Anuncios

Archivo de la categoría: Videos

Ordenados 56 diáconos en la diócesis de Castañal, Brasil

Después de cuatro años de formación, acompañados por el padre y teólogo Davide D’Alessio, ayudado por el padre Rúzevel del Socorro, 56 hombres dela diócesis de  Castanhal han recibido en la mañana del sábado, 9 de diciembre el diaconado dado por Don Carlos Verzeletti, Obispo de la diócesis, y quien ha conferido a cada uno su bendición y consejos de padre y pastor.

Para la misa de ordenación, la Catedral estaba repleta y la gente esperaba con mucha expectación y oración el gran momento de la consagración de los acólitos. Entre la multitud estaban familiares, amigos y comunidades enteras que vinieron para ver de cerca el acto de entrega de la vida de estos nuevos siervos a Dios.esta

 De los que recibieron la ordenación, 55 son hombres casados, padres de familia y uno de ellos, Jorsivaldo Silva, que es de la Parroquia de San Juan de Pirabas, es célibe, actúa en la misión de evangelización desde hace muchos años, y ahora se consagra totalmente al servicio y obediencia a la Iglesia de Dios ya los hermanos.

En sus palabras dirigidas a los diáconos, el obispo habló de forma profunda sobre el servicio, el despojarse, doblarse, enfatizando en una lista muy clara las clases de los necesitados que existen en la diócesis, destacando los miles de detenidos que se hallan en la diócesis la jurisdicción de la diócesis, así como de niños que se juegan de las tías a las abuelas sufriendo malformaciones, de los moradores de la calle, entre otras necesidades donde la iglesia necesita estar más presente, cobrando así que los nuevos diáconos no caigan en la tentación de permanecer en las calles sacristías o oficinas parroquiales, sino de proseguir con lo que pide la Iglesia y también el Obispo, de ser una Iglesia en salida.

 Fue una celebración llena de escenas especiales, una de ellas fue la de las esposas que detrás de sus maridos sostenían parte de sus túnicas, retratando de forma cariñosa el amor y comunión de lo que sucedía en aquel momento, y que el servicio sería de hecho compartido con ellas , tanto que el Obispo pidió que la misión comenzara en casa, sirviendo a los hijos, y de modo especial, no olvidándose de sus familias, sino que exista un equilibrio entre misión y familia.

 La ordenación no significa la conclusión de la formación. Así como los diáconos que ya actúan en la diócesis, también estos nuevos proseguir en una formación continuada, compartiendo experiencias y actualizándose con lo que pide la Iglesia en los días de hoy. De modo especial el Obispo destacó en sus palabras que los diáconos son colaboradores directos del obispo y que estén atentos a los sectores más olvidados de todos, y si es necesario, dispuestos a servir aunque sea fuera de sus parroquias.

 En el final Don Carlos agradeció al Padre Davide y al Padre Rúzevel por la dedicación en la formación de estos hombres, y que cuenta con su apoyo para continuar el seguimiento de los diáconos en las diversas tareas y servicios en la diócesis y su formación.

El servicio del Diácono en una parroquia no es poco, pudiendo aún ministrar algunos sacramentos como matrimonio y bautismo, presidir la celebración de las exequias y claro, ejercer la mision con la palabra y el trabajo en las pequeñas comunidades, como subrayó el obispo en su homilía en ese sábado soleado y de frutos en la diócesis.

 Aquí ofrecemos una lista con los nombres de los nuevos diáconos y sus respectivas ciudades / parroquias:

Adelson Silva del Rosario – San Juan de Pirabas

Ananías Lima Rodrigues – Inhangapi

Antonio José Gomes Chagas – Primavera

El Canto Del Loco – El Canto Del Loco

Benedito Rosa Monteiro – Inhangapí

El Salvador – El Salvador

Divaldo Rocha Sodré – Collares

Los Simpsons – Los Simpsons

– Edithdo Nazaret Santa Rosa – Apeú – Castanhal – Sant’Ana

– Ediri Cardoso Peniche – Castanhal – Cristo Joven

Elias Antônio Albuquerque – Curuçá

Eloilson da Silva Souza – Santo Antônio do Tauá

Emmanuel Augusto del Nacimiento Jr – Capanema – Nuestra Señora de Nazaret

El amor de Dios – Juan Pablo II

De la ciudad de Buenos Aires

Evani Costa Valles – Salinas

Francisco Augusto de Araújo Santos – Castanhal – San José

Los Simpsons – Los Simpsons

– La Virgen de Nazaret – Nuestra Señora de Nazaret

– Jeremias Alves de los Santos Rodrigues – Capanema

El Salvador – El Salvador

Juan de los Santos Souza – Salinas

Joaquín de Souza – San Francisco

Jorsivaldo Silva de la Costa – San Juan de Pirabas

José Alfredo Lopes – Inhangapí

José Eduardo de Sousa – Vigia

El amor de Dios – El amor de Dios

José Gilson Teles Pantoja – Santa Izabel

José María de Nazaret – Tierra Alta

José Roberto Martins de los Santos – Castanhal – S. Teresinha

José Valdeci Araújo Sampaio – Castanhal – Cristo Joven

Los Simpsons – Los Simpsons – Los Simpsons

Jurandir Monteiro Pereira – Collares

El amor de Dios – El amor de Dios

Luiz Jorge da Silva – Capanema

Los Simpsons – Los Simpsons – Los Simpsons

Los Simpsons – Los Simpsons

Manuel Roche de Cristo – Tierra Alta

Marcelo Silva Gama – Santa María

Márcio Cavalcante de los Santos – Santa Izabel

Los Simpsons – Los Simpsons

Mário Antônio Lima de Andrade (Márcio) – Nueva Timboteua

Mario Jorge Ferreira da Silva – Santa Izabel

Misael Silvestre Santos de Campos – Curuçá

Nazareno de Oliveira Souza – Castanhal – Pablo VI

El amor de Dios – San Cayetano

Los Simpsons – Los Simpsons

Rafael Arcanjo Rosa de los Santos – San Juan de Pirabas

Raimundo Benedito Nazario – Inhangapí

Raimundo Soares Lopes – Magallanes Barata

Los Simpsons – Los Simpsons

Roberto Carlos Barbosa Bahia – Capanema – NS Perpetuo Socorro

Simón Cirene Correa – Salinas

Diocese de Castanhal

 

Anuncios

Vídeo de la ordenación de 14 diáconos el 4-XI-2017 en la arquidiocesis de Vitória ES, Brasil

Ver noticia en este blog

Vídeo. Testimonio del diácono José Luis Gómez Toledo

Vídeo: testimonio vocacional del diácono Tomás Sanz Sánchez

Vídeo: testimonio vocacional del diácono Juan Antonio Montón

Vídeo: testimonio vocacional del diácono Francisco Gª-Roca

Vídeo: testimonio vocacional del diácono Santiago Pérez

Vídeo: Testimonio vocacional del diácono Luis Gonzalo de Madrid

Vídeo: Entrevista al diácono Cesar Cid y cierre de las Jornadas de Duelo

Entrevista en 13TV al diácono César Cid, de la archidiócesis de Madrid.

Cesar se encarga de acompañar a las personas en los momentos finales de la vida. Su contacto con la muerte le ha permitido desestigmatizarla y aprender a valorarla como un elemento más de la vida.

sesa

VER VÍDEO ENTREVISTA DIÁCONO CESAR CID EN 13TV

El jueves 16 de noviembre, en las XIII Jornadas sobre Duelo, el diácono Cesar Cid cerrará dichas jornadas:

17:30-18:00- ACTIVIDAD VIVENCIAL

Homenaje: Mientras Vivas. Historias de acompañamiento al final de la vida. A cargo de D. César Cid, profesional de los medios. Licenciado en ciencias religiosas. Experto en Duelo

duelo

“Diáconos permanentes. Solo en la unidad de la Iglesia podemos ser un signo del Reino de Dios”. Cinco diáconos ordenados en Milán

La Diócesis tiene, hoy en día, 5 nuevos diáconos permanentes. El arzobispo ordenó durante la misa pontifical en la fiesta de San Carlo Borromeo. Hombres llamados a hacer de sus vidas un regalo, amando con su ejemplo a Cristo.

mila6

La invitación a vivir la unidad de la Iglesia, cada uno con sus propios carismas, amando en un estilo capaz de hacer presente el amor de Cristo en el mundo.
En la solemnidad que recuerda el co-patrón de la diócesis, San Carlo Borromeo – Arzobispo reformador de la Iglesia Ambrosiana – su sucesor actual preside la Pontificia y da la ordenación al diaconado permanente candidatos. Cinco hombres, todos padres casados ​​y familiares, que, en la catedral, están acompañados de esposas e hijos. Para la ocasión, regresó a la catedral, el cardenal Scola asistir al rito, concelebrada por los miembros de las Milanese Consejo Episcopal, del Capítulo Metropolitano, el Rector de la Equipe para la Formación del Diaconado Permanente, don Giuseppe Como, el rector del Seminario, Mons Michele de Tolve y un centenar de sacerdotes entre los que se encuentran los párrocos de las Comunidades de origen y destino de los Diáconos.
Del Evangelio de Juan en el pasaje del “Buen Pastor” viene la reflexión que monseñor Delpini propone a la asamblea después de que se hayan presentado las ordenanzas.
El lobo que se come a las ovejas, defendido por el buen pastor, se convierte en una clara metáfora de tantos males del presente o, mejor, de la humanidad de todos los tiempos.
“Lobo, codicia, despertando el cuerpo social, e insinuando que el interés privado está engañando al bien común y por lo tanto la convivencia se divide en grupos de interés; lobo, susto, despertando a gente amable y haciendo que busquen protección en la soledad, y así la coexistencia se rompió en las células herméticas con puertas blindadas; el lobo, la arrogancia individual alimentan el orgullo y el egoísmo y construyen personas que viven pensando en ser el centro del mundo y así la solidaridad irrumpe en una jungla de arrivisti; el lobo, la falta de derechos y leyes, persigue el poder y gana proyectos atacando las reglas de la sociedad y, por lo tanto, la legalidad se reduce a una complicación de procedimiento en la que buscar la escapatoria para sus propios fines; el lobo, el arenque salvaje,
Este es el gran peligro y sutil que une a todas las situaciones diferentes: el conjunto de fragmentos, romper la unidad, para destruir los lazos sociales y Delpini humana sugiere que, para el Pontificio, llevando el palio, el anillo y la pastoral Borromeo, así como la copia de las preciosas vestiduras de San Carlo y la cruz pectoral donada por la emperatriz María Teresa de Austria durante su estancia en Milán.
Todo, por el contrario, incluso la biografía de San Carlos, leído en lugar de la lectura, es una historia de la unidad, lo que el santo obispo quería XVI, de todos modos, mantener, operar contra las divisiones de la naciente Reforma y establecerse en Milán.
¿Pero cómo se practica un ministerio para servir en comunión? Para contrarrestar la amenaza del lobo?
Tres indicaciones del Arzobispo, comenzando con una especie de “visión de fondo”: “El que recibió la gracia está llamado a hacer de su vida un regalo, un servicio hasta el sacrificio”.
También porque la vida vivida en otra lógica no es la vida real.
“¿Cuál es la vida del mercenario? ¿Para qué sirve cuando hay ventajas y ningún peligro? La vida que vale la pena vivir es la vida dada: no hay otra posibilidad de tener autoestima, a vivir con el orgullo de no vivir en vano si se conserva la vida, si se convierte en un ejercicio de egoísmo y egocentrismo “.
Luego, la consistencia del comportamiento de aquellos que proceden a poner en práctica el mandamiento del amor que pide “volverse egoísta, adorable”. También porque “a menudo es evidente que las dificultades de las comunidades, divisiones que se crean, no nacen de posiciones ideológicas opuestas, no nacido, en nuestro tiempo, por herejías que atentan contra la ortodoxia pero a partir de la reacción áspera e instintiva de terquedad que no quiere admitir sus errores, el resentimiento que medita la venganza en lugar de la reconciliación “que se hunde Delpini instando a” amar con el fin de dar testimonio del amor de Dios. ”
En tercer lugar, la docilidad a la actitud obra de Dios, a la que puede dar una ayuda decisiva la vida familiar y de la comunidad “, con sus expectativas y, a veces, su demanda por hacer preguntas a nuestro modo de ser diáconos, sacerdotes de obispos “.
Finalmente, hay gratitud por estos cinco hombres. Reconocemos en todo esto el poder de Dios que nos llama a vivir en comunión, para construir una Iglesia unida, para resistir las fuerzas del mal que quieren dispersar a la gente de Dios. Estamos convencidos de que sólo en la comunión, solo unidos podemos ser un signo del Reino que viene “.
Una “señal” que es evidente inmediatamente después, gestos ordenación al diaconado, con los compromisos de los elegidos – “sí, quiero”, “sí, lo prometo” -, la Letanía de los Santos cantada por toda la congregación , la imposición de manos y la oración Arzobispo de ordenación en el silencio, el vendaje de la ropa diaconales, usado con la ayuda de sus esposas, la entrega del libro del Evangelio.
Al término de la misa, antes de subir con el ahora diáconos y sus familias en Bishop, donde se comunican los objetivos, todavía hay tiempo para unos pocos gracias, ante todo, al cardenal Scola, con la esperanza de ver en él a menudo en la catedral – “en que esta es su casa “, – dice el arzobispo, recordando la carta enviada a sus parroquias para solicitar las vocaciones diaconales de compromiso y de sensibilizar a las comunidades a comprender su importancia.    Por Annamaria BRACCINI Chiesadimilano

 Vídeo de la entrevista al Diacono  Maurizio Giuseppe Bianchi

 

milan1

milan2pngmilan3pngmilan4pngmilan5png

HOMILÍA

La unidad del espíritu a través del vínculo de la paz

1. Contraste la dispersión.
El lobo viola y dispersa a las ovejas, porque el mercenario ha escapado. El lobo, la codicia, atacando el cuerpo social e insinúa que el interés privado prevalece sobre el bien común que es bastante cruel y arrogante y así la convivencia se rompe en los grupos de interés; lobo, susto, despertando a gente amable y haciendo que busquen protección en la soledad, y así la coexistencia se rompió en las células herméticas con puertas blindadas; el lobo, la arrogancia individualista alimenta el orgullo y el egoísmo y construye las personas que viven pensando en ser el centro del mundo y los únicos que tienen derechos, que pretender ser servido de manera solidaria se divide en un arribistas de la selva; el lobo, el desprecio por los derechos y las leyes, la búsqueda de proyectos de energía y agresión a obtener las reglas de la sociedad, y así la ley se reduce a una complicación procedimental a buscar el resquicio para sus propios fines; el lobo, el arenque salvaje, caza y se apropia de espacios que se vuelven poco frecuentes y la ciudad se fragmenta en territorios dominados por esta o aquella pandilla.
El lobo, en el Evangelio, la imagen de la astucia minar la unidad del rebaño y destaca el trabajo del Buen Pastor que reúne, listo para contrarrestar la dispersión a costa de su propia vida.

2. El ministerio ordenado para servir a la unidad de la Iglesia.
La elección de lecturas tiene como objetivo proporcionar elementos para la alabanza de St. Charles, su incansable dedicación a prevenir la propagación del pueblo de Dios: la gente de su tiempo podrían verse tentados a fragmentar la comunidad católica bajo la presión de la reforma luterana; podría caer en la tentación de desesperarse de la Iglesia por el comportamiento escandaloso de algunos sacerdotes; podría tener la tentación de dispersar a la exaltación de las iniciativas locales, en la subordinación a los señores locales, la credulidad hacia los gurús y los magos, devociones y supersticiones locales. San Carlo ha velado por su rebaño de Dios en nombre y ganado la comunión eclesial con su presencia frecuente en todos los rincones de la diócesis, con su ejemplar dedicación a favor de los más afectados por la pobreza y la enfermedad, con la firmeza de su gobierno y la reforma de su clero.
Las lecturas proclamadas en esta fiesta en la que están clasificadas cinco diáconos permanentes llevar a cabo lo que el estilo y la misión de los diáconos y el propósito del ministerio ordenado. Las palabras de Pablo en la carta a los Efesios insisten: las diferencias en los roles y ministerios son construir un solo cuerpo y vivir en un solo espíritu. Sí, cada uno ha recibido una gracia, pero si se trata de una gracia, es un regalo para toda la comunidad. Sí, hay diáconos, sacerdotes, obispos, consagrados / y laicos comprometidos y cristianos que no tienen ninguna obligación: ¡Ay de las que reciben la gracia como un privilegio, ¡ay de aquellos que dicen la razón. ¡Todo lo que se ha dado demuestra ser la gracia de Dios si contribuye al propósito de construir el cuerpo de Cristo!

3. Servicio a la comunión.
¿Cómo se sirve un ministerio a la comunión?

En primer lugar, hay una línea inferior, una intención general: aquellos que reciben la gracia son llamados con una vocación sagrada para hacer de su vida un regalo, un servicio, para el sacrificio.
Pero, ¿puedes vivir de otra manera? ¿Qué vida es la del mercenario? ¿Para qué sirve cuando hay ventajas y ningún peligro? Confirmo que la vida que merece ser vivida es la vida dada: no hay otra forma de tener autoestima, vivir con el orgullo de no vivir en vano.

En segundo lugar, la coherencia con la gracia recibida requiere que el cuidado sea amable: con toda humildad, gentileza y magnanimidad. Los que avanzan para poner en práctica el mandamiento del amor deben hacer todo lo posible para ser amables. A menudo, es evidente que las dificultades de las comunidades, las divisiones que se crean, el carácter no concluyente que genera frustración y el descontento de la vida en común no viene de oponerse a posiciones ideológicas no nacen del choque entre la herejía y la ortodoxia, pero a partir de la reacción áspera e instintiva, la terquedad que quiere admitir sus errores, el resentimiento que medita la venganza en lugar de la reconciliación, la volatilidad que hace impredecible y poco fiable. Debes pedirle a la gracia que venga al hombre perfecto, hasta que llegues a la medida de la plenitud de Cristo.

Tercero, docilidad a la obra de Dios, que está por encima de todo y está presente en todos. La vida cristiana y la dedicación a la construcción de la comunidad y la unidad no son un propósito ficticio, ni una receta que se aprende de una vez por todas. El secreto es ser dócil al trabajo de Dios, ser guiado con facilidad y simplicidad. Nos ayuda y puede ayudar a estos diáconos familia, con sus eventos a veces complejos e impredecibles, ayudarnos las circunstancias que obligan a elegir y cambiar de planes y expectativas, ayuda a la comunidad con sus expectativas y sus pretensiones.

Invocamos la protección y la intercesión de San Carlos, siempre nos basamos en el poder del Espíritu Santo, estamos llenos de gratitud por cinco hombres que vienen hacia adelante para colaborar con el Obispo y reconocemos en todo esto el poder de Dios que nos llama a vivir en comunión, para construir una Iglesia unida, para resistir las fuerzas del mal que quieren dispersar a la gente de Dios. estamos convencidos de que sólo en la comunión, solo unidos podemos ser una señal de la venida del Reino.