Adoración de la Eucaristía fuera de la misa (61), que dice:

El ministro, si es un sacerdote o diácono, debe vestirse con una corona, o una sobrepelliz sobre una sotana, y una estola … El sacerdote o diácono debe usar una capa blanca y un velo humeral para dar la bendición al final de la adoración

Bastante simple, y como se esperaba. El ministro sagrado, ya sea sacerdote o diácono, se pone cómodo.

BAUTISMOS

¿Qué hay de los Bautismos fuera de la misa? Hay varios lugares en el Rito de Bautismo para Niños que describen la vestimenta adecuada (35, cf. 74, 107, 165), todos los cuales prescriben lo mismo:

… el sacerdote o diácono, revestido de alba o sobrepelliz, con una estola ( con o sin un sobre ) de color festivo …

Nuevamente, esto es bastante sencillo. Ya sea que sea sacerdote o diácono, el ministro del bautismo puede usar una capa si lo desea.

FUNERALES

Lo mismo ocurre con los funerales. De acuerdo con la Orden de Funerales Cristianos (182):

El ministro que es sacerdote o diácono usa una alba con estola ( se puede usar una capa, si se desea ) …

BENDICIONES SOLEMNE

Un diácono o sacerdote no va a vestirse cada vez que un feligrés le pida que bendiga un rosario. Pero para las bendiciones más solemnes celebradas con una comunidad, un ministro sagrado debe vestirse, y en estos casos, una defensa es apropiada. De acuerdo con la Introducción general del Libro de las bendiciones (36):

Un sacerdote o diácono cuando preside las bendiciones que se celebran comunalmente, especialmente las que se celebran en una iglesia o con una solemnidad especial, es usar una alba con estola. Una sobrepelliz puede reemplazar a la alba cuando se usa una sotana; se puede usar una capa para celebraciones más solemnes .

SERVICIOS COMUNITARIOS

Las cosas comienzan a ponerse diferentes cuando miramos los servicios de Comunión como se describe en Celebraciones dominicales en la ausencia de un sacerdote . Cuando un diácono está llevando a cabo tal celebración debido a la falta de disponibilidad de un sacerdote para ofrecer misa, así es como se supone que debe estar (42):

Cuando un Diácono preside una celebración dominical en ausencia de un sacerdote … [h] e lleva las vestiduras propias de su ministerio, es decir, el alba con estola y la dalmática .

No se menciona la capa. En su lugar, usa la dalmática, que es la vestimenta normal del diácono para la misa. Esto no es misa. Es un servicio de comunión. Pero tal vez debido a la centralidad de la Eucaristía para ambos, se prescribe la misma vestimenta sagrada.

BODAS

La misma lógica no se aplica a las bodas, sin embargo, lo que hace que las nuevas normas sobre la vestimenta diaconal al presidir bodas fuera de la misa sean bastante extrañas. El año pasado, se promulgó un nuevo libro ritual para bodas. Antes de esta última edición, la vestimenta adecuada para el diácono presidente era un enfrentamiento (aunque muchos llevaban la dalmática de manera ilícita). Las nuevas normas de The Order of Celebrating Matrimony 80 (véase 83) son:

En el momento señalado, el sacerdote, vestido con una alba o sobrepelliz, y una estola blanca o festiva, e incluso una capa ( o una dalmática para un diácono ) del mismo color …

Algunos están leyendo esto como “se topa con sacerdotes, dalmáticas para diáconos”. En otras palabras, no se permite que el diácono use una capa para hacer las ofrendas en las bodas. Esto sería extrañamente inconsistente, dado que las cofias están permitidas para funerales y bautismos. Pero así es como algunos interpretan el texto, que ciertamente dice que un sacerdote usa alba / sobrepelliz con estola e “incluso una arremetida”.

Mi sensación es que cuando la rúbrica anterior dice “sacerdote”, lo que se pretende es “ministro”, que incluiría sacerdotes o diáconos. Baso esto fuera de la rúbrica inmediatamente encima de esta declaración, №79, que dice:

Cuando no se celebra la Misa, ya sea por necesidad o por circunstancias, el orden descrito aquí se usa, incluso por un Diácono.

En otras palabras, el rito presume que el ministro presidente es un sacerdote, pero permite un diácono, en cuyo caso el diácono haría lo que el sacerdote haría y usaría lo que el sacerdote usaría. Si vuelves a mirar №80, notarás que también dice que el sacerdote debe usar alba o sobrepelliz con una estola, pero no menciona al diácono. Pero seguramente el diácono usaría lo mismo, ya que esta es la vestimenta básica en cualquier celebración litúrgica, ya sea que se use o no una cope. (En la primera edición del ritual, lo mismo era verdad. La rúbrica que prescribía la vestimenta solo usaba la palabra sacerdote , aunque los diáconos podían legítimamente presidir. Se suponía que usaban la misma vestimenta en ese caso: alba / sobrepelliz, robaron, con capa opcional).

Así que creo que estoy seguro al interpretar la nueva rúbrica en el sentido de que un sacerdote diácono debe usar alba / sobrepelliz y robar, con o sin arreglárselas, con el diácono dada la opción adicional de la dalmática en lugar de la cope. Esencialmente, esta nueva rúbrica está legitimando una práctica anteriormente ilegítima cuando se trata de dalmática para bodas. ¿Pero por qué? Como se indicó anteriormente, la dalmática es la vestimenta eucarística del diácono. Y una boda no es misa.

LITURGIA DE LAS HORAS

Finalmente llegamos a las celebraciones públicas de la Liturgia de las Horas. Tristemente, esto puede no ser algo que muchos diáconos presidan regularmente, pero en mi caso dirijo una Víspera cantada semanalmente con mis estudiantes universitarios, así que lo haré con más frecuencia que cualquier otra cosa.

Cada vez que he estado en una celebración pública de la Liturgia de las Horas presidida por un sacerdote, él ha sido investido en una situación difícil, así que supuse que sería lo mismo para un diácono. Nop.

La instrucción bastante confusa de la Instrucción General de la Liturgia de las Horas (255) es:

El sacerdote o diácono que preside una celebración puede usar una estola sobre el alba o sobrepelliz; un sacerdote también puede usar una capa . En las solemnidades más grandes, se permite el uso de la lidia por parte de muchos sacerdotes o de la dalmática por parte de muchos diáconos .

Una lectura simple de esta rúbrica indica que la cobertura es una opción para un sacerdote que preside, pero un diácono que preside específicamente no tiene esta opción. Sin embargo, si hay muchos diáconos involucrados en la liturgia, ¡pueden usar dálmaticas! De nuevo, esto parece contradecir la sabiduría recibida de que la dalmática es para el diácono lo que la casulla es para el sacerdote: una prenda específicamente eucarística.

¿Por qué el capa, que cualquier ministro ordenado puede usar cuando preside bautizos, bodas, funerales, bendiciones y bendiciones solemnes, sería negado a los diáconos por Laudes y Vísperas (pero las vestiduras eucarísticas de alguna manera permitidas) está fuera de mi alcance! Pero eso es lo que indica la instrucción.

EN RESUMEN

Al final, realmente no tengo una gran preocupación acerca de que los diáconos puedan usar la capa pluvial en esta o aquella situación. Como diácono, me pondré lo que permitan las rúbricas litúrgicas, de una forma u otra. Ojalá hubiera una mayor consistencia en lo que se usaba cuando. Parece bastante simple decir “dalmática en la misa; de lo contrario, hacer frente “. Pero aparentemente no es tan simple. El diácono debe familiarizarse con las rúbricas de cualquier liturgia específica en la que esté participando o presidir y vestirse en consecuencia.

De acuerdo con las normas litúrgicas actuales, esta sería la dalmática para la misa, los servicios de comunión y las bodas; un sobrepelliz (incluso si es opcional) para bautismos, funerales, bendiciones o bendiciones solemnes, y (aunque algunos no estén de acuerdo) bodas; y capa sobre alba (sobrepelliz) solo para celebraciones públicas de la Liturgia de las Horas.

Por Matthew Newsometest everythingblog

“Iconos vivos de Cristo Siervo”; Congreso del diaconado en las  Iglesias orientales católicas de E.E.U.U.

 

CONGRESO

Iconos vivos de Cristo Siervo

El diaconado en las 
Iglesias orientales católicas

20-22 de septiembre de 2018

Iglesia católica bizantina de Santa María 
310 Mifflin Avenue, Scranton, PA 18503

¡Este Congreso de tres días sobre el Diaconado en las Iglesias Católicas Orientales será una oportunidad para que aquellos que sirven, se preparen y apoyen el ministerio diaconal en nuestras iglesias se reúnan para un tiempo de compañerismo y formación en todas las jurisdicciones!

ESTE EVENTO ES EN HONOR DEL 50 ANIVERSARIO DE LA RESTAURACIÓN DEL DIACONATO PERMANENTE EN LOS ESTADOS UNIDOS11

PROPÓSITO

El propósito del Congreso Católico Oriental de Diáconos es proporcionar una oportunidad para aquellos que están sirviendo como diáconos, sus esposas, candidatos, aquellos en órdenes menores y directores de diácono que se reúnan para un momento de discusión, formación y compañerismo para explorar el vital ministerio del diaconado en la vida común y la misión de las diversas Iglesias orientales católicas en los Estados Unidos. Este evento sería en lugar de retiros de diáconos patrocinado anualmente por Eparchies participantes.

PARTICIPANTES

Según los últimos datos disponibles, hay más de 350 diáconos católicos orientales aquí en los Estados Unidos y Canadá. Este Congreso es una oportunidad para quienes participan en el ejercicio y el apoyo del carisma del servicio ordenado en las Iglesias para explorar el significado del diaconado para las Iglesias Católicas orientales de hoy. Esta conferencia está destinada principalmente para:

  • Diáconos
  • Las esposas de los diáconos
  • Clérigos menores
  • Candidatos Diáconos
  • Aquellos que disciernen el Diaconado
  • Directores Deacon

Los diáconos de otras tradiciones católicas, ortodoxas y anglicanas también son bienvenidos como invitados del Congreso “.22

PROGRAMA

El programa comenzaría el jueves por la noche y se completará el sábado por la tarde con una liturgia de vigilia final. Los oradores y facilitadores se basarían en las diversas tradiciones católicas orientales, y los temas abordarían cuestiones bíblicas, pastorales, catequéticas, teológicas, litúrgicas y prácticas relacionadas con el diaconado en las iglesias. Habría sesiones grupales y de grupos grandes durante los fines de semana, incluidas sesiones para diáconos, esposas de diáconos, candidatos, clérigos menores y directores de diáconos, así como oportunidades para sesiones especiales para las jurisdicciones específicas.

Jueves, 20 de septiembre de 2018

3:00 pm Comienza la inscripción

6:00 p.m. – 9:00 p.m.

 

Viernes, 21 de septiembre de 2018

9:00 a.m. – 8:30 p.m.

 

Sábado, 22 de septiembre de 2018

9:00 a.m. – 5:30 p.m. (Concluyendo con la Divina Liturgia)33

Los oradores principales de este evento incluyen:
– P. Diácono Keith Fournier
– P. Diácono Daniel Gordon Dozier
– Protodiacon David Kennedy
– P. Diácono Basil Balke

PARTICIPANTES

Idealmente, le pediríamos a los obispos que deseen que sus diáconos participen para designar a un representante diácono para ayudar con la planificación y la promoción de la conferencia. Las reuniones virtuales trimestrales se programarían en 2017, lo que podría aumentar la frecuencia en 2018 a medida que se acerque la conferencia. Un enlace episcopal también sería designado por el ECA para este evento. (Este podría ser el mismo enlace para ECED).

http://easterndeaconcongress.com/